Cri­mi­na­les

Latitud - - News - Por Ali­cia Hu­gues

Un trá­gi­co su­ce­so acon­te­ció ha­ce tres días en la ciu­dad de Barranquilla, ca­pi­tal del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, al nor­te de Co­lom­bia.

El cri­men múl­ti­ple fue co­me­ti­do por un gru­po de ase­si­nas cu­yo mo­dus ope­ran­di es re­cu­rren­te y co­mún, no so­lo en es­ta ciu­dad –cu­na de gen­te ale­gre, con un rit­mo de vi­da tran­qui­lo y pau­sa­do que con­tras­ta con los atra­cos y epi­so­dios vio­len­tos que su­ce­den ca­si a dia­rio– sino en to­do el mun­do his­pa­noha­blan­te. Es­te de­li­to, la­men­ta­ble­men­te, sue­le pa­sar des­aper­ci­bi­do.

Por des­gra­cia, na­die pudo ha­cer na­da por in­ten­tar sal­var a las víc­ti­mas, quienes mu­rie­ron en el ac­to an­te los ojos im­pá­vi­dos de su pro­pia ma­dre. Fue­ron otras hi­jas de la mu­jer las que co­me­tie­ron el te­rri­ble ac­to.

Es­tas hi­jas, co­no­ci­das co­mo las Co­mas Cri­mi­na­les – tan­to hom­bres co­mo mu­je­res las han pa­ri­do en al­gún mo­men­to de su vi­da–, fue­ron en­gen­dra­das por el ór­gano vi­tal res­pon­sa­ble del pro­ce­so de ra­zo­na­mien­to de su des­pis­ta­da ma­dre; sur­gie­ron de di­cho ór­gano co­mo cuan­do la dio­sa grie­ga Ate­nea na­ció emer­gien­do de la ca­be­za de su pa­dre Zeus cuan­do He­fes­to se la par­tió en dos de un ha­cha­zo.

En es­ta oca­sión, las Co­mas Cri­mi­na­les fue­ron fru­to de un ejer­ci­cio men­tal pa­ra pro­du­cir un tex­to y, sin com­pa­sión al­gu­na, ase­si­na­ron a va­rias de sus her­ma­nas, co­no­ci­das co­mo las Fra­ses, des­cuar­ti­zán­do­las sin pie­dad me­dian­te la se­pa­ra­ción de sus prin­ci­pa­les miem­bros: su­je­to y ver­bo. Me­nos mal que no hi­cie­ron lo mis­mo con ver­bo y ob­je­to.

Así fue co­mo la Co­ma Cri­mi­nal Pri­me­ra ma­tó a la Fra­se Pri­me­ra: «Luz Ma­ría, es­ta­ba na­dan­do en un mar de agua cris­ta­li­na». La pro­ge­ni­to­ra de es­ta Fra­se in­te­rrum­pió in­jus­ta­men­te la placentera ac­ti­vi­dad que es­ta­ba rea­li­zan­do aquel su­je­to de cur­vas pro­nun­cia­das. La Fra­se Pri­me­ra mu­rió en el ac­to. La Co­ma Cri­mi­nal Se­gun­da ma­tó a la Fra­se Sex­ta –afor­tu­na­da­men­te las Fra­ses Se­gun­da, Ter­ce­ra, Cuar­ta y Quin­ta se li­bra­ron de aquel des­tino fa­tal– del si­guien­te mo­do: «Con ím­pe­tu y ale­gría tro­ta­ba, el ca­ba­llo azul del conde Ti­mo­teo». El pe­cu­liar equino se vio obli­ga­do a de­jar de tro­tar. Ca­be de­cir que has­ta la or­ga­ni­za­ción PE­TA se pu­so en con­tac­to con la au­to­ra y ma­dre del es­cri­to por coar­tar la li­ber­tad y la vo­lun­tad del ani­mal. La Co­ma Cri­mi­nal Ter­ce­ra pu­so fi­nal a la pro­me­te­do­ra vi­da de la Fra­se Dé­ci­ma de es­te mo­do: «Tras va­rios años en el exi­lio, ale­ja­do de su año­ra­da tie­rra na­tal, el co­ro­nel Ti­mo­teo, em­pren­dió un lar­go via­je de vuel­ta a ca­sa pla­ga­do de aven­tu­ras que ro­za­ron lo im­po­si­ble». Co­ro­nel Ti­mo­teo, la­men­to que, al se­pa­rar­te de aque­lla pa­la­bra que de­no­ta­ba la ac­ción que rea­li­zas­te, te im­pi­die­ran de ma­ne­ra tan vil cum­plir con tu ado­ra­do sue­ño de re­tor­nar a tu ama­da pa­tria.

