El tea­tro de Sha­kes­pea­re, un sue­ño com­par­ti­do

La vi­da co­mo tea­tro en la obra del poe­ta y dra­ma­tur­go in­glés.

Latitud - - News - Por Ju­lio Ola­ci­re­gui

«Si con pa­cien­cia deseas bai­lar en nues­tra ron­da / Y pre­sen­ciar nues­tras lu­ná­ti­cas ver­be­nas, síguenos»… La Rei­na de las ha­das nos in­vi­ta a bai­lar en Sue­ño de una no­che de ve­rano, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Y co­mo lo nues­tro es el tea­tro-dan­za la se­gui­re­mos. ¿Có­mo sur­gen las vo­ca­cio­nes?

Des­de ni­ños ju­ga­mos y des­cu­bri­mos lo que nos gus­ta. Leer y es­cri­bir. O bai­lar y es­tu­diar la His­to­ria, ser mú­si­co o es­cri­bi­dor, ‘ac­tua­lis­ta’ (pe­rio­dis­ta), dra­ma­tur­go, ac­tor de tea­tro. Hoy ha­bla­re­mos de la vo­ca­ción tea­tral, del gus­to por el mun­do del es­pec­tácu­lo, ese sue­ño com­par­ti­do, de cua­li­da­des pur­ga­ti­vas (la ca­tar­sis), don­de se en­tre­la­zan la His­to­ria y los mi­tos.

Mu­chos nos ini­cia­mos en el Tea­tro, «el ar­te de las re­la­cio­nes hu­ma­nas», co­mo di­ce En­ri­que Bue­na­ven­tu­ra, en el co­le­gio o la uni­ver­si­dad. Tras el exis­tir y el so­ñar co­men­za­mos a re­pre­sen­tar. El tea­tro me­jo­ra la vi­da, cui­das tu alien­to, te cu­ras de la ti­mi­dez, can­tas al la­do de la gen­te, bai­las en es­ce­na, aprendes a ex­pre­sar­te. Wi­lliam Sha­kes­pea­re nos per­mi­te to­do eso con mu­cho es­pí­ri­tu y sen­sua­li­dad.

Des­de ha­cía al­gún tiem­po me sen­tía muy ale­ja­do del ar­te, es­ta­ba em­bu­ti­do en el tú­nel de la in­for­ma­ción por mi ofi­cio de ‘ac­tua­lis­ta’. Me exi­gían en la agen­cia de no­ti­cias el man­te­ni­mien­to del in­glés pa­ra po­der tra­du­cir los des­pa­chos de Wall Street. Con­té con suer­te por­que la pro­fe­so­ra que me to­có, la jo­ven lon­di­nen­se Phi­lip­pa Pa­ge, era aman­te de la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne. Le pe­dí que co­men­zá­ra­mos es­tu­dian­do El rey Lear… Es­te mo­nar­ca pre­sien­te su cho­chez, su de­men­cia se­nil. De­ci­de ab­di­car y re­par­tir su reino en­tre sus hi­jas, Go­ne­ril, Re­gan y Cor­de­lia, pa­ra «li­bre de to­do pe­so arras­trar nues­tra vi­da ca­mino ha­cia la muer­te». Les en­tre­ga­rá su he­ren­cia en vi­da, pe­ro quie­re que ellas ‘con­cur­sen’ pa­ra ex­pre­sar­le su amor, ¿quién es la que más me quie­re? … en es­to ha­ce prue­ba de des­me­su­ra, cau­sa se­gu­ra de las tra­ge­dias.

En la crónica ro­ja, en las tra­ge­dias y no­ve­las so­mos muy sen­si­bles a los con­flic­tos en­tre pa­dres e hi­jos, o en­tre her­ma­nos… En Edi­po rey, la obra de Só­fo­cles, el asun­to es­tá en­fo­ca­do des­de la pers­pec­ti­va del hi­jo; en El rey Lear, des­de la del pa­dre.

La res­pon­sa­bi­li­dad de un pa­dre pa­ra con sus hi­jas: re­co­no­cer­las, dar­les su pues­to, per­mi­tir que vi­van, esa es una de las ca­ras de la mo­ne­da en es­ta pie­za. La otra ca­ra es el mal­tra­to al vie­jo, cuan­do dos de sus hi­jas, Go­ne­ril y Re­gan, lo irres­pe­tan y bus­can des­po­jar­lo de to­dos sus de­re­chos de ju­bi­la­do. Las dos lo juz­gan du­ra­men­te: «es se­nil», «nun­ca se co­no­ció a sí mis­mo», «es un im­pul­si­vo ato­lon­dra­do», «pre­sa de los in­go­ber­na­bles ca­pri­chos que traen con­si­go los años en­fer­mi­zos y co­lé­ri­cos».

