Una vi­sión crí­ti­ca acer­ca del ori­gen de Ba­rran­qui­lla

Una nue­va in­ter­pre­ta­ción de la his­to­ria lo­cal re­sig­ni­fi­ca la ‘Fun­da­ción’ de Ba­rran­qui­lla, su­gi­rien­do que la ciu­dad es más an­ti­gua de lo que en la ac­tua­li­dad se es­ti­ma.

Latitud - - News - Por Jo­sé Ste­ven­son Díaz

Ba­sa­do en fuen­tes pri­ma­rias co­no­ci­das, y en los tex­tos pu­bli­ca­dos por in­ves­ti­ga­do­res lo­ca­les co­mo Juan J. Nie­to, Do­min­go Ma­la­bet, Vergara y Bae­na, Mi­guel Ca­ma­cho S., Car­los Gon­zá­lez-ru­bio, En­ri­que Otero Da­cos­ta, Car­los Par­dey, J. Mon­to­ya M, T. Ni­cholls, Nés­tor Ma­drid Ma­lo, Jo­sé. A. Blan­co Ba­rros, en­tre otros, el gé­ne­sis de la obra Una vi­sión crí­ti­ca acer­ca del ori­gen de Ba­rran­qui­lla par­te de la ne­ce­si­dad de dar otra pre­ci­sión con­cep­tual, otra re­sig­ni­fi­ca­ción del con­cep­to de “Fun­da­ción” de Ba­rran­qui­lla.

Pe­ro, ¿cuál es el sen­ti­do de cons­truir, o fun­dar una po­bla­ción? La res­pues­ta: al­ber­gar hu­ma­nos, ha­bi­tar, y es­to lo per­mi­te úni­ca­men­te la es­truc­tu­ra fí­si­ca he­cha pa­ra tal fin. Pa­ra te­ner exis­ten­cia real más allá de los pla­nos y le­yes, de­be es­tar de­fi­ni­da la ma­te­ria­li­dad don­de se ha­bi­ta. Fun­cio­nal­men­te ha­bi­ta­mos por­que cons­trui­mos. Las po­bla­cio­nes son uni­da­des fí­si­co-so­cia­les en las que pri­me­ro se de­fi­ne la ac­ti­vi­dad que se va a desa­rro­llar, se cons­tru­ye la ma­te­ria­li­dad en que se ha­bi­ta, y en don­de se es­ta­ble­ce el há­bi­to de la per­ma­nen­cia gra­cias a las re­la­cio­nes so­cia­les pro­pias de la con­vi­ven­cia en co­mu­ni­dad. Una ciu­dad nun­ca ha si­do una su­ce­sión de lo­tes bal­díos, sin equi­pa­mien­to me­nor, que era co­mo ter­mi­na­ban ‘to­dos’ los ri­tua­les de fun­da­ción de las ciu­da­des mi­li­ta­res de­bi­da­men­te pla­ni­fi­ca­das co­mo San­ta Mar­ta, Car­ta­ge­na, Mom­pox o San­ta Fe de Bo­go­tá… con la en­tre­ga de lo­tes.

Nues­tra his­to­ria lo­cal de­mues­tra la exis­ten­cia ma­te­rial de la ac­tual Ba­rran­qui­lla co­mo po­bla­do. – Si­tio de Ca­ma­cho o San Ni­co­lás–, en­tre 1625 y 1629, lo que re­ve­la que en el año 2029 de­be­ría­mos cum­plir 400 años de exis­ten­cia fí­si­ca co­mo po­bla­do. Una ci­fra que su­gie­re una his­to­ria cen­te­na­ria.

En la his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal y en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo se ha per­pe­tua­do la no­ción de Ba­rran­qui­lla co­mo una ciu­dad sin his­to­ria co­lo­nial, es­to pro­duc­to de la vi­sión ofi­cia­lis­ta que ha dic­ta­do la his­to­ria na­cio­nal, va­li­dan­do so­lo las ciu­da­des de­bi­da­men­te pla­ni­fi­ca­das por

las Or­de­nan­zas Po­bla­cio­na­les de Fe­li­pe II en 1573, las cua­les exis­tie­ron le­gal­men­te en el do­cu­men­to, an­tes que en el es­pa­cio, co­mo una ase­ve­ra­ción ju­rí­di­ca de la Co­ro­na.

