Mi­les Da­vis, el gran agi­ta­dor del jazz

Latitud - - News - Por Ál­va­ro Jo­sé Bar­bo­za Suá­rez

El jazz es una co­rrien­te ar­tís­ti­ca que na­ce en los Es­ta­dos Uni­dos. Gé­ne­ro mu­si­cal de ver­tien­te ne­gra, el hom­bre ve­ni­do de Áfri­ca pu­so en mar­cha con su va­lor an­ces­tral una gran in­dus­tria mu­si­cal que mue­ve mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res a tra­vés de la mú­si­ca, el can­to, el bai­le y la reali­dad ur­ba­na, con­vir­tien­do es­te ti­po de mú­si­ca en un fe­nó­meno po­pu­lar con an­te­ce­den­tes dig­nos de re­cor­dar en me­dio de nues­tra me­diá­ti­ca y sol­ven­te his­to­ria.

Mo­vi­mien­to in­te­lec­tual ne­gro de co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta, ex­pre­sión de va­lo­res y mo­do de asu­mir la vi­da, du­ran­te el si­glo XX el jazz en los Es­ta­dos Uni­dos ins­tau­ró un or­den ar­tís­ti­co y co­mer­cial que per­mi­tió su ex­pan­sión y do­mi­nio cul­tu­ral. Co­mo gé­ne­ro, el jazz pro­mo­vió e im­pul­só gran­des y atre­vi­das ten­den­cias mu­si­ca­les de ex­pe­ri­men­ta­ción que la hu­ma­ni­dad ce­le­bra. Uno de los gran­des y re­cor­da­dos ar­tí­fi­ces de esa reali­dad ar­tís­ti­ca la en­car­na el mí­ti­co Mi­les Da­vis.

In­tér­pre­te, com­po­si­tor, y uno de los arre­glis­tas más im­por­tan­tes del si­glo XX, Mi­les De­wey Da­vis III (Al­ton, Illi­nois, 1926 - San­ta Mónica, Ca­li­for­nia, 1991) es re­fe­ren­cia obli­ga­da en el desa­rro­llo y evo­lu­ción del jazz nor­te­ame­ri­cano. Cria­do en Saint Louis, Illi­nois, en el seno de una fa­mi­lia de cla­se me­dia, hi­jo de un mé­di­co y una pro­fe­so­ra de mú­si­ca, Da­vis ini­ció su ca­rre­ra a tem­pra­na edad, y des­de sus ini­cios se per­fi­ló co­mo un ins­tru­men­tis­ta y com­po­si­tor in­no­va­dor cu­ya per­so­na­li­dad re­cia re­fle­ja­ba lo que ocu­rría con la so­cie­dad de Es­ta­dos Uni­dos en esos mo­men­tos de­ci­si­vos y co­yun­tu­ra­les de la his­to­ria: se­gre­ga­ción ra­cial, po­si­cio­na­mien­to glo­bal e in­dus­trial, au­ge y pro­duc­ción de di­fe­ren­tes for­mas y es­ti­los de ver y asu­mir el ar­te.

Mi­les Da­vis hi­zo par­te de una ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que sur­gió en los al­bo­res del ca­pi­ta­lis­mo, a me­di­da que gran­des in­dus­trias y cor­po­ra­cio­nes fun­da­ban nue­vos ór­de­nes so­cia­les y morales. Cons­cien­te de la gran eman­ci­pa­ción de la so­cie­dad de con­su­mo, es­te gran mú­si­co, com­po­si­tor e in­tér­pre­te de la trom­pe­ta, con­tri­bu­yó con su len­gua­je sub­ver­si­vo a po­si­cio­nar al jazz co­mo una es­té­ti­ca dis­ci­pli­na­da que lle­gó al mains­tream de los Es­ta­dos Uni­dos y el res­to del mun­do.