Co­mo Cor­de­lia se nie­ga a en­trar en la subas­ta del amor a pa­pá, es des­he­re­da­da. El vie­jo Lear la en­tre­ga­rá sin do­te a quien la desee…

El dra­ma co­mien­za con la ma­ne­ra que tie­ne el con­de de Glos­ter de tra­tar a sus dos hi­jos: el le­gí­ti­mo Ed­gar­do y el bas­tar­do Edmundo… es­ta tra­ma pa­ra­le­la ter­mi­na­rá por unir­se cuan­do Go­ne­ril y Re­gan se ‘tra­guen’ de Edmundo, el ‘ma­lo’, ¿ma­lo por ser un re­sen­ti­do, un bas­tar­do? Sha­kes­pea­re no es muy cla­ro con la na­tu­ra­le­za de es­te per­so­na­je, quien tam­po­co ten­drá es­crú­pu­los con su pa­dre: «La ju­ven­tud as­cien­de si la ve­jez de­cli­na», pien­sa él.

Lear du­da so­bre sí mis­mo «¿Quién sa­be aquí quién soy yo? Fla­quea mi ra­zón, mi per­cep­ción va­ci­la, ¿aca­so es­toy des­pier­to? Dí­gan­me quién soy yo». Ca­da vez es­tá más an­gus­tia­do, su­fre de in­som­nio. El mé­di­co de Cor­de­lia le re­ce­ta el re­me­dio del sue­ño y le da una pó­ci­ma pa­ra que duer­ma. «No­dri­za bue­na y pró­di­ga de la na­tu­ra­le­za es el sue­ño. Le fal­ta a él re­po­so y es fá­cil pro­du­cir­lo con efi­ca­ces pó­ci­mas que ce­rra­rán los pár­pa­dos de la an­gus­tia».

HIS­TO­RIA, SUE­ÑO, PE­SA­DI­LLA, TEA­TRO

En La tem­pes­tad, la úni­ca obra de Sha­kes­pea­re con un tras­fon­do ame­ri­cano –el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca era re­cien­te—, apa­re­ce Ca­li­bán, un es­cla­vo de ma­dre afri­ca­na… un per­so­na­je al que mu­chos con­si­de­ran un ca­ní­bal. Di­cen que Sha­kes­pea­re se ins­pi­ró en Mon­taig­ne, en su en­sa­yo so­bre los ca­ní­ba­les bra­si­le­ros. Es en es­ta obra don­de es­tá esa fra­se tan be­lla so­bre nues­tra ma­te­ria: «es­ta­mos te­ji­dos de la mis­ma es­to­fa de los sue­ños, nues­tras breves vi­das es­tán co­bi­ja­das por el dor­mir». Sha­kes­pea­re es muy hu­mano en es­to de los sue­ños y el dor­mir. Des­pués de su cri­men, Mac­beth ha per­di­do el sue­ño, lo ha ma­ta­do… «Creí es­cu­char

una voz que de­cía Mac­beth ha ma­ta­do el sue­ño… el sue­ño, ese inocen­te sue­ño que des­en­re­da la en­ma­ra­ña­da ma­de­ja del desa­so­sie­go, que es muer­te de ca­da día de la vi­da, ba­ño pa­ra las du­ras fa­ti­gas, bál­sa­mo de los es­pí­ri­tus ado­lo­ri­dos, se­gun­do ele­men­to de la sa­bia na­tu­ra­le­za, ali­men­to pri­mor­dial del fes­tín de la exis­ten­cia».

En Pro­me­teo en­ca­de­na­do, de Es­qui­lo, la jo­ven Io, la hi­ja de Ina­co, nos cuen­ta que su tra­ge­dia co­men­zó con unos sue­ños: «in­ce­san­tes vi­sio­nes noc­tur­nas ve­nían a im­por­tu­nar­me». Ca­da no­che so­ña­ba que Zeus Dios es­ta­ba ena­mo­ra­do de ella y que­ría po­seer­la.

La idea de que la vi­da es un tea­tro es­tá en Sha­kes­pea­re. Tam­bién en Lo­pe de Vega y Cal­de­rón de la Bar­ca.

