Jim Jar­musch va con la co­rrien­te

El más re­cien­te fil­me del di­rec­tor nor­te­ame­ri­cano, una oda a la poe­sía de la co­ti­dia­ni­dad.

Latitud - - Portada - Por En­ri­que Ru­bio

Tras ha­ber des­cu­bier­to que «el se­cre­to del uni­ver­so es ir con la co­rrien­te», el di­rec­tor de ci­ne es­ta­dou­ni­den­se Jim Jar­musch re­gre­sa a los ci­nes con Pa­ter­son, un fil­me que re­la­ta la ru­ti­na de un con­duc­tor de au­to­bús que es­cri­be poe­sía ca­da vez que pue­de y cu­yos días son una su­ce­sión de ru­ti­na­rios su­ce­sos.

«No po­de­mos ha­cer na­da so­bre el tiem­po. So­lo te­ne­mos el pre­sen­te, y to­da mi vi­da es tra­tar de apren­der a vi­vir en él», di­jo Jar­musch en una en­tre­vis­ta con me­dios in­ter­na­cio­na­les du­ran­te el es­treno es­pa­ñol del fil­me.

In­flui­do por la fi­lo­so­fía orien­tal –so­bre to­do tras el ro­da­je de Ghost Dog (1999), y lue­go de apren­der ar­tes mar­cia­les co­mo el tai­chí–, Jar­musch afir­ma que su fi­lo­so­fía «así sue­ne sim­plis­ta, es cam­biar so­lo lo que pue­das cam­biar, y lo que no, hay que de­jar­lo ir. El se­cre­to del uni­ver­so es ir con la co­rrien­te».

Ade­más de ser el tí­tu­lo del fil­me, Pa­ter­son es el nom­bre del pro­ta­go­nis­ta, in­ter­pre­ta­do por Adam Dri­ver, y de la ciu­dad de Nue­va Jer­sey en la que se desa­rro­lla la ac­ción de es­ta obra fíl­mi­ca con una fuer­te as­pi­ra­ción lí­ri­ca.

«La be­lle­za se en­cuen­tra en las pe­que­ñas co­sas, no to­do en la vi­da es dra­má­ti­co, se tra­ta de ce­le­brar los de­ta­lles. Me gus­tan los gran­des fil­mes de ac­ción, pe­ro tam­bién otros en los que no pa­sa ma­yor co­sa», afir­ma el ci­neas­ta nor­te­ame­ri­cano.

En mu­chos mo­men­tos, Pa­ter­son apa­re­ce co­mo el re­fle­jo nos­tál­gi­co de una Amé­ri­ca per­di­da: el tra­ba­ja­dor que acu­de to­dos los días al tra­ba­jo con su lon­che­ra de al­muer­zo ba­jo el bra­zo y que se re­sis­te a ha­cer su­yas in­no­va­cio­nes tan om­ni­pre­sen­tes co­mo el te­lé­fono mó­vil.

Las nue­vas tec­no­lo­gías son «ins­tru­men­tos, y es­tá la op­ción de usar­las o no. No soy un nos­tál­gi­co de la épo­ca sin mó­vi­les, aun­que es­toy har­to de esos zom­bis que an­dan por la ca­lle y ni si­quie­ra es­tán en el mun­do por­que van es­cri­bien­do men­sa­jes... ¡En Nue­va York me gus­ta­ría gri­tar­les pa­ra que se apar­ta­ran de mi ca­mino!».

Can­sa­do de que se ca­ta­lo­gue ca­da una de sus pe­lí­cu­las co­mo «in­ti­mis­tas» –lo lle­van di­cien­do de to­das des­de que hi­ce Bro­ken Flo­wers »–, Jar­musch re­co­no­ce que con­se­guir fi­nan­cia­ción pa­ra sus fil­mes aho­ra es más du­ro que cuan­do em­pe­zó. «Si nun­ca hu­bie­se he­cho an­tes una pe­lí­cu­la, me lla­ma­se Buddy Wo­linsky y hu­bie­se ido a Ama­zon con el guion de Pa­ter­son, me ha­brían sa­ca­do, di­cien­do a car­ca­ja­das: ‘¿Que qué? ¿Una pe­lí­cu­la so­bre un con­duc­tor de bus en Nue­va Jer­sey?».

Jim Jar­musch di­ce sen­tir­se afor­tu­na­do por po­der vi­vir de su pa­sión, el ci­ne, aun­que al mis­mo tiem­po re­co­no­ce que «lo in­tere­san­te de los poe­tas es que no lo ha­cen por di­ne­ro. Apo­lli­nai­re, Kaf­ka o Ro­bert Wal­ser te­nían otros tra­ba­jos pa­ra po­der es­cri­bir», afir­ma un Jar­musch que se mues­tra es­pe­cial­men­te có­mo­do al ha­blar de li­te­ra­tu­ra, de­cla­ran­do su pa­sión por el chi­leno Ro­ber­to Bo­la­ño o el fran­cés Ho­no­ré de Bal­zac, y que re­co­no­ce en nom­bres de la Es­cue­la de Nue­va York –con re­pre­sen­tan­tes co­mo Frank O›ha­ra o Ken­neth Koch– co­mo poe­tas que no se to­man a si mis­mos muy en se­rio. «Las poe­sías pue­den ser di­ver­ti­das y no es­tán pro­cla­man­do na­da al mun­do», di­ce.

En esa mis­ma on­da, re­co­no­ce que al ha­cer sus pe­lí­cu­las no es­tá pen­san­do en un pú­bli­co de­ter­mi­na­do, sino so­lo en que les gus­te a quie­nes la han he­cho. «No to­do el mun­do tie­ne por qué ser crea­ti­vo en una pro­fe­sión. La es­té­ti­ca es­tá en to­do», afir­ma.

Adam Dri­ver, pro­ta­go­nis­ta de ‘Pa­ter­son’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.