El reino erran­te

Sa­mir Saer mi­ra bai­lar en las An­ti­llas

Latitud - - El Heraldo - Por Jor­ge Gar­cía Us­ta

En es­tas tie­rras tan an­chas to­do es tris­te­za y bai­le, pra­de­ra y bai­le; pre­sa­gio y bai­le. Si la no­che es­tá he­ri­da, bai­lan. Si el cai­mán se alo­ca, bai­lan. Si el río ago­ni­za, bai­lan. Bai­lan por­que el mar y por­que la muer­te. Al prin­ci­pio de los bai­les, el ai­re se mo­re­na, la pa­la­bra tro­ta y el de­seo se en­lu­na en los cuer­pos cau­da­lo­sos.

Nos in­vi­tan a bai­lar pe­ro no po­de­mos Cla­ro que nues­tro pri­mer mun­do co­no­ce es­te fue­go: el rit­mo pro­vie­ne de las sier­pes del vien­to, de los ca­ba­llos que flu­yen co­mo ta­lis­ma­nes, de las mu­cha­chas que se nie­gan co­mo lu­nas os­ten­to­sas.

Aho­ra, te­ne­mos mu­chas pe­nas, mu­chas con­ta­bi­li­da­des atra­sa­das, mu­chas pa­la­bras pi­ca­das co­mo ca­ne­las.

Pe­ro, eh, bai­lan­tes: com­pren una libra de es­tas al­men­dras que me­jo­ran el go­zo de la al­ga­za­ra.

Ba­la­da de Te­re­sa Dá­ger

No hu­bo mu­jer ba­jo es­tos so­les co­mo Te­re­sa Dá­ger mi­tad ce­dro, mi­tad ca­noa. Era be­lla, in­clu­si­ve al des­per­tar­se y des­pués de co­mer ese po­bre tri­go na­ti­vo. En las es­qui­nas, a su pa­so, hom­bres su­do­ro­sos in­te­rrum­pían las li­tur­gias del co­mer­cio y mal­de­cían la muer­te. Era una for­ma an­sio­sa. Pro­ce­día de una fu­ria ve­ge­tal. No la sal­vó tam­po­co su be­lle­za. Aho­ra, a los ochen­ta años, a di­fe­ren­cia de otras que fue­ron feas y fe­li­ces; Te­re­sa Dá­ger sue­ña so­la en el pi­so quin­ce ro­dea­da de za­fi­ros de­rro­ta­dos. Y só­lo pien­sa en ese arrie­ro de Alep­po que el 7 de agos­to de 1925 la mi­ró con ga­nas y en si­len­cio tres se­gun­dos an­tes de que su pa­dre la en­via­ra al destierro de la tras­tien­da.

Ac­to de fe de An­to­nio Gos­saín (1918)

De aquí, de es­te mar go­za­do a ma­res, de es­ta luz que en­jo­ya to­do el cuer­po, de es­te vien­to que em­ba­la el de­seo, de es­te mos­tra­dor con ci­ca­tri­ces de hom­bro y ojo de or­ti­ga, de es­ta lo­cu­ra por­tua­ria del día, no nos sa­can. No nos sa­can.

Jor­ge Gar­cía Us­ta: (1960 - 2005) poe­ta, es­cri­tor y en­sa­yis­ta na­ci­do en Cié­na­ga de Oro, Cór­do­ba. Es­tu­dió Fi­lo­so­fía y le­tras en la Uni­ver­si­dad San­to To­más (Co­lom­bia) y De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na. Pu­bli­có, en­tre otros, los li­bros: ‘Des­de otra ori­lla’, ‘Li­bro de las cró­ni­cas’, ‘Mon­tea­den­tro’, ‘El reino erran­te: poe­mas de la mi­gra­ción y el mun­do ára­bes’ (1991), ‘La tri­bu in­te­rior’ (to­dos de poe­sía); y el li­bro de re­por­ta­jes ‘Diez ju­gla­res en su pa­tio’, en coau­to­ría con Al­ber­to Sal­ce­do.

7TH HEAVEN PHOTO / FLICKR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.