• Ba­rran­qui­lla, me­mo­ria grá­fi­ca

Latitud - - Portada -

Las fo­to­gra­fías po­seen ma­yor elo­cuen­cia que las pa­la­bras. Y en el ca­so del re­gis­tro de una ciu­dad, tie­nen la ca­pa­ci­dad de in­ven­ta­riar lo per­di­do, lo arra­sa­do, lo ido. Pe­ro tam­bién pro­mue­ven el cues­tio­na­mien­to so­bre las vi­ci­si­tu­des del pro­gre­so mal en­ten­di­do, con su cuo­ta de de­sas­tres y de la­men­tos uná­ni­mes de la ur­be.

El li­bro Me­mo­ria grá­fi­ca de Ba­rran­qui­lla es pues un pro­yec­to edi­to­rial que re­co­ge imá­ge­nes de an­ta­ño del sis­te­ma hí­dri­co de los ca­ños y que con­ti­núa con el Cen­tro de Ba­rran­qui­lla, tre­nes, co­mer­cio y ba­rrios, cul­mi­nan­do con un re­co­rri­do por los es­ce­na­rios y pro­ta­go­nis­tas del mun­do cul­tu­ral, con or­ques­tas, car­na­va­les, tea­tros, dan­zas y ci­nes.

LA IN­TEN­DEN­CIA FLUVIAL

La cons­truc­ción de la igle­sia del Ro­sa­rio dio ori­gen al ca­lle­jón del Ro­sa­rio, que bor­dea­ba el ba­rrio Aba­jo del Río. Ter­mi­na­ba jus­ta­men­te en una la­gu­na ali­men­ta­da por los des­bor­da­mien­tos de los ca­ños y por el desagüe de los arro­yos pro­duc­to de la tem­po­ra­da de llu­vias.

En esa zo­na la­gu­nar acos­tum­bra­ban los vie­jos cho­fe­res de los vehícu­los de Ba­rran­qui­lla lle­var sus vehícu­los, con el pro­pó­si­to de efec­tuar su la­va­do por par­te de una ban­da­da de mu­cha­chos apos­ta­dos allí pa­ra esos me­nes­te­res.

Allí mis­mo fue en­con­tra­do un ce­men­te­rio in­dí­ge­na por par­te del in­ge­nie­ro Ar­men­ta en las la­bo­res de cons­truc­ción del tran­vía de Ba­rran­qui­lla. Des­pués, an­te las obras de cons­truc­ción de la Ave­ni­da Ola­ya He­rre­ra has­ta em­pal­mar con el Ma­le­cón Ro­dri­go de Bas­ti­das, se re­lle­na­ría par­cial­men­te la vie­ja la­gu­na, pe­ro aún así, se for­ma­ban in­men­sos char­cos en épo­cas in­ver­na­les.

En 1935 se le­van­tó el edi­fi­cio de la In­ten­den­cia Fluvial en la ri­be­ra del ca­ño. Des­pués, a fi­na­les de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, en una de sus es­qui­nas de cons­tru­yó el edi­fi­cio de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros que in­cluía bo­de­gas y ofi­ci­nas. Más re­cien­te­men­te allí se le­van­tó el Mu­seo Cul­tu­ral del Ca­ri­be y una de las es­ta­cio­nes del sis­te­ma de trans­por­te ma­si­vo, Trans­me­tro, con ese mis­mo nom­bre.

Pe­se a las obras de dre­na­je con co­lec­to­res sub­te­rrá­neos, to­da­vía allí el agua se de­po­si­ta tran­qui­la, ape­lan­do a los ava­ta­res de su me­mo­ria, en char­cos, co­mo si qui­sie­ra re­vi­vir los tiem­pos pa­sa­dos la­gu­na­res.

EL MER­CA­DO PÚ­BLI­CO

El mer­ca­do pú­bli­co de Ba­rran­qui­lla fue he­cho por Ti­bur­cio Hem­mer y Jo­sé Félix Fuen­ma­yor,

creán­do­se pa­ra tal efec­to la com­pa­ñía The Ba­rran­qui­lla Mar­ket Co. y cons­trui­do con apor­tes de ca­pi­tal del ban­que­ro Es­te­ban Már­quez y de Da­vid Ló­pez Pen­ha. El 15 de fe­bre­ro de 1882 se co­lo­có la pri­me­ra pie­dra y el 10 de sep­tiem­bre de 1885 se inau­gu­ró de una ma­ne­ra so­lem­ne con sus am­plias ga­le­rías y su se­pa­ra­ción fun­cio­nal de ali­men­tos: car­nes, gra­nos y fru­tas. Se abas­te­cían los ne­go­cios des­de el ca­ño de la Au­ya­ma, y des­de es­ta vía, por to­do el río Mag­da­le­na.

