Los 100 de Antonio Ma­ría Peñaloza, un na­ta­li­cio pa­ra no ol­vi­dar

Una sem­blan­za a va­rias vo­ces so­bre es­te ge­nial mú­si­co, fun­da­men­tal pa­ra com­pren­der la mo­der­ni­dad mu­si­cal de nues­tro país, en el pri­mer cen­te­na­rio de su na­ta­li­cio.

Latitud - - Culturales - Por Ra­fael Bas­si La­ba­rre­ra

El pró­xi­mo 25 de di­ciem­bre de 2016 se cum­plen 100 años del na­ci­mien­to, en Pla­to, Mag­da­le­na, del trom­pe­tis­ta, di­rec­tor de or­ques­ta, arre­glis­ta y com­po­si­tor Antonio Ma­ría Peñaloza. Peñaloza se­rá eter­na­men­te re­cor­da­do en ca­da Car­na­val de Ba­rran­qui­lla ya que su com­po­si­ción Te ol­vi­dé se con­vir­tió en el himno de es­ta mag­na fies­ta. Hay que se­ña­lar que di­cho te­ma fue me­nos­pre­cia­do ini­cial­men­te por va­rias ca­sas dis­que­ras, al pun­to que Cu­rro Fuen­tes se re­sis­tía a gra­bar­la por con­si­de­rar­la muy lar­ga.

Por los re­gis­tros de pren­sa sa­be­mos que Te ol­vi­dé sa­lió pren­sa­do en dis­co pa­ra unas fies­tas no­vem­bri­nas en Car­ta­ge­na y se im­pu­so en el Car­na­val de 1954 al la­do del me­ren­gue do­mi­ni­cano A lo os­cu­ro, de Ángel Vi­lo­ria. Des­de aquel car­na­val de 1954 Te ol­vi­dé se man­tie­ne vi­gen­te en la gran fies­ta cu­rram­be­ra.

Pe­ro lea­mos el cuen­to co­mo se lo con­tó el Maes­tro Peñaloza a Pe­pe En­ci­so pa­ra el do­cu­men­tal ti­tu­la­do ‘Peñaloza, pa­ra que na­die… te ol­vi­de’.

«Un día en Bo­go­tá me en­con­tré con ese mu­cha­cho Cu­rro Fuen­tes y me di­jo que que­ría que yo le hi­cie­ra los arreglos de una mú­si­ca de Jo­sé Ba­rros. ¿Cuán­to me co­bra?, me pre­gun­tó Fuen­tes. Acor­da­mos mil, o qui­nien­tos pe­sos, no re­cuer­do bien. Yo le hi­ce cin­co me­lo­días y en­ton­ces él me con­tó que es­ta­ba un po­co fa­llo de pla­ta. Me di­jo: ‘Oye, Peñaloza, ¿tú de ca­sua­li­dad no tie­nes por ahí un nu­me­ri­to tu­yo?’ Yo le di­je que sí. Co­gí el tam­bor y le pre­sen­té el te­ma. Me di­jo ‘Hom­be, Peñaloza, eso no va. Eso es más lar­go que el himno na­cio­nal, eso no se lo apren­de na­die’. ‘Bueno, no va, no va’, res­pon­dí. Co­mo a la semana re­gre­só al apar­ta­men­to don­de yo vi­vía y me pre­gun­tó si te­nía otra co­sa que no fue­ra ‘Te ol­vi­dé’. Le di­je que eso era lo que ha­bía. Des­pués aña­dió: ‘Lo que pa­sa Pe­ña­lo­sa es que tú eres muy fre­gao. Con­ti­go no se pue­de. Si no tie­nes al­go más en­ton­ces gra­ba esa por­que­ría’, fue­ron sus pa­la­bras fi­na­les. Al tiem­po co­noz­co a un se­ñor es­pa­ñol que era poe­ta, se lla­ma­ba Ma­riano San Il­de­fon­so, y me di­jo: ‘Maes­tro, yo por ahí ten­go unas le­tri­cas’. Leí al­gu­nas de sus co­sas, ver­si­tos, co­si­tas así cor­ti­cas y más bien ‘flo­jon­gas’, en po­cas pa­la­bras, Il­de­fon­so no era buen poe­ta por­que yo le per­ci­bí mu­chos erro­res, pe­ro ha­bía una co­sa que me gus­ta­ba, aquel ver­so re­ve­la­do me mos­tra­ba el an­ver­so y el re­ver­so de la vi­da, me gus­tó esa fra­se de ‘ yo te amé con gran de­li­rio de pa­sión de­sen­fre­na­da, te reías del mar­ti­rio de mi po­bre co­ra­zón».

