Al­fon­so Suá­rez, el frá­gil de­vo­ra­dor

‘Per­for­man­ce’, fra­gi­li­dad y re­gre­so. Una entrevista al ar­tis­ta mom­po­sino, con mo­ti­vo de su re­torno a las li­des del ar­te.

Latitud - - Portada - Por John Bet­ter

Ha si­do el doc­tor Jo­sé Gre­go­rio Her­nán­dez, un hom­bre ra­na, pa­na­de­ro go­re, hom­bre de do­lo­res, drag vam­pi­res­ca, una flo­ri­da fa­ro­ta, San­ta Teresa de Je­sús, o pie­za de ar­te trans­por­ta­da en ma­qui­na­ria pe­sa­da. El mom­po­sino Al­fon­so Suá­rez, pa­dre de la per­for­man­ce ca­ri­be, re­gre­sa con un re­ma­ke de su clásica pie­za ‘100 por cien­to frá­gil’, una pues­ta en es­ce­na que nos lo de­vuel­ve lue­go de ser eti­que­ta­do, re­cha­za­do, res­tau­ra­do, anu­la­do –co­mo una mer­can­cía de­te­rio­ra­da– por di­fe­ren­tes puer­tos del mun­do. La mis­ma muer­te se re­sig­na a no ha­ber ob­te­ni­do esa pie­za de ar­te en la que Suá­rez se ha con­ver­ti­do a lo lar­go de los años. Lue­go de sor­tear los em­ba­tes del cáncer, lle­ga a es­ta La­ti­tud pa­ra con­tar­nos acer­ca de su es­pe­ra­do re­gre­so.

P Es­tu­vis­te au­sen­te de la es­ce­na ar­tís­ti­ca de­bi­do a pro­ble­mas sa­lud. ¿Có­mo fue es­te pe­rio­do y de qué for­ma in­flu­yó en tu per­cep­ción ar­tís­ti­ca?

R A fi­na­les de 2013 con­cluí mi tra­ta­mien­to y en fe­bre­ro de 2014 es­tre­né una nue­va per­for­man­ce. Du­ran­te La Car­na­va­la­da fui el ar­tis­ta ho­me­na­jea­do e invitado pa­ra la tem­po­ra­da de Car­na­val. Ese cor­to pe­rio­do me per­mi­tió sen­si­bi­li­zar­me más, fue­ron mo­men­tos fuer­tes, do­sis de an­gus­tia que aflo­ra­ron más ese ar­te que me ha­bi­ta. Rein­ter­pre­té mis clá­si­cas per­for­man­ces, co­mo ‘ Vi­si­tas y apa­ri­cio­nes’, don­de me trans­for­mo en el mé­di­co Jo­sé Gre­go­rio Her­nán­dez, quien aho­ra se apro­pia del dis­cur­so so­bre el cáncer que pa­de­cí. En po­cas pa­la­bras, el ar­te me es­ti­mu­la, me sa­na, re­con­for­ta, me re­ani­ma y me ali­men­ta… ali­men­to que no nu­tre, no es ali­men­to.

P Re­gre­sas con una pro­pues­ta per­for­má­ti­ca ti­tu­la­da ‘ Vi­tri­na­zo No. 1’, pe­ro en al­gu­nas imá­ge­nes pro­mo­cio­na­les agre­gas la fra­se “100% frá­gil”, ¿tie­ne que ver con tu clásica ‘per­for­man­ce’ del mis­mo nom­bre?

R ‘ Vi­tri­na­zo No. 1’ co­rres­pon­de a ‘100% frá­gil’, el cual fue pre­mia­do en el XII Sa­lón Re­gio­nal de Ar­tis­tas del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Car­ta­ge­na, y se es­ta­rá rea­li­zan­do den­tro de un es­pa­cio de­socu­pa­do. El es­pec­ta­dor o el tran­seún­te, si le in­tere­sa, lo po­drá ob­ser­var a tra­vés del vi­drio del lu­gar. Se re­par­ti­rán unos co­lla­ges que co­rres­pon­den al tra­ba­jo ‘100% frá­gil’, co­mo tam­bién unos poe­mas del es­cri­tor ba­rran­qui­lle­ro Ru­bén Da­río Me­jía, ins­pi­ra­dos en la per­for­man­ce.