El 11 de enero de 1904, sien­do las 5 de la tar­de, co­men­zó un in­cen­dio que fue to­man­do gran­des pro­por­cio­nes has­ta que lo cu­brió en su to­ta­li­dad, pa­ra cons­ter­na­ción de la ciu­dad que co­rría tra­tan­do de apa­gar­lo y de co­mer­cian­tes de­ses­pe­ra­dos que tra­ta­ban de sal­var sus mer­can­cías ti­rán­do­las a los bo­tes en los la­dos del ca­ño. Hay que te­ner en cuen­ta que es­ta era la edi­fi­ca­ción más gran­de que te­nía Ba­rran­qui­lla en ese mo­men­to.

El desas­tre obli­gó a una pro­fun­da re­cons­truc­ción que a la lar­ga so­bre­vi­vió du­ran­te gran par­te del si­glo vein­te y que fue la que mu­chos ba­rran­qui­lle­ros aún re­cuer­dan, de­rrum­bán­do­se por or­den mu­ni­ci­pal cuan­do se am­plió la ca­lle de las Va­cas a fi­na­les de la dé­ca­da de los se­ten­ta.

Co­mo un com­ple­men­to de su nue­va cons­truc­ción y pa­ra evi­tar si­mi­la­res pro­ble­mas con un po­si­ble in­cen­dio que des­abas­te­cie­ran even­tual­men­te a la ciu­dad, en 1913 fue cons­trui­do por el ar­qui­tec­to es­pa­ñol Án­gel del Real, el mer­ca­do de gra­nos cer­ca de la Pla­za Ujue­ta. Se­guía las di­rec­tri­ces en tal sen­ti­do de los so­cios del mer­ca­do (Fuen­ma­yor, Ló­pez Pen­ha y Már­quez) y los apor­tes de su ca­pi­tal.

MUE­LLE, TRE­NES Y TRAN­VÍA

El puer­to de Sabanilla fue abier­to ofi­cial­men­te al co­mer­cio des­de el año 1829. En 1830, el

Frag­men­tos de ‘Me­mo­ria grá­fi­ca de Ba­rran­qui­lla (1890 - 1950)’, li­bro de la edi­to­rial La Igua­na Cie­ga que re­co­rre, a tra­vés de imá­ge­nes his­tó­ri­cas, un no tan le­jano pa­sa­do de la ciu­dad.

Con­gre­so y la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Fo­men­to re­ci­bie­ron pe­ti­cio­nes de San­ta Mar­ta so­li­ci­tan­do el cie­rre del puer­to de Sabanilla, in­clu­si­ve pa­ra las ex­por­ta­cio­nes. En las dé­ca­das de los años 1840 y 1850 era evi­den­te el fran­co pro­gre­so de Ba­rran­qui­lla y de su puer­to, Sabanilla, pe­se a que es­tu­vo ve­da­do a las la­bo­res por­tua­rias por las con­ti­nuas in­tri­gas de las di­ri­gen­cias de San­ta Mar­ta y Cartagena an­te las au­to­ri­da­des de la Re­pú­bli­ca.

Pa­ra 1955, el via­je­ro fran­cés Eli­seo Re­clus pro­po­ne que es ne­ce­sa­ria la cons­truc­ción de un fe­rro­ca­rril des­de Ba­rran­qui­lla a Sabanilla.

Los prin­ci­pa­les he­chos que in­ci­die­ron en la con­so­li­da­ción del puer­to de Sabanilla fue­ron el au­ge de la na­ve­ga­ción en el río Mag­da­le­na, desem­bo­can­do to­do el trá­fi­co de im­por­ta­cio­nes

y ex­por­ta­cio­nes de Co­lom­bia por es­ta vía y el cre­ci­mien­to del co­mer­cio del ta­ba­co.

El ta­ba­co fue el pri­mer gran pro­duc­to na­cio­nal de ex­por­ta­ción y ge­ne­ró un co­mer­cio di­rec­to re­gu­lar de bu­ques en­tre Eu­ro­pa y Co­lom­bia, so­bre to­do con el puer­to de Bre­men.

El co­mer­cio del ta­ba­co se de­rrum­ba en 1870 por co­yun­tu­ras co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les de pro­duc­ción en Ja­va y Su­ma­tra, asun­to que no hi­zo me­lla en Ba­rran­qui­lla, que si­guió sir­vien­do de in­ter­me­dia­ria de otros pro­duc­tos co­mo el ca­fé y la qui­na.