Da­vis hi­zo que el jazz pa­sa­ra de una co­rrien­te a otra; de ser en­ri­que­ci­do y apa­dri­na­do por el be­bop, pa­san­do por el cool jazz, el hard bop, el soul jazz, free jazz y el jazz rock-fu­sion, tras­cen­dió las con­ven­cio­nes de los subgéneros y es res­pon­sa­ble de tra­ba­jos tan so­fis­ti­ca­dos y enig­má­ti­ca­men­te aplau­di­dos co­mo el mí­ti­co ál­bum Kind of Blue, edi­ta­do por Co­lum­bia Re­cords en el año 1959, y que ha­ce par­te de la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos co­mo obra in­va­lua­ble de gran apor­te a la cul­tu­ra del país y la hu­ma­ni­dad.

En las si­guien­tes vi­ñe­tas ana­li­za­re­mos as­pec­tos del desa­rro­llo mu­si­cal y el apor­te de­ci­si­vo que hi­zo Mi­les Da­vis a tra­vés de una se­rie de tra­ba­jos dis­co­grá­fi­cos que han pues­to a es­te mú­si­co en­tre los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes de la sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca y mu­si­cal.

KIND OF BLUE, EL REINO BU­CÓ­LI­CO DEL JAZZ. El ál­bum más ven­di­do de Da­vis y de la his­to­ria del jazz, es un tra­ba­jo de con­sul­ta obli­ga­da en to­da ins­tan­cia aca­dé­mi­ca, da­da su in­fluen­cia tan­to en la mú­si­ca clá­si­ca co­mo en el rock. Kind of Blue es una tris­te, cé­le­bre, aplau­di­da y re­cor­da­da obra que has­ta el día de hoy si­gue ven­dien­do mi­les de dis­cos se­ma­na­les al­re­de­dor del mun­do. Un dis­co que a su vez dio trán­si­to a téc­ni­cas y prác­ti­cas de im­pro­vi­sa­ción den­tro del len­gua­je del jazz, y que tu­vo una nó­mi­na de se­sión in­creí­ble que par­te de la for­ma­ción pu­ra y muy acer­ta­da de

Un re­co­rri­do por al­gu­nos de los tra­ba­jos más no­ta­bles del com­po­si­tor y trom­pe­tis­ta nor­te­ame­ri­cano sir­ve de pre­tex­to pa­ra re­cor­dar el ge­nio crea­ti­vo de es­te van­guar­dis­ta en per­ma­nen­te fric­ción.

sus in­te­gran­tes: Can­non­ball Ad­der­ley, en el sa­xo al­to; John Col­tra­ne, en el sa­xo te­nor; Bill Evans jun­to a Wyn­ton Kelly, en el piano; Paul Cham­bers, en el con­tra­ba­jo, y Jimmy Cobb, en la ba­te­ría, su­pie­ron cap­tar la idea men­tal de Da­vis, re­fle­jan­do en sus apor­tes el es­pí­ri­tu y con­cen­tra­ción que traía el jazz pa­ra la cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos en ese es­pa­cio y mo­men­to de la his­to­ria. Sus can­cio­nes se con­vir­tie­ron en pie­zas in­va­lua­bles y han es­ta­do en la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas que sien­ten ca­da día, al es­cu­char Kind of Blue, un rei­na­do de ti­po bu­có­li­co que no per­mi­te el pa­so del in­con­fun­di­ble tiem­po. Pie­zas co­mo So What, Fred­die Free­loa­der, Blue in Green, All Blue y Fla­men­co Sket­ches en­vuel­ven el so­ni­do de una era en don­de el jazz era un mo­tor y ar­tí­fi­ce de una an­da­na­da de crea­ción in­te­lec­tual que tras­cen­día to­do es­pec­tro y pa­no­ra­ma so­no­ro. La sim­ple apro­xi­ma­ción a una es­té­ti­ca vi­sio­na­ria co­mo lo fue y es el jazz, con­ju­ga­da con la sen­si­bi­li­dad de la mú­si­ca clá­si­ca y las nue­vas for­mas po­pu­la­res de en­tre­te­ni­mien­to en los Es­ta­dos Uni­dos hi­cie­ron de Kind of Blue lo que hoy es pa­ra la hu­ma­ni­dad: una in­dis­cu­ti­da y tras­cen­den­te mues­tra del po­der del co­no­ci­mien­to del ser hu­mano, ma­ni­fies­ta en una obra de ar­te so­no­ro.

