El car­na­val que tra­jo a Ri­chie Ray

Illa nqu y& rra Ra Ba hie que Ric en de año sta 8,el Or que 196 de ola viv ido nav al en . car vez son del ra le me lab a nic pri gua Cró por ini ó su eci zy apr Cru bby Bo

Latitud - - Portada - Por Ra­fael Quin­te­ro

El pró­xi­mo miér­co­les 22 fe­bre­ro de 2017 se cum­plen 49 años de la pri­me­ra pre­sen­ta­ción de la Or­ques­ta de Ri­car­do Ray & Bobby Cruz en tie­rra co­lom­bia­na, ini­cian­do así el via­je mu­si­cal con des­tino al co­ra­zón de to­dos los co­lom­bia­nos. Ri­chie Ray arri­bó a la ciu­dad de Ba­rran­qui­lla pa­ra el car­na­val de 1968, exac­ta­men­te un jue­ves, an­tes del sá­ba­do de Ba­ta­lla de Flo­res, a ins­pec­cio­nar y acor­dar con un em­pre­sa­rio có­mo se­rían sus ac­tua­cio­nes en es­ta fies­ta car­nes­to­lén­di­ca, a rea­li­zar­se de sá­ba­do a mar­tes en la ter­ce­ra se­ma­na de fe­bre­ro.

Su pre­sen­cia en la ciu­dad fue el fru­to de una con­ver­sa­ción que el se­ñor Fuad Saa­de, pro­pie­ta­rio de un sa­lón de bin­go y res­tau­ran­te lla­ma­do El Ma­na­ra, tu­vo con Ri­chie Ray en las Is­las Ca­na­rias, lue­go de una de sus im­pre­sio­nan­tes ac­tua­cio­nes. Veía allí maes­tría e in­no­va­ción mu­si­cal. Le pro­pu­so ha­cer­se pre­sen­te en el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla. Y lo­gró con él un acuer­do mí­ni­mo y de pa­la­bra, sin nin­gún con­tra­to obli­gan­te de por me­dio, de que ven­dría al Car­na­val. Es­tan­do ya en Co­lom­bia pro­ce­dió a rea­li­zar las di­li­gen­cias co­rres­pon­dien­tes pa­ra su pre­sen­ta­ción, con el em­pre­sa­rio Ar­tu­ro Ló­pez Vi­ñas, quien fue el con­tra­tis­ta res­pon­sa­ble de su ac­tua­ción. La Or­ques­ta de Ri­chie Ray se­ría la or­ques­ta in­ter­na­cio­nal in­vi­ta­da a las fies­tas de car­na­val en el sa­lón de bai­le Ve­ra­cruz.

Ri­chie Ray y su or­ques­ta lle­ga­ron a Ba­rran­qui­lla con dos días de an­ti­ci­pa­ción, y en ese lap­so se acor­dó con el em­pre­sa­rio Ar­tu­ro Ló­pez Vi­ñas, ade­más de sus ac­tua­cio­nes en el Sa­lón Ve­ra­cruz, cua­tro pre­sen­ta­cio­nes adi­cio­na­les y gra­tui­tas en di­fe­ren­tes es­pa­cios pú­bli­cos de la ciu­dad, mos­tran­do Ri­chie gran in­te­rés en pro­mo­cio­nar su or­ques­ta. Pep­si Co­la fue el pa­tro­ci­na­dor de es­tas pre­sen­ta­cio­nes que con­ta­ron con una asis­ten­cia mul­ti­tu­di­na­ria y que se­gún in­ves­ti­ga­ción do­cu­men­tal y de pren­sa de la épo­ca, rea­li­za­da por el in­ves­ti­ga­dor ba­rran­qui­lle­ro Nés­tor Emi­ro Gó­mez Ra­mos, ocu­rrie­ron así: “El día sá­ba­do ac­tuó en el lla­ma­do Par­que de los Lo­cu­to­res ubi­ca­do en la ca­lle 45 (Mu­ri­llo) con la ca­rre­ra 41 (Pro­gre­so). El día do­min­go en el Bou­le­vard del ba­rrio Re­creo (co­no­ci­do en su mo­men­to co­mo El Mo­nu­men­to a las Ma­dres). El lu­nes se pre­sen­tó en una pla­zo­le­ta ane­xa a la Pis­ci­na Olím­pi­ca, en el ba­rrio Mon­te­cris­to (un pla­yón don­de lue­go se cons­trui­ría el Tea­tro Ami­ra de la Ro­sa). Y el día mar­tes es­tu­vie­ron en las ins­ta­la­cio­nes del Sa­lón Ma­na­ra, en la ca­lle 72”. La or­ques­ta tam­bién

des­fi­ló el sá­ba­do 24 de fe­bre­ro en la Ba­ta­lla de Flo­res.