To­dos que­re­mos vi­vir de for­ma ade­cua­da, go­zar de nues­tro ser y ha­llar en el es­tu­dio un pla­cer y un me­dio pa­ra ga­nar­nos la vi­da, in­ves­ti­gan­do, es­cri­bien­do o, por ejem­plo, ha­cien­do tea­tro. El cor­pus sha­kes­pe­reano es un cam­po de pla­cer y es­tu­dio cons­tan­te.

El tea­tro me­jo­ra la vi­da: es­toy en un par­que a las diez de la ma­ña­na tra­tan­do de des­en­re­dar la tra­ma de Ri­car­do III. Me sir­vió mu­cho ha­ber vis­to Loo­king for Ri­chard, de Al Pa­cino.

Pa­re­ce que Sha­kes­pea­re hu­bie­se in­ven­ta­do los guio­nes de ci­ne en aque­llos años de fi­nes del si­glo die­ci­séis, por la li­ber­tad que ofre­cen sus obras pa­ra mon­tar­las, adap­tán­do­las al es­pa­cio… El sue­ño de una no­che de ve­rano es­tá es­cri­ta pa­ra ser un fil­me de ani­ma­ción…

Aho­ra, les re­co­mien­do el Ote­lo de Or­son Wells, el Mac­beth de Po­lans­ki y las adap­ta­cio­nes que ha he­cho Ken­neth Bra­nagh.

Ri­car­do Ter­ce­ro es otro dra­ma his­tó­ri­co. Pa­ra as­cen­der al trono de In­gla­te­rra es­te hom­bre ase­si­nó a su her­mano Cla­ren­ce y a sus dos so­bri­nos… los man­dó a ma­tar en la To­rre de Lon­dres.

El diá­lo­go con los dos ase­si­nos es es­pec­ta­cu­lar. Los ma­to­nes sien­ten una mo­men­tá­nea com­pa­sión por sus víc­ti­mas en el mo­men­to de cum­plir con el te­ne­bro­so en­car­go: ‘ri­piar’ la vi­da de esas per­so­nas.

Glou­ces­ter, el fu­tu­ro Ri­car­do III, na­ció mal­di­to. De­for­me. El cie­lo y la for­tu­na le ne­ga­ron días fe­li­ces. Su ma­dre hu­bie­se que­ri­do abor­tar. Él nun­ca apren­dió pa­la­bras sua­ves, es ma­lo por­que na­die lo quie­re. No tie­ne ami­gos. Los pe­rros le la­dran cuan­do pa­sa. So­lo tie­ne con­cien­cia pa­ra las ar­mas. No sue­ña, no quie­re que su áni­mo sea tur­ba­do por «char­la­ta­nes sue­ños». Odia los pla­ce­res de los días de paz y «pa­ra ma­tar el tiem­po», ur­de in­tri­gas pe­li­gro­sas, di­fun­de su­pers­ti­cio­nes y au­gu­rios, «sue­ños y pas­qui­nes». Sus úni­cos apo­yos son el dia­blo y los em­bus­tes. Él mo­no­lo­ga so­bre su al­ma de vi­llano, no se ocul­ta, le ha­bla al es­pec­ta­dor. La gen­te le te­me y tie­ne pe­sa­di­llas con él, lo ven co­mo un ja­ba­lí, un pe­rro, un cer­do san­gui­na­rio que siem­bra des­truc­ción, muer­te y masacre.

Las es­ce­nas don­de más sien­to la pre­sen­cia del dra­ma­tur­go Sha­kes­pea­re tie­nen que ver con sue­ños y fan­tas­mas, con ‘apa­re­ci­dos’.

Ri­car­do III y su ri­val Rich­mond en­tran a sus tien­das a tra­tar de dor­mir an­tes del de­ci­si­vo com­ba­te que les es­pe­ra al amanecer. Es en­ton­ces cuan­do com­par­ten un mis­mo sue­ño, los fan­tas­mas de las víc­ti­mas de Ri­car­do III ani­man a Rich­mond pa­ra que se des­pier­te y ga­ne la ba­ta­lla…

Al ase­sino usur­pa­dor del trono le apa­re­cen sus deu­dos es­tran­gu­la­dos en la To­rre de Lon­dres, ame­na­zan­tes «las al­mas de a los que di muer­te ve­nían a mi tien­da y ame­na­za­ban ven­gar­se ma­ña­na de Ri­car­do».

Rich­mond se des­pier­ta, «he so­ña­do que las al­mas de los que ha­bía Ri­car­do ase­si­na­do lle­ga­ban a mi tien­da au­gu­ran­do vic­to­ria».