P ¿En qué con­sis­tía tu in­ter­ven­ción ‘100% frá­gil’ y en qué se di­fe­ren­cia de es­ta nue­va pro­pues­ta?

R Lo ex­pli­co: yo voy in­tro­du­ci­do en una bol­sa tras­lú­ci­da de al­go­dón, muy fi­na, de esas bol­sas ela­bo­ra­das pa­ra ex­por­tar e im­por­tar car­ne de res. An­tes de ser me­ti­do den­tro de la bol­sa ya es­toy en­vuel­to y ajus­ta­do en 50 me­tros de cá­ña­mo. En ese ins­tan­te se me cor­ta la res­pi­ra­ción, lue­go se pre­sen­ta un le­ve ma­reo y que­do des­orien­ta­do. Tres per­so­nas ayu­dan a que ese cá­ña­mo que­de ad­he­ri­do a mi cuer­po. Me em­ba­lan co­mo a un ob­je­to, me eti­que­tan con se­llos y es­tam­pi­llas de adua­na. Es­toy lis­to pa­ra ser trans­por­ta­do a la ma­qui­na­ria, me con­vier­to en una es­pe­cie de mer­can­cía. Los se­llos por­tua­rios di­cen: en­tre­ga­do, re­ci­bi­do, re­cha­za­do, anu­la­do, res­tau­ra­do, ur­gen­te, can­ce­la­do, me trans­for­mo en al­go 100% frá­gil. Es la de­nun­cia vi­va del atro­pe­llo omi­no­so del hom­bre con­tra el hom­bre. La épo­ca en que vi­vi­mos, in­mer­sos en la co­rrup­ción y el caos, es­tá aquí con­ver­ti­da en do­lor vi­vo, en ala­ri­do. No so­lo de­nun­cio, tam­bién exor­ci­zo.

P Tú tra­ba­jas con el cuer­po, que es ma­te­ria frá­gil, ¿po­dría­mos afir­mar que es­ta ‘per­for­man­ce’ re­fle­ja tu es­ta­do ac­tual?

R Sí, es­ta per­for­man­ce re­fle­ja mi fra­gi­li­dad cor­pó­rea. Re­fle­ja una ex­pe­rien­cia que vi­ví en Mom­pox a la edad de 6 años, cuan­do es­tu­ve ata­do de pies y ma­nos en una si­lla, y tra­tan­do de es­ca­par cai­go so­bre una pe­sa­da po­te­ra que me de­ja una mar­ca pa­ra to­da la vi­da en mi men­tón. El gol­pe fue tan fuer­te que las ata­du­ras se aflo­ja­ron. En ‘100% frá­gil’ ex­pe­ri­men­to el do­lor, la an­gus­tia, la pri­va­ción de la li­ber­tad. Me ar­mo de una co­ra­za cor­pó­rea y me con­vier­to en un eco do­lo­ro­so.

P En re­tros­pec­ti­va, ¿có­mo ves tu tra­ba­jo ar­tís­ti­co?, ¿crees que se le ha da­do a tu tra­ba­jo el re­co­no­ci­mien­to que me­re­ce?

R Es­tá sien­do re­co­no­ci­do, len­ta­men­te, pe­ro es­tá sien­do re­co­no­ci­do. Nun­ca es tar­de.

P ¿Si­gue sien­do la ‘per­for­man­ce’ un ar­te ‘un­der­ground’, una ra­re­za en el pa­no­ra­ma del Ca­ri­be?