La Or­ques­ta de Ri­chie Ray vino en­ton­ces a Ba­rran­qui­lla con to­das sus gran­des es­tre­llas, en­tre las que se cuen­tan:bobby Cruz, en la voz prin­ci­pal; Ri­car­do Ray, piano y co­ros; Rus­sell Skee Farns­worth, en el ba­jo; Pe­dro Ra­fael Cha­pa­rro, pri­me­ra trom­pe­ta so­lis­ta; El In­dio Che­ro­kee, Doc Cheat­ham, se­gun­da trom­pe­ta so­lis­ta; Jac­kie Di­llo­mis, El Con­de, en la tum­ba­do­ra y con­ga; Jo­sé Cán­di­do Ro­drí­guez, en los tim­ba­les, y el bon­gó de Harry Ro­drí­guez.

Las pre­sen­ta­cio­nes gra­tui­tas fue­ron muy exi­to­sas y con­ta­ron con una con­cu­rren­cia es­pe­cial­men­te ju­ve­nil, no ocu­rrió así con las rea­li­za­das en el Sa­lón Ve­ra­cruz, don­de se exi­gía un pa­go y hu­bo po­ca

asis­ten­cia. Se atri­bu­ye es­ta au­sen­cia de pú­bli­co a que el gru­po so­cial que so­lía asis­tir a es­tas fies­tas, que te­nía la ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar, gus­ta­ba de una mú­si­ca más tra­di­cio­nal, co­mo la de La Bi­llo’s y Los Me­ló­di­cos. Que­da en la me­mo­ria de las ocho ac­tua­cio­nes que tu­vo la Or­ques­ta de Ri­chie Ray en Ba­rran­qui­lla, su so­ni­do com­pac­to y ma­gis­tral, y muy es­pe­cial­men­te los fan­tás­ti­cos so­los de trom­pe­ta de Doc Cheat­ham, un vir­tuo­so y re­co­no­ci­do jaz­zis­ta en la som­bra de los am­bien­tes neo­yor­qui­nos. En su ca­rre­ra jaz­zís­ti­ca, an­tes de ha­cer­se pre­sen­te en las fies­tas de car­na­val, ha­bía pa­sa­do por pres­ti­gio­sas ban­das co­mo: Chick Webb, Sam Woo­ding, Cab Ca­llo­way, Teddy Wil­son, Benny Car­ter, Ma­chi­to y Benny Good­man. Tar­día­men­te, a los 70 años, se le re­co­no­ció co­mo uno de los gran­des im­pro­vi­sa­do­res so­lis­tas de trom­pe­ta en el mun­do del jazz. Tam­bién lla­mó mu­cho la aten­ción en es­tas pre­sen­ta­cio­nes, la po­si­ción in­mó­vil, pe­ro car­ga­da de swing en sus pre­go­nes, del can­tan­te Bobby Cruz. Es­tu­vie­ron tam­bién pre­sen­tes en sus ac­tua­cio­nes dos agra­cia­das

