‘Cien años’, 50 de ma­gia

Los pri­me­ros 50 años de ‘Cien años de so­le­dad’.

Latitud - - News - Por Ariel Castillo Mier

A pun­to de cum­plir­se 50 años de la apa­ri­ción de Cien años de so­le­dad, la no­ve­la de nues­tro no­bel cos­te­ño Ga­briel Gar­cía Már­quez que trans­for­ma­ría el pa­no­ra­ma li­te­ra­rio uni­ver­sal y pon­dría en el ma­pa mun­dial a la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na, La­ti­tud con­me­mo­ra el pri­mer me­dio si­glo de es­te clá­si­co mo­derno con una edi­ción de co­lec­ción pa­ra to­dos sus lec­to­res.

Des­de su pri­me­ra edi­ción el 30 de mayo de 1967 Cien años de so­le­dad ha si­do un su­ce­so que no ce­sa. La li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na vi­vía des­de 1961 un pe­rio­do de au­ge in­ter­na­cio­nal mer­ced a las tra­duc­cio­nes, los pre­mios y el re­co­no­ci­mien­to de la crí­ti­ca a las obras de Jorge Luis Bor­ges, Ale­jo Car­pen­tier, Ma­rio Var­gas Llo­sa, Carlos Fuen­tes, Ju­lio Cor­tá­zar y Miguel Ángel As­tu­rias. El pro­pio pú­bli­co lec­tor la­ti­noa­me­ri­cano ha­bía cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te con el desa­rro­llo de las ciu­da­des ca­pi­ta­les y los es­tu­dio­sos na­ti­vos in­tere­sa­dos de pre­fe­ren­cia en las le­tras ex­tran­je­ras co­men­za­ron a apro­xi­mar­se con ido­nei­dad a la pro­duc­ción in­ter­na re­cien­te.

A ese es­plen­dor bi­blio­grá­fi­co se le bau­ti­zó con un nom­bre ajeno al cam­po de las hu­ma­ni­da­des, el cual, pe­se a los reite­ra­dos re­cha­zos ter­mi­nó por im­po­ner­se: el boom. Y en ese marco se in­ser­ta Cien años de so­le­dad co­mo un boom den­tro del boom, pues se cons­ti­tu­yó en el ca­so ex­tra­or­di­na­rio de una obra de al­ta ca­li­dad li­te­ra­ria que no só­lo se ga­nó la acep­ta­ción de la crí­ti­ca li­te­ra­ria más ri­gu­ro­sa, sino asi­mis­mo el fer­vor del pú­bli­co co­mún.

For­ma­do en el pe­rio­dis­mo ra­so, he­re­de­ro de la ac­ti­tud an­ti­in­te­lec­tua­lis­ta y vi­tal de He­ming­way, en tan­to que es­cri­tor sa­li­do de la ca­lle, de las rui­do­sas sa­las de re­dac­ción, de las ter­tu­lias noc­tur­nas de los bur­de­les, más que de las au­las uni­ver­si­ta­rias, los mu­seos o las bi­blio­te­cas, Gar­cía Már­quez, sin apar­tar­se de la tra­di­ción de crí­ti­ca y de­nun­cia de los pro­ble­mas so­cia­les y po­lí­ti­cos, sin ale­jar­se de las in­no­va­cio­nes y la li­te­ra­tu­ra ex­pe­ri­men­tal de sus coe­tá­neos, que es­ta­ban a la or­den del día, lo­gró sin­to­ni­zar con un am­plio pú­bli­co gra­cias a la dia­fa­ni­dad de su pro­sa ca­si clá­si­ca que re­gre­sa­ba a las fuen­tes pri­mi­ti­vas del re­la­to, el vas­to acer­vo de la ora­li­dad, de la anéc­do­ta y el mi­to.

A lo an­te­rior ha­bría que agre­gar dos fac­to­res más de gran in­ci­den­cia: el co­no­ci­mien­to a fon­do del mun­do que que­ría re­crear gra­cias a su ex­pe­rien­cia pe­rio­dís­ti­ca ini­cial y la adop­ción de la pers­pec­ti­va de la cul­tu­ra po­pu­lar, que le con­fie­re sin­gu­la­ri­dad a su obra en­tre sus con­tem­po­rá­neos y le ga­ran­ti­za el res­pe­to y el apre­cio de la co­mu­ni­dad. No es la su­ya la pers­pec­ti­va de la cla­se do­mi­nan­te, sino la po­pu­lar, con su irre­ve­ren­cia car­na­va­les­ca y la exa­ge­ra­ción, una vi­sión que, ade­más, bo­rra las fron­te­ras en­tre lo real y lo ima­gi­na­rio me­dian­te la prác­ti­ca del pen­sa­mien­to má­gi­co, las su­pers­ti­cio­nes, los pre­sa­gios, la te­le­pa­tía y las ex­pli­ca­cio­nes mí­ti­cas. De igual ma­ne­ra la re­crea­ción mi­nu­cio­sa en la no­ve­la de los ri­tua­les de

la vi­da co­ti­dia­na pro­pi­ció un au­to­rre­co­no­ci­mien­to en los lec­to­res que al ha­llar en la obra la re­pre­sen­ta­ción de sus fa­mi­lia­res y de sus al­deas le brin­da­ron una aco­gi­da mul­ti­tu­di­na­ria.