En Ham­let el es­pí­ri­tu de su pa­dre ase­si­na­do, su al­ma en pe­na, apa­re­ce, con­mi­na a Ho­ra­cio y a Mar­ce­lo a ju­rar que no re­ve­la­rán el te­rri­ble se­cre­to que le ha si­do re­ve­la­do al prín­ci­pe.

EL TEA­TRO SO­ÑA­DO DEL AMOR

Di­ga­mos adiós al Rey Lear y a Ri­car­do III, esos re­yes mal­di­tos, y so­ñe­mos con una no­che de amor en los bos­ques de Ate­nas en la épo­ca del cé­le­bre hé­roe Te­seo… Sue­ño de una no­che ve­rano.

De la His­to­ria y sus pe­sa­di­llas, al mun­do de los mi­tos, del amor y el fol­clor, del hie­rro al oro de la crea­ti­vi­dad, es­ta obra ex­pre­sa la ad­mi­ra­ción de Sha­kes­pea­re por el mun­do grie­go.

El rey Te­seo de Ate­nas se ca­sa con Hi­pó­li­ta, la rei­na de las Ama­zo­nas. ¿Quié­nes son ellos?

«Des­pués de ha­ber re­co­rri­do los tiem­pos ac­ce­si­bles a la ve­ro­si­mi­li­tud, que pue­den ser ex­plo­ra­dos me­dian­te una en­cues­ta (in­ves­ti­ga­ción) his­tó­ri­ca, fun­da­da en he­chos, en­con­tra­mos el país de los mons­truos y las tra­ge­dias, ha­bi­ta­do por los poe­tas y los mi­tó­gra­fos», di­ce Plu­tar­co en la “Vi­da de Te­seo”.

La he­le­nis­ta fran­ce­sa Jac­que­li­ne de Ro­milly me ha­bló de Te­seo en una en­tre­vis­ta que le hi­ce ha­ce va­rios años: «Te­seo es un ca­so apa­sio­nan­te por­que es un gran hé­roe ate­nien­se, pe­ro él per­te­ne­ce en pri­mer lu­gar a la le­yen­da. La co­sa más asom­bro­sa es que uno lo ve ir a Cre­ta pa­ra ma­tar al Mi­no­tau­ro, y aho­ra bien el Mi­no­tau­ro… per­te­ne­ce a la le­yen­da, y des­pués los amo­res con un toro, es­to no es por lo tan­to la his­to­ria con­cre­ta, co­rrec­ta y nor­mal. Bueno, él per­te­ne­ce a eso pe­ro re­gre­sa a Ate­nas. Aho­ra bien, los his­to­ria­do­res, in­clui­dos los más se­rios, el mis­mo Tu­cí­di­des, nos di­cen que en Ate­nas, Te­seo re­agru­pó las di­ver­sas al­deas ate­nien­ses y que él se con­vir­tió en rey de una es­pe­cie de Es­ta­do mo­derno y ca­si de­mo­crá­ti­co. La tra­ge­dia grie­ga es pa­ra mí jus­ta­men­te mi­tos y le­yen­das tras­pues­tas en pen­sa­mien­to. El he­cho que exis­tan los dos uni­dos le dan gran­de­za y pre­sen­cia».

Es­tos de­ta­lles no es­tán en el ar­gu­men­to de la obra de Sha­kes­pea­re. Te­seo no es más que un pre­tex­to pa­ra crear una tra­ma fan­tás­ti­ca en ba­se al fol­clor de las ha­das, los duen­des. Es una lec­ción de tea­tro en la que se re­co­mien­da has­ta lo que no se de­be co­mer an­tes de su­bir a es­ce­na. Ni ajo ni ce­bo­lla. En la es­ce­na no se pue­de co­mer, ni fu­mar ni be­ber al­cohol.

El tea­tro ha­ce vi­si­ble lo in­vi­si­ble, por eso ve­mos a Obe­rón, el rey de los duen­des. Las es­ce­nas prin­ci­pa­les son en la os­cu­ri­dad de los bos­ques de Ate­nas, a una le­gua de la ciu­dad con sus le­yes. Son va­rias his­to­rias de amor y desamor que re­pre­sen­tan ‘el fe­roz tor­men­to de los sue­ños’… to­do es po­si­ble en el mun­do de los sue­ños... lue­go hay que vol­ver al mun­do de la Ra­zón, ‘ca­da ove­ja con su pa­re­ja’… se ne­ce­si­ta el tea­tro, el go­ce so­bre la His­to­ria y lo par­ti­cu­lar, con ima­gi­na­ción y mú­si­ca.

EXAM TIME / FLICKR

AJ LEÓN / FLICKR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.