LO ‘AFRO’ EN LA OBRA DE GABO

¿De qué ma­ne­ra plas­mó Gabo al ne­gro en sus fic­cio­nes? Una re­vi­sión crí­ti­ca en el cru­ce de ca­mi­nos en­tre ra­za y li­te­ra­tu­ra.

Latitud - - Portada - Por Ju­lio Ola­ci­re­gui

Re­leer la obra de Ga­briel García Már­quez pa­ra sub­ra­yar có­mo se re­fie­re a los afro­co­lom­bia­nos, qué pa­pel otor­ga en sus fic­cio­nes a “los negros”, se­rá el pro­pó­si­to de es­te ar­tícu­lo. El es­cri­tor des­de jo­ven co­men­zó a ob­ser­var “nues­tra anato­mía so­cial”, “nues­tra bio­lo­gía po­pu­lar”. En sus pri­me­ros es­cri­tos, pu­bli­ca­dos en los dia­rios El Universal de Car­ta­ge­na y EL HERALDO de Ba­rran­qui­lla, de­jó hue­llas de su sen­si­bi­li­dad, de su or­gu­llo por la mix­tu­ra que so­mos, ”la re­si­na sen­ti­men­tal de nues­tra ra­za” .

1 “Jor­ge Ar­tel se ha lle­va­do nues­tra tie­rra a Bo­go­tá. En la pie­za de un ho­tel ca­pi­ta­lino abrió el poe­ta sus ma­le­tas va­ga­bun­das, y len­ta­men­te, con la se­gu­ri­dad del via­je­ro que sa­be el si­tio de ca­da co­sa, fue ex­tra­yen­do de en­tre las ca­mi­sas y pa­ñue­los las pre­gun­tas de la ra­za, los te­ji­dos de la mú­si­ca (…) y re­tor­ci­das y hú­me­das, las raí­ces nu­tri­cias de la Cos­ta Atlán­ti­ca”, es­cri­bió en sep­tiem­bre de 1948. El poe­ta afro­co­lom­biano Jor­ge Ar­tel via­ja­ba a Bo­go­tá pa­ra la es­ce­ni­fi­ca­ción de su li­bro de poe­sía, Tam­bo­res en la no­che.

García Már­quez in­ten­ta­ba ya al­can­zar en esa mo­des­ta co­lum­na pe­rio­dís­ti­ca so­bre un poe­ta ami­go su ob­je­ti­vo de re­crear poé­ti­ca­men­te la reali­dad. “La ma­dru­ga­da de Car­ta­ge­na den­tro de una bo­te­lla, pa­ra que el mar fue­ra más ver­de –ver­de de vi­drio—en el sue­ño de los náu­fra­gos. Un pa­triar­ca ne­gro mi­dien­do el pul­so de la fie­bre en el vien­tre de la tam­bo­ra. Y una mu­la­ta fru­tal, fa­bri­ca­da en la mis­ma ma­de­ra de las gai­tas, vien­do cre­cer su edad ha­cia el abis­mo de la pri­me­ra pe­sa­di­lla”.

En Car­ta­ge­na, puer­to ne­gre­ro des­de el si­glo XVI, aún hoy en día la eli­te so­cial, “blan­ca”, dis­cri­mi­na a la gen­te por el co­lor de la piel.

Qui­zás en las pla­yas, pie­dras y mu­ra­llas de la vie­ja Car­ta­ge­na que­dó flo­tan­do pa­ra siem­pre el mie­do de los no­bles crio­llos a la re­be­lión de los negros que re­apa­re­ce­rá en Del amor y otros de­mo­nios… “el mie­do con­gé­ni­to de los no­bles crio­llos de ser ase­si­na­dos por sus es­cla­vos du­ran­te el sue­ño”.

