Los abo­ga­dos de la cul­tu­ra

Cons­cien­te de que la cul­tu­ra es un de­re­cho fun­da­men­tal, una aso­cia­ción ci­vil en Ar­gen­ti­na acom­pa­ña y ase­so­ra sin áni­mo de lu­cro a cen­tros e ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les de Bue­nos Ai­res. Un mo­de­lo pa­ra re­pli­car en Co­lom­bia.

Latitud - - Portada - Por Lau­ra Ca­mar­go

La la­bor del abo­ga­do sue­le aso­ciar­se en el ima­gi­na­rio po­pu­lar con asun­tos ju­di­cia­les, ase­so­ría de ne­go­cios y trá­mi­tes co­mer­cia­les, en­tre otras tan­tas si­tua­cio­nes bas­tan­te ale­ja­das del ám­bi­to ar­tís­ti­co. Por ello, es­cu­char el tér­mino abo­ga­dos cul­tu­ra­les pue­de re­sul­tar exó­ti­co e in­clu­so con­tra­dic­to­rio. No obs­tan­te, en Bue­nos Ai­res exis­te una or­ga­ni­za­ción de pro­fe­sio­na­les del de­re­cho con ese nom­bre y una fi­na­li­dad bas­tan­te cla­ra: de­fen­der la es­ce­na crea­ti­va local va­lién­do­se de sus co­no­ci­mien­tos le­ga­les.

Se tra­ta de una aso­cia­ción ci­vil, sin áni­mo de lu­cro, que des­de ha­ce más de cin­co años tie­ne pre­sen­cia en la es­ce­na in­de­pen­dien­te por­te­ña, acom­pa­ñan­do a la enor­me can­ti­dad de cen­tros cul­tu­ra­les y di­ver­sos pro­yec­tos co­lec­ti­vos que fun­cio­nan en va­rias zo­nas de la capital ar­gen­ti­na.

La agru­pa­ción sur­gió por ini­cia­ti­va de Claudio Go­ren­man, un so­cio del Club Cul­tu­ral Ma­tien­zo, quien se en­car­ga­ba de las cues­tio­nes le­ga­les de su es­pa­cio y asis­tía a otros más en esos te­mas. Con el tiem­po de­ci­dió con­vo­car a otros pro­fe­sio­na­les que qui­sie­ran su­mar­se a tra­ba­jar con co­lec­ti­vos de ar­tis­tas pa­ra así co­la­bo­rar con ellos, to­do es­to ba­jo el re­co­no­ci­mien­to de que la cul­tu­ra es un de­re­cho fun­da­men­tal, y que pue­de lle­gar a re­sul­tar muy cos­to­so pa­ra es­tos pro­yec­tos au­to­ges­tio­na­dos ac­ce­der a ase­so­rías de tal ín­do­le.

La can­ti­dad de vo­lun­ta­rios que con­for­man la aso­cia­ción es va­ria­ble, aun­que ac­tual­men­te se es­ti­ma en­tre 30 y 40, y su la­bor con­sis­te ma­yor­men­te en orien­tar a quie­nes lle­van ade­lan­te es­tos es­pa­cios cul­tu­ra­les en asun­tos co­mo los re­qui­si­tos pa­ra es­tar ha­bi­li­ta­dos pa­ra fun­cio­nar y, por en­de, lo re­la­ti­vo a mul­tas o po­si­bles clau­su­ras im­pues­tas por par­te de los en­tes de con­trol es­ta­ta­les, así co­mo tam­bién el acom­pa­ña­mien­to y ca­pa­ci­ta­ción en te­mas re­la­cio­na­dos con mo­de­los de ges­tión co­lec­ti­va y pro­pie­dad in­te­lec­tual.