La co­mu­ni­ca­ción de Ba­rran­qui­lla con el puer­to de Sabanilla se ha­cía a tra­vés del vie­jo ca­nal de La Pi­ña, que en al­gu­nas épo­cas del año te­nía pro­ble­mas de se­di­men­ta­ción, vol­vién­do­lo in­tran­si­ta­ble, di­fi­cul­tan­do y en­ca­re­cien­do el trans­por­te. El dia­rio La Re­ge­ne­ra­ción de Sabanilla ex­po­nía en el año 1853 lo si­guien­te: «El atra­so que se su­fre en cier­ta épo­ca pa­ra po­ner la car­ga en los bu­ques, por en­con­trar­se el ca­ño de la Pi­ña su­ma­men­te in­tran­si­ta­ble, ya por ex­ten­sos ba­ta­ta­les y pa­li­za­das o ya por que­dar en par­tes con so­lo uno o dos pies de agua, im­pi­de al ne­go­cio co­mer­cial dar ma­yor can­ti­dad de lo ex­por­ta­do».

Por esa si­tua­ción hu­bo la ne­ce­si­dad de di­se­ñar un sis­te­ma de trans­por­te más con­fia­ble y me­nos pro­pen­so a los vai­ve­nes de la na­tu­ra­le­za. El pro­ce­so se ha­bía ini­cia­do en el año 1865 cuan­do la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te del Es­ta­do So­be­rano de Bo­lí­var pro­cla­mó la Ley del 4 de ma­yo pa­ra «Con­ce­der pri­vi­le­gio a cual­quie­ra per­so­na o com­pa­ñía na­cio­nal o ex­tran­je­ra pa­ra la cons­truc­ción de un ca­mino de ca­rri­les de hie­rro ser­vi­do por má­qui­nas de va­por, que pon­ga en co­mu­ni­ca­ción la ciu­dad

de Sabanilla con el puer­to de Ba­rran­qui­lla». Igual­men­te la ci­ta­da ley ad­ju­di­ca­ba a be­ne­fi­cio de la em­pre­sa que lle­va­ra a ca­bo las obras de cons­truc­ción de vein­te mil hec­tá­reas de tie­rras bal­días. En con­se­cuen­cia, el 25 de agos­to de ese año se fir­mó el con­tra­to de cons­truc­ción de las obras del fe­rro­ca­rril con los se­ño­res Ra­món B. Ji­meno y Ra­món San­todo­min­go Vi­la.

Es­tos em­pre­sa­rios no pu­die­ron pro­se­guir con las obras acor­da­das. Cua­tro años des­pués, en 1869, ce­die­ron el con­tra­to a una com­pa­ñía ale­ma­na cu­ya re­pre­sen­ta­ción co­mer­cial lo­cal la te­nía la ca­sa Hoe­nigs­berg, Wes­sels & Cia. Es­ta vez las obras ca­mi­na­ron de una for­ma rá­pi­da y sin re­tra­sos, inau­gu­rán­do­se el fe­rro­ca­rril el día 1º de enero de 1871. La nue­va em­pre­sa fue bau­ti­za­da co­mo Em­pre­sa del Fe­rro­ca­rril y Te­lé­gra­fo de Bo­lí­var. Den­tro de la in­fraes­truc­tu­ra de edi­fi­ca­cio­nes que pe­día la em­pre­sa, el 20 de sep­tiem­bre de 1871 fue inau­gu­ra­do el edi­fi­cio de la es­ta­ción del fe­rro­ca­rril en Ba­rran­qui­lla, el cual fue bau­ti­za­do con el nom­bre de Fran­cis­co Mon­to­ya, prós­pe­ro em­pre­sa­rio de ca­fé y uno de los hom­bres más ri­cos en la Co­lom­bia de aque­llos años.

El li­bro Me­mo­ria grá­fi­ca de Ba­rran­qui­lla cons­ti­tu­ye una im­por­tan­te obra pre­sen­ta­da en fo­tos, per­mi­tien­do eva­luar en su to­ta­li­dad los to­nos de una nos­tal­gia que no ce­sa so­bre el Río y sus afluen­tes, del cual se res­ca­ta aho­ra, pa­ra la pos­te­ri­dad, la mag­ni­fi­cen­cia de la nos­tal­gia de las imá­ge­nes.

Por­ta­da del li­bro pu­bli­ca­do por la edi­to­rial La Igua­na Cie­ga. (Izq.) An­ti­guo Pa­seo Bo­lí­var, al fon­do se pue­de apre­ciar el edi­fi­cio Pal­ma, hoy Torre Manzur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.