El his­to­ria­dor Al­fon­so Mú­ne­ra nos re­cuer­da en sus en­sa­yos2 que el triun­fo de la re­be­lión in­de­pen­den­tis­ta en Hai­tí, a co­mien­zos del si­glo XIX, hi­zo te­mer que “los negros fran­ce­ses” se pu­sie­ran

“Así que de­ci­die­ron aban­do­nar las bo­las en un lu­gar pú­bli­co. Ana pen­só que eso re­sol­vía el pro­ble­ma del sa­lón de bi­llar, pe­ro de­ja­ba pen­dien­te el del ne­gro…” Ga­briel García Már­quez, ‘En es­te pue­blo no hay

la­dro­nes’.

al fren­te de una suer­te de bri­ga­das in­ter­na­cio­na­lis­tas pa­ra ayu­dar a la lu­cha de los fu­tu­ros pa­len­que­ros y arro­che­la­dos nues­tros con­tra “los cha­pe­to­nes”, “es­pa­ño­les con el alma ne­gra”, co­mo lo can­ta­rá Joe Arro­yo, “el mu­la­to del sa­bor”, en Re­be­lión.

La his­to­ria­do­ra ca­le­ña Ma­ría Cristina Navarrete se­ña­la que en el apo­geo de Car­ta­ge­na co­mo puer­to ne­gre­ro, en los si­glos XVI y XVII, al­gu­nos blan­cos, due­ños de mano de obra cau­ti­va, eran pro­xe­ne­tas, obli­ga­ban a sus es­cla­vas a pros­ti­tuir­se3.

“La mu­jer ne­gra y con ma­yor ra­zón la es­cla­va, era el ele­men­to de la co­mu­ni­dad más de­pen­dien­te y por lo tan­to más dé­bil y sen­si­ble de ser in­cul­pa­do (de bru­je­ría). Igual­men­te, la mu­jer ne­gra y la mu­la­ta go­za­ban de la repu­tación de una ávi­da ac­ti­vi­dad se­xual. De allí, el ha­ber­la re­la­cio­na­do con su ten­den­cia a bus­car sa­tis­fac­ción a sus pa­sio­nes en la bru­je­ría, en co­pu­la­cio­nes dia­bó­li­cas” 4.

Co­mo “bur­del de negros” es ca­li­fi­ca­da va­rias ve­ces la ciu­dad en El Oto­ño del pa­triar­ca, una suer­te de Car­ta­ge­na mí­ti­ca, don­de hay “un an­ti­guo puer­to ne­gre­ro” y don­de se ve “el des­or­den de co­lo­res de las ba­rra­cas de los negros en los pro­mon­to­rios de la bahía”.

En Cien años de So­le­dad la due­ña del pros­tí­bu­lo es lla­ma­da “Ni­gro­man­ta”, que equi­va­le a de­cir bru­ja que in­vo­ca a los muer­tos. Ella es “una ne­gra gran­de, de hue­sos só­li­dos, ca­de­ras de ye­gua y te­tas de me­lo­nes vi­vos”, bis­nie­ta del “más an­ti­guo de los negros an­ti­lla­nos” que vi­vían en Ma­con­do.

García Már­quez se de­ja se­du­cir por el mi­to de la ávi­da ac­ti­vi­dad se­xual de los afri­ca­nos y sus des­cen­dien­tes… “Ni­gro­man­ta lo lle­vó a su cuar­to alum­bra­do con ve­la­do­ras de su­per­che­ría, a su ca­ma de ti­je­ras con el lien­zo per­cu­di­do de ma­los amo­res, y a su cuer­po de pe­rra bra­va, em­pe­der­ni­da, des­al­ma­da (…) Lo es­pe­ra­ba pa­ra en­se­ñar­lo a ha­cer pri­me­ro co­mo las lom­bri­ces, lue­go co­mo los ca­ra­co­les y por último co­mo los can­gre­jos” 5.

En fe­bre­ro de 1951 el jo­ven García Már­quez apro­ve­chó sus vi­ven­cias co­mo agen­te ven­de­dor de en­ci­clo­pe­dias por los pue­blos de la cos­ta pa­ra es­cri­bir acer­ca de lo que ob­ser­va­ba en sus via­jes. En una se­rie de co­lum­nas pu­bli­ca­das en EL HERALDO bajo el tí­tu­lo “Re­la­to del via­je­ro ima­gi­na­rio” ex­pre­sa su ad­mi­ra­ción por una mu­jer que via­ja a su la­do en un au­to­bús. “En el la­do opues­to al mío vie­ne via­jan­do la ne­gra re­lu­cien­te y sun­tuo­sa co­mo ar­cán­gel de brea (…) con su to­tal or­ga­nis­mo de ne­gra se­cu­lar­men­te con­ven­ci­da de la im­por­tan­cia de sus sen­ti­dos (…) Po­cas co­sas tie­nen tan­ta be­lle­za plás­ti­ca co­mo una ne­gra en­greí­da” 6.

