Ba­rack Oba­ma, del mo­des­to ano­ni­ma­to a la his­to­ria im­bo­rra­ble

Una sem­blan­za que re­co­ge al­gu­nos de los hi­tos del pri­mer pre­si­den­te afro­ame­ri­cano de los es­ta­dou­ni­den­ses, a es­ca­sas se­ma­nas de de­jar la Ca­sa Blan­ca, don­de go­ber­nó por es­pa­cio de 8 años.

Latitud - - El Heraldo - Por Ál­va­ro de la Espriella Aran­go

Pen­sar ha­ce más de una dé­ca­da que en el am­bien­te po­lí­ti­co de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca un hom­bre de ra­za ne­gra pu­die­se ser ele­gi­do pre­si­den­te de la ma­yor po­ten­cia mun­dial po­día ser aven­tu­ra­do y, pa­ra al­gu­nos ra­cis­tas, una tra­ge­dia. En el mis­mo con­glo­me­ra­do so­cial de la gran na­ción ese re­si­duo co­lo­nial y re­tró­gra­do de una cul­tu­ra dis­cri­mi­na­to­ria era un fac­tor de­ter­mi­nan­te, y qui­zás en los am­bien­tes no po­lí­ti­cos di­cho sen­ti­mien­to era ge­ne­ra­li­za­do. El Par­ti­do De­mó­cra­ta, he­re­de­ro de la tra­di­ción de los Ken­nedy y los Car­ter, la mis­ma am­pli­tud li­be­ral no al­can­za­ba a cu­brir un es­pec­tro tan am­plio co­mo pa­ra lle­gar a pen­sar en la elec­ción de sus fi­las en can­di­da­tos de co­lor.

En un país en el que el le­ga­do de la Gue­rra de Se­ce­sión no fue eli­mi­na­do por las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, sino que desem­bo­có en una tra­di­ción ra­cis­ta con­tra­ria a la li­ber­tad de cul­tos, edu­ca­ción y ra­zas pre­go­na­da por Lin­coln, no era de ex­tra­ñar­se, en pleno si­glo XX, que en los am­bien­tes uni­ver­si­ta­rios los me­jo­res de­por­tis­tas en fút­bol ame­ri­cano, bás­quet y otros de­por­tes fue­ran los hom­bres y mu­je­res de co­lor, pe­ro no se die­ra in­te­gra­ción so­cial al­gu­na con ellos. Per­so­nal­men­te lo pre­sen­cié, y ese exo­tis­mo po­día lle­var a que el no­viaz­go in­ter­ra­cial de una chi­ca blan­ca de Ne­bras­ka con un es­pi­ga­do y exi­to­so beis­bo­lis­ta ne­gro le cos­ta­ra a la mu­cha­cha un cam­bio de cam­pus y ciu­dad por or­den de sus pa­dres.

Aquel des­ba­lan­ce so­cial po­día con­si­de­rar­se una he­ren­cia tras­no­cha­da de vie­jas ta­ras, al­go que la his­to­ria re­cien­te de­mos­tra­ba con la pre­sen­cia de lí­de­res co­mo Mar­tin Lut­her King y gran­des fi­gu­ras afro­ame­ri­ca­nas que des­de siem­pre han in­flui­do en el des­tino del país del Nor­te.

En me­dio de aque­lla com­ple­ji­dad de am­bien­tes, cri­te­rios, sim­pa­tías y pre­fe­ren­cias, de Ha­wái vino Ba­rack Oba­ma, un con­gre­sis­ta que pron­to se em­pe­zó a ga­nar un nom­bre en su pro­pia cu­rul gra­cias a los pro­yec­tos de ley que pro­mul­ga­ba. En su par­ti­do, el De­mó­cra­ta, fue ga­nan­do pel­da­ños y el res­pe­to de sus par­ti­da­rios.

