El hom­bre que ama­ba las pe­lí­cu­las

La Habana era el pa­raí­so del ci­né­fi­lo, pe­ro un pa­raí­so sin nin­gu­na pers­pec­ti­va crí­ti­ca. Nés­tor Al­men­dros, ‘Días de una cá­ma­ra’

Latitud - - Por­ta­da - Por Héc­tor Ro­me­ro

El hom­bre que ama­ba las pe­lí­cu­las

La vez pri­me­ra que Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te asis­tió a una fun­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca fue en 1929 y era ape­nas un re­cién na­ci­do. Su ma­dre lo con­du­jo en­tre bra­zos a pre­sen­ciar Los cua­tro ji­ne­tes del Apo­ca­lip­sis, co­mo bien lo re­cuer­da en La Habana pa­ra un in­fan­te di­fun­to: «es­ta aman­te del ci­ne que me lle­vó al tea­tro del pue­blo a los vein­ti­nue­ve días de na­ci­do, creán­do­me un cor­dón um­bi­li­cal con el ci­ne, ca­si na­cien­do yo con una pan­ta­lla de pla­ta en la bo­ca». A la in­creí­ble anéc­do­ta el au­tor cu­bano agre­ga­ría en reite­ra­das en­tre­vis­tas la ca­pa­ci­dad que te­nía pa­ra com­pren­der las imá­ge­nes en mo­vi­mien­to sien­do ni­ño. De esa in­fan­cia re­cuer­da pe­lí­cu­las có­mi­cas nor­te­ame­ri­ca­nas y las tris­tes y me­lo­dra­má­ti­cas fil­ma­cio­nes pro­ta­go­ni­za­das por Car­los Gar­del que es­ta­ble­cie­ron un pre­ma­tu­ro afec­to por el ci­ne y tam­bién por la li­te­ra­tu­ra gra­cias a las tem­pra­nas lec­tu­ras de có­mics.

En Gi­ba­ra, un pe­que­ño pue­blo de la cos­ta nor­te del orien­te de Cu­ba, en la pro­vin­cia de Hol­guín, don­de trans­cu­rrie­ron sus pri­me­ros 12 años de vi­da, apar­te de co­no­cer las afi­cio­nes ar­tís­ti­cas y cul­tu­ra­les que die­ron raí­ces a su fu­tu­ra ca­rre­ra co­mo es­cri­tor, Ca­bre­ra In­fan­te se­ría tes­ti­go de un am­bien­te fa­mi­liar mar­ca­do por las per­se­cu­cio­nes po­lí­ti­cas a sus pa­dres, fun­da­do­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta lo­cal, y cu­yo re­sul­ta­do pro­vo­ca­ría un des­tie­rro obli­ga­do a La Habana en 1941.

Pa­ra el jo­ven Gui­ller­mo es­te re­pen­tino cam­bio de los am­plios pa­tios de la ca­sa en pro­vin­cia a la es­tre­chez de un cuar­to sin vis­ta a la ca­lle en su nue­va re­si­den­cia ha­ba­ne­ra trae con­si­go un im­pac­to en una vi­da que has­ta el mo­men­to le re­sul­ta­ba fe­liz y que aho­ra de­be en­fren­tar una reali­dad aus­te­ra y re­du­ci­da, pe­ro no del to­do ne­ga­ti­va. La ca­pi­tal cu­ba­na se­du­ce con los des­te­llos lu­mi­no­sos de sus car­te­les pu­bli­ci­ta­rios, el aje­treo cons­tan­te de los ca­rros, el in­fi­ni­to des­tino de los ca­mi­nan­tes noc­tur­nos, la mú­si­ca y su mur­mu­llo fes­ti­vo, y los tea­tros, mu­chos de ellos cer­ca­nos al so­lar don­de vi­vía jun­to a su fa­mi­lia. Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te ini­cia en­cuen­tros fre­cuen­tes con el ci­ne vi­si­tan­do los ci­ne­mas de La Habana Vie­ja y el círcu­lo de amis­ta­des pró­xi­mo a su pa­dre, Gui­ller­mo Ca­bre­ra Ló­pez, pe­rio­dis­ta del

Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te, o G. Caín, el es­cri­tor que cam­bió las sar­di­nas por el ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.