Te ol­vi­dé fue gra­ba­do por un com­bo que di­ri­gía el mis­mo Peñaloza, quien hi­zo ese inol­vi­da­ble so­lo de trom­pe­ta que iden­ti­fi­ca la ver­sión ori­gi­nal. El cantante de es­te clá­si­co de la mú­si­ca po­pu­lar fue Al­ber­to Fer­nán­dez, y con­tó con el res­pal­do rít­mi­co del trío pa­na­me­ño de jazz Set Ro­se Ce­rros, y en la se­gun­da trom­pe­ta el cu­cu­te­ño Jor­ge Jiménez, más co­no­ci­do co­mo ‘Can­ta­bo­ni­to’ por la be­lle­za de su to­que. Esa gra­ba­ción fue rea­li­za­da pa­ra el se­llo del car­ta­ge­ne­ro Jo­sé Ma­ría Cu­rro Fuen­tes, quien se ha­bía des­pla­za­do a Bo­go­tá, en 1953, bus­can­do ma­te­rial de gra­ba­ción pa­ra su pe­que­ña in­dus­tria fo­no­grá­fi­ca. En esas vuel­tas se en­con­tró con Peñaloza y lo con­tra­tó pa­ra que le hi­cie­ra unos arreglos.

Den­tro del anec­do­ta­rio de Te ol­vi­dé se co­no­ce que el cantante se­ña­la­do pa­ra ha­cer la gra­ba­ción era el va­lluno Ti­to Cor­tés, pe­ro por co­sas de la vi­da, ese día Cor­tés ama­ne­ció vo­lan­do sin po­der ate­rri­zar, pro­duc­to de una pro­lon­ga­da pa­rran­da la no­che an­te­rior. El sus­ti­tu­to fue en­ton­ces el cantante va­lle­na­to Al­ber­to Fer­nán­dez, quien años más tar­de al­can­za­ría re­nom­bre na­cio­nal co­mo pri­me­ra voz del fa­mo­so trío Bo­vea y sus Va­lle­na­tos. El mis­mo Fer­nán­dez nos re­cuer­da al­gu­nos de­ta­lles de esa his­tó­ri­ca gra­ba­ción:

«En esa pla­ca no hay tim­ba­le­tas ni tim­ba­les, pa­ra que lo se­pan. Lo que se oye son dos tum­ba­do­ras, ‘hem­bra’ y ‘ma­cho’. La tum­ba­do­ra ‘hem­bra’ te­nía más vo­lu­men que la tum­ba­do­ra ‘ma­cho’ y mu­cha más pro­fun­di­dad en el so­ni­do, co­mo de­ci­mos no­so­tros, y es por­que es­tá to­ca­da con las ye­mas de los de­dos. Por eso ese so­ni­do tan pas­to­so, tan bo­ni­to, cuan­do los mú­si­cos en­tran al ini­cio de la can­ción. Y se to­có así, con los de­dos, por­que Peñaloza era enemi­go del pa­li­tro­queo, del uso de los pa­los y de esas cues­tio­nes. El maes­tro mar­ca­ba el rit­mo to­cán­do­lo en cual­quier su­per­fi­cie de ma­de­ra y los mu­cha­chos lo co­pia­ban in­me­dia­ta­men­te, él era un mú­si­co de oí­do. Re­cuer­do una vez que nos íba­mos a pre­sen­tar en el mis­mo es­ce­na­rio que Ce­lia Cruz, quien vi­si­ta­ba por pri­me­ra vez Bo­go­tá acom­pa­ña­da por la or­ques­ta de don Amé­ri­co y sus Ca­ri­bes, qui­zá una de las me­jo­res or­ques­tas que ha ha­bi­do en Co­lom­bia. An­tes de esa presentación, Peñaloza, pen­san­do lu­cir­se, le di­jo a los trom­pe­tis­tas que se apren­die­ran el te­ma ‘Te ol­vi­dé’. Me di­jo, ‘Fer­nán­dez, aprén­de­te es­ta can­ción, ve can­tán­do­la por es­tro­fas’. Le di­je que cla­ro, pe­ro que pa­ra gra­bar­la la te­nía que sa­ber com­ple­ta. Yo di­go que las can­cio­nes de an­tes son más ale­gres que las de aho­ra por­que se gra­ba­ba mú­si­ca y le­tra de un so­lo. En cam­bio hoy las co­sas se gra­ban por se­sio­nes, pri­me­ro can­to yo, lue­go se me­ten las trom­pe­tas, des­pués el sa­xo­fón, des­pués una que otra ‘ca­ra­ja­di­ta’ por ahí, se­gui­do vie­ne el cla­ri­ne­te… así se ha­ce to­do hoy, mien­tras que ‘Te ol­vi­dé’ lo gra­ba­mos en un so­lo mi­cró­fono, y mi­re to­dos los ins­tru­men­tos que es­tán ahí pre­sen­tes. El úni­co que te­nía un mi­cró­fono apar­te era la per­cu­sión, el res­to fue gra­ba­do con un so­lo mi­cró­fono, in­clu­so mi voz. Pa­ra el so­lo de trom­pe­ta, Peñaloza man­dó al res­to de mú­si­cos a que le ba­ja­ran al so­ni­do pa­ra dar­le re­le­van­cia a la trom­pe­ta cuan­do iba a ha­cer ese so­lo».

Antonio Ma­ría Peñaloza fue un per­so­na­je po­lé­mi­co, de ca­rác­ter re­cio, se­ve­ro y exi­gen­te pro­fe­sio­nal­men­te, una per­so­na que por su ca­rác­ter no po­día pa­sar des­aper­ci­bi­do, co­mo afir­ma Mir­ta Buelvas, so­ció­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra del car­na­val. Al­gu­nos lo apre­cia­ban, otros le te­mían por sus jui­cios mu­si­ca­les im­pla­ca­bles. En lo que sí se equi­vo­can sus de­trac­to­res es en me­nos­pre­ciar su ge­nia­li­dad mu­si­cal. Allí ye­rran los ne­cios que des­ca­li­fi­ca­ban a Peñaloza e ig­no­ra­ban su va­lor sin co­no­cer su for­ma­ción mu­si­cal. Era un for­ma­dor de ta­len­tos al que re­cuer­dan con ca­ri­ño los mú­si­cos que tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de con­tar con su tu­to­ría, co­mo era el ca­so del gran cantante Nel­son Pi­ne­do:

«Re­cuer­do que en un car­na­val hi­ci­mos un par de pre­sen­ta­cio­nes en el Country Club y en el Club Ba­rran­qui­lla. Aca­bó el car­na­val y nos que­da­mos va­ra­dos, us­te­des sa­ben có­mo es el cuen­to aquí. Al ti­ro apa­re­ce un se­ñor ale­mán lla­ma­do Juan Da­niel­son, quien vino de Bo­go­tá bus­can­do a Peñaloza por­que se lo que­ría lle­var a lo que se­gún él se­ría el me­jor bar bo­go­tano, el si­tio se lla­ma­ba La Cas­bah, y desea­ba te­ner al maes­tro pa­ra su lan­za­mien­to. Peñaloza que­dó en­can­ta­do con la pro­pues­ta y le su­gi­rió al ale­mán que pa­ra po­der via­jar te­nía que ser acom­pa­ña­do por su ba­jis­ta, un ba­te­ris­ta y un cantante, ese se­ría yo. En­ton­ces el ale­mán le pro­pu­so lle­var al ba­jis­ta y al ba­te­ris­ta, ya que él dis­po­nía de va­rios can­tan­tes en Bo­go­tá, en­tre ellos un fran­cés, un ru­so y una chi­ca ar­gen­ti­na. De ahí na­ce esa anéc­do­ta her­mo­sa que ten­go con Peñaloza y que se la he con­ta­do a pe­rio­dis­tas en el mun­do en­te­ro, ya que él, sin pe­los en la len­gua, le di­jo al ale­mán: ‘Si no va el ca­ra­ji­to es­te –re­fi­rién­do­se a mí–, yo no subo has­ta allá’. Eso fue Pe­ño­lo­za con­mi­go, ade­más de su ge­nio, có­mo no es­tar agra­de­ci­do con él in­fi­ni­ta­men­te por su amis­tad. Peñaloza me ha­cia can­tar en in­glés, fran­cés, ita­liano y por­tu­gués».

Igual­men­te com­pla­ci­do, el sa­xo­fo­nis­ta Jus­to Al­ma­rio re­co­no­ce que tu­vo la for­tu­na de en­con­trar en su ca­mino al Maes­tro Antonio Ma­ría Peñaloza y, al igual que Nel­son Pi­ne­do, evo­ca con mu­cho afec­to y agra­de­ci­mien­to su es­tan­cia con la or­ques­ta del con­tro­ver­ti­do mú­si­co ca­ri­be.

«Un día el maes­tro me ha­ce lle­gar la in­vi­ta­ción pa­ra que me va­ya a San Andrés Is­las con él. Fue una gran ex­pe­rien­cia, me uní a su for­ma­ción que por en­ton­ces era ba­jo, ba­te­ría, piano, trom­pe­ta, sa­xo­fón y un cantante. To­ca­mos en el ho­tel El Do­ra­do, de la is­la. Con ‘Pe­ña’ apren­dí mu­cho por­que él era muy exi­gen­te en la mú­si­ca. Él me de­cía: ‘ yo sé que tú sa­bes leer mú­si­ca, pe­ro quie­ro que to­ques de oí­do…’ y po­bre de ti si te equi­vo­ca­bas al in­ter­pre­tar al­gu­na me­lo­día que él te su­gi­rie­ra por­que el re­ga­ño era im­pla­ca­ble, pe­ro el maes­tro siem­pre me tra­tó con mu­cho ca­ri­ño, apren­dí mu­cho con él y siem­pre me dio gran­des con­se­jos».

En ju­nio de 1935 lle­gó Peñaloza a Ba­rran­qui­lla. Ini­cial­men­te to­có en bur­de­les del po­pu­lar Ba­rrio Chino, has­ta que tu­vo la opor­tu­ni­dad de en­trar a for­mar par­te de la fa­mo­sa Or­ques­ta So­sa y más tar­de de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Ba­rran­qui­lla, ba­jo la di­rec­ción del Maes­tro Pe­dro Bia­va. Es­tu­dió en el Con­ser­va­to­rio de Mú­si­ca del Be­llas Ar­tes y co­no­ció los se­cre­tos de la com­po­si­ción y los arreglos jaz­zís­ti­cos.

«Yo me me­tí al jazz de lleno, qui­zá fui el pri­mer mú­si­co en Co­lom­bia que to­có jazz. So­lía es­cu­char a gran­des del gé­ne­ro co­mo Glen Mi­ller, Benny Good­man o Tommy Dor­sey, apren­dí mu­cho de ellos, fue­ron una gran in­fluen­cia pa­ra mí», re­cor­da­ba Peñaloza.

