Vol­ver a ca­sa

Si de­já­ra­mos que el re­cuer­do de nues­tros her­ma­nos y ami­gos se des­va­nez­ca co­mo el hu­mo, pe­re­ce­rían en no­so­tros una se­gun­da muer­te.

Latitud - - News - Por Cla­ri­ta Spitz

(Iz­cor, Ser­vi­cio de Re­cor­da­ción)

En las es­tre­chas ca­lle­jue­las del an­ti­guo Gue­to de Var­so­via, las pa­re­des ha­blan. Las pie­dras cuen­tan his­to­rias de hom­bres, mu­je­res y ni­ños, de pa­dres e hi­jas, abue­las y nie­tos, co­rrien­do pre­su­ro­sos ca­da vier­nes pa­ra lle­gar a ca­sa a dar la bien­ve­ni­da al shab­bat. Si te de­tie­nes un ins­tan­te po­drás, tal vez, as­pi­rar el aro­ma de la ja­lá re­cién hor­nea­da, del gue­fil­te fish o el cal­do con kneid­laj. Si pres­tas aten­ción, po­drías es­cu­char el mur­mu­llo de una ma­dre arru­llan­do a su hi­ji­to, sha, sh­til, shhhh..., o las an­ti­guas me­lo­días del Kol Ni­drei o del Avi­nu Mal­ke­nu que flo­tan aún en el ai­re, las mis­mas que los ju­díos en­to­na­mos hoy en día en las si­na­go­gas du­ran­te las Fies­tas Ma­yo­res

De vez en cuan­do, en las vi­tri­nas de las tien­das de an­ti­güe­da­des del Vie­jo Cas­co de Var­so­via, aso­man ob­je­tos, re­li­quias de otra era, im­plo­ran­do vol­ver a ca­sa. Pe­ro sus ca­sas fue­ron des­trui­das, sus co­mu­ni­da­des ma­sa­cra­das, su ri­que­za es­pi­ri­tual sa­quea­da.

Aun hoy, des­pués de la llu­via en Ausch­witz, en la zo­na don­de al­ma­ce­na­ron los ob­je­tos ex­po­lia­dos a los ju­díos, la tie­rra de­vuel­ve an­te­ojos, cu­bier­tos, de­da­les, ti­je­ras, frag­men­tos de vi­das trun­ca­das. La tie­rra llo­ra y qui­sie­ra de­cir su nom­bre y so­lo en­cuen­tra el si­len­cio cóm­pli­ce, in­do­len­te.

La tie­rra los de­vuel­ve y ellos cla­man por vol­ver. Tes­ti­gos mu­dos, son la pre­sen­cia de una au­sen­cia. O la au­sen­cia de una pre­sen­cia.

Al fi­na­li­zar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la mu­ni­ci­pa­li­dad de Cra­co­via de­ci­dió abrir un mu­seo pa­ra re­cor­dar a sus 60.000 ju­díos ase­si­na­dos du­ran­te la Shoá. A cam­bio de un día de des­can­so en Za­ko­pa­ne, los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de­vol­vie­ron 70.000 ob­je­tos, en­tre pie­zas de oro y pla­ta y ob­je­tos li­túr­gi­cos, hur­ta­dos a sus ve­ci­nos ju­díos. Hoy se en­cuen­tran en el Mu­seo de la Si­na­go­ga Al­te Shul.

En vi­tri­na tras vi­tri­na del de­pó­si­to del Mu­seo Ju­dío de Vie­na, hay mi­les y mi­les de li­bros de rezos, can­de­la­bros, ja­nu­kiot, ro­llos de la To­rá, me­gui­lot, ki­pot y ju­gue­tes in­fan­ti­les, sus­traí­dos de si­na­go­gas, ca­sas y ne­go­cios, de co­mu­ni­da­des y fa­mi­lias ju­días de Eu­ro­pa, bo­rra­das de la faz de la tie­rra.

Tras la era co­mu­nis­ta, lle­ga­ron a ma­nos de co­mer­cian­tes, co­lec­cio­nis­tas y Mu­seos Ju­díos, cien­tos de pie­zas que que­da­ban en Po­lo­nia, Ucra­nia, Hun­gría, Ru­ma­nia y Re­pú­bli­ca Che­ca. Hay quie­nes se lu­cran del trá­fi­co y ven­ta de es­tas re­li­quias sin re­mor­di­mien­to, tras la fa­cha­da de ho­nes­tas ca­sas de an­ti­güe­da­des. Pe­ro hay tam­bién se­res anó­ni­mos, ca­lla­dos me­ce­nas que, con­ven­ci­dos de que es­tas pie­zas de­ben re­tor­nar al pue­blo ju­dío, via­jan a Po­lo­nia pa­ra res­ca­tar­las. Las sa­can clan­des­ti­na­men­te, pa­ra lle­var­las a di­ver­sas co­mu­ni­da­des ju­días con la úni­ca con­di­ción que sean ex­pues­tas al pú­bli­co, pa­ra man­te­ner vi­vo el re­cuer­do.

Así lle­gó a la Co­mu­ni­dad Ju­día de Ba­rran­qui­lla una pie­za úni­ca y sin­gu­lar, una sim­lá o ves­ti­do pa­ra la To­rá. De co­lor blan­co, se uti­li­za tra­di­cio­nal­men­te en las Fies­tas Ma­yo­res. Pro­vie­ne de Ga­lit­zia y se cree que tie­ne, por lo me­nos,120 años de an­ti­güe­dad. De­co­ra­da en hi­lo do­ra­do con las ta­blas de la ley, flan­quea­das por dos leo­nes de Yehu­dá, una co­ro­na, y la le­yen­da:

Pro­ba­ble­men­te nun­ca sa­bre­mos quien fue Ja­va Iz­rael, o su ma­ri­do, el Ra­bino Abraham Itz­jak, ni qué edad ten­dría, o có­mo mu­rió su hi­jo Yehu­da Ariel. Pe­ro ha vuel­to a ca­sa. En la no­che de Sim­jat To­rá, la Fies­ta de la To­rá, se lee la úl­ti­ma por­ción del Pen­ta­teu­co y se ini­cia nue­va­men­te la lec­tu­ra del Gé­ne­sis. Los ro­llos, ves­ti­dos de blan­co, son sa­ca­dos del Ar­ca y la co­mu­ni­dad en­te­ra, des­de el más gran­de has­ta el más pe­que­ño, can­ta y bai­la con ellos.

La sim­lá re­tor­nó a su pue­blo y es­te Sim­jat To­rá, des­pués de 70 años, vis­tió de nue­vo un ro­llo de la To­rá y se re­go­ci­jó, al la­do de otros ro­llos, ra­dian­te, con la co­mu­ni­dad en­te­ra bai­lan­do en de­rre­dor.

Tes­ti­go mu­do de otro mun­do, de otras eras, de otros tiem­pos. Am Is­rael Jai.

La Se­ño­ra Ja­va Iz­rael en re­cuer­do de su hi­jo Yehu­da Ari Hi­jo del Ra­bino Abraham Itz­jak, en paz des­can­se.

As­pec­to de la mues­tra ‘Un­se­re Stadt ’(Nues­tra ciu­dad) en el Mu­seo Ju­dio de Vie­na.

La sim­lá, o ves­ti­do pa­ra la To­rá, traí­do a Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.