La pi­sa­da de la abue­la ára­be

Re­vis­ta La­ti­tud pre­sen­ta un frag­men­to del li­bro ‘Ára­bes en Ma­con­do’, obra pós­tu­ma que reúne los en­sa­yos del es­cri­tor Jor­ge Gar­cía Us­ta, y obra im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der la in­mi­gra­ción ára­be en el Ca­ri­be co­lom­biano.

Latitud - - Portada - Por Jor­ge Gar­cía Us­ta

Cuan­do se es­cri­ba la his­to­ria co­ti­dia­na de la Cos­ta Ca­ri­be co­lom­bia­na, un ca­pí­tu­lo de­be­rá ser de­di­ca­do a las abue­las ára­bes, esas mu­je­res que fue­ron jó­ve­nes muy be­llas, que tu­vie­ron el ros­tro exó­ti­co y dis­tan­te y atra­ve­sa­ron el océano en bus­ca de la tie­rra pro­me­ti­da. Y la en­con­tra­ron.

Cuan­do los ára­bes de­ci­die­ron aban­do­nar las tie­rras del im­pe­rio oto­mano, co­men­za­ron a an­dar por el mun­do con un pa­sa­por­te tur­co que era, tal vez, la se­ñal más afren­to­sa de su erran­cia. Lle­ga­ron en gru­pos re­du­ci­dos, po­bres o em­po­bre­ci­dos por la ti­ra­nía ocu­pa­cio­nis­ta, a bor­do de bar­cos que ha­cían la tra­ve­sía en mu­chos días y en mu­chas no­ches y que al pa­sar por el Gol­fo de Mé­xi­co les anun­cia­ban la apa­ri­ción de ese nue­vo mun­do: abun­dan­cias de la tie­rra, cli­mas va­ria­dos, na­cio­nes ape­nas en for­ma­ción (al­gu­nas re­cién sa­li­das o aún ba­jo el do­mi­nio es­pa­ñol), un mon­tón de sue­ños por ha­cer y un sin­gu­lar desafío de la su­per­vi­ven­cia en esa tie­rra ge­ne­ro­sa pe­ro ex­tra­ña, que co­men­zó por ha­cer­le gra­cias a su len­gua in­con­clu­sa y ur­gi­da con los apre­mios so­cia­les.

Que­rían ser en­ten­di­dos, que­rían un lu­gar ba­jo el sol, que­rían que­dar­se. Hi­cie­ron tien­das, se fue­ron de buho­ne­ros por pla­yo­nes de­sola­dos, pu­sie­ron ven­to­rri­llos a las ori­llas de los ríos, afron­ta­ron se­ña­la­mien­tos y dis­cri­mi­na­cio­nes, cre­cie­ron y ex­pan­die­ron los ne­go­cios y la­bra­ron el ca­mino pa­ra que sus hi­jos, he­re­de­ros de for­tu­nas que no la­bra­ron, in­cur­sio­na­ran en la po­lí­ti­ca.

Por en­ton­ces, la ma­yo­ría de los que lle­ga­ron eran cris­tia­nos po­bres y muy pron­to se de­di­ca­ron al co­mer­cio. Fun­da­ron fa­mi­lias que fue­ron, su­ce­si­va­men­te en­tre­la­zán­do­se has­ta cons­ti­tuir pe­que­ñas pe­ro cre­cien­tes co­mu­ni­da­des. Y en ellas, la pre­sen­cia de la mu­jer fue de­ci­si­va.

La mu­jer ára­be, si bien ata­da al uni­ver­so do­més­ti­co por vie­jas re­mi­nis­cen­cias re­li­gio­sas y pa­triar­ca­les, desa­rro­lló, gra­cias al tra­ba­jo vo­lun­ta­rio, un sen­ti­do ocul­to de la in­de­pen­den­cia, del que ca­re­cie­ron las mu­je­res de otros mun­dos. Des­pro­vis­tos de las irrea­li­da­des del abo­len­go y de la es­tu­pi­dez im­pro­duc­ti­va que se­guía afe­rra­da al la­ti­fun­dio es­ta­cio­na­rio, los ára­bes y las ára­bes no te­nían ver­güen­zas aje­nas que en­fren­tar mien­tras se lan­za­ban al tra­ba­jo, en sus más mi­nús­cu­las y más com­ple­jas ma­ni­fes­ta­cio­nes. Pa­ra ellos, miem­bros de una cul­tu­ra mi­le­na­ria que no te­nía tam­po­co cuen­tas que res­pon­der an­te la cár­cel de los pre­jui­cios his­pá­ni­cos, lo im­por­tan­te era el pro­gre­so eco­nó­mi­co, la asi­mi­la­ción cul­tu­ral, la ar­mo­ni­za­ción de sus va­lo­res an­ces­tra­les con las exi­gen­cias del nue­vo mun­do. La mu­jer ára­be, con na­tu­ra­les ex­cep­cio­nes, sa­bía tra­ba­jar en me­dio de la abun­dan­cia, sa­bía ir al mer­ca­do, com­prar y re­ga­tear, sa­bía el cos­to ver­da­de­ro del di­ne­ro y bien pron­to se la vio al fren­te del mos­tra­dor, en la com­pra y ven­ta de te­las, en la coad­mi­nis­tra­ción de los ne­go­cios.

Esa mu­jer, aun­que te­nía en sí las ló­gi­cas con­tra­dic­cio­nes ra­cia­les y cul­tu­ra­les de to­dos los miem­bros de su co­lec­ti­vi­dad, su­po en­ten­der las exi­gen­cias del nue­vo mun­do. Ins­tau­ró en mu­chos ca­sos un ma­triar­ca­do di­ná­mi­co ca­paz de so­por­tar y ad­mi­nis­trar el cre­ci­mien­to de la fa­mi­lia y el as­cen­so so­cial de su gru­po fa­mi­liar. Y ca­paz, tam­bién, de ha­cer­les fren­te a las con­tin­gen­cias, desas­tres, ca­la­mi­da­des y desafíos de la vi­da so­cial.

Cuan­do se hi­zo abue­la, tra­tó de de­fen­der la fa­mi­lia ex­ten­sa, de re­unir­la al­re­de­dor de la mis­ma me­sa el fin de se­ma­na. De mos­trar­les a los nie­tos los más di­ver­sos, rui­do­sos y ás­pe­ros sen­de­ros con fra­ses sen­ten­cio­sas e in­ape­la­bles. De re­afir­mar los ri­tua­les in­vio­la­bles de la vin­cu­la­ción en­tre los miem­bros de la fa­mi­lia. De mar­car los va­lo­res co­mo si fue­ran las úni­cas pi­sa­das en el de­sier­to. Mu­chas de sus creen­cias, de sus há­bi­tos, de sus re­fra­nes, de sus for­mas de in­ter­pre­tar lo co­ti­diano, arrai­ga­ron pa­ra siem­pre en la men­ta­li­dad cos­te­ña.

En el sen­ti­do de las ma­ne­ci­llas del re­loj: ca­rá­tu­la del li­bro pós­tu­mo de Gar­cía Us­ta; pa­sa­por­te de la Re­pú­bli­ca Ára­be Uni­da, per­te­ne­cien­te a Jo­se­fi­na Ba­la­dí de Saer, una cu­rio­sa fo­to de la can­tan­te ba­rran­qui­lle­ra Sha­ki­ra, en 1988, y Ju­lia Tur­bay de Tur­bay.

Ja­fi­sa Ghi­says con sus nie­tas, dé­ca­da de 1960.

Jo­sé Dac­ca­ret y Zoi­la Giha, en Be­lén, en 1950.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.