R To­dos quie­ren ha­cer per­for­man­ce, ya de­jó de ser una ra­re­za. Es una pa­la­bra que se uti­li­za pa­ra to­do.

P ¿Qué men­sa­jes o qué in­ten­cio­nes guar­dan tus tra­ba­jos es­cé­ni­cos?

R Es­ta­ble­cer un len­gua­je cor­po­ral que se co­mu­ni­que e iden­ti­fi­que con el es­pec­ta­dor. Atra­par al pú­bli­co, tal vez con el asom­bro, y en­trar a dia­lo­gar con él.

P Ade­más de tus ya co­no­ci­das re­pre­sen­ta­cio­nes, ela­bo­ras pie­zas a las que lla­mas, sen­ci­lla­men­te, “ob­je­tos”. ¿Qué re­la­ción guar­dan es­tos ob­je­tos con tu obra?

R ‘Pe­sa­di­llas de un hom­bre ra­na’, ‘100% frá­gil’, ‘El ri­ve­re­ño’, es­tas per­for­man­ces tie­nen ob­je­tos en­sam­bles, in­clu­yen­do di­bu­jos, y guar­dan cohe­ren­cia con ca­da uno de ellos. Los ob­je­tos son los su­ve­ni­res emo­cio­na­les de la per­for­man­ce.

P ¿Cuá­les son tus re­fe­ren­cias a la ho­ra de in­ter­ve­nir al­gún es­pa­cio?

R La re­fe­ren­cia va­ría de acuer­do al te­ma de la per­for­man­ce. Por ejem­plo, en ‘Vi­si­tas y apa­ri­cio­nes’ los es­pa­cios que uti­li­cé son ne­ta­men­te po­pu­la­res, mu­chas ve­ces ma­lo­lien­tes co­mo el Ca­ño de la Au­ya­ma. Una per­for­man­ce o ac­ción ar­tís­ti­ca es una mues­tra es­cé­ni­ca mu­chas ve­ces con un im­por­tan­te fac­tor de im­pro­vi­sa­ción en el que la pro­vo­ca­ción o el asom­bro y el sen­ti­do es­té­ti­co es­tán pre­sen­tes, ju­gan­do un pa­pel prin­ci­pal. Es­to se ha di­cho mu­chas ve­ces y yo lo re­con­fir­mo: soy un cuer­po par­lan­te.

P ¿Qué es más frá­gil, el cuer­po o per­ma­ne­cer en el cam­po del ar­te?

R Es­ta­mos en un mo­men­to en el que de­be­mos sa­ber pi­sar firme y con mu­cha se­gu­ri­dad. En el cam­po del ar­te con mu­cha más ra­zón. Si te de­bi­li­tas, si no crees en ti, es­tás ani­qui­la­do. Hay fra­gi­li­dad hoy en día por to­das par­tes, evi­tar­la es la cla­ve, ¿pe­ro có­mo? Ca­da uno lo sa­brá.

P ¿Qué nue­vos tra­ba­jos pre­pa­ras, qué hay en el ho­ri­zon­te?

R Mu­cho en el ho­ri­zon­te y mu­cho en el oca­so. Una re­tros­pec­ti­va de per­for­man­ces, un li­bro de poe­mas lla­ma­do Pro­chis de lu­na y de­cir­le adiós, muy emo­cio­na­do, a la fra­gi­li­dad.

La épo­ca que vi­vi­mos, in­mer­sos en la co­rrup­ción y el caos, es­tá aquí con­ver­ti­da en do­lor vi­vo, en ala­ri­do. No so­lo de­nun­cio, tam­bién exor­ci­zo”. Suá­rez, en días pa­sa­dos, en me­dio de su ‘per­for­man­ce’ ‘100% frá­gil’. Al­fon­so Suá­rez, ca­ma­león per­for­má­ti­co.

FO­TOS: RU­BÉN DA­RÍO ME­JÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.