yo lle­gue a Co­lom­bia, her­mano, voy a can­tar­les con emo­ción, un gua­guan­có, un mam­bo un bo­le­ro, por­que me sa­le del co­ra­zón… Y aho­ra, Co­lom­bia, yo le trai­go, her­mano, el nue­vo rit­mo del boo­ga­loo, pre­gún­ta­le a to­dos si se en­te­ra­ron, Co­lom­bia tie­ne su boo­ga­loo… Boo­ga­loo, boo­ga­loo ye ye... Mi­ra que en Ba­rran­qui­lla bai­lan boo­ga­loo, has­ta Bo­lí­var bai­la boo­ga­loo. Pre­gún­ta­le a to­dos si se en­te­ra­ron, Co­lom­bia tie­ne su boo­ga­loo”. Se­gu­ra­men­te es­te en­cuen­tro ca­sual de los Char con Ri­chie con­tri­bu­yó a des­per­tar la ilu­sión y afian­zar el com­pro­mi­so de vi­si­tar a Ba­rran­qui­lla, se­gún lo acor­da­do de pa­la­bra, con el due­ño de El Ma­na­ra, el se­ñor Fuad Saa­de. Es­ta can­ción no era la pri­me­ra don­de Ri­chie men­cio­na el nom­bre de nues­tro país, lo ha­bía he­cho ya en el te­ma El mon­tuno de hoy (“Pa­ra ti Co­lom­bia, Co­lom­bia! … Pa­ra los co­lom­bia­nos les trai­go yo… Y que si toco en Co­lom­bia o en Nue­va York”), que apa­re­ce en el LP A go­zar with Ri­car­do Ray en ter­ce­ra di­men­sión, se­llo Fon­se­ca 1965, que es la ter­ce­ra pro­duc­ción que sa­ca a la luz Ri­chie, en el mis­mo año en que apa­re­ce su pri­me­ra pro­duc­ción dis­co­grá­fi­ca, Ri­car­do Ray Arri­ves, 1965, tam­bién con Fon­se­ca Re­cords.

Los te­mas mu­si­ca­les que más se es­cu­cha­ron de Ri­chie en Ba­rran­qui­lla, an­tes de su pre­sen­cia en las fies­tas de car­na­val, fue­ron la Pa­chan­ga Med­ley y Co­me­jén, del pri­mer LP, y los te­mas Bom­ba Ca­ma­rá, Co­lom­bia´s Boo­ga­loo, del LP Ja­la Ja­la, su úl­ti­ma pro­duc­ción an­tes de lle­gar a la Are­no­sa. Es­tos te­mas no se es­cu­cha­ban en nin­gu­na de las es­ta­cio­nes ra­dia­les de ma­yor sin­to­nía de Ba­rran­qui­lla, con ex­cep­ción de un pro­gra­ma di­ri­gi­do por el se­ñor Pe­dro Juan Me­lén­dez, iden­ti­fi­ca­do co­mo La Tóm­bo­la Mu­si­cal, que es­tre­na­ba mu­chas no­ve­da­des sal­se­ras, pe­ro sí tro­na­ba con fu­ror en los na­cien­tes pi­cós que so­na­ban en las ver­be­nas de co­le­gio, co­mo tam­bién en el cé­le­bre Jar­dín Águi­la, que en su buen mo­men­to fue un ele­gan­te es­ta­ble­ci­mien­to al es­ti­lo de otros que ha­bían es­ta­do de mo­da en La

Ha­ba­na, Cu­ba, con tres pis­tas de bai­le, cons­trui­do por el re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to cu­bano Ma­nuel Ca­rre­rá. Tam­bién es­ta mú­si­ca se es­cu­cha­ba en pe­que­ños re­duc­tos de la rum­ba co­mo La Cien, que en aque­llos tiem­pos so­lo era una mo­des­ta tien­da. En las pre­sen­ta­cio­nes rea­li­za­das por Ri­chie en Ba­rran­qui­lla, nun­ca fal­ta­ron los te­mas que se ve­nían go­zan­do, jun­to a otros co­mo Vi­va Ri­chie, Pa’ chis­mo­so tú, Yen­ye­ré, Las ca­ra­que­ñas y El mu­la­to.

Cuan­do Ri­chie de­bu­ta en Ba­rran­qui­lla, tres años des­pués de lan­zar su pri­me­ra pro­duc­ción, ha­bía gra­ba­do 8 LP y te­nía dos te­mas pu­bli­ca­dos en un LP gra­ba­do en vi­vo en una de sus ac­tua­cio­nes en el night­club Vi­lla­ge Ga­te, uno de los me­jo­res si­tios de des­car­ga de sal­sa y de jazz de Nue­va York, si­tua­do en la es­qui­na de Thom­pson and Bleec­ker Streets, crea­do en 1958 y ce­rra­do en 1994:

1965

1. ‘Ri­car­do Ray Arri­ves’. 1965. Fon­se­ca Re­cords 2. ‘On the Sce­ne/ri­car­do Ray Or­ches­tra’. 1965.

