El pe­rio­dis­mo re­gio­nal, en­tre el mie­do y las res­tric­cio­nes

¿Qué pa­sa con los pe­rio­dis­tas de las re­gio­nes co­lom­bia­nas? Una no tan op­ti­mis­ta radiografía.

Latitud - - Culturales - Por Ta­tia­na Dan­gond Aguan­cha

Ha­cer pe­rio­dis­mo en un mu­ni­ci­pio com­ple­ta­men­te apar­ta­do del res­to del país, don­de no exis­te un so­lo me­dio de co­mu­ni­ca­ción, con ba­jí­si­mos ni­ve­les de educación y un por­cen­ta­je de po­bre­za muy su­pe­rior al pro­me­dio na­cio­nal pue­de lle­gar a ser una pe­sa­di­lla. Tal es el ca­so del Al­to Bau­dó, un mu­ni­ci­pio del Cho­có colombiano don­de pa­ra lle­gar hay que via­jar en ca­noa des­de Puer­to Me­luk, a fal­ta de cual­quier otra vía de ac­ce­so. Pe­ro no bas­ta con su ais­la­mien­to geo­grá­fi­co. Pa­ra col­mo de ma­les, en el Al­to Bau­dó no hay un so­lo me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Ha­brá pe­rio­dis­tas o quie­nes quie­ran ser­lo, sin em­bar­go, es un pue­blo co­mo mu­chos otros de Co­lom­bia, don­de la res­tric­ción de ac­ce­so a la in­for­ma­ción es to­tal.

Re­cien­te­men­te, el Cen­tro de Es­tu­dios de la Fun­da­ción pa­ra la Li­ber­tad de Pren­sa, FLIP, pre­sen­tó los re­sul­ta­dos de su pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción “Cartografías de la in­for­ma­ción”, en el que se es­tu­dió la si­tua­ción del pe­rio­dis­mo en 141 mu­ni­ci­pios del país y 229 me­dios de co­mu­ni­ca­ción, to­man­do co­mo re­gio­nes ob­je­to de es­tu­dio los de­par­ta­men­tos de Gua­via­re, Pu­tu­ma­yo, Ca­que­tá, Cho­có, Ca­sa­na­re y Cau­ca, ade­más de las su­bre­gio­nes de Ba­jo Cau­ca y Ca­ta­tum­bo.

La in­fo­gra­fía ela­bo­ra­da por la FLIP de­ja al des­cu­bier­to una reali­dad re­gio­nal que ha si­do ig­no­ra­da –aun­que se sos­pe­cha­ba–, pe­ro que es par­te de ese se­cre­to a gri­tos del es­ta­do del pe­rio­dis­mo en las re­gio­nes de Co­lom­bia. En el Cho­có se evi­den­cian to­dos los ma­les del pe­rio­dis­mo local: me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no cu­bren to­do el te­rri­to­rio, au­to­cen­su­ra ge­ne­ra­da por la ne­fas­ta in­fluen­cia mo­ti­va­da por la pre­sen­cia de gue­rri­lla y pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, y un si­len­cio to­tal fren­te a la mi­ne­ría ile­gal de oro. Es­te eco­sis­te­ma ad­ver­so se ex­tien­de a otras re­gio­nes del país co­mo el Gua­via­re, un de­par­ta­men­to con 112.621 ha­bi­tan­tes, en don­de el ac­ce­so a in­ter­net es me­nor al 1% y no exis­ten me­dios di­gi­ta­les.

En nues­tro mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes en tiem­po real, en el que las re­des so­cia­les son es­ce­na­rios im­por­tan­tes de crí­ti­ca y opo­si­ción, en el Gua­via­re es­tán su­pe­di­ta­dos a la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por las emi­so­ras de la Po­li­cía y el Ejér­ci­to Na­cio­nal. Mien­tras en Bo­go­tá, Cali y Ba­rran­qui­lla las per­so­nas co­no­cen en tiem­po real in­for­ma­ción de su ciu­dad, de la na­ción y del mun­do, al Gua­via­re las no­ti­cias via­jan, pa­ra ilus­trar­lo de al­gu­na ma­ne­ra ‘a lo­mo de bu­rro’. Una reali­dad que nos ha­ce cues­tio­nar so­bre la ver­da­de­ra in­fluen­cia de las re­des a la ho­ra de mo­vi­li­zar, vía in­for­ma­ción, a un país de re­gio­nes ais­la­das con una pro­fun­da bre­cha di­gi­tal.

Aho­ra, no es lo mis­mo la agen­da in­for­ma­ti­va na­rra­da por un pe­rio­dis­ta ci­vil, que la agen­da in­for­ma­ti­va de la Fuer­za Pú­bli­ca, la cual, en el ca­so del Gua­via­re, con­tro­la el 30% de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del de­par­ta­men­to, con cla­ros in­tere­ses ins­ti­tu­cio­na­les. Otro gra­ve ha­llaz­go de la FLIP, ade­más de una es­ca­sí­si­ma ofer­ta de me­dios, es un al­to ries­go en el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo en las zo­nas que fue­ron ana­li­za­das. Se cree­ría que las prin­ci­pa­les ame­na­zas a pe­rio­dis­tas en es­tos te­rri­to­rios, su­ma­men­te afec­ta­dos por el conflicto ar­ma­do y la ile­ga­li­dad, ven­drían pre­ci­sa­men­te de los ac­to­res ar­ma­dos y la de­lin­cuen­cia co­mún, sin em­bar­go, pa­ra nues­tro pe­sar de­mo­crá­ti­co, las ame­na­zas en de­par­ta­men­tos co­mo el Gua­via­re vie­nen prin­ci­pal­men­te de fun­cio­na­rios pú­bli­cos. De tal ma­ne­ra el po­lí­ti­co ha­ce lo que le pla­ce con el era­rio pú­bli­co, lue­go ame­na­za al pe­rio­dis­ta que tie­ne la osa­día de de­nun­ciar­lo, y se ase­gu­ra, con la pau­ta ofi­cial, de que no exis­ta me­dio de co­mu­ni­ca­ción al­guno que se atre­va a pu­bli­car es­ta in­for­ma­ción. «Ro­bo, ca­llo y com­pro», tal pa­re­ce ser el man­tra del fun­cio­na­rio pú­bli­co re­gio­nal colombiano.

La de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de la pau­ta ofi­cial por par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción des­tru­ye el nú­cleo esen­cial de la li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro pa­re­ce que el Es­ta­do y la so­cie­dad han de­ja­do a su suer­te la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los me­dios lo­ca­les. El asun­to es tan de­li­ca­do co­mo el de la mu­jer a la que su es­po­so le pe­ga pe­ro no pue­de de­jar­lo por­que no sa­be de qué vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.