Vi­si­tas y ‘erres’

Latitud - - News - Por Ra­món Illán Bac­ca

Fui a mi na­tal San­ta Mar­ta a pre­sen­tar Pe­chi­che na­tu­rae, la úl­ti­ma no­ve­la de Ju­lio Ola­ci­re­gui. La li­bre­ría El Ama­nuen­se es­tu­vo lle­na de asis­ten­tes. El li­bro, co­mo ex­pli­có el au­tor, eran co­men­ta­rios he­chos a un li­bro no es­cri­to, una idea que tie­ne el pre­ce­den­te de Es­co­lios pa­ra un tex­to im­plí­ci­to, de Ni­co­lás Gó­mez Dá­vi­la. En el pú­bli­co ha­bía aca­dé­mi­cos, ci­neas­tas, as­pi­ran­tes a doc­to­ra­dos en uni­ver­si­da­des eu­ro­peas, sa­ma­rios ju­bi­la­dos, asis­ten­tes que se de­cla­ra­ron lec­to­res fer­vo­ro­sos, no­ve­lis­tas y poe­tas cie­na­gue­ros. Bue­nas pre­gun­tas, po­ca ven­ta del li­bro.

La ciu­dad se ve con edi­fi­cios ca­da vez más gran­des y pla­yas ca­da vez más an­gos­tas. Fui al se­pe­lio de Mar­got Dá­vi­la An­gu­lo, una pa­rien­te muy cer­ca­na y que­ri­da. En el úl­ti­mo mi­nu­to un con­jun­to in­ter­pre­tó –pe­ti­ción he­cha por la di­fun­ta an­tes de mo­rir–, El he­la­do de le­che, El pol­vo­re­te y El gua­ya­bo de la ye. No pu­de me­nos que sen­tir una ale­gría con­ta­gio­sa que nos re­ga­la­ba, des­de el más allá, la di­fun­ta, un ser sin­gu­lar, un es­pí­ri­tu li­bre.

En­con­tré ami­gos que ha­cía mu­cho tiem­po no veía. Los en­con­tré inevi­ta­ble­men­te vie­jos y ha­blan­do to­do el tiem­po de la idí­li­ca ciu­dad de an­tes, los nie­tos acom­pa­ñan­tes ha­bla­ban de es­tu­dios y be­cas en el ex­te­rior.

Por la no­che, Clin­ton y Ana­bel in­sis­tie­ron en que les mos­tra­ra el es­ce­na­rio de una cró­ni­ca de la que nun­ca he po­di­do co­rro­bo­rar to­dos los da­tos. Fui­mos a lo que que­da­ba de la quin­ta fren­te a la pla­ya. To­do el lu­gar es­ta­ba re­mo­de­la­do y no ha­bía ni som­bra de aque­lla man­sión se­ño­rial. La ven­ta­na con ce­lo­sía y tri­ni­ta­rias so­lo exis­tía en mi men­te, aho­ra so­lo veía una ven­ta­na mez­qui­na que tan so­lo era vie­ja. Pe­ro de pron­to sen­tí en una evo­ca­ción

de los años trein­ta, que el es­ce­na­rio cam­bia­ba y que la voz con la ‘erre’ gu­tu­ral fran­ce­sa de la sol­te­ro­na ele­gan­te, que ve­nía de Bru­se­las, le de­cía al joven abo­ga­do pue­ble­rino: «No so­mos de la mis­ma cla­se so­cial, pe­ro si me traes un ani­llo es­pe­cial pa­ra es­ta Na­vi­dad, po­dría con­ven­cer a mis pa­dres que te acep­ten». To­do es­to di­cho de­trás de la ce­lo­sía y con la en­re­da­de­ra que im­pe­día ver­la.

El joven que que­ría as­cen­der por la es­ca­le­ra de un buen ma­tri­mo­nio se dis­pu­so a en­con­trar un ani­llo que de­ja­ra sa­tis­fe­cha a es­ta se­ño­ri­ta con to­das las cua­li­da­des de bue­na po­si­ción, ele­gan­cia y mun­do. Tam­bién con mu­chas deu­das y una ju­ven­tud que se des­pe­día a la ca­rre­ra.

En­con­tró el ani­llo, una jo­ya co­lo­nial de al­tos qui­la­tes, pe­ro con un de­fec­to, era ro­ba­do.

El joven se en­deu­dó más allá de sus po­si­bi­li­da­des, pe­ro de­du­jo que el ma­tri­mo­nio re­sol­ve­ría esos me­nos­pre­cia­bles pro­ble­mas. Esa no­che, el joven enamo­ra­do pu­do ver la mano con guan­te que le re­ci­bió el cos­to­so re­ga­lo.

El do­min­go si­guien­te, en el atrio de la ca­te­dral, es­ta­ba la se­ño­ri­ta en­co­pe­ta­da ha­blan­do con unas ami­gas. El joven pa­só a su la­do y la ro­zó, adre­de. Ella hi­zo un ges­to de dis­gus­to y si­guió con­ver­san­do.

El joven, pro­vin­ciano, no se aguan­tó más y em­pe­zó a re­cla­mar­le ai­ra­do: «Ama­ble pa­ra re­ci­bir re­ga­los, in­di­fe­ren­te pa­ra sa­lu­dar­me». Ella que­dó es­tu­pe­fac­ta, las ami­gas fu­rio­sas da­ban gri­tos des­tem­pla­dos. Unos ca­ba­lle­ros lle­ga­ron a de­fen­der a la da­ma ul­tra­ja­da.

En­tre di­me que te di­ré, ella pu­do acla­rar que ja­más ha­bía con­ver­sa­do con el joven im­per­ti­nen­te. ¿Qué ha­bía pa­sa­do? Que So­co­rri­to Sa­lo­mé, la do­més­ti­ca –quien tam­bién ha­bía es­ta­do en Bru­se­las– ha­bía imi­ta­do a la per­fec­ción la ‘erre’ gu­tu­ral fran­ce­sa y ha­bía re­ci­bi­do la jo­ya.

El res­to de la his­to­ria lo des­co­noz­co, no sé qué pa­só ni con la jo­ya ni con los pro­ta­go­nis­tas del cuen­to. So­lo que la ven­ta­na de la que es­tá­ba­mos en­fren­te pe­día a gri­tos que se con­ta­ra el ro­man­ce con ‘erres’ gu­tu­ra­les.

Aho­ra so­lo veía una ven­ta­na mez­qui­na que tan so­lo era vie­ja. Pe­ro de pron­to sen­tí en una evo­ca­ción de los años trein­ta que el es­ce­na­rio cam­bia­ba”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.