Fon­se­ca Re­cords 3. ‘A go­zar with Ri­car­do Ray. 3 Di­men­sions’. 1965.

Fon­se­ca Re­cords

1966

1. ‘Ri­chie Ray In­tro­du­cing Bobby Cruz A-GO-GO

Go’. 1966. Fon­se­ca Re­cords 2. ‘Sings for Lo­vers & Swin­gers’. 1967. Mi­ra­bel

Re­cords 3. ‘Se sol­tó / On the Loo­se’. 1966. Ti­co / Ale­gre

Re­cords

1967

1. ‘Bobby Cruz Fies­ta Na­vi­de­ña’. 1967. Fon­se­ca

Re­cords 2. ‘Ri­chie Ray Ja­la Ja­la y Boo­ga­loo Vol. 1’. 1967

Ale­gre Re­cords 3. ‘Des­car­ga at the Vi­lla­ge Ga­te Li­ve! Vol. 3’. 1967.

Ti­co/ale­gre (LP de ar­tis­tas va­rios)

An­tes de es­tas gra­ba­cio­nes y de ve­nir a Ba­rran­qui­lla, Ri­chie Ray & Bobby Cruz ya ha­bían par­ti­ci­pa­do co­mo es­tre­llas in­vi­ta­das en el pri­mer con­cier­to de Las Es­tre­llas de la Fa­nia rea­li­za­do en el Red Gar­ter Club, si­tua­do en el otro­ra ba­rrio bohe­mio de Green­wich Vi­lla­ge de Nue­va York. Las pro­duc­cio­nes dis­co­grá­fi­cas de es­te con­cier­to de 1967 apa­re­cen lue­go: Li­ve at the Red Gar­ter, Vol.1 (1968) y Li­ve at the Red Gar­ter, Vol.2 (1969).

Cuan­do la Or­ques­ta de Ri­chie Ray lle­ga a Ba­rran­qui­lla, Ri­car­do Mal­do­na­do Morales, Ri­chie, quien ha­bía na­ci­do el 15 de fe­bre­ro de 1945 en Brooklyn, New YORK-USA, aca­ba­ba de cum­plir 23 años. Ro­ber­to Bobby Cruz Fe­li­ciano, quien na­ció un 26 de fe­bre­ro de 1937 en Hor­mi­gue­ros, Puer­to Ri­co, y cum­pli­ría sus 31 años en pleno Mar­tes de Jo­se­li­to Car­na­val. La pa­re­ja de mú­si­cos se co­no­ció a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta cuan­do la fa­mi­lia de Bobby se tras­la­da a vi­vir a los Es­ta­dos Uni­dos. En el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla de 2017, 49 años des­pués de ha­ber lle­ga­do a Co­lom­bia por pri­me­ra vez, Bobby Cruz cum­pli­rá 80 años.