Aho­ra, la re­le­van­cia de su tra­ba­jo so­lo pue­de ser com­pren­di­da al re­co­no­cer que la exis­ten­cia de di­chos cen­tros ha si­do cru­cial pa­ra la so­cie­dad por­te­ña du­ran­te es­tos úl­ti­mos años. Ta­les es­pa­cios cul­tu­ra­les sue­len ser el epi­cen­tro del tea­tro, la mú­si­ca, ar­tes plás­ti­cas, literatura, co­ci­na y eco­lo­gía, en­tre tan­tas otras dis­ci­pli­nas, gra­cias a una enor­me ofer­ta de ta­lle­res, ex­po­si­cio­nes y even­tos. Ló­gi­ca­men­te, re­pre­sen­tan tam­bién un pun­to

de en­cuen­tro a ni­vel so­cial, y los ve­ci­nos de es­tos lu­ga­res los aco­mo­dan de­pen­dien­do de sus ideas y cos­tum­bres, apor­tán­do­les una im­pron­ta par­ti­cu­lar. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, lo más co­mún es que el mo­de­lo de ges­tión de aque­llos cen­tros sea más pa­re­ci­do al de una cooperativa que al de una em­pre­sa, y que ha­ya tan­to ac­ti­vi­da­des gra­tui­tas co­mo con cos­to, de­pen­dien­do de ca­da ca­so.

San­tia­go Ca­né, uno de los miem­bros de Abo­ga­dos Cul­tu­ra­les, afir­ma que por el mo­men­to atien­den se­ma­nal­men­te has­ta 10 con­sul­tas, ade­más de las que re­suel­ven por co­rreo elec­tró­ni­co, ge­ne­ral­men­te ha­cien­do se­gui­mien­to de ca­da ca­so. En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tran tra­ba­jan­do con más de un cen­te­nar de co­lec­ti­vos y cen­tros, y par­ti­ci­pan en con­jun­to con otras en­ti­da­des co­mo Cul­tu­ra Uni­da y la pro­duc­ción de un con­gre­so de de­re­chos cul­tu­ra­les lla­ma­do Sis­mo, que ade­lan­ta­ron ha­ce unos me­ses pa­ra de­ba­tir asun­tos cru­cia­les en la ma­te­ria. In­clu­so, se­ña­la Ca­né –quien tra­ba­ja ac­ti­va­men­te re­sol­vien­do con­sul­tas y ar­ti­cu­lan­do nue­vos pro­yec­tos con otras en­ti­da­des con in­tere­ses afi­nes–, ac­tual­men­te co­la­bo­ran con una Di­plo­ma­tu­ra en Ges­tión Cul­tu­ral y Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas que se ini­ció es­te año en el Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de la Cár­cel de De­vo­to, pro­gra­ma pro­vis­to por la Se­cre­ta­ría de Ex­ten­sión de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Le­tras de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res.

Otro de los gran­des lo­gros de es­ta aso­cia­ción ha si­do la pro­mul­ga­ción de la Ley de Cen­tros Cul­tu­ra­les, ini­cia­ti­va que li­de­ra­ron, re­dac­tan­do un bo­rra­dor de su cuer­po nor­ma­ti­vo y re­co­lec­tan­do fir­mas de ciu­da­da­nos, pa­ra pos­te­rior­men­te par­ti­ci­par del de­ba­te que tu­vo lu­gar en la le­gis­la­tu­ra por­te­ña pa­ra su apro­ba­ción, en di­ciem­bre de 2014. Se tra­ta de una ley que per­mi­te ha­bi­li­ta­cio­nes en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res den­tro de un ru­bro en el que se con­tem­pla una gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des. Por aho­ra va­rios es­pa­cios es­tán sien­do ase­so­ra­dos en la ges­tión de su per­mi­so de fun­cio­na­mien­to ba­jo es­ta fi­gu­ra, per­mi­tien­do ma­yor li­ber­tad pa­ra los es­pa­cios cul­tu­ra­les y for­ta­le­cien­do con ello el víncu­lo en­tre pú­bli­co, ar­tis­tas y pro­duc­to­res.

Pe­ro el gran ob­je­ti­vo fi­nal de Abo­ga­dos Cul­tu­ra­les pa­re­ce ser el con­se­guir ar­mar una red de pro­tec­ción de la es­ce­na emer­gen­te a ni­vel na­cio­nal, y par­ti­ci­par en ma­ni­fes­ta­cio­nes po­lí­ti­cas que de­fien­den la cul­tu­ra in­de­pen­dien­te, y la au­to­ges­tión co­mo un me­dio de trans­for­ma­ción de la reali­dad. Adi­cio­nal­men­te, in­ten­tan di­fun­dir in­for­ma­ción so­bre los de­re­chos cul­tu­ra­les pa­ra que las per­so­nas se re­co­noz­can co­mo su­je­tos de de­re­cho y no tan so­lo co­mo be­ne­fi­cia­rios de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Pa­ra ello, pro­cu­ran el uso de un len­gua­je cla­ro y sen­ci­llo, ale­ja­do de los tec­ni­cis­mos que uti­li­zan las le­yes, los fun­cio­na­rios y mu­chos pro­fe­sio­na­les de la ra­ma ju­rí­di­ca.