BITCHES BREW, JAZZ-ROCK MÍS­TI­CO. Pa­ra de­jar su hue­lla en la his­to­ria de las ar­tes del si­glo XX, Mi­les Da­vis pro­du­ce y gra­ba la ci­ma del con­ju­ro en­tre lo mís­ti­co, ecléc­ti­co y la reali­dad cir­cun­dan­te de co­mien­zos de la dé­ca­da de los se­ten­ta, Bitches Brew, ál­bum edi­ta­do en el año 1970 por Co­lum­bia Re­cords cu­yo ca­rác­ter avant gar­de lo ca­ta­pul­ta co­mo un ge­nio ca­paz de atra­par la fu­ria y re­bel­día del rock en el más fino jazz. Es­te tra­ba­jo de­ter­mi­nó que la es­ce­na que él mis­mo aban­de­ra­ba de­no­mi­na­ra a es­te com­ple­jo e ilu­mi­na­do con­cep­to co­mo «jazz-rock».

Bitches Brew es un via­je so­no­ro in­fluen­cia­do por to­da una com­ple­ja cir­cuns­tan­cia me­diá­ti­ca análo­ga. El so­ni­do jazz free rock que sa­le de los te­cla­dos de Chick Co­rea, Joe Za­wi­nul y Larry Young; el sa­xo­fón de Way­ne Shor­ter; Ben­nie Mau­pin con el cla­ri­ne­te ba­jo, acom­pa­ña­do del con­tra­ba­jo de Da­ve Ho­lland y el ba­jo eléc­tri­co de Har­vey Brooks; la gui­ta­rra de John Mclaugh­lin, la ba­te­ría de Jack De­joh­net­te y Lenny Whi­te, su­ma­da a la per­cu­sión de Don Alias y Ju­ma San­tos, acom­pa­ñan la tex­tu­ra de una trom­pe­ta en la que Da­vis veía en su in­te­rior al in­flu­yen­te Ji­mi Hen­drix arran­car de la gui­ta­rra to­da la com­ple­ja cul­pa del sen­ti­mien­to de amor y li­ber­tad. Mi­les Da­vis le he­cha fue­go al mun­do y lle­ga a con­ver­tir­se en un Jazz Rock Star, da­do el im­pac­to que tu­vo en la crí­ti­ca y en la in­dus­tria co­mo tal, ven­dien­do más de un mi­llón de co­pias y con­du­cien­do a Da­vis a un de­sen­freno pro­pio y tí­pi­co de una es­tre­lla de rock.

Bitches Brew fue vis­to en un ini­cio co­mo una mues­tra de un ar­te con­tem­po­rá­neo vi­vo y sa­gaz, los mú­si­cos ex­pe­ri­men­ta­les tan­to de jazz co­mo de rock de fi­na­les de los se­sen­ta e ini­cios de los se­ten­ta aco­gie­ron con gran en­tu­sias­mo la apues­ta de Da­vis. El área psi­co­dé­li­ca de San Fran­cis­co, que agrupaba a la más gran­de con­cen­tra­ción de ar­te, ex­pre­sión y li­ber­tad, ce­le­bró la fu­ria y de­ci­sión de rom­per el pa­ra­dig­ma de la mú­si­ca y de lo es­ta­ble­ci­do. Así era Mi­les: el vi­sio­na­rio, co­mo mu­chos di­cen; el com­ple­jo y amar­ga­do, co­mo otros lo veían; el ce­re­bro y sen­si­ble per­so­na­je que pe­lea­ba con los blan­cos y ama­ba con fer­vor su con­di­ción de ser ne­gro.