En 2007, Oba­ma se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to de su par­ti­do pa­ra la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra, y el mun­do lo co­no­ció por pri­me­ra vez co­mo el jo­ven osa­do que desafia­ba las tra­di­cio­nes. Lue­go de una ce­rra­da cam­pa­ña pri­ma­ria con­tra Hi­llary Clin­ton en 2008, ga­nó su­fi­cien­tes de­le­ga­dos en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, re­ci­bien­do la no­mi­na­ción pre­si­den­cial gra­cias, en par­te, al mis­mo ca­ris­ma que lo lle­va­ría a ocu­par la si­lla pre­si­den­cial.

Des­de lue­go, a juz­gar por los gua­ris­mos elec­to­ra­les, cer­ca de me­dio país re­ci­bió al nue­vo man­da­ta­rio con es­cep­ti­cis­mo y en­vi­dia, y si aten­de­mos a la fra­se «la en­vi­dia es la ira de los pu­si­lá­ni­mes», es­cri­ta por An­to­nio de So­lís en el li­bro quin­to de su Con­quis­ta de Mé­xi­co, la sor­pre­sa que des­de los pri­me­ros días de su go­bierno Oba­ma dio al es­co­ger gen­te al­ta­men­te ca­li­fi­ca­da pa­ra las po­si­cio­nes de Es­ta­do, die­ron se­ña­les de su ta­lan­te a la ho­ra de di­ri­gir una po­ten­cia mun­dial co­mo los Es­ta­dos Uni­dos.

DOS GO­BIER­NOS, MÚL­TI­PLES RE­TOS

El pri­mer gran desafío de Oba­ma fue en­con­trar­se sor­pre­si­va­men­te, de fren­te, con la cri­sis eco­nó­mi­ca que afec­tó a los Es­ta­dos Uni­dos pro­duc­to de la caí­da del Leh­man Brot­hers, prin­ci­pal ban­co de in­ver­sión de esa na­ción. Con du­ras me­di­das y el apo­yo de la ban­ca­da de su par­ti­do en el pri­mer pe­rio­do de su man­da­to, po­co a po­co fue sa­can­do a flo­te la eco­no­mía de su na­ción. La gen­te sin­tió que te­nía un go­ber­nan­te, que ha­bía un ti­món, lo que lo lle­vó a ga­nar la con­fian­za de mu­chos de los re­pre­sen­tan­tes de la cla­se di­ri­gen­te de su país. Emu­lan­do la fra­se de Bal­ta­sar Gra­cián en su li­bro El dis­cre­to («Pri­me­ro se ha de rei­nar en las vo­lun­ta­des y des­pués en las po­si­bi­li­da­des»), Oba­ma mos­tró la re­si­lien­cia de su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, sa­can­do de las di­fi­cul­ta­des el país que go­ber­na­ba.

En el de­no­mi­na­do ‘Oba­ma­ca­re’ (Ley de Pro­tec­ción al Pa­cien­te y Cui­da­do de Sa­lud Ase­qui­ble), el Pre­si­den­te sor­pren­dió a un país que re­que­ría de una reforma sus­tan­cial de la sa­lud pe­ro no se atre­vía a dar el pa­so de­ci­si­vo. Mi­llo­nes de per­so­nas, mu­chos de ellos de cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das, vie­ron por vez pri­me­ra la luz de los pa­si­llos de un hos­pi­tal, con­vir­tién­do­se en más que ciu­da­da­nos de so­lo nom­bre. Con­tra vien­to y ma­rea, Oba­ma im­pul­só va­le­ro­sa­men­te, en me­dio de una cri­sis que men­gua­ba los in­gre­sos fis­ca­les, la reivin­di­ca­ción de los ser­vi­cios de sa­lud pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos y una re­gu­la­ción más acor­de con los in­gre­sos de mi­llo­nes de in­sa­tis­fe­chos ha­bi­tan­tes del gran país, mu­chos de ellos aban­do­na­dos por años en ese im­por­tan­te cam­po.

