Bo­cas de Ce­ni­za y otros li­bros

Latitud - - News - Por Ra­món Illán Bac­ca

El tí­tu­lo del úl­ti­mo li­bro de poe­mas de An­to­nio Sil­ve­ra Are­nas, Bo­cas de ce­ni­za y otros poe­mas, es, de por sí, una ilu­mi­na­ción. Cuán­tas ve­ces nos he­mos re­fe­ri­do a ese lu­gar sin cap­tar la be­lle­za al nom­brar­lo. El ma­no­seo, la co­ti­dia­ni­dad al re­fe­rir­nos al si­tio nos pu­so una ven­da. So­lo al­gún ex­tra­ño con sen­si­bi­li­dad lo cap­ta. En su li­bro de via­jes, el no­ve­lis­ta y via­je­ro bo­li­viano Al­ci­des Ar­gue­das –au­tor de la afa­ma­da no­ve­la Ra­za de bron­ce– nos di­ce có­mo al lle­gar a la Ba­rran­qui­lla de los años vein­te que­dó im­pre­sio­na­do por la be­lle­za del nom­bre: ¿Bo­cas de Ce­ni­za? Qué poé­ti­co, es­cri­bió.

En los pri­me­ros ver­sos de es­te li­bro, y con es­te mis­mo nom­bre, hay evo­ca­cio­nes a sus tíos vie­jos y bo­rra­chos, al re­cuer­do de sus ami­gui­tas, aque­llas ni­ñas can­so­nas a quie­nes de pron­to des­cu­brió que les es­ta­ban cre­cien­do los pe­chos. Al es­tar fren­te al mue­lle in­ten­tan­do via­jar pien­sa có­mo quie­nes lo ro­dean –su pa­dre, los ami­gos de su pa­dre, sus pro­pios ami­gos–, to­dos ellos que al­gu­na vez so­ña­ron con via­jar en su ju­ven­tud, al fi­nal se que­da­ron an­cla­dos en la co­ti­dia­ni­dad, en la se­gu­ri­dad que da lo co­no­ci­do, aun­que sea pre­ca­rio. En el li­bro, el bar­do avan­za en el via­je op­ti­mis­ta y en el tris­te re­torno.

Sen­tí co­mo un ho­me­na­je en la es­truc­tu­ra de es­tos ver­sos, un eco de Sor Jua­na Inés de la Cruz y Jor­ge Man­ri­que. Hay que pre­gun­tar­le al poe­ta sus in­ten­cio­nes, su esen­cia al es­cri­bir el ver­so, ¿có­mo ha­cen to­dos los re­por­te­ros al en­fren­tar­se a esos se­res, al fin de cuen­tas, ex­tra­ños?

An­to­nio Sil­ve­ra, en una en­tre­vis­ta, con­tes­tó: «La esen­cia lí­ri­ca, la ver­da­de­ra, es­tá en eso, que sa­lien­do del al­ma del poe­ta ha de lle­gar al al­ma del lec­tor».

La ex­ce­len­te no­ti­cia li­te­ra­ria de es­tos días es la re­edi­ción de Cos­me he­cha por el gru­po de las uni­ver­si­da­des de los An­des, Na­cio­nal, Ea­fit, del Nor­te y la edi­to­rial Pan­ame­ri­ca­na. El ex­ce­len­te pró­lo­go es de Or­lan­do Araújo Fon­tal­vo. So­lo ha­bía tres edi­cio­nes des­de 1927. En nin­guno de los tex­tos de li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na, en mis años de ba­chi­lle­ra­to, se men­cio­na­ba a Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor. Ni en los grue­sos vo­lú­me­nes del pa­dre Or­te­ga, del pa­dre Nú­ñez Se­gu­ra, o el de Ni­co­lás Ba­yo­na Po­sa­da apa­re­ce su nom­bre. Se le men­cio­na tan so­lo, al fi­nal del li­bro, en la bi­blio­gra­fía de Evo­lu­ción de la no­ve­la en Co­lom­bia, del ma­lo­gra­do es­cri­tor de Te­ne­ri­fe An­to­nio Cur­cio Al­ta­mar. Más aún, en Ho­ras de li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na, de Ja­vier Aran­go Fe­rrer –una obra pu­bli­ca­da en 1978, cuan­do ya Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor era una re­fe­ren­cia obli­ga­to­ria al tra­tar so­bre li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na–, no se le ci­ta. Lo más cu­rio­so del ca­so es que hay una fo­to muy co­no­ci­da de 1933 en la que apa­re­cen los pe­rio­dis­tas cul­tu­ra­les de Ba­rran­qui­lla, en­tre otros Jo­sé An­to­nio Oso­rio Li­za­ra­zo, Cle­men­te Jo­sé Za­ba­la, Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor, Ber­nar­do Res­tre­po Ma­ya y el mis­mo Ja­vier Aran­go Fe­rrer. ¿Por qué lo ig­no­ró Fe­rrer en su en­sa­yo?

Des­pués de que los es­tu­dio­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de Gar­cía Már­quez se to­pa­ron con la pre­sen­cia de Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor, ya no pu­die­ron ig­no­rar­lo en nin­gún cen­tro de es­tu­dios li­te­ra­rios.

El ar­gu­men­to de Cos­me es una se­rie de des­ven­tu­ras y ma­len­ten­di­dos del pro­ta­go­nis­ta, o más bien del per­so­na­je que le da el tí­tu­lo al li­bro. En es­ta obra, don­de el hu­mor so­te­rra­do y la iro­nía siem­pre es­tán pre­sen­tes, Cos­me na­ce a los dos ca­pí­tu­los de ini­cia­da. ¿In­fluen­cia del hu­mor in­glés?, ¿del ci­ne al que era tan afi­cio­na­do? ¿o, in­clu­so, de los có­mics que lle­ga­ban al puer­to? So­bre Cos­me hay aho­ra mul­ti­tud de es­tu­dios. Co­mo de­cía su hi­jo, Al­fon­so: «Mi pa­dre era de un paladar uni­ver­sal en ma­te­ria de lec­tu­ras».

An­to­nio Sil­ve­ra, en una en­tre­vis­ta, con­tes­tó: ‘La esen­cia lí­ri­ca, la ver­da­de­ra, es­tá en eso, que sa­lien­do del al­ma del poe­ta ha de lle­gar al al­ma del lec­tor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.