El ca­so de la ac­tual Ba­rran­qui­lla es dis­tin­to, pues per­te­ne­ce a las po­bla­cio­nes ‘No pla­ni­fi­ca­das’, es­to es, po­bla­cio­nes cons­trui­das sin di­se­ño pre­con­ce­bi­do, que se edi­fi­can pri­me­ro y lue­go se le­ga­li­zan, ad­qui­rien­do su re­co­no­ci­mien­to des­pués de te­ner exis­ten­cia real co­mo há­bi­tat. Ca­sos co­mo el de nues­tra ciu­dad obe­de­cen a un pro­ce­so fun­da­cio­nal dis­tin­to, el cual no de­be in­ter­pre­tar­se co­mo no exis­ten­cia de ciu­dad. Ver­lo de es­ta ma­ne­ra se­ría caer pe­li­gro­sa­men­te en un re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co ex­clu­yen­te.

Qui­zá pa­ra los his­to­ria­do­res, en sus re­la­tos ofi­cia­les, las ciu­da­des no pla­ni­fi­ca­das no ten­gan la va­li­dez his­tó­ri­ca que aque­llas ciu­da­des de­bi­da­men­te pla­ni­fi­ca­das por la Co­ro­na es­pa­ño­la. La pre­sen­te obra bus­ca una lec­tu­ra in­ter­dis­ci­pli­na­ria, en conexión res­pe­tuo­sa con otros sa­be­res, que nos den lu­ces que la ar­qui­tec­tu­ra, el ur­ba­nis­mo, y la geo­gra­fía crí­ti­ca, sí re­co­no­cen con igual va­lor a las ciu­da­des no pla­ni­fi­ca­das, que se re­ve­la­ron ap­tas pa­ra desem­pe­ñar fun­cio­nes urbanas co­mo el co­mer­cio. No de­ben per­der de vis­ta los or­to­do­xos que los mes­ti­zos, in­dios y afros te­nían prohi­bi­do, por ley, es­ta­ble­cer fun­da­cio­nes. Por ello los pa­len­ques, la ro­che­las y las pa­rro­quias de li­bres no eran re­co­no­ci­das co­mo tal, el cual pa­re­ce ser el ca­so de la ac­tual Ba­rran­qui­lla, fun­da­da y edi­fi­ca­da por mes­ti­zos del ba­jo Mag­da­le­na.

Ba­rran­qui­lla de San Ni­co­lás tie­ne lu­gar en un mar­co no re­gla­men­ta­do por la ley. Co­mo he­ren­cia de ello, y se­gún es­tu­dios del ar­qui­tec­to Por­fi­rio Os­pino, el 52% de las ba­rrios na­cie­ron por lo­teo o in­va­sión y pos­te­rior­men­te fue­ron le­ga­li­za­dos. Ba­rran­qui­lla de San Ni­co­lás fue re­co­no­ci­da tá­ci­ta­men­te en 1629 con el tra­za­do de las pri­me­ras ca­lles por par­te de la Co­ro­na. Se tra­ta en­ton­ces de la pri­me­ra po­bla­ción ci­vil des­co­nec­ta­da de los cen­tros de po­der y que da mues­tras de un mes­ti­za­je ac­ti­vo, par­tí­ci­pe de la con­flic­ti­vi­dad ur­ba­na que va­li­dó el es­pa­cio ‘de uso’ pú­bli­co o so­cial. En­tre 1626 y 1629 Ni­co­lás de Ba­rros y de la Gue­rra, quin­to en­co­men­de­ro de Ga­la­pa, se tras­la­da has­ta la fin­ca de San Ni­co­lás, con 65 años de po­se­sión y la­bor fa­mi­liar, con la or­den ex­pre­sa del pre­si­den­te Juan de Bor­ja de es­ta­ble­cer un pun­to de em­bar­que y des­em­bar­que. El si­tio es­co­gi­do fue la ba­rran­ca El Mo­rro, en el lí­mi­te nor­te con su ha­cien­da, pe­ro no den­tro de ella (hoy ca­rre­ra 44 con ca­lle 30, es­qui­na).