De cual­quier for­ma, si bien es cier­to que la la­bor lle­va­da a ca­bo por es­tos abo­ga­dos es loa­ble, y aun­que es­te ti­po de ini­cia­ti­vas tie­ne lu­gar en Ar­gen­ti­na y no en Co­lom­bia, no pue­de per­der­se de vista que en Amé­ri­ca La­ti­na los paí­ses com­par­ten al­gu­nas pro­ble­má­ti­cas y ne­ce­si­da­des a ni­vel so­cial. Va­le la pe­na es­tu­diar la reali­dad cul­tu­ral de otros paí­ses de la re­gión pa­ra pre­gun­tar­nos: ¿cuá­les son los lu­ga­res en los que se ha­ce ges­tión cul­tu­ral en nues­tras ciu­da­des y có­mo exis­te una re­la­ción en­tre cul­tu­ra, la per­te­nen­cia a un lu­gar y la iden­ti­dad de es­te?, ¿exis­te al­gún equi­va­len­te de los cen­tros cul­tu­ra­les en Co­lom­bia?, ¿son ne­ce­sa­rios o no que exis­tan ta­les si­tios pa­ra in­cen­ti­var la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca in­de­pen­dien­te? y, de igual mo­do, ¿qué tan­to y de qué ma­ne­ra co­la­bo­ran los es­tu­dio­sos del de­re­cho en la de­fen­sa de los in­tere­ses y el de­ve­nir cul­tu­ral de sus ciu­da­des?

De igual for­ma, es ne­ce­sa­rio re­vi­sar cuá­les son las deu­das que tie­nen el Es­ta­do y la ciu­da­da­nía pen­dien­tes con el sec­tor cul­tu­ral en mi­ras de ser una so­cie­dad más jus­ta y edu­ca­da. En es­te sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio de­jar en el ai­re pre­gun­tas acer­cas de la va­lo­ra­ción y el apo­yo del tra­ba­jo de nues­tros ar­tis­tas: ¿cuán dis­pues­tos es­ta­mos a pa­gar por ir a una ex­po­si­ción de ar­tes plás­ti­cas o por la en­tra­da a un show de mú­si­ca en vi­vo?, ¿có­mo in­cen­ti­va­mos o pro­te­ge­mos nues­tro legado ar­tís­ti­co?, ¿qué tan­to en­ten­de­mos a la cul­tu­ra co­mo un de­re­cho y no un pri­vi­le­gio, o me­ro en­tre­te­ni­mien­to? Y, to­man­do en cuen­ta nues­tra si­tua­ción his­tó­ri­ca pre­sen­te: ¿re­co­no­ce­mos el po­ten­cial trans­for­ma­dor del ar­te en tiem­pos en los que pre­ten­de­mos re­cons­truir la mo­ral y la iden­ti­dad na­cio­na­les tras me­dio si­glo de conflicto ar­ma­do? Mal no ven­dría el in­qui­rir­nos acer­ca de es­tas cues­tio­nes.

El gran ob­je­ti­vo de Abo­ga­dos Cul­tu­ra­les es ar­mar una red de pro­tec­ción de la es­ce­na emer­gen­te a ni­vel na­cio­nal que de­fien­da la cul­tu­ra in­de­pen­dien­te”.

ROBDRAW

Even­tos y mí­ti­nes rea­li­za­dos por el Mo­vi­mien­to de Es­pa­cios Cul­tu­ra­les (Me­ca) per­mi­tie­ron la apro­ba­ción de una ley de es­pa­cios cul­tu­ra­les en Bue­nos Ai­res.

Ima­gen de la cuen­ta de Fa­ce­book de Abo­ga­dos Cul­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.