‘Bla­de Runner’, re­car­ga­do

Latitud - - Portada - Por Fa­bián Buel­vas

An­tes de Bla­de Runner (1982), el ci­ne de cien­cia fic­ción ma­te­ria­li­za­ba las po­si­bi­li­da­des de la aún es­pe­ran­za­do­ra Re­vo­lu­ción In­dus­trial: los via­jes es­pa­cia­les a ve­lo­ci­da­des inima­gi­na­bles, sal­tos en el tiem­po ( Ti­me Af­ter Ti­me, 1979), el des­cu­bri­mien­to de ani­ma­les fan­tás­ti­cos en es­te u otro pla­ne­ta ( King Kong, 1933; God­zi­lla, 1954), la co­mu­ni­ca­ción con for­mas de vida ex­tra­te­rres­tre o la sal­va­ción del mun­do por cuen­ta de al­gún po­de­ro­so su­per­hé­roe ( Su­per­man, 1978). A ve­ces las co­sas se sa­lían de con­trol, se ar­ma­ban gue­rras in­ter­pla­ne­ta­rias ( Star Wars, 1977) o se al­te­ra­ba el curso de la his­to­ria ( Pla­net of the Apes, 1968), pe­ro en ge­ne­ral los pro­ta­go­nis­tas sa­lían bien li­bra­dos y el es­pec­ta­dor que­da­ba sa­tis­fe­cho al ver una cin­ta agra­da­ble.

Aun­que se hi­cie­ron al­gu­nas pe­lí­cu­las téc­ni­ca­men­te com­ple­jas, co­mo 2001: A Spa­ce Odys­sey (1968) de Stan­ley Ku­brick, o So­la­ris (1972) de An­dréi Tar­kovs­ki, el ci­ne de cien­cia fic­ción era en­tre­te­ni­mien­to pu­ro y su ri­que­za na­rra­ti­va es­ta­ba le­jos de la ver­sión li­te­ra­ria. Así las co­sas, el es­treno de Bla­de Runner pa­só re­la­ti­va­men­te inad­ver­ti­do y na­die es­pe­ró mu­cho de ella, por más que su di­rec­tor Ridley Scott hu­bie­ra sido acla­ma­do años an­tes por su tra­ba­jo en Alien (1979).

Bla­de Runner tie­ne lu­gar en Los Án­ge­les (Ca­li­for­nia), en el año 2019. La ciu­dad es una mo­le su­per­po­bla­da y pe­li­gro­sa, y quie­nes tie­nen di­ne­ro pre­fie­ren vi­vir en lu­jo­sas co­lo­nias es­pa­cia­les aten­di­das por an­droi­des. De vez en cuan­do al­gún an­droi­de se des­com­po­ne, ma­ta a su pro­pie­ta­rio y hu­ye a la Tie­rra pa­ra no ser des­cu­bier­to, pe­ro en nues­tro pla­ne­ta su pre­sen­cia es ile­gal y en caso de in­gre­sar de­ben ser re­ti­ra­dos, es de­cir, re­ven­ta­dos a ti­ros por un po­li­cía especializado en dis­tin­guir­los. Es­tos po­li­cías son lla­ma­dos los ‘Bla­de Runner’.

Cua­tro an­droi­des es­ca­pan de una co­lo­nia es­pa­cial y se es­con­den en Los Án­ge­les. Son mo­de­los Ne­xus-6, tan avan­za­dos que po­cos ‘Bla­de Runner’ los re­co­no­ce­rían. Quien sí pue­de es el ve­te­rano Rick Dec­kard (Ha­rri­son Ford). Du­ran­te la mi­sión co­no­ce a Ra­chael (Sean Young), un an­droi­de ex­pe­ri­men­tal aún más con­vin­cen­te que los Ne­xus-6, que le ayu­da en su tra­ba­jo. Dec­kard se enamo­ra de Ra­chael y la mi­sión se com­pli­ca, pe­ro al fi­nal lo­gra su cometido.