La vo­ca­ción en­ci­clo­pé­di­ca (ca­ri­be­ña) de su obra no po­día de­jar de la­do “la ne­gri­tud”. En su no­ve­la Del amor y otros de­mo­nios es don­de más se acer­ca al te­ma de la tra­ta ne­gre­ra y a la im­pron­ta de los afri­ca­nos en Car­ta­ge­na de In­dias, des­de los años mil seis­cien­tos –la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud ocu­rri­ría so­lo en 1851. En es­ta obra men­cio­na “el arra­bal de Get­se­ma­ní”, “el puer­to ne­gre­ro”, “un car­ga­men­to de es­cla­vos de Guinea” traí­dos en un bar­co de la Com­pa­ñía Ga­di­ta­na de Negros.

El en­sa­yis­ta fran­cés Jac­ques Gi­lard ha he­cho una se­ve­ra crí­ti­ca a es­te li­bro en uno de sus ar­tícu­los – ¿Oris­has en Car­ta­ge­na?— pu­bli­ca­do en Plu­mas y Pin­ce­les (U. de Ber­ga­mo), afir­man­do que García Már­quez des­co­no­cía la his­to­ria de la pre­sen­cia de los hom­bres y mu­je­res de las na­cio­nes afri­ca­nas, y de sus des­cen­dien­tes, en la Cos­ta Ca­ri­be de Co­lom­bia y por eso recurrió a un ma­nual cu­bano lla­ma­do Los oris­has en Cu­ba, de Na­ta­lia Bolívar Arós­te­gui, pa­ra dar­le con­sis­ten­cia al mun­do mís­ti­co de los es­cla­vos de la fa­mi­lia de la pro­ta­go­nis­ta, Sier­va Ma­ría de To­dos los Án­ge­les.

“En cuan­to a lo que se lla­ma­rá, pre­ci­pi­ta­da pe­ro pro­vi­sio­nal­men­te, la ne­gri­tud, el au­tor ca­si se­ten­tón de Del amor y otros de­mo­nios se preo­cu­pó muy po­co por unos pro­ce­sos ca­pi­ta­les en la his­to­ria de su re­gión de ori­gen, mien­tras que su pe­rio­dis­mo de ju­ven­tud ha­bía te­ni­do la au­da­cia de afir­mar con fuer­za e in­sis­ten­cia la ri­que­za del apor­te ne­gro a la cul­tu­ra co­lom­bia­na

–una he­re­jía en los años 1950” 7.

“Lo que la no­ve­la res­ca­ta no de­ja de ser sim­plis­ta. Pue­de re­sul­tar ex­tra­ño el que un vo­ce­ro de la la­ti­noa­me­ri­ca­ni­dad ha­ya te­ni­do tan po­ca cu­rio­si­dad, y tan tar­día y fu­gaz, por unos pro­ce­sos de los que tie­ne sin em­bar­go con­cien­cia de ha­ber na­ci­do, pues­to que sa­be, al me­nos em­pí­ri­ca­men­te, has­ta qué pun­to han mo­de­la­do la so­cie­dad cos­te­ña en que él mis­mo se for­mó”, di­ce Gi­lard en ese en­sa­yo, aña­dien­do que es “más que no­ta­ble el es­ca­so in­te­rés” de García Már­quez “por la cues­tión ne­gra”.