La obra mu­si­cal de Peñaloza se en­cuen­tra dis­per­sa en dis­cos de 78 rpm que con el pa­so de los años se han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos te­so­ros de co­lec­ción. Val­dría la pe­na que al­gu­na ins­ti­tu­ción cul­tu­ral se die­ra a la ta­rea de re­co­pi­lar sus gra­ba­cio­nes o apo­ya­ra la re­crea­ción de la mú­si­ca de Peñaloza con una gran ban­da de es­tre­llas co­lom­bia­nas. Peñaloza era tan per­fec­cio­nis­ta que sus úl­ti­mas gra­ba­cio­nes, lle­va­das a ca­bo en los años 80 pa­ra So­no­lux, fue­ron he­chas prác­ti­ca­men­te por él so­lo. Hay un lar­ga duración ti­tu­la­do Sie­te sa­bro­su­ras bai­la­bles y una vie­ja se­re­na­ta cos­te­ñas, que me­re­ce ser es­tu­dia­do en las aca­de­mias de mú­si­ca del país. Allí Peñaloza eje­cu­tó ca­si to­dos los ins­tru­men­tos y gra­bó pis­ta por pis­ta. Era un ex­ce­len­te na­rra­dor oral que re­cor­da­ba diá­lo­gos re­la­cio­na­dos con su pe­re­gri­na­je ar­tís­ti­co, pe­ro lo que más le gus­ta­ba re­la­tar era su lle­ga­da a Ba­rran­qui­lla y el am­bien­te mu­si­cal que se vi­vía en la ciu­dad en esa épo­ca.

«Yo vi­ví en mu­chos pue­blos del Ca­ri­be y traía mu­cha in­fluen­cia de la mú­si­ca de los lu­ga­res don­de ha­bía vi­vi­do, pe­ro en cier­tos círcu­los era una mú­si­ca que no se to­ca­ba, se con­si­de­ra­ba in­mo­ral, de mal gus­to. La so­cie­dad ba­rran­qui­lle­ra, por ejem­plo, pre­fe­ría bailar in­clu­si­ve mú­si­ca cu­ba­na. No to­cá­ba­mos po­rros por­que era con­si­de­ra­da mú­si­ca de ne­gros, mú­si­ca pa­ra la ple­be, lo cual era una es­tu­pi­dez com­ple­ta. Se me vie­ne a la me­mo­ria un car­na­val en que vino la or­ques­ta Casino de la Pla­ya a una de esas fa­mo­sas fies­tas de los clu­bes. En una de esas or­ques­tas in­vi­ta­ron a una co­mi­ti­va del Club Car­ta­ge­na, y en esa co­mi­ti­va traían una for­ma­ción car­ta­ge­ne­ra con ma­rim­bo­las y trom­pe­tas, y ellos to­ca­ron po­rro en ese bai­le de car­na­val, to­ca­ron el po­rro ‘La va­ca vie­ja’ y des­pués to­ca­ron ‘Vi­cen­ti­co Mar­tí­nez’, un po­rro de Lu­cho Ro­drí­guez Moreno, eso fue lo pri­me­ro que se oyó esa vez en Ba­rran­qui­lla».

En un con­ver­sa­to­rio ce­le­bra­do en la Ca­sa del Car­na­val, el día 6 de fe­bre­ro de 2014, re­sal­ta­ba el pro­fe­sor Li­bar­do Ber­du­go el ca­rác­ter so­cial de al­gu­nas com­po­si­cio­nes del Maes­tro Peñaloza, en­tre las cua­les se cuen­ta la sa­tí­ri­ca Me­dia va­ca, en la que Peñaloza, en un re­la­to iró­ni­co y des­car­na­do, se bur­la­ba de los al­cal­des de los pue­blos Za­pa­ta y Mu­la­tos, ape­nas se­pa­ra­dos por una pe­que­ña que­bra­da y que gra­ba­da en la voz de