Otro ele­men­to fun­da­men­tal que fa­ci­li­tó su re­cep­ción fue la pre­sen­cia per­ma­nen­te del hu­mor. En una li­te­ra­tu­ra co­mo la co­lom­bia­na o la la­ti­noa­me­ri­ca­na que se han ca­rac­te­ri­za­do por la gra­ve­dad y el pa­te­tis­mo, la gran­di­lo­cuen­cia re­tó­ri­ca y la fu­ria en el co­ra­zón, la apa­ri­ción de una obra que veía (y co­mu­ni­ca­ba) el la­do có­mi­co de las co­sas, que sa­bía pro­vo­car la ri­sa de la in­te­li­gen­cia y tam­bién la car­ca­ja­da an­te si­tua­cio­nes dra­má­ti­cas y do­lo­ro­sas no po­día pa­sar des­aper­ci­bi­da.

Gar­cía Már­quez lo­gró res­ca­tar con su obra ese don del narrador na­tu­ral que atra­pa des­de el co­mien­zo la aten­ción del lec­tor y lo man­tie­ne en vi­lo has­ta los tra­mos fi­na­les de la tra­ma en una obra sa­bia­men­te ar­ti­cu­la­da en la cual los di­ver­sos ele­men­tos que la es­truc­tu­ran –el es­pa­cio, el tiem­po, los per­so­na­jes, los mo­ti­vos, el len­gua­je– cum­plen una fun­ción cla­ra den­tro de la obra.

Ga­ran­tía de dis­fru­te, de go­ce, Cien años de so­le­dad po­see asi­mis­mo la vir­tud de la sig­ni­fi­ca­ción. De allí que los es­tu­dio­sos ha­yan vis­to en la no­ve­la una es­pe­cie de Bi­blia de la Amé­ri­ca La­ti­na en la que se con­den­sa su his­to­ria des­de la fe­liz fun­da­ción has­ta el pre­vi­si­ble apo­ca­lip­sis abar­can­do en el lí­mi­te de cien años la pér­di­da del pa­raí­so por una his­to­ria de fra­ca­sos y vio­len­cia que va de los ga­leo­nes gue­rre­ros y los asal­tos pi­rá­ti­cos de la co­lo­nia a la pa­tria bo­ba de las fac­cio­nes po­lí­ti­cas li­be­ra­les y con­ser­va­do­ras que, sin di­fe­ren­cias de fon­do en­tre sí, se de­di­can a la lu­cha des­ca­ra­da por el po­der y no por la so­lu­ción de los pro­ble­mas, sin ex­cluir la pre­sen­cia de las po­ten­cias im­pe­ria­les, re­pre­sen­ta­das por la com­pa­ñía ba­na­ne­ra nor­te­ame­ri­ca­na, crea­do­ra de una fal­sa y fu­gi­ti­va bo­nan­za eco­nó­mi­ca que con­du­ce a una rui­na ma­yor a la del mo­men­to de su arri­bo trau­má­ti­co. Tras la apa­ren­te sen­ci­llez de Cien años de so­le­dad se ocul­ta o se di­si­mu­la un ar­duo tra­ba­jo de preparación téc­ni­ca a par­tir del exa­men de los mo­de­los del re­la­to orien­tal de Las mil y una no­ches y oc­ci­den­tal de Ra­be­lais has­ta Ele­na Ga­rro. Sin des­co­nec­tar­se de la tra­di­ción poé­ti­ca his­pá­ni­ca del Si­glo de Oro, las no­ve­las de ca­ba­lle­ría y la pi­ca­res­ca, ras­go que lo sin­gu­la­ri­za en­tre sus co­le­gas la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Gar­cía Már­quez su­po apro­piar­se de las téc­ni­cas de la no­ve­la mo­der­na de Joy­ce, Kaf­ka, Woolf, Faulk­ner y Ca­mus, en­tre otros, y de los há­bi­tos na­rra­ti­vos de los maes­tros de den­tro de La­ti­noa­mé­ri­ca, Bor­ges, Car­pen­tier y Rul­fo, y adap­tar­los a la reali­dad del Ca­ri­be e His­pa­noa­mé­ri­ca. Con to­dos los mé­ri­tos men­cio­na­dos, la no­ve­la vino a lle­nar un va­cío pa­ra los lec­to­res de­seo­sos de en­con­trar en la li­te­ra­tu­ra, co­mo de­cía Bor­ges, «ese es­pe­jo/ que nos re­ve­la nues­tra pro­pia ca­ra». Y pe­se a los no­ta­bles cam­bios que se han da­do en el mun­do en­tre 1967 y 2017, la obra man­tie­ne su vi­gen­cia por­que el au­tor en lu­gar de dis­traer­se con las apa­rien­cias de su tiem­po, ca­ló hon­do en la esen­cia de la so­li­ta­ria e in­so­li­da­ria con­di­ción hu­ma­na.

En una li­te­ra­tu­ra co­mo la co­lom­bia­na o la la­ti­noa­me­ri­ca­na que se han ca­rac­te­ri­za­do por la gra­ve­dad y el pa­te­tis­mo, la apa­ri­ción de una obra que veía el la­do có­mi­co de las co­sas, que sa­bía pro­vo­car la ri­sa de la in­te­li­gen­cia, no po­día pa­sar des­aper­ci­bi­da”.

Gabito, gran fic­cio­na­dor de nues­tro Ca­ri­be y pa­dre de una re­vo­lu­ción má­gi­ca li­te­ra­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.