“Con­vie­ne apun­tar (…) que en la reali­dad la pre­sen­cia yo­ru­ba (en Car­ta­ge­na) que García Már­quez pri­vi­le­gia pa­re­ce ha­ber si­do dé­bil, mien­tras que el apor­te con­go ( ban­tú) a la cul­tu­ra de la re­gión es in­dis­cu­ti­ble y se ha re­co­no­ci­do am­plia­men­te”, di­ce Gi­lard, re­cor­dan­do que en Ba­rran­qui­lla el dis­fraz de con­go, y sus dan­zas, son fi­gu­ras cen­tra­les en el Car­na­val.

El ar­tícu­lo de Gi­lard es un ejem­plo de aná­li­sis li­te­ra­rio ( y so­cio­ló­gi­co e his­tó­ri­co) con mu­cha pre­ci­sión e in­for­ma­ción. Tie­ne so­bre to­do el mé­ri­to de acla­rar que “lo con­go” y “lo man­din­ga” pre­do­mi­nan en nues­tro ima­gi­na­rio ca­ri­be­ño.

En Del amor y otros de­mo­nios García Már­quez dio pro­ta­go­nis­mo a unos mar­que­ses crio­llos, a un mé­di­co y a un sa­cer­do­te “exor­cis­ta”, tam­bién blan­cos, y de­jó a las de­ce­nas de mi­les de es­cla­vos “negros de na­ción”, y a sus des­cen­dien­tes, en un se­gun­do plano, pe­se a que la tra­ta ne­gre­ra du­ró más de dos si­glos.

En 1994, cuan­do apa­re­ció la tra­duc­ción de es­te li­bro al ita­liano, el pro­fe­sor Fa­bio Ro­drí­guez Ama­ya, de la Uni­ver­si­dad de Bér­ga­mo, en­tre­vis­tó a García Már­quez pa­ra Il Co­rrie­re de­lla Se­ra. El no­ve­lis­ta le re­ve­ló que no ha­bía te­ni­do más re­me­dio que “in­ven­tar un si­glo” con ele­men­tos de tres­cien­tos años.

“Mi pro­ble­ma prin­ci­pal era el len­gua­je. Ha­bía co­men­za­do

En Del amor y otros de­mo­nios García Már­quez men­cio­na “un car­ga­men­to de es­cla­vos de Guinea” traí­dos en un bar­co de la Com­pa­ñía Ga­di­ta­na de Negros”.

García Már­quez no su­po apro­ve­char “lo afro­ne­groi­de” de la Cos­ta Ca­ri­be en sus obras co­mo sí lo hi­cie­ron Ale­jo Car­pen­tier y Jor­ge Ama­do”.

to­man­do co­mo pun­to de re­fe­ren­cia el año 1750, pe­ro po­co des­pués me di cuen­ta que era co­mo una ca­mi­sa de fuer­za: me ser­vían tam­bién ele­men­tos de los si­glos XVI y XVII. Me di­je: si pue­do in­ven­tar epi­so­dios creí­bles, pue­do in­clu­so in­ven­tar un si­glo en­te­ro. To­mé en­ton­ces la de­ci­sión de can­ce­lar to­da fe­cha y re­crear un tiem­po en el cual es cier­ta la reali­dad de tres si­glos dis­tin­tos. El re­sul­ta­do es un mun­do ima­gi­na­rio, pe­ro com­pues­to de he­chos his­tó­ri­cos”.

La ni­ña Sier­va Ma­ría de To­dos los Án­ge­les, nie­ta de un “ne­gre­ro de hor­ca y cu­chi­llo” fue aban­do­na­da por su ma­dre “en el pa­tio de los es­cla­vos”, por eso ha­bla­ba “yo­ru­ba, con­go y man­din­ga”, usa­ba co­lla­res o amu­le­tos afri­ca­nos y sa­bía mu­cho de los oris­has o san­tos de los negros.

A co­mien­zos del si­glo XX otra ni­ña, es­ta vez una per­so­na de car­ne y hue­so y no un per­so­na­je de fic­ción, la cu­ba­na Ly­dia Cabrera, se­ría cria­da por sus na­nas ne­gras, lo que la con­ver­ti­ría con los años en una de las ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas en la cul­tu­ra afro­cu­ba­na.