Ma­til­de Díaz con la or­ques­ta de Lu­cho Ber­mú­dez, por los años 50, fue un gran éxi­to: “El Al­cal­de de Za­pa­ta / en uso de fa­cul­ta­des le­ga­les / y con­si­de­ran­do que al pue­blo de Za­pa­ta / le bas­ta con me­dia res / re­suel­ve: ar­tícu­lo úni­co / má­te­se me­dia va­ca. Y al Al­cal­de de Mu­la­tos lo ri­di­cu­li­za­ba: El Al­cal­de de Mu­la­tos / en uso de fa­cul­ta­des le­ga­les / y con­si­de­ran­do que un Tigre se pa­sea / de no­che por la re­gión / re­suel­ve: ar­tícu­lo úni­co / má­ten­lo co­mo sea”. Otra im­por­tan­te com­po­si­ción de Pe­ña­lo­sa es la ope­re­ta Cham­ba­cú. Ber­du­go, com­pa­ñe­ro de li­des so­cia­les del Maes­tro Peñaloza, afir­ma­ba:

«Pa­ra hablar del Maes­tro Peñaloza hay que ha­cer­lo des­de di­fe­ren­tes fa­ce­tas. Mu­cha gen­te lo re­cuer­da co­mo el mú­si­co irre­ve­ren­te, el per­so­na­je crí­ti­co, in­quie­to, pe­ro él fue mu­cho más que eso, fue an­te to­do un ar­tis­ta, un au­tor, un com­po­si­tor. Tam­bién te­nía sus ideas po­lí­ti­cas y su pen­sa­mien­to so­bre la reali­dad co­lom­bia­na, no era un mú­si­co cual­quie­ra. Sa­be­mos que Lu­cho Ber­mú­dez se co­deó con las éli­tes so­cia­les co­lom­bia­nas, al igual que Ra­fael Es­ca­lo­na. El Maes­tro Pa­cho Ga­lán no lo hi­zo por­que no qui­so ha­cer­lo, tal vez por su ma­ne­ra de ser, pe­ro Peñaloza no lo hi­zo por con­cien­cia so­cial. Era muy cons­cien­te, un crí­ti­co del sis­te­ma so­cial colombiano. Esa po­si­ción la ma­ni­fes­ta­ba en Say­co y en el seno del pro­fe­so­ra­do de Be­llas Ar­tes. Y des­de el pun­to de vista mu­si­cal ten­go que se­ña­lar que Peñaloza era un com­ple­to mul­ti­ins­tru­men­tis­ta. No so­lo to­ca­ba bu­gle y per­cu­sión, tam­bién le ja­la­ba a la tu­ba, al bom­bar­dino, al corno, piano, gui­ta­rra, lo que le per­mi­tía mo­ver­se con au­to­ri­dad al cri­ti­car a cual­quier in­tér­pre­te. Era muy sen­si­ble con las in­ter­pre­ta­cio­nes de su obra. A pe­sar de que no es­tu­dió pe­da­go­gía, Peñaloza era un pe­da­go­go, y lo de­mos­tró cuan­do en­tró a la­bo­rar en el Be­llas Ar­tes. Él cam­bió la his­to­ria del con­ser­va­to­rio por­que en ese en­ton­ces no se per­mi­tía to­car mú­si­ca fol­cló­ri­ca, los es­tu­dian­tes no po­día­mos to­car po­rro, o cum­bia… se es­tu­dia­ba con mé­to­dos ale­ma­nes, y con Pe­ña eso cam­bió pues co­men­za­mos a es­tu­diar fol­clor y nos in­cul­có que te­nía­mos que ves­tir nues­tra mú­si­ca de frac».

