Ba­rran­qui­lla y su río

Ideas pa­ra un re­na­ci­mien­to na­tu­ral y pai­sa­jís­ti­co del río gran­de de los co­lom­bia­nos.

Latitud - - El Heraldo - Por Ro­dri­go Se­nior Blan­co

El río Mag­da­le­na no so­lo tu­vo gran im­por­tan­cia en el país por su na­ve­ga­ción, sino que fue ‘pie­dra an­gu­lar’ en el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de Co­lom­bia. Por tal mo­ti­vo es inau­di­to que por es­pa­cio de 70 años no se ha­yan to­ma­do me­di­das pa­ra evi­tar que las in­dus­trias y di­fe­ren­tes em­pre­sas que exis­ten a lo lar­go de su ri­be­ra, des­de su na­ci­mien­to has­ta la desem­bo­ca­du­ra en el mar Ca­ri­be, de­po­si­ten di­rec­ta­men­te en él sus re­si­duos quí­mi­cos y sa­ni­ta­rios, con­vir­tien­do en una cloa­ca un cuer­po de agua que fue par­te in­te­gral del cre­ci­mien­to de la Re­pú­bli­ca, y que atra­vie­sa de­ce­nas de pue­blos ri­be­re­ños.

Fac­to­res co­mo los de­rra­mes de pe­tró­leo, con­se­cuen­cia de ac­tos te­rro­ris­tas, y la cre­cien­te se­di­men­ta­ción –he­cho que afec­tó gra­ve­men­te a las em­pre­sas na­vie­ras de otro­ra y con­vir­tie­ron en al­mas en pe­na a mu­chos pue­blos ri­be­re­ños–, su­ma­dos al pe­ren­ne ol­vi­do del go­bierno cen­tral pa­re­cían de­cre­tar la de­fun­ción de la ar­te­ria flu­vial. Hoy, cuan­do se anun­cia la re­cu­pe­ra­ción de su na­ve­ga­bi­li­dad, es ur­gen­te ha­cer un lla­ma­do al go­bierno pa­ra que to­me me­di­das que per­mi­tan que to­das las in­dus­trias que desa­rro­llan sus ac­ti­vi­da­des a ori­llas del río des­tru­yan, de ma­ne­ra téc­ni­ca, sus re­si­duos quí­mi­cos.

Pa­ra na­die es un mis­te­rio que el des­pla­za­mien­to de Ba­rran­qui­lla co­mo pri­me­ra ciu­dad del país obe­de­ce a fac­to­res co­mo la pér­di­da de rum­bo de una po­co pre­pa­ra­da cla­se po­lí­ti­ca que no vis­lum­bró el cre­ci­mien­to de la ciu­dad. La con­se­cuen­cia de es­to, en­tre otras, fue el co­lap­so to­tal de los ser­vi­cios bá­si­cos de la ciu­dad. Afor­tu­na­da­men­te, de años pa­ra acá la ciu­dad pa­re­ce vi­vir un re­na­cer en el que otra at­mós­fe­ra se res­pi­ra. En una pa­sa­da vi­si­ta a la ciu­dad en­con­tré obras de amo­bla­mien­to ur­bano y un cre­cien­te ím­pe­tu co­mer­cial e in­dus­trial. Pro­yec­tos co­mo la ca­na­li­za­ción de los arroyos, la es­pe­ra­da mo­der­ni­za­ción del ae­ro­puer­to, los pro­yec­tos del ba­rrio La Lo­ma, don­de se es­pe­ra fun­cio­nen ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les y em­pre­sas que ten­drán la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va de que­dar muy cer­ca del Ter­mi­nal Ma­rí­ti­mo, se su­man a la cons­truc­ción del nue­vo puen­te Pu­ma­re­jo, que ade­más de ser más an­cho, ten­drá un gá­li­bo de 45 me­tros, con el cual se bus­ca con­ju­rar un pro­ble­ma de me­dio si­glo que im­pi­dió que bar­cos de ma­yor al­tu­ra pu­die­ran na­ve­gar río aden­tro, po­nién­do­le lí­mi­tes a la na­ve­ga­ción flu­vial.

Qui­zás una de las obras que por su im­pac­to pai­sa­jís­ti­co más gra­ta­men­te me sor­pren­die­ron fue la cons­truc­ción del ma­le­cón en el río Mag­da­le­na, que va des­de los mue­lles del Ter­mi­nal en di­rec­ción a Bo­cas de Ce­ni­za. Has­ta aquí, to­do for­mi­da­ble, pe­ro, re­ga­lo una idea, ¿por qué no pro­yec­tar la cons­truc­ción de es­te ma­le­cón has­ta Las Flo­res, y oja­lá has­ta el pro­pio ta­ja­mar de Bo­cas de Ce­ni­za? Una obra de es­ta en­ver­ga­du­ra per­mi­ti­ría un pa­seo tu­rís­ti­co ex­tra­or­di­na­rio en el que se po­drían apre­ciar el pa­so de las em­bar­ca­cio­nes que en­tran y sa­len por el gran río. Es­te ma­le­cón, ade­cua­do con una ci­clo­vía y un pa­seo pea­to­nal, se­ría una obra úni­ca.

El río Mag­da­le­na y su es­pec­ta­cu­lar desem­bo­ca­du­ra en el mar Ca­ri­be, vis­to des­de el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.