La re­be­lión, el ci­ma­rro­na­je, la lu­cha por la vi­da, la cul­tu­ra de re­sis­ten­cia de los afri­ca­nos en Amé­ri­ca es­tá so­bre to­do en los li­bros de his­to­ria y no en las obras de García Már­quez, don­de apa­re­cen co­mo per­so­na­jes de tea­tro ca­si, so­bre to­do en Del amor y otros de­mo­nios. “Un sé­qui­to de es­cla­vas ves­ti­das de se­da y cu­bier­tas de oro” (…) “Los es­cla­vos lle­va­ban en an­das al obis­po en atuen­do de gran ce­re­mo­nia” (…) “Dan­zas pú­bli­cas y mo­ji­gan­gas que eran pa­ro­dias pro­ca­ces de los bai­les de blan­cos”.

El es­cri­tor cho­coano Arnoldo Pa­la­cios, au­tor de Las es­tre­llas son ne­gras, con­tem­po­rá­neo de García Már­quez, a quien el fu­tu­ro au­tor de Cien años de so­le­dad des­pi­dió en el puer­to de Car­ta­ge­na en sep­tiem­bre de 1948 cuan­do se em­bar­ca­ba rum­bo a Pa­rís, di­jo con ra­zón en una en­tre­vis­ta: “una co­sa que yo creo que apor­té fue la pre­sen­cia del ne­gro en la no­ve­la. El hé­roe ne­gro. No es que no ha­ya ha­bi­do negros en la no­ve­la, los ha­bía en la li­te­ra­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, en La Ca­ba­ña del Tío Tom, y otros mu­chos. Aquí fi­gu­ra­ban siem­pre co­mo sir­vien­tes, en Ma­ría, por ejem­plo, en ese ca­pí­tu­lo tan be­llo, por­que Isaacs era un gran es­cri­tor. Pe­ro el pro­ble­ma es que siem­pre apa­re­cían los negros co­mo un adorno. De to­das for­mas, hu­bo allí tam­bién un pro­gre­so, por­que al me­nos les da­ban pre­sen­cia, y tam­bién, en el ca­so de Isaacs, se veía un in­te­rés por imi­tar el len­gua­je” 8.

En los cuen­tos de García Már­quez el pri­mer “ne­gro” que en­con­tra­mos es Na­bo ( Na­bo, el ne­gro que hi­zo es­pe­rar a los án­ge­les) el ni­ño ago­ni­zan­te, pa­tea­do en la fren­te por un ca­ba­llo, en es­ta­do de co­ma, qui­zás des­de ha­ce “dos años”, ha­cien­do es­pe­rar al co­ro de an­ge­li­tos negros ... a lo me­jor fue As I lay dying (Mien­tras ago­ni­zo), de Faulk­ner, lo que le ins­pi­ró es­ta his­to­ria, y tam­bién El rui­do y la fu­ria, por lo de la ni­ña re­tar­da­da men­tal a la que él le can­ta.

Na­bo, “el mu­cha­chi­to ne­gro”, can­ta can­cio­nes pa­ra dis­traer a los ca­ba­llos, cuan­do de re­pen­te uno de es­tos ani­ma­les lo pa­tea por es­tar pei­nán­do­le la co­la... La pa­ta­da del ca­ba­llo le ma­ta la ra­zón, él mue­re du­ran­te quin­ce años, su me­mo­ria se ex­tin­gue, su pen­sa­mien­to ló­gi­co, la muer­te le lle­ga co­mo el ol­vi­do to­tal “co­mo si al­guien hu­bie­ra pa­sa­do una es­pon­ja hú­me­da so­bre aque­llos re­mo­tos sá­ba­dos en la no­che (...) iba a la pla­za pe­ro no pa­ra oír mú­si­ca sino pa­ra ver al ne­gro. To­dos los sá­ba­dos lo veía. El ne­gro usa­ba an­te­ojos de ca­rey ama­rra­dos a las ore­jas y to­ca­ba el sa­xó­fono en uno de los atri­les pos­te­rio­res. Na­bo veía al ne­gro, pe­ro el ne­gro no veía a Na­bo...”