An­te la sa­li­da a la luz de los he­chos y es­pe­ran­do sin éxi­to a que la gen­te ex­pre­sa­ra su in­dig­na­ción, a ex­cep­ción de la pro­tes­ta de PE­TA, de­ci­dí po­ner­me en con­tac­to con ex­per­tos de las más pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des del mun­do, quienes me aler­ta­ron so­bre la gra­ve­dad del uso de las Co­mas Cri­mi­na­les y me ad­vir­tie­ron de que es­te pue­de de­ri­var en una ca­tás­tro­fe lin­güís­ti­ca de es­ca­la inima­gi­na­ble. Ellos re­co­mien­dan el ejer­ci­cio de la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra pa­ra pre­ve­nir es­tos crí­me­nes y otros mu­chos que pue­dan acon­te­cer en nues­tro ne­ce­sa­rio y vi­tal uni­ver­so de la es­cri­tu­ra.

Ciu­da­da­nos del mun­do: no se que­den im­pa­si­bles an­te las Co­mas Cri­mi­na­les, no de­jen que es­ta fuer­za ma­lig­na si­ga cau­san­do es­tra­gos.

Así fue co­mo la Co­ma Cri­mi­nal Pri­me­ra ma­tó a la Fra­se Pri­me­ra: ‘Luz Ma­ría, es­ta­ba na­dan­do en un mar de agua cris­ta­li­na’. La pro­ge­ni­to­ra de es­ta Fra­se in­te­rrum­pió in­jus­ta­men­te la placentera ac­ti­vi­dad que es­ta­ba rea­li­zan­do aquel su­je­to de cur­vas pro­nun­cia­das”.

De­bo con­fe­sar que es la pri­me­ra vez que leo un li­bro de Lau­ra Res­tre­po. Se tra­ta de Pe­ca­do, un tex­to pro­sai­co cons­ti­tui­do por va­rios re­la­tos en torno a dos ele­men­tos: el pri­me­ro de ellos ‹El jar­dín de las de­li­cias›, de Hie­rony­mus Bosch; el se­gun­do, la idea del pe­ca­do co­mo si­nó­ni­mo del mal. An­te tan uni­ver­sa­les fe­nó­me­nos se po­dría de­cir que una crea­ción sur­gi­da de es­te cá­liz exu­be­ran­te de po­si­bi­li­da­des tie­ne que ser im­pla­ca­ble an­te la mi­ra­da inocen­te del lec­tor, pe­ro va­ya so­por des­agra­da­ble co­mien­za a ex­ha­lar el li­bro mien­tras re­co­rre­mos sus ca­mi­nos em­pan­ta­na­dos. Co­men­ce­mos en­ton­ces, co­mo es na­tu­ral, en or­den.

Pa­ra com­pren­der la ini­cia­ti­va de la es­cri­to­ra al ele­gir un tríp­ti­co tan afa­ma­do en la his­to­ria de la cul­tu­ra —y pa­re­ce ser que es­ta­mos en el mo­men­to de los tríp­ti­cos en nues­tra li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na—, de­be­mos di­ri­gir la mi­ra­da a Fe­li­pe II de Es­pa­ña, rey ca­tó­li­co apo­da­do ‹el Pru­den­te›, que en un mo­nas­te­rio de Ma­drid lla­ma­do ‹El Es­co­rial› ya­ce pos­tra­do en su le­cho ob­ser­van­do ‹El Jar­dín›. Es el fin de las ri­que­zas re­na­cen­tis­tas y el co­mien­zo tur­bu­len­to del Ba­rro­co, sin em­bar­go Fe­li­pe se ha­lla in­mu­ta­ble en otro tiem­po, en uno ori­gi­nal que an­ti­ci­pa al Su­rrea­lis­mo y al Sim­bo­lis­mo, en uno don­de to­dos los es­ti­los se de­rri­ten y so­li­di­fi­can en ca­da de­ta­lle. Es­te pun­to ce­ro de la crea­ción es el tra­se­gar dan­tes­co, la di­men­sión fla­men­ca del Bos­co. Pe­ro, un mo­men­to, to­da es­ta evo­ca­ción no es real, es­tá en la men­te de un es­pec­ta­dor con­ven­ci­do de que ob­ser­va el cua­dro en un mu­seo y di­ce, ab­sur­da­men­te, sen­tir­se co­mo en Ga­mes of Th­ro­nes. De in­me­dia­to, y sin po­si­bi­li­dad de acon­di­cio­na­mien­to, so­mos arro­ja­dos a un plano tem­po­ral con­tem­po­rá­neo, don­de el vie­jo Mo­nas­te­rio cons­trui­do por Fe­li­pe se ha­ce ape­nas un es­pe­jis­mo. La es­tra­te­gia na­rra­ti­va de Lau­ra Res­tre­po bus­ca des­do­blar la con­fu­sión de la pin­tu­ra en di­le­mas mo­ra­les pa­de­ci­dos por hom­bres y mu­je­res de nues­tro si­glo. El con­cep­to que jus­ti­fi­ca di­cha ha­za­ña, apa­re­ce pro­nun­cia­do por la voz de un na­rra­dor­dios que es ca­paz de lan­zar un jui­cio ati­na­do an­te el mis­te­rio: «Quien vio­ló se­rá vio­la­do, quien tor­tu­ró se­rá tor­tu­ra­do, quien ig­no­ró se­rá ig­no­ra­do, quien ma­tó se­rá mil ve­ces ase­si­na­do. […] El cas­ti­go es la otra ca­ra del pe­ca­do; su re­pro­duc­ción exac­ta pe­ro in­ver­ti­da».