Otro de los gran­des re­tos de Oba­ma fue en­fren­tar­se al mons­truo­so do­lor de ca­be­za de me­dio país, es­pe­cial­men­te de la opo­si­ción: la re­gu­la­ción del es­ta­tu­to mi­gra­to­rio, cu­na de gran­des in­jus­ti­cias y des­co­no­ci­mien­to de una reali­dad inob­je­ta­ble, los in­mi­gran­tes ile­ga­les que cru­zan a dia­rio las fron­te­ras bus­can­do una me­jor for­ma de vi­da, y el de mi­no­rías de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des que cre­cen a una ta­sa su­pe­rior a los na­ci­mien­tos de pa­re­jas nor­te­ame­ri­ca­nas. Le­ga­li­zar a más de vein­te mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, ha­llar un mar­co le­gal ade­cua­do y só­li­do que al tiem­po que ejer­cie­ra au­to­ri­dad hi­cie­ra com­pren­der al in­mi­gran­te la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar pa­ra ga­nar su re­si­den­cia no fue una la­bor fá­cil pa­ra el pri­mer man­da­ta­rio de los nor­te­ame­ri­ca­nos, pe­ro es un he­cho evi­den­te que la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria tra­di­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se cam­bió, y que se vi­ve ac­tual­men­te ba­jo un con­cep­to abier­to que re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de brin­dar nor­ma­li­dad mi­gra­to­ria a mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que apor­tan a la eco­no­mía y el de­sa­rro­llo de es­te país.

Pe­ro in­dis­cu­ti­ble­men­te en don­de Oba­ma su­peró los lí­mi­tes de la sor­pre­sa y su enor­me con­cep­ción de la glo­ba­li­za­ción fra­ter­na del mun­do fue en su de­ci­di­da re­vi­sión de las re­la­cio­nes con Cu­ba. To­do pa­re­ce in­di­car que la pos­tu­ra del Pa­pa Fran­cis­co tu­vo una in­fluen­cia con­tun­den­te, pe­ro es in­dis­cu­ti­ble que el pa­so pa­ra acer­car a am­bas na­cio­nes pre­ci­sa­ba de bue­nos ar­gu­men­tos an­te la opi­nión re­pu­bli­ca­na y una pos­tu­ra ecuá­ni­me an­te la po­bla­ción cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­se de al­gu­nos Es­ta­dos de la Unión.

Oba­ma re­co­no­ció el error de Es­ta­dos Uni­dos, y que el blo­queo no cam­bió las co­sas, so­me­tien­do a un pue­blo a una pre­ca­ria si­tua­ción que no me­re­cía. La llu­via de crí­ti­cas a Oba­ma por el cam­bio de fren­te en las re­la­cio­nes con Cu­ba no se hi­zo es­pe­rar, es­pe­cial­men­te de la colonia de cu­ba­nos que pi­den el de­rro­ca­mien­to del ré­gi­men de los her­ma­nos Cas­tro.

La com­pren­sión de que so­bre las rui­nas de una li­ber­tad res­trin­gi­da y las pri­va­cio­nes se le­van­ta un fu­tu­ro, y de la mis­ma fi­ni­tud de los Cas­tro, lle­va­ron a Oba­ma a dar un vuel­co to­tal a dé­ca­das de re­la­cio­nes con­ge­la­das con es­ta is­la del Ca­ri­be. Ba­rack Oba­ma pa­só de ser un ca­si anónimo se­na­dor a un es­ta­dis­ta que su­po in­ter­pre­tar las con­di­cio­nes cam­bian­tes y di­ná­mi­cas de es­te si­glo lleno de sor­pre­sas, per­mi­tién­do­le com­par­tir la glo­ria con otros gran­des man­da­ta­rios de la his­to­ria en un país de­li­be­ran­te y con es­ta­dos de opo­si­ción bien de­li­nea­dos. Bien lo ha­bía ex­pre­sa­do Sé­ne­ca en De la cons­tan­cia del sa­bio: «No es por ve­re­das pla­nas que se sube a las al­tu­ras».

Ál­va­ro de la Espriella Aran­go:

Mues­tra del ca­ris­ma de Ba­rack Oba­ma fue­ron sus fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes en me­dios im­pre­sos y re­des so­cia­les, lo que re­de­fi­nió el es­ti­lo pre­si­den­cial en Es­ta­dos Uni­dos. abo­ga­do, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas y co­lum­nis­ta de EL HE­RAL­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.