En Bitches Brew se abrió la com­puer­ta que une has­ta hoy día la for­ma de con­ju­gar es­ti­los y mo­dos, des­de lo más com­ple­jo has­ta lo más sim­ple. Su tex­tua­li­dad so­no­ra es una apues­ta de ma­ra­vi­lla del co­lor, su mo­men­to his­tó­ri­co abrió la po­si­bi­li­dad de lo an­tes nun­ca he­cho, unió a ge­ne­ra­cio­nes en torno a lo be­llo, y sen­ten­ció el ar­ma de un ar­tis­ta que bus­có una plas­ti­ci­dad inigua­la­ble en ese ins­tan­te de la his­to­ria. Siem­pre ro­dea­do de nue­vos ar­tis­tas con ideas que ayu­da­ron a tras­cen­der es­te tra­ba­jo, Bitches Brew es hoy en día una obra de ca­tá­lo­go y, más que eso, un cua­dro ge­ne­ra­cio­nal den­so que plas­ma la idea de con­ju­gar la psi­co­de­lia de fi­na­les de los se­sen­ta, el es­pí­ri­tu del rock y to­da la mar­cha que en­vol­vía el sen­tir del jazz a ini­cios de la dé­ca­da del se­ten­ta. EL JAZZ UR­BANO DE DOO-BOP. Tra­ba­jo pós­tu­mo pu­bli­ca­do en 1992 por War­ner Bros, Mi­les Da­vis hi­zo de Doo-bop la en­tre­ga de su vi­da al rit­mo, pa­ra­fra­sean­do to­da su his­to­ria plás­ti­ca so­no­ra. Es­te ál­bum, que no fue re­ci­bi­do con las me­jo­res crí­ti­cas de­bi­do a su mez­cla de jazz y rap, mi­ra a un mun­do téc­ni­co, abier­to a con­quis­tar el po­der ex­pan­di­do por la ca­tar­sis de las má­qui­nas, se ale­ja del con­cep­to tra­di­cio­nal y le da opor­tu­ni­dad a la ciu­dad de New York de ex­pre­sar­se a tra­vés del so­ni­do de sus ca­lles y el tu­mul­to de gen­te al ca­mi­nar.

Es­te dis­co re­ci­be en 1993 un re­co­no­ci­mien­to por par­te de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Ar­tes y Cien­cias de la Gra­ba­ción de los Es­ta­dos Uni­dos y le es otor­ga­do un Grammy co­mo me­jor tra­ba­jo ins­tru­men­tal. Mues­tra del sex sym­bol re­pre­sen­ta­do en la trom­pe­ta de Mi­les Da­vis, un abier­to y ar­bi­tra­rio co­no­ce­dor de la mú­si­ca y un ar­tis­ta abier­to a cual­quier po­si­bi­li­dad so­no­ra, Doo-boop mues­tra a un ar­tis­ta tran­qui­lo y re­la­ja­do. De he­cho, po­co des­pués de ter­mi­nar las se­sio­nes de gra­ba­ción, en una vi­si­ta re­gu­lar pa­ra che­queos mé­di­cos, fa­lle­ce en San­ta Mónica, en sep­tiem­bre de 1991.

Sin du­da la his­to­ria de la mú­si­ca del si­glo de la ex­pan­sión y con­so­li­da­ción de la mú­si­ca po­pu­lar de los Es­ta­dos Uni­dos ve a Mi­les Da­vis co­mo un gran y re­cur­si­vo ar­tis­ta que tras­pa­sa­ba fron­te­ras, cu­yo lí­mi­te era su des­tino. El jazz es mú­si­ca que hoy día ma­ni­fies­ta la glo­ba­li­dad in­he­ren­te al hu­mano, y hé­roes co­mo Mi­les Da­vis ocu­pan un es­pa­cio que mu­chos va­lo­ran da­do lo mul­ti­fa­cé­ti­co y lo de­ci­di­do que fue fren­te a su con­di­ción de ar­tis­ta trans­gre­sor y mú­si­co ne­gro.

Ál­va­ro Jo­sé Bar­bo­za Suá­rez: pe­rio­dis­ta y mú­si­co. Ba­te­ris­ta de la agru­pa­ción León Bruno.

Mi­les Da­vis, re­tra­ta­do en 1989 por An­nie Lei­bo­vitz.

‘Kind of Blue’, ‘Bitches Brew’ y ‘Doo-bop’, tres de los ál­bu­mes del gran Mi­les Da­vis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.