En ese con­ver­sa­to­rio, el Maes­tro Ar­ling­ton Par­do nos re­cor­dó al Peñaloza in­ves­ti­ga­dor de las mú­si­cas tra­di­cio­na­les, pro­yec­to que ha­bía ini­cia­do con el pia­nis­ta Joe Ma­drid en los tiem­pos de la or­ques­ta La Se­cre­ta, cuan­do re­co­rrie­ron los pue­blos ri­be­re­ños pa­ra be­ber di­rec­ta­men­te de las fuen­tes fol­cló­ri­cas.

«A Peñaloza lo co­no­cí en el año 1985, cuan­do lle­gué to­do des­orien­ta­do a Be­llas Ar­tes. Ve­nía to­can­do tam­bo­res y me tro­pe­cé al Maes­tro Peñaloza, que era el úni­co que ha­bla­ba de co­sas di­fe­ren­tes en el con­ser­va­to­rio, ya que los de­más pro­fe­so­res so­lo ha­bla­ban de mú­si­ca clásica. Se con­vir­tió en mi salvador. En­con­tré en Peñaloza un gran va­lor hu­mano, una per­so­na ge­ne­ro­sa, preo­cu­pa­da to­do el tiem­po por la mú­si­ca y la cul­tu­ra de nues­tro país. Tu­ve la for­tu­na de acom­pa­ñar­lo, des­de La Gua­ji­ra has­ta Mon­te­ría, re­co­pi­lan­do ma­te­rial pa­ra el pro­yec­to “Las mú­si­cas del Ca­ri­be colombiano”, que bus­ca­ba pre­ser­var nues­tra me­mo­ria mu­si­cal tra­di­cio­nal».

Ge­nio y fi­gu­ra, has­ta la se­pul­tu­ra. Peñaloza, a pe­sar de su edad, fue has­ta el día de su par­ti­da un hom­bre lleno de ideas. Los que tu­vi­mos la for­tu­na de com­par­tir con él siem­pre lo re­cor­da­re­mos más allá de su ca­rác­ter ex­plo­si­vo e irre­ve­ren­te. En es­ta con­me­mo­ra­ción del cen­te­na­rio de su na­ta­li­cio so­lo nos res­ta agra­de­cer al Maes­tro por ese himno del car­na­val y que ten­ga la se­gu­ri­dad de que los au­tén­ti­cos es­pí­ri­tus car­na­va­le­ros nun­ca lo va­mos a ol­vi­dar can­tan­do, has­ta la ron­que­ra el in­mar­ce­si­ble Te ol­vi­dé.

«El pue­blo de Co­lom­bia, a ni­vel mu­si­cal, tie­ne de­re­cho a co­mer­se un ‘fi­let mig­non’, una lan­gos­ta a la ter­mi­dor, unas an­cas de ra­na a man­te­les lar­gos, y no dar­le arroz, yu­ca y ña­me, que es lo que le es­ta­mos dan­do al pue­blo».

La obra mu­si­cal de Peñaloza se en­cuen­tra dis­per­sa en dis­cos de 78 rpm. Val­dría la pe­na que al­gu­na ins­ti­tu­ción cul­tu­ral se die­ra a la ta­rea de re­co­pi­lar sus gra­ba­cio­nes”.

Peñaloza en la trom­pe­ta, ma­gia del Ca­ri­be so­no­ro.

Peñaloza (cen­tro) pro­ta­go­nis­ta y tes­ti­go de la épo­ca do­ra­da de la mú­si­ca cos­te­ña.

ARCHIVO EDITORIAL LA IGUANA CIE­GA. Antonio Ma­ría Peñaloza y su es­po­sa, en el cen­tro de Bo­go­tá, en una foto del ál­bum fa­mi­liar.

ARCHIVO EDITORIAL LA IGUANA CIE­GA. Antonio Ma­ría Peñaloza, con la mi­nis­tra de Cul­tu­ra Ara­ce­li Mo­ra­les, en un ho­me­na­je rea­li­za­do al maes­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.