RI­CHIE RAY, BA­RRAN­QUI­LLA Y CA­LI, UN AMOR DE JU­VEN­TUD

El en­cuen­tro de ba­rran­qui­lle­ros y ca­le­ños con la mú­si­ca de Ri­car­do Ray/bobby Cruz fue un acer­ca­mien­to alu­ci­na­do y de asom­bro, un amor fa­ná­ti­co, un amor a pri­me­ra vis­ta. Cuan­do las ju­ven­tu­des de los años se­sen­ta de es­tas dos ciu­da­des co­lom­bia­nas es­cu­cha­ron a Ri­chie por pri­me­ra vez fue­ron sin­to­ni­za­das de in­me­dia­to por el eco re­bel­de de otras mú­si­cas que des­de allí les lle­ga­ban a sus vi­das ado­les­cen­tes. Tan­to en Ca­li co­mo en Ba­rran­qui­lla, su sin­gu­lar so­ni­do, don­de se mez­cla­ban y con­tras­ta­ban di­fe­ren­tes rit­mos la­ti­nos con los an­glo­sa­jo­nes, cap­tu­ró la aten­ción ju­ve­nil y les des­per­tó de su quie­tud, has­ta lan­zar fre­né­ti­ca a las pis­tas de bai­le a la po­bla­ción jo­ven de en­ton­ces. Es­ta pro­pues­ta mu­si­cal, una vez hi­zo su apa­ri­ción en ver­be­nas, gri­lles y es­ta­cio­nes ra­dia­les, to­có una sen­si­bi­li­dad de épo­ca en los jó­ve­nes, ca­paz de des­bor­dar­les en su de­li­rio y adue­ñar­se de su es­pí­ri­tu re­bel­de. Su mú­si­ca es­ta­ba im­preg­na­da de una di­ver­si­dad de rit­mos mo­der­nos que iban des­de la mú­si­ca la­ti­na, has­ta el go-go, el jazz y el rock´n roll. Eran los tiem­pos de mu­chas pro­pues­tas pro­ce­den­tes de la na­cien­te sal­sa, co­mo tam­bién de otras mú­si­cas ha­bla­das en in­glés, que ten­ta­ban las pre­fe­ren­cias ju­ve­ni­les. Pe­ro si esa sin­to­nía pro­du­ci­da des­de la au­di­ción en los equi­pos de so­ni­do les in­vi­ta­ba al bai­le des­bor­da­do, cuan­do tu­vie­ron la oca­sión de te­ner la ex­pe­rien­cia de es­cu­char la or­ques­ta en vi­vo lo que sin­tie­ron fue el asom­bro. Su per­fec­ción, su be­lle­za in­ter­pre­ta­ti­va, su ar­mo­nía y su re­vo­lu­ción so­no­ra in­vi­ta­ron a sus oyen­tes a de­di­car­se a su au­di­ción. Así lo han re­fe­ri­do co­mo he­cho en co­mún las au­dien­cias ju­ve­ni­les de Ba­rran­qui­lla y Ca­li que tu­vie­ron la vi­ven­cia de asis­tir a sus pri­me­ros con­cier­tos en Co­lom­bia en 1968.

Pa­sa­dos 49 años, cuan­do ten­dre­mos pre­sen­te de nue­vo a Ri­car­do Ray el 10 de fe­bre­ro en el XI Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes, en un con­ver­sa­to­rio mu­si­ca­li­za­do con el Em­ba­ja­dor del Piano, esa ju­ven­tud fa­ná­ti­ca de tiem­pos pa­sa­dos que les re­ci­bió y les abrió su co­ra­zón, aún si­gue man­te­nien­do su cul­to e ido­la­tría por una mú­si­ca y su or­ques­ta, que hoy es de to­dos los co­lom­bia­nos. Mu­chos se han pre­gun­ta­do por qué es­ta ban­da lle­gó al co­ra­zón de los sal­se­ros de nues­tro país, y mu­chas con­je­tu­ras se han te­ji­do. Se ha di­cho que ese so­ni­do bri­llan­te de las trom­pe­tas, que dis­tin­gue al mú­si­co co­lom­biano, fue lo que a to­dos nos co­nec­tó, y has­ta el ba­jis­ta de Ri­chie Ray, el nor­te­ame­ri­cano Rus­sell Skee Farns­worth, se aven­tu­ró a res­pon­der al­gu­na vez: «Por­que su mú­si­ca tie­ne la cum­bia».

Hoy ya Ri­chie y Bobby son ciu­da­da­nos con na­cio­na­li­dad co­lom­bia­na, y for­man par­te de la his­to­ria mu­si­cal y sal­se­ra de es­te país. En el pró­xi­mo Car­na­val de Ba­rran­qui­lla, cuan­do es­ta­rá de vi­si­ta Ri­chie, se cum­pli­rán 49 años de ha­ber em­pe­za­do jun­to a Bobby Cruz la con­quis­ta mu­si­cal de to­dos los co­lom­bia­nos.

Ya iza­ron su ban­de­ra, y esa ban­de­ra co­lom­bia­na es nues­tra tam­bién.

del ula r ido e’ Tit rec rib apa Ca 8. des del 196 rio ode Dia rer ‘ feb de

Tres per­las de la dis­co­gra­fía del ‘Em­ba­ja­dor del Piano’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.