El li­bro con­tie­ne ocho re­la­tos y uno de ellos es­tá di­vi­do en dos, dan­do aper­tu­ra y cie­rre al li­bro. Qui­sie­ra re­fe­rir dos de ellos pa­ra dar un pa­no­ra­ma al lec­tor so­bre lo que pue­de en­con­trar en di­cha obra. El pri­me­ro cuen­ta la his­to­ria de tres mu­je­res del in­te­rior que via­jan a va­ca­cio­nar con su ma­dre a un pa­raí­so tro­pi­cal en el Pa­cí­fi­co. El am­bien­te ro­dea­do por gue­rri­llas, pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y nar­co­trá­fi­co aco­ge a las Su­sa­nas en un pue­blo lla­ma­do San Tar­si­cio, don­de la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes son negros pes­ca­do­res y bai­la­do­res de cham­pe­ta. La mi­ra­da de la cos­ta que apa­re­ce aquí ha­ce re­cor­dar la re­la­ción amoes­cla­vo con el lu­gar co­mún de la due­ña ri­ca enamo­ra­da del em­plea­do po­bre. Las vo­ces que por mo­men­tos nos van na­rran­do la his­to­ria son de las se­ño­ras que an­ta­ño co­ci­na­ban y ha­cían el ser­vi­cio ca­da vez que las Su­sa­nas lle­ga­ban a des­can­sar. El pe­ca­do de la lu­ju­ria aquí se con­cre­ta pa­ra lue­go ser juz­ga­do por el chis­mo­rreo del pue­blo. En es­te pun­to ‹El jar­dín de las de­li­cias› es nom­bra­do co­mo ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción de Iri­na, una de las tres her­ma­nas.

El se­gun­do en la di­men­sión de Pur­ga­to­rio, tra­ta so­bre An­ge­li­to, un pe­que­ño ham­pón de ba­rrio en una de las Co­mu­nas de la ciu­dad, se de­di­ca al ase­si­na­to re­mu­ne­ra­do y —de­ta­lle un po­co có­mi­co— lo acom­pa­ña una pe­rri­ta lla­ma­da Lu­na. Es gra­cio­so ha­cer­se a la ima­gen de un si­ca­rio que lue­go de la ac­ción lle­ga a di­vi­sar el ho­ri­zon­te y a mi­mar a su mas­co­ta. En es­te ca­so el pe­ca­do apa­re­ce me­dia­do por la re­la­ción con su ma­dre y sus her­ma­nos en un con­tex­to so­cial don­de to­dos pue­den ser con­du­ci­dos al In­fierno. El ele­men­to del Bos­co en es­te re­la­to apa­re­ce co­mo de­ta­lle un po­co for­za­do: el nom­bre de los dos ba­rrios don­de se mue­ve la his­to­ria es El Jar­dín y Las De­li­cias, men­ción es­ta que pue­de de­jar un po­co in­có­mo­do al lec­tor al en­con­trar­se con se­me­jan­te sa­ga­ci­dad.

Así co­mo en es­tos re­la­tos, en los otros us­ted po­drá en­con­trar es­pe­cí­me­nes mór­bi­dos, des­de la ado­les­cen­te in­ces­tuo­sa has­ta el clá­si­co em­pre­sa­rio exi­to­so pe­ro in­fiel. Aun así ten­ga cui­da­do, a pe­sar de la va­rie­dad, los per­so­na­jes de Pe­ca­do son ape­nas mo­ni­con­gos de ma­de­ra siendo ma­ne­ja­dos por un ti­ti­ri­te­ro man­co. Si el Bos­co vi­vie­ra pa­ra ver el pe­ca­do de es­ta co­pia pre­fe­ri­ría guar­dar si­len­cio en el en­lo­que­ci­do In­fierno de su tríp­ti­co. Res­tre­po no lo­gra con mu­cho con­ven­ci­mien­to la im­par­cia­li­dad mo­ral pro­pia de los na­tu­ra­lis­tas fran­ce­ses y mu­cho me­nos la com­ple­ja ex­plo­ra­ción hu­ma­na de los ru­sos. Por úl­ti­mo, y en cuan­to a la for­ma, tal vez ha­ya he­cho fal­ta de­mo­rar­se un po­co más en los tra­zos, es­co­ger con cui­da­do los co­lo­res y no ol­vi­dar que el pe­ca­do real es una men­ti­ra mal con­ta­da.

Por­ta­da del li­bro de Lau­ra Res­tre­po, pu­bli­ca­do por Al­fa­gua­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.