El co­mer­cio in­ci­pien­te tra­jo la ne­ce­si­dad de al­ma­ce­nar pro­duc­tos, ma­te­rias pri­mas, mer­can­cías y ar­te­sa­nías. Es­ta po­si­bi­li­dad di­ver­si­fi­ca los ofi­cios y las eco­no­mías, y pa­sa de los días de fe­rias pa­ra ven­der a un mer­ca­do per­ma­nen­te en la pri­mi­ge­nia Pla­za de la Cruz Vie­ja, hoy ca­lle 32 con ca­rre­ra 44, a es­ca­sos 60 me­tros del puer­to flu­vial y su mue­lle. Así apa­re­cen los pri­me­ros gal­po­nes, bo­de­gas, es­ta­blos, ven­tas ca­se­ras y hos­ta­les, fun­dán­do­se, edi­fi­cán­do­se de asien­to. La con­fi­gu­ra­ción ova­la­da del ma­jes­tuo­so cuer­po de agua de la Cié­na­ga de Ca­ma­cho, en­tre las ac­tua­les ca­rre­ra 41 y 46 y la ca­lle 32, sir­vió de ca­lle pri­me­ra y eje de cir­cu­la­ción in­ter­na de las pri­me­ras edi­fi­ca­cio­nes, ori­gi­nan­do la ac­tual pro­yec­ción ra­dial que tie­ne la ciu­dad. Sin mu­ra­llas, pa­no­rá­mi­ca, abier­ta al río y a la mar, con to­do el oc­ci­den­te pa­ra ex­ten­der­se, te­nien­do co­mo epi­cen­tro de desa­rro­llo el puer­to flu­vial, su mue­lle co­mo obra de sin­gu­lar im­por­tan­cia, fue ele­men­to pri­ma­rio de la his­to­ria de la ciu­dad. Co­mo he­cho ma­te­rial de vi­da en co­lec­ti­vi­dad, el puer­to fren­te a la cié­na­ga de Ca­ma­cho fue la fuer­za prin­ci­pal que ins­pi­ró la apa­ri­ción y cre­ci­mien­to de una po­bla­ción en su en­torno, la ca­lle pri­me­ra de 1629. La pla­za, la igle­sia de la Cruz Vie­ja, el puer­to y el mue­lle son el ini­cio de una trans­for­ma­ción a si­tio de li­bres, lo que nos per­mi­te ci­tar al ar­qui­tec­to Ro­ge­lio Sal­mo­na, pa­ra quien «la ciu­dad es el lu­gar de la his­to­ria, con su gen­te, ins­ti­tu­cio­nes, mo­nu­men­tos, su cul­tu­ra, su es­pa­cio pú­bli­co, con la fi­so­no­mía que ha ido ad­qui­rien­do y cons­tru­yen­do en el tiem­po».

Ba­rran­qui­lla fue una idea de con­vi­ven­cia, opor­tu­ni­dad y li­ber­tad, un lu­gar pa­ra vi­vir. Co­mo di­ce uno de sus hi­jos adop­ti­vos de Ba­rran­qui­lla:

«¡En Ba­rran­qui­lla me que­do…!»

En la his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal y en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, se ha per­pe­tua­do la no­ción de Ba­rran­qui­lla co­mo una ciu­dad sin his­to­ria co­lo­nial, es­to pro­duc­to de la vi­sión ofi­cia­lis­ta que ha dic­ta­do la his­to­ria na­cio­nal, va­li­dan­do so­lo las ciu­da­des de­bi­da­men­te pla­ni­fi­ca­das por las Or­de­nan­zas Po­bla­cio­na­les de Fe­li­pe II en 1573”.

Jo­sé Ste­ven­son Díaz. Li­cen­cia­do e in­ves­ti­ga­dor so­cial del Cen­tro de Es­tu­dios Alex Tá­ma­ra Ga­ray.

An­ti­gua Ca­lle An­cha,1880, hoy Pa­seo Bo­lí­var.

Por­ta­da del li­bro de Jo­sé Ste­ven­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.