Fi­del y el ‘Bo­go­ta­zo’

Latitud - - News - Por Ti­ta Ce­pe­da

To­dos sus ami­gos re­cor­da­mos el fan­tás­ti­co cuen­te­ro que fue Eduar­do Men­do­za Lin­ce, có­mo se su­pe­ra­ba cuan­do te­nía un nue­vo pro­yec­to. En la na­cien­te Pla­ya Men­do­za, bas­ta­ban un par de dai­qui­ris pa­ra trans­for­mar aque­llas tie­rras de­sér­ti­cas en una es­pe­cie de es­qui­na del paraíso per­di­do… sus his­to­rias, de las aven­tu­ras en los Es­ta­dos Uni­dos cuan­do sa­lió de Ya­le, y se ma­tri­cu­ló en una es­cue­la de avia­ción en la Flo­ri­da, por­que eso era lo que que­ría ser: avia­dor.

Así ga­nó el so­bre­nom­bre de ‘Ca­pi­tán Men­do­za’, que só­lo uti­li­zó una vez, du­ran­te el 9 de abril de 1948, en Bo­go­tá. Es el más ex­tra­or­di­na­rio de los cuen­tos que oye­ron sus ami­gos de la épo­ca, con mu­cho asom­bro y más in­cre­du­li­dad. Una con­ver­sa­ción re­cien­te con su es­po­sa, Gla­dis, ayu­dó a or­de­nar el re­la­to, y aquí si­gue, más o me­nos, co­mo el Ca­pi­tán lo con­ta­ba.

«Es­ta­ba es­tu­dian­do De­re­cho en la Na­cio­nal, cuan­do lle­gó la no­ti­cia del ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán. Con un gru­po de com­pa­ñe­ros sa­ca­mos un bus de la Uni­ver­si­dad, pa­ra ir­nos al cen­tro a ha­cer la re­vo­lu­ción. En­con­tra­mos gen­te in­cen­dian­do y rom­pien­do vi­tri­nas, fu­rio­sa por la muer­te de su je­fe. No en­con­tra­mos nin­gún lí­der ni co­lom­biano, ni ex­tran­je­ro, que sa­lie­ra a di­ri­gir a aquel océano de gen­te en mo­vi­mien­to, y to­do ter­mi­nó en sa­queos y ma­sa­cres. Con­ver­tí el bus en apo­yo a la Cruz Ro­ja, y em­pe­cé a re­co­ger he­ri­dos. En una es­qui­na, subie­ron tres mu­cha­chos muy jó­ve­nes, ha­blan­do cu­bano pu­ro, que re­for­za­ron la ta­rea de aquel día te­rri­ble. Años más tar­de (1960), re­co­no­cí en las fo­to­gra­fías al mis­mí­si­mo Fi­del Cas­tro (él pre­si­dió la de­le­ga­ción cu­ba­na al Con­gre­so de Ju­ven­tu­des en Bo­go­tá). Al día si­guien­te, res­ca­ta­mos a los per­so­na­jes de la Con­fe­ren­cia Pan­ame­ri­ca­na, los lle­va­mos a su ho­tel, el bus ya no da­ba más, y lo aban­do­né allí mis­mo».

Da­tos muy va­gos te­nía yo de es­te ‘cuen­to’ del Ca­pi­tán Men­do­za, cuan­do en 1986/87, pa­ra­da fren­te a una gran me­sa de bu­fé, mi­ra­ba in­de­ci­sa la va­rie­dad de la co­ci­na cu­ba­na des­ple­ga­da en ho­nor de las de­le­ga­cio­nes de ci­neas­tas que vi­si­ta­ban La Ha­ba­na, con mo­ti­vo del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne. Allí se­guía, sin sa­ber por dón­de em­pe­zar; cuan­do sen­tí que al­guien se de­te­nía a mi la­do. Prue­ba el pas­tel de maíz, es muy bueno. Cuál pas­tel, pen­sa­ba al gi­rar y en­con­trar a Fi­del Cas­tro son­rien­te: Tú, ¿qué ha­ces aquí? Tra­je una pe­lí­cu­la al Fes­ti­val. ¿Có­mo se lla­ma? Un Car­na­val pa­ra to­da la vi­da. Pe­di­ré una co­pia. Mi ca­ra de sor­pre­sa de­bió ser enor­me. (Los de­re­chos, ¿qué?). No, no, no te preo­cu­pes, so­lo pa­ra mí. ¿De dón­de eres? De Co­lom­bia, pe­ro, ¿de dón­de? De Ba­rran­qui­lla… Una idea co­mien­za a ron­dar mi atur­di­da ca­be­za es­te se­ñor, ge­ne­ral, co­man­dan­te, abo­ga­do, pre­si­den­te, co­mo le di­go, ¿me es­tá en­tre­vis­tan­do o qué es­tá pa­san­do aquí?

¿De Ba­rran­qui­lla? Re­pi­te con en­tu­sias­mo, ten­go al­gu­nos ami­gos allá, ¿co­no­ces a Eduar­do Men­do­za? Cla­ro que sí y es­tá aquí, en es­ta mis­ma reunión… la sor­pre­sa pa­só a sus ojos co­mo espejos, me to­mó del bra­zo y no sé qué se­ñal hi­zo a sus te­nien­tes, que sa­lie­ron co­mo un ra­yo y a los mi­nu­tos vol­vie­ron con Eduar­do, pá­li­do, en­tre dos gi­gan­tes. La gri­te­ría que ar­mó es­te par al re­co­no­cer­se fue de es­truen­do, los es­col­tas tu­vie­ron que apar­tar­se y de pa­so me sa­ca­ron a mí de los abra­zos, y los in­vi­ta­dos for­ma­ron una rue­da, y aplau­die­ron y aplau­die­ron…

Tex­to pu­bli­ca­do en 2007 en la co­lum­na “Bur­bu­jas de la cul­tu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.