El ni­ño cre­ce con la ci­ca­triz ás­pe­ra, la mar­ca de la he­rra­du­ra en la fren­te, cre­ce has­ta vol­ver­se un “enor­me ne­gro bes­tial”...los an­ces­tros y el co­ro de los ni­ños por na­cer lo es­tán es­pe­ran­do.... es­te es un mi­to co­no­ci­do por los man­din­gas, el gran pue­blo de la cos­ta oes­te de Áfri­ca.

En el cuen­to En es­te pue­blo no hay la­dro­nes un “ne­gro” es acu­sa­do de ha­ber ro­ba­do las bo­las del bi­llar del pro­toMa­con­do, que en esa épo­ca es­tá cal­ca­do so­bre Su­cre, con su puer­to flu­vial.

“Era un ne­gro mo­nu­men­tal. Las mu­je­res em­pe­za­ron a gri­tar, y el agen­te que gol­pea­ba al ne­gro em­pe­zó a gri­tar por en­ci­ma de los gri­tos de las mu­je­res: “¡Ra­te­ro! ¡Ra­te­ro!”

(....) “Po­co des­pués em­bar­ca­ron al ne­gro (...) Es­ta­ba sin ca­mi­sa, el la­bio in­fe­rior par­ti­do y una ce­ja hin­cha­da, co­mo un bo­xea­dor. Es­qui­va­ba las mi­ra­das de la mul­ti­tud con

una dig­ni­dad pa­si­va”...

“La se­ma­na en­tran­te se aca­ba el cam­peo­na­to – di­jo Dá­ma­so (el la­drón) – “Y eso no es lo peor. Lo peor es el ne­gro” (Ana)

“Así que de­ci­die­ron aban­do­nar las bo­las en un lu­gar pú­bli­co. Ana pen­só que eso re­sol­vía el pro­ble­ma del sa­lón de bi­llar, pe­ro de­ja­ba pen­dien­te el del ne­gro”...

“El ne­gro no pu­do ha­bér­se­las co­mi­do”...

En La viu­da Mon­tiel apa­re­ce Car­mi­chael, “un ne­gro vie­jo, de piel lus­tro­sa, ves­ti­do de blan­co, an­ti­guo y di­li­gen­te ser­vi­dor de la fa­mi­lia (...) en­car­ga­do de la ad­mi­nis­tra­ción”. Tam­bién fi­gu­ra en La ma­la ho­ra.

A Car­mi­chael le po­nen un pas­quín. Co­mo su mu­jer es blan­ca “los mu­cha­chos nos han sa­li­do de to­dos los co­lo­res (...) el pas­quín di­ce que yo soy pa­dre so­la­men­te de los mu­cha­chos negros”.

En la ca­sa de No­ra de Ja­cob “una ni­ña ne­gra, con la ca­be­za lle­na de nu­dos co­lo­ra­dos, lle­vó a la me­sa la so­pa hir­vien­do”.

El bru­jo “Bla­ca­mán”, ven­de­dor de milagros, es un “ne­gro” yer­ba­te­ro que an­da por los pue­blos del Ca­ri­be tra­tan­do de ven­der­le ba­ra­ti­jas y men­jur­jes “a la co­cham­bre de in­dios”...

“Los in­fan­tes de ma­ri­na ha­bían in­va­di­do la na­ción, y an­da­ban des­ca­be­zan­do (...) a los negros por cos­tum­bre”

El abo­ga­do del co­ro­nel era “un ne­gro mo­nu­men­tal sin na­da más que los dos col­mi­llos en la man­dí­bu­la su­pe­rior”.

En El ras­tro de tu san­gre en la nie­ve la Ne­na Da­con­te, des­nu­da, ve el “res­pe­ta­ble ani­mal er­gui­do” de Billy Sán­chez, y lo azu­za: “los he vis­to más gran­des y más fir­mes... (...) con­mi­go te tie­nes que com­por­tar me­jor que un ne­gro”.

