‘Asal­tos’

Latitud - - News - Por Ra­món Illán Bac­ca

En la Co­lec­ción Ro­ble Ama­ri­llo se anun­cia la pró­xi­ma edi­ción de Asal­tos, una nou­ve­lle, no­ve­le­ta, o cuen­to lar­go, co­mo quie­ran lla­mar­lo, de Víc­tor Ma­nuel Gar­cía He­rre­ros. Es­te es­cri­tor car­ta­ge­ne­ro, ra­di­ca­do y muer­to en Barranquilla, fue una pre­sen­cia im­por­tan­te a principios del si­glo XX en­tre no­so­tros. Hay po­cos da­tos so­bre su vi­da. Uno de los miem­bros del Gru­po de Barranquilla me con­tó que ha­bía muer­to atro­pe­lla­do por un ca­rro de mu­la, mien­tras, ali­co­ra­do, re­ci­ta­ba poe­mas en una es­qui­na. Pre­gun­té al in­for­man­te qué cla­ses de poe­mas eran y me con­tes­tó que eran poe­mas la­ti­nos, po­si­ble­men­te de Ca­tu­lo.

En un ar­tícu­lo lo re­la­té así. Mi ami­go el poe­ta Ál­va­ro Mi­ran­da, un in­ves­ti­ga­dor acu­cio­so, es­tu­vo in­da­gan­do so­bre la ver­dad de es­te da­to. Lle­gó a la con­clu­sión de que en nin­gu­na par­te se de­cía que el poe­ta es­ta­ba re­ci­tan­do a Ca­tu­lo y me lo re­cla­mó. Ale­gué que el ru­mor de­cía es­to y así se ha­ce la his­to­ria. Los he­chos com­pro­ba­bles y evi­den­tes son que di­ri­gió la re­vis­ta Ca­mi­nos, de la que so­la­men­te se con­ser­van cin­co ejem­pla­res y, po­si­ble­men­te, no fue­ron más los mu­chos que se edi­ta­ron.

Pu­bli­có al­gu­nos cuen­tos que se pue­den en­con­trar en Vein­ti­cin­co cuen­tos ba­rran­qui­lle­ros, con una pro­sa mo­der­nis­ta y con un hu­mor ne­gro, bre­ve y cruel. Co­sa que tam­bién se nos re­ve­la en Asal­tos. Es­ta no­ve­le­ta, edi­ta­da por pri­me­ra vez en 1929 en la re­vis­ta La no­ve­la se­ma­nal, di­ri­gi­da por Luis En­ri­que Oso­rio, fue des­pués re­edi­ta­da en la co­lec­ción Si­món y Lola Gu­be­rek en los años 80. Aho­ra, sa­le de nue­vo y de­mues­tra có­mo pa­ra esas fe­chas, en nues­tra li­te­ra­tu­ra en­fer­ma de so­lem­ni­dad, es­ta­ba la voz dis­cor­dan­te y ri­sue­ña de Víc­tor Ma­nuel Gar­cía He­rre­ros, un au­tor que hay que leer. El te­ma de Asal­tos es el de un co­lec­cio­nis­ta de bi­go­tes, en reali­dad mos­ta­chos, co­mo los que usa­ba el Kai­ser y Sal­va­dor Da­lí. El hu­mor en Gar­cía He­rre­ros al pa­re­cer lo acom­pa­ña­ba en to­da su pro­sa. Así es po­si­ble en­con­trar en la re­vis­ta Ca­mi­nos, có­mo, al re­fe­rir­se al con­sa­gra­do poe­ta Ra­bin­dra­nath Ta­go­re, es­cri­bía: «Es una poe­sía bue­na pa­ra las cin­co de las tar­de», y aña­día: «No con­vie­ne, en reali­dad, ha­cer­le mu­cho ca­so».

A mi pa­re­cer, uno de los me­jo­res apor­tes a la crí­ti­ca li­te­ra­ria y cul­tu­ral del mo­men­to es la que pre­sen­ta el li­bro To­dos me mi­ran. Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be des­de los Es­tu­dios de gé­ne­ro, a car­go de Mer­ce­des Or­te­ga Gon­zá­lez-ru­bio y Ju­lio Pe­nen­rey Na­va­rro, pu­bli­ca­do por el se­llo edi­to­rial de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co. El li­bro ana­li­za las re­pre­sen­ta­cio­nes de gé­ne­ro nor­ma­ti­vas y di­si­den­tes en las ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les ( li­te­ra­tu­ra, mú­si­ca, ci­ne, ar­tes plás­ti­cas) de es­tos con­tex­tos. El tí­tu­lo es más que di­cien­te. To­dos re­cor­da­mos cuan­do Glo­ria Tre­vi, la es­tre­lla me­xi­ca­na que dio tan­to de qué ha­blar, con es­can­da­li­tos a ca­da pa­so, can­ta­ba: « Y to­dos me mi­ran, me mi­ran, me mi­ran, por­que ha­go lo que po­cos se atre­ve­rán ». El tí­tu­lo de es­ta obra no po­dría ser me­jor es­co­gi­do. Los au­to­res que encuentro, en­tre ex­tran­je­ros y na­cio­na­les, tra­tan to­da la ga­ma po­si­ble del cuer­po, la se­xua­li­dad y las sub­je­ti­vi­da­des. El aná­li­sis que ha­ce Ju­lio Pe­nen­rey de Car­na­val de So­do­ma, de Pe­dro An­to­nio Val­dez, un au­tor do­mi­ni­cano que es­tu­vo ha­ce unos me­ses por acá, me pa­re­ció es­pe­cial­men­te ati­na­do y me dio unas mi­ra­das dis­tin­tas a las que ha­bía te­ni­do en la lec­tu­ra de la no­ve­la. Es in­tere­san­te con­tem­plar que El puen­te de co­ral, del cu­bano Hu­go Sán­chez, y Dé­bo­ra Kruel, de mi au­to­ría, son tres obras que se desa­rro­llan en el Ca­ri­be y tie­nen al­gu­nas si­mi­li­tu­des, co­mo cier­ta co­sa des­com­pli­ca­da, en la ac­ti­tud eró­ti­ca y se­xual. Mu­cha mú­si­ca, ca­sas de ci­ta, bur­de­les. Co­mo di­ría la can­ción « Mu­cha pla­ya, bri­sa y mar ».

La nue­va edi­ción de ‘Asal­tos’ de­mues­tra có­mo pa­ra esas fe­chas, en nues­tra li­te­ra­tu­ra en­fer­ma de so­lem­ni­dad, es­ta­ba la voz dis­cor­dan­te y ri­sue­ña de Víc­tor Ma­nuel Gar­cía He­rre­ros, un au­tor que hay que leer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.