La opi­nión de la crí­ti­ca fue im­pla­ca­ble: una cin­ta de­pri­men­te, con mu­chos efec­tos es­pe­cia­les que no lo­gran em­be­lle­cer su dra­ma in­su­fri­ble. Pe­ro el ar­te, co­mo se sa­be, es hi­jo de su tiem­po, y lo que pa­re­cía ser una pe­lí­cu­la in­tras­cen­den­te ter­mi­nó sien­do una de las obras más in­flu­yen­tes del ci­ne.

Lo pri­me­ro que lle­vó a Bla­de Runner a la fa­ma fue cir­cuns­tan­cial: el 2 de mar­zo de 1982, po­co an­tes de su es­treno, mu­rió Phi­lip K. Dick. Lo sór­di­do del asun­to es que Dick es el au­tor de la no­ve­la que se usó pa­ra el guion, un clásico de la cien­cia fic­ción que lle­va el su­ges­ti­vo tí­tu­lo de ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas? (Boo­ket, 1968), pe­ro el es­cri­tor odia­ba Holly­wood y lo cier­to es que el guion se pa­re­ce muy po­co a la no­ve­la.

A los herederos del es­cri­tor no les caía tan mal Holly­wood y pron­to ven­die­ron los derechos de su obra. To­tal Re­call (1990), Mi­no­rity Re­port (2002) y A Scan­ner Darkly (2006) son ape­nas tres pe­lí­cu­las de una lar­ga lis­ta de libros de Phi­lip K. Dick lle­va­dos al ci­ne. El es­cri­tor se con­vir­tió tras su muer­te en el gran au­tor nor­te­ame­ri­cano de cien­cia fic­ción, y Ridley Scott em­pe­zó a ser llamado el di­rec­tor fun­da­men­tal del gé­ne­ro. Bla­de Runner no po­día ser tan ma­la y a cin­ta tu­vo un se­gun­do ai­re.

Aque­llo que con­so­li­dó a Bla­de Runner co­mo la me­jor pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción fue ge­ne­ra­cio­nal. La es­té­ti­ca apo­ca­líp­ti­ca, los per­so­na­jes tris­tes y los diá­lo­gos som­bríos no te­nían ca­bi­da en los fre­né­ti­cos años 80, con su mú­si­ca dis­co y su fe­li­ci­dad far­ma­co­ló­gi­ca. Du­ran­te la dé­ca­da si­guien­te, la pregunta so­bre qué sig­ni­fi­ca ser hu­mano era vá­li­da, y Bla­de Runner la res­pon­día: se tra­ta de ser em­pá­ti­co. En el fil­me, de­tec­tar a los an­droi­des es com­pli­ca­do no tan­to por su pa­re­ci­do fí­si­co con las per­so­nas, sino por­que son ca­pa­ces de com­pren­der y ex­pre­sar las más pro­fun­das emo­cio­nes; los ‘Bla­de Runner’, en cam­bio, son in­di­vi­duos fríos y apá­ti­cos, pa­ra quie­nes ma­tar no es pro­ble­ma. La pe­lí­cu­la es la his­to­ria del hom­bre bus­can­do ha­llar en una má­qui­na aque­llo que ya no es­tá den­tro de él.

En oc­tu­bre de 2017 se es­tre­na­rá Bla­de Runner 2049, 35 años des­pués de la ori­gi­nal. La se­cue­la cuen­ta con las ac­tua­cio­nes de Ryan Gos­ling y Ja­red Le­to, un nue­vo di­rec­tor y un pú­bli­co ex­pec­tan­te al­re­de­dor del mun­do. Pa­re­ce que Bla­de Runner 2049 con­ser­va­rá el es­pí­ri­tu de la pri­me­ra, pe­ro si al­go fa­lla es po­co pro­ba­ble que los de­vo­tos se­gui­do­res que la con­vir­tie­ron en una obra de cul­to le den es­ta vez una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

35 años des­pués del es­treno de ‘Bla­de Runner’, una se­cue­la del fil­me pro­me­te no pa­sar inad­ver­ti­da. Fo­to­gra­ma de ‘Bla­de Runner 2049’, es­pe­ra­da se­cue­la del fil­me de cien­cia fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.