El es­cri­tor hai­tiano Dany La­fe­rriè­re, que ad­mi­ra mu­cho la obra de García Már­quez, es­cri­bió un li­bro que fue pre­sen­ta­do en Ca­na­dá y tra­du­ci­do a va­rios idio­mas, Com­ment fai­re l’amour avec un nè­gre sans se fa­ti­guer (Có­mo ha­cer el amor con un ne­gro sin can­sar­se).

El doc­tor Ju­ve­nal Ur­bino, en El amor en los tiem­pos del có­le­ra, es in­fiel a su mu­jer, quien ter­mi­na por des­cu­brir­lo. “Y lo peor de to­do, ca­ra­jo, con una ne­gra”. “El co­rri­gió: mu­la­ta (…) –Es la mis­ma vai­na –di­jo ella, y so­lo aho­ra lo en­tien­do: era un olor de ne­gra”.

García Már­quez no su­po apro­ve­char “lo afro­ne­groi­de” de la Cos­ta Ca­ri­be en sus obras co­mo sí lo hi­cie­ron Ale­jo Car­pen­tier y Jor­ge Ama­do, di­ce por su la­do el pro­fe­sor Wi­lliam W. Me­neg­gey.

“García Már­quez ha in­ten­ta­do con­ven­cer a sus lec­to­res de la no­ta­ble pre­sen­cia afri­ca­na en el con­ti­nen­te ame­ri­cano que se ma­ni­fies­ta en la len­gua, las ideas re­li­gio­sas, la mú­si­ca y el bai­le, la ves­ti­men­ta, etc. Sin em­bar­go, no ha con­se­gui­do apro­ve­char di­cha pre­sen­cia pa­ra es­cri­bir no­ve­las en­te­ras de­di­ca­das a es­te te­ma. Tam­po­co ha pro­fun­di­za­do en sub­ra­yar la im­por­tan­cia del ele­men­to afri­cano en la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. Los negros en su obra ca­si siem­pre son per­so­na­jes se­cun­da­rios. Asi­mis­mo no ha pres­ta­do in­te­rés su­fi­cien­te a la re­bel­día y re­sis­ten­cia de los es­cla­vos afri­ca­nos que desem­bo­ca­ron en su eman­ci­pa­ción en el si­glo XIX. Su vi­si­ta a An­go­la le con­mo­vió, pe­ro sus con­se­cuen­cias no po­dían tras­cen­der el ni­vel de la sub­cons­cien­cia”, afir­ma9.

En El ge­ne­ral en su la­be­rin­to men­cio­na en una fra­se la­có­ni­ca al al­mi­ran­te Jo­sé Pru­den­cio Pa­di­lla, un gran mu­la­to, fu­si­la­do por ór­de­nes de Si­món Bolívar. So­lo en la no­ve­la de Ma­nuel Za­pa­ta Oli­ve­lla, Chan­gó el gran pu­tas, pu­bli­ca­da en 1983, se co­no­ce la di­men­sión de es­te per­so­na­je.

Pue­de de­cir­se que Za­pa­ta Oli­ve­lla, y lue­go el es­cri­tor car­ta­ge­ne­ro Ro­ber­to Bur­gos Can­tor, con su no­ve­la La cei­ba de la me­mo­ria, re­sol­vie­ron en sus fic­cio­nes “el pro­ble­ma del ne­gro”, elu­di­do por García Már­quez.

“Chan­gó” y “La cei­ba” tie­nen co­mo de­no­mi­na­dor co­mún el tra­tar es­ce­nas de la vi­da en Car­ta­ge­na de In­dias en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XVII: el co­mer­cio de es­cla­vos, el es­ta­ble­ci­mien­to del Tri­bu­nal de la In­qui­si­ción, la épo­ca de la re­be­lión de Ben­kos Bioho, fun­da­dor del pri­mer Pa­len­que de es­cla­vos al­za­dos, ci­ma­rro­nes; la la­bor de Pe­dro Cla­ver, el fu­tu­ro san­to.

A tra­vés del per­so­na­je de Ana­lía Tu-ba­ri, en “La cei­ba”, sur­gi­rá la me­mo­ria de la Me­tis, ese sa­ber mi­le­na­rio, em­pí­ri­co, ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir que en­car­na en la his­to­ria de Car­ta­ge­na una mu­jer co­mo la cu­ran­de­ra Paula de Eguiluz, acu­sa­da de bru­je­ría por la In­qui­si­ción, tal co­mo lo cuen­ta la his­to­ria­do­ra Ma­ría Cristina Navarrete.

