Cán­di­do, hu­mil­de vir­tuo­so de las con­gas

Ac­ti­vo por más de 7 dé­ca­das, es­te ma­go del ‘te­lé­gra­fo an­ti­guo’ se re­ti­ra de los es­ce­na­rios.

Latitud - - El Heraldo - Por Adria­na Díaz y Sa­muel Mins­ki

Cual­quie­ra que ha­ya es­cu­cha­do mú­si­ca la­ti­na o La­tin jazz pro­ba­ble­men­te ha es­cu­cha­do a Cán­di­do Ca­me­ro, más co­no­ci­do, a se­cas, co­mo Cán­di­do. To­da una le­yen­da vi­vien­te, el per­cu­sio­nis­ta cu­bano es una fi­gu­ra cru­cial en la his­to­ria de la mú­si­ca, prin­ci­pal­men­te en el na­ci­mien­to del La­tin jazz, pe­ro tam­bién un cre­yen­te de la hu­mil­dad: «Es la me­jor ma­ne­ra de agra­dar a la gen­te de to­do el mun­do. Si soy hu­mil­de, las per­so­nas me res­pe­ta­rán más que si tra­ta­ra de pre­su­mir», afir­ma el mú­si­co is­le­ño.

Cán­di­do in­ven­tó téc­ni­cas que to­dos los con­gue­ros usan hoy en día, co­mo to­car tres o cua­tro con­gas al tiem­po y afi­nar las con­gas en di­fe­ren­tes to­nos. No obs­tan­te, nun­ca pre­ten­dió do­mi­nar el sol­feo pa­ra de­lei­tar­nos con sus so­ni­dos. «¡No sé na­da so­bre do, re, mi!», di­ce. So­lo usa su oí­do, al cual se re­fie­re co­mo su «ra­dar», mien­tras to­ca tres con­gas, dos bon­gós y una cam­pa­na de pie ( ga­ja­te) al mis­mo tiem­po.

Con­ver­ti­do en uno de los con­gue­ros más so­li­ci­ta­dos del si­glo XX, «hi­zo que te­ner a un con­gue­ro en la ban­da fue­ra al­go ele­gan­te», co­mo ex­pli­ca el per­cu­sio­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se Bobby Sa­na­bria.

En 1952, Cán­di­do se pre­sen­tó en el Car­ne­gie Hall con Char­lie Par­ker y Diz­zie Gi­lles­pie. «Fue un sue­ño he­cho reali­dad», evo­ca el ar­tis­ta. Su in­men­so éxi­to co­mo per­cu­sio­nis­ta, su crea­ti­vi­dad e in­te­li­gen­cia mu­si­cal le per­mi­tie­ron crear amis­tad y com­par­tir escenario con Tony Ben­nett e in­clu­so co­dear­se con El­vis Pres­ley.

El bri­llo de Cán­di­do, quien di­ce no creer en fal­sas ins­pi­ra­cio­nes, pro­vie­ne de su de­di­ca­ción y ta­len­to. Se­gún el pia­nis­ta Stant Ken­ton, con quien gra­bó el ál­bum Ken­ton Show­ca­se, en 1954, «en­tre sus há­bi­tos per­so­na­les co­noz­co que se abs­tie­ne de uti­li­zar un len­gua­je soez, no be­be al­cohol, ni con­su­me ta­ba­co, eso ha he­cho que su tra­yec­to­ria sea im­pe­ca­ble. En me­dio de es­te mun­do le he en­con­tra­do co­mo un ti­po de ca­rác­ter inusual­men­te al­to».

Esas cua­li­da­des po­drían ser la cau­sa de la vi­ta­li­dad que le per­mi­te, aún a sus 95 años, to­car pa­ra el que fue su con­cier­to de re­ti­ro el pa­sa­do 18 de no­viem­bre en el neo­yor­quino Aa­ron Da­vis Hall, com­par­tien­do escenario con Bobby Sa­na­bria Mul­ti­ver­se Big Band, Da­vid Oquen­do, Amaury Acos­ta y (U)nity, Xio­ma­ra Lau­gart, Ben­ja­min La­pi­dus, Ro­me Neal y otros in­vi­ta­dos.

Pe­ro qui­zá uno de los se­cre­tos de Cán­di­do es la ver­sa­ti­li­dad. «Siem­pre tra­to de adap­tar las con­gas al rit­mo de la mú­si­ca que es­toy to­can­do», afir­ma. Es­te ta­len­to lo ha lle­va­do a com­par­tir escenario con los ar­tis­tas más im­por­tan­tes de la mú­si­ca la­ti­na, en el jazz y el La­tin jazz, des­de Mon­go San­ta­ma­ría, Ma­chi­to, Ce­lia Cruz y Ray Ba­rret­to, has­ta Ray Char­les, Du­ke Elling­ton, Sonny Ro­llins, Count Ba­sie, Sarah Vaug­han y Bi­llie Ho­li­day.

De Ho­li­day re­cuer­da que era «muy hu­mil­de, muy so­cia­ble, res­pe­tuo­sa. To­do el mun­do la que­ría. La­men­ta­ble­men­te no pu­do ter­mi­nar su ca­rre­ra co­mo de­bía ha­ber si­do».

Cla­ra­men­te, Cán­di­do ha do­mi­na­do el ar­te de coor­di­nar la in­de­pen­den­cia con múl­ti­ples per­cu­sio­nes, una ha­bi­li­dad que le to­mó cier­to tiem­po y que lo­gró a tra­vés de su ex­pe­ri­men­ta­ción en la or­ques­ta sin­fó­ni­ca, don­de tu­vo la idea de to­car más de una con­ga a la vez.

No obs­tan­te, no de­ja de re­cor­dar sus ini­cios cuan­do de­bu­tó pro­fe­sio­nal­men­te a los 14 años en el ba­jo, en su na­tal Cu­ba, don­de «mi pa­dre so­lo me de­ja­ba po­ner pan­ta­lo­nes lar­gos los fi­nes de se­ma­na pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes. El res­to de la se­ma­na te­nían que ser cor­tos por­que él de­cía que no te­nía 21 años to­da­vía», re­cuer­da en­tre ri­sas.

Or­gu­llo­so de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de per­cu­sio­nis­tas «por­que la tra­di­ción de las tres con­gas con­ti­núa», el per­cu­sio­nis­ta cu­bano se ha des­pe­di­do de for­ma ofi­cial de los es­ce­na­rios, no sin an­tes afir­mar: «se­gui­ré to­can­do mis tres con­gas has­ta que Dios di­ga has­ta aquí, por­que es mi gran pa­sión».

Cán­di­do, el vir­tuo­so vi­tal que hi­zo de la hu­mil­dad su me­jor ‘swing’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.