Via­je a la fic­ción Onet­tia­na

Latitud - - News - Por Eze­quiel Quin­te­ro Ga­lle­go

Leer es­te li­bro es en reali­dad en­trar al cuar­to del es­cri­tor Juan Car­los Onet­ti. Ver­lo en sus úl­ti­mos días, acos­ta­do, le­yen­do no­ve­las po­li­cia­cas, to­man­do whisky en me­dio de la hu­ma­re­da de sus ci­ga­rri­llos rubios. Com­pren­der des­de la puer­ta que aquel hom­bre in­ven­tó en sus cuen­tos y no­ve­las un mun­do des­car­na­do y vis­ce­ral, lleno de ros­tros sin rum­bo des­ti­na­dos al fra­ca­so. Con Ma­rio Vargas Llo­sa en las pá­gi­nas de Via­je a la fic­ción, nos aden­tra­mos en el mun­do de San­ta Ma­ría –aque­lla ciu­dad in­ven­ta­da por Onet­ti– y res­pi­ra­mos su ai­re dis­tin­to pa­ra sen­tir el fres­cor que la li­te­ra­tu­ra del con­ti­nen­te ame­ri­cano se­gre­ga. Es­te li­bro es re­sul­ta­do de un cur­so im­par­ti­do en Geor­ge­town Uni­ver­sity, don­de el lector en­tra­rá por me­dio de un en­sa­yo a una ver­da­de­ra cla­se de li­te­ra­tu­ra ofre­ci­da por un crea­dor ha­blan­do so­bre otro crea­dor, don­de in­ten­tar com­pren­der qué es aque­llo que ha­ce a un es­cri­to, una obra maes­tra. Es el mo­ti­vo pa­ra tra­zar vías de ac­ce­so al imago onet­tiano.

Si bien Vargas Llo­sa es un no­ve­lis­ta na­to, no le tiem­bla la mano pa­ra es­cri­bir un en­sa­yo. Hi­jo de esa ge­ne­ra­ción de es­cri­to­res que no so­lo lle­ga­ron a la li­te­ra­tu­ra de for­ma em­pí­ri­ca, sino que en ellos hu­bo al­go de for­ma­ción aca­dé­mi­ca, de­mues­tra que la edu­ca­ción tam­bién es otra vía de ac­ce­so a la crea­ción. Es­te es­ti­lo de­ja en­tre­ver su pa­sa­do co­mo es­tu­dian­te de hu­ma­ni­da­des en la Uni­ver­si­dad de San Mar­cos de Pe­rú, don­de se gra­dúo con un tra­ba­jo so­bre Ru­bén Da­río, y se doc­to­ró en Es­pa­ña, con lo que lue­go se co­no­ce­ría co­mo García Már­quez: his­to­ria de un dei­ci­dio. A lo lar­go del via­je ima­gi­na­rio, Vargas Llo­sa na­rra anéc­do­tas, en­tra en ex­cur­sos so­bre la reali­dad ame­ri­ca­na, y re­fe­ren­cia a otros au­to­res co­mo Proust, Joy­ce, Dos Pas­sos, Ma­llea, Artl, y en es­pe­cial a Faulk­ner, que ayu­dan a la com­pren­sión del mun­do in­ven­ta­do por Onet­ti. Ade­más, el li­bro co­mien­za des­de el ori­gen mis­mo de la fa­bu­la­ción con un ca­pí­tu­lo in­tro­duc­to­rio so­bre la vi­da de nues­tros an­te­pa­sa­dos in­dí­ge­nas y sus ri­tos en torno a la ima­gi­na­ción. Es­te en­sa­yo crí­ti­co y anec­dó­ti­co es­tu­dia des­de El po­zo (1939), has­ta Cuan­do ya no im­por­te (1993), des­ta­can­do den­tro de las no­ve­las La vi­da bre­ve (1950), El as­ti­lle­ro (1961) y Jun­ta­ca­dá­ve­res (1964).

Sin em­bar­go, el li­bro pre­sen­ta un in­con­ve­nien­te, y es el con­di­cio­nan­te de te­ner que ha­ber leí­do a Onet­ti. Si aún no se ha dis­fru­ta­do de su lec­tu­ra, no va­le la pe­na ir a es­te en­sa­yo. El asun­to ra­di­ca en que se ne­ce­si­ta de un lector que ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do sus tex­tos, pues no es una in­tro­duc­ción a su obra. Es ca­si im­po­si­ble en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca el mun­do de San­ta Ma­ría sino se ha ca­mi­na­do por sus ca­lles, si no se ha vis­to a lo le­jos a esos per­so­na­jes de­rro­ta­dos que sal­tan de la reali­dad a la fic­ción en un cons­tan­te que­rer ser, si co­mo mí­ni­mo no se ha es­ta­do en la con­fu­sión y el de­ses­pe­ro que ge­ne­ran sus cuen­tos y no­ve­las.

De to­das for­mas el li­bro de Vargas Llo­sa se­ña­la tres cuen­tos im­pres­cin­di­bles, tres obras maes­tras que se­rán men­cio­na­das aquí pa­ra que el lector que po­si­ble­men­te no ha­ya te­ni­do la suer­te de ver­se ca­ra a ca­ra con Juan Car­los Onet­ti, lo dis­fru­te y pue­da tra­se­gar más ade­lan­te por es­tos pen­sa­mien­tos del es­cri­tor pe­ruano so­bre el uru­gua­yo: el pri­me­ro es Un sue­ño rea­li­za­do (1941), don­de una mu­jer re­pre­sen­ta en tea­tro al­go que so­ñó; el se­gun­do es Bien­ve­ni­do, Bob (1944), cuen­to bas­tan­te cor­to y lim­pio so­bre la adul­tez; y el ter­ce­ro es El in­fierno tan te­mi­do (1957), una his­to­ria so­bre el amor, la ven­gan­za y el mal. Si por el con­tra­rio el lector de es­ta re­se­ña, ya ha na­ve­ga­do por sus aguas tur­bu­len­tas y no ha to­ma­do es­te li­bro en­tre sus ma­nos, ade­lan­te, la lec­tu­ra de Vargas Llo­sa a es­te hom­bre que de­di­có su vi­da a la es­cri­tu­ra, rin­de ho­me­na­je a un es­cri­tor úni­co en su es­ti­lo y abre nue­vas puer­tas pa­ra la com­pren­sión de su ex­ten­sa obra na­rra­ti­va.

Vargas Llo­sa, via­je­ro onet­tiano.

Vargas Llo­sa, Ma­rio. Via­je a la fic­ción El mun­do de Juan Car­los Onet­ti. Bo­go­tá: De­bol­si­llo, 2015. 248 págs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.