Za­pa­ta Oli­ve­lla des­bor­da­rá ese es­pa­cio-tiem­po del et­hos car­ta­ge­ne­ro pa­ra ha­blar de la epo­pe­ya he­roi­ca “pan­a­fri­ca­no­crio­lla” de re­sis­ten­cia en Amé­ri­ca: no so­lo en la Nue­va Gra­na­da –la ac­tual Co­lom­bia— tam­bién en Hai­tí, Mé­xi­co, Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos.

Bur­gos Can­tor tam­bién sal­drá de su pa­tio. Es­te pen­sa­dor y na­rra­dor es­ta­ble­ce­rá la­zos, des­de su hu­ma­nis­mo de hom­bre del si­glo XX, en­tre la tra­ta ne­gre­ra, la es­cla­vi­tud en Amé­ri­ca, y el Ho­lo­caus­to de los ju­díos por los na­zis.

García Már­quez te­nía no obs­tan­te to­do el de­re­cho pa­ra evo­car a los oris­has, los san­tos afri­ca­nos. “Áfri­ca me dio la gran fa­cul­tad Pa­ra can­tar­le a mi oris­ha Y a mis tam­bo­res Ba­tá” García Már­quez de­bió sin du­da es­cu­char la voz de la cu­ba­na Ce­lia Cruz can­tan­do es­tos ver­sos ( Eleg­gua quie­re tam­bor). Con­vie­ne des­ta­car que los es­cri­to­res de las cos­tas na­cen, cre­cen y bai­lan con los tam­bo­res y la mú­si­ca mes­ti­za an­tes de co­men­zar a leer.

Re­fe­ren­cias

1Ga­briel García Már­quez, Tex­tos cos­te­ños-1, Re­co­pi­la­ción y pró­lo­go Jac­ques Gi­lard, Edi­to­rial Ove­ja Ne­gra, 1981, pág. 94

Al­fon­so Mú­ne­ra, El fra­ca­so de la 2 na­ción, Re­gión, cla­se y ra­za en el Ca­ri­be co­lom­biano (1717-1810), Ban­co de la Re­pú­bli­ca-el An­co­ra edi­to­res, Bo­go­tá, 1998.

Ma­ría Cristina Navarrete, 3 Prác­ti­cas re­li­gio­sas de los Negros en la Co­lo­nia, Car­ta­ge­na si­glo XVII, Edi­to­rial Uni­ver­si­dad del Va­lle, 1995

Ma­ría Cristina Navarrete, 4 Gé­ne­sis y desa­rro­llo de la es­cla­vi­tud en Co­lom­bia, si­glos XVI y XVII, Edi­to­rial Uni­ver­si­dad del Va­lle, 2005. Ga­briel García Már­quez, Cien 5 años de so­le­dad, Edi­to­rial De­bol­si­llo Con­tem­po­rá­nea, pá­gi­nas 457-459. Ga­briel García Már­quez, Tex­tos 6 cos­te­ños-2, Pri­mer re­la­to del via­je­ro ima­gi­na­rio, Edi­to­rial Ove­ja Ne­gra, 1983, pá­gi­na 469. Jac­ques Gi­lard, en Plu­mas y 7 pin­ce­les (II), Bér­ga­mo Uni­ver­sity Press. “Yo re­nun­cié al oro y me me­tí 8 a la li­te­ra­tu­ra, que es otro oro”, En­tre­vis­ta con Arnoldo Pa­la­cios por Juan Pa­blo An­ga­ri­ta, Bi­blio­te­ca Vir­tual Luis An­gel Aran­go, Ban­co de la Re­pú­bli­ca.

Wi­lliam W. Me­neg­gey, Ga­briel 9 García Már­quez y el Ca­ri­be Afro­ne­groi­de, Cen­tro Vir­tual Cer­van­tes

Gabo, fic­cio­na­dor Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.