Pa­rís no era una fies­ta...

Ha­ce 160 años se pu­bli­có la pri­me­ra edi­ción de ‘Las flo­res del mal’. La His­to­ria y los mo­ti­vos de­trás de la cé­le­bre obra.

Latitud - - Portada - Por Camilo Morón Cas­tro

Du­ran­te los días de Na­po­león III (1848 -1863) se de­sig­nó al Ba­rón Hauss­mann pa­ra la re­mo­de­la­ción fí­si­ca de Pa­rís. Es­te cam­bio su­pon­dría la en­tra­da de la ciu­dad a la mo­der­ni­dad y su aper­tu­ra sig­ni­fi­ca­ti­va al ca­pi­ta­lis­mo. En Pa­rís ca­pi­tal de la mo­der­ni­dad, el teó­ri­co so­cial bri­tá­ni­co Da­vid Har­vey re­crea el am­bien­te de ten­sión que iba to­man­do la ca­pi­tal fran­ce­sa, con la re­or­ga­ni­za­ción es­pa­cial y es­pi­ri­tual del es­pa­cio ur­bano, que con­lle­vó a una san­grien­ta re­vuel­ta con­tra la co­mu­na re­vo­lu­cio­na­ria en 1871.

Pe­ro vol­va­mos en el tiem­po. A principios del año 1848, en fe­bre­ro, hay un pri­mer in­ten­to de su­ble­va­ción en la ciu­dad, los mo­ti­nes ca­lle­je­ros se lle­va­rían a ca­bo has­ta el mes de ju­nio del mis­mo año. En me­dio de los ru­mo­res del agi­ta­do mo­men­to, mu­chos es­cri­to­res re­gre­sa­ban a Pa­rís pa­ra tes­ti­mo­niar es­te hi­to his­tó­ri­co. Mien­tras ca­mi­na­ban, eléc­tri­cos, por las ca­lle­jue­las de la ciu­dad co­mo bus­cán­do­se pa­ra no en­con­trar­se, en al­gu­nos lu­ga­res com­par­tie­ron la ace­ra los úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes del ro­man­ti­cis­mo, en­ca­be­za­dos por Víc­tor Hu­go, Al­fred de Mus­set y Geor­ge Sand, con los ver­sá­ti­les he­re­de­ros de las le­tras fran­ce­sas, en­tre los que se des­ta­ca­ban Flau­bert, Bal­zac, Ner­val y Bau­de­lai­re. De to­dos ellos, Flau­bert fue quien na­rró gran par­te de lo ocu­rri­do en La educación sen­ti­men­tal, pe­ro el que en­tró en la ac­ción de los he­chos fue Bau­de­lai­re, que in­gre­sa­rá a las fi­las de la So­cie­dad Re­pu­bli­ca­na Cen­tral, y más allá de ha­cer­lo por una con­vic­ción política de­fi­ni­da, se di­ce que es­te pá­li­do res­plan­dor re­vo­lu­cio­na­rio

sur­gió an­te la po­si­bi­li­dad de en­fren­tar a su pa­dras­tro, que es­ta­ba al otro la­do de las ba­rri­ca­das. Lo úni­co cla­ro de es­ta in­cur­sión fue que en me­dio de las trin­che­ras que ocu­pa­ban Pa­rís, se en­con­tra­ba un bohe­mio pro­fe­sio­nal de­di­ca­do a la cons­pi­ra­ción.

Char­les Bau­de­lai­re (1821-1867) se gra­duó de ba­chi­ller a pe­sar de su ex­pul­sión del Li­ceo-louis-leG­rand en 1839. Aban­do­nó sus es­tu­dios de de­re­cho y em­pren­dió el ca­mino de la bohe­mia, fre­cuen­tan­do a Bal­zac y Ner­val, siendo clien­te asi­duo de los pros­tí­bu­los pa­ri­sien­ses que lo pre­mia­rían con una me­da­lla de gue­rra, la sí­fi­lis, su far­do has­ta el día de su muer­te. En 1841, preo­cu­pa­da por su des­ca­rri­la­da vi­da, su ma­dre aten­dió el con­se­jo de su pa­dras­tro, el ge­ne­ral Au­pick. Pa­ra ello in­ten­ta­ron re­cu­pe­rar­lo em­bar­cán­do­lo en el puer­to de Bur­deos con des­tino a Cal­cu­ta, con tan ma­la suer­te que hu­bo una tem­pes­tad que le im­pi­dió se­guir has­ta el fi­nal del re­co­rri­do y lo de­ja­ría vi­vien­do, du­ran­te 17 días, en las Is­las Mau­ri­cio, en el Áfri­ca in­su­lar, al su­r­oes­te del océano Ín­di­co. Se­gún mu­chos crí­ti­cos, es­te nau­fra­gio pre­fi­gu­ró el ori­gen de Las flo­res del mal, li­bro que fue pu­bli­ca­do el 25 de ju­nio de 1857. De re­gre­so a Pa­rís en 1842, vol­vió a sus an­dan­zas, os­ten­tan­do su ma­yo­ría de edad y la he­ren­cia de su pa­dre. De aquí en ade­lan­te ini­cia una gue­rra fran­ca por de­mos­trar­le al mun­do que con­vi­vi­rá en so­le­dad, con­tra el te­rror si así se pre­sen­ta, y reivin­di­ca­rá la uni­dad de ese yo frag­men­ta­do que se abre en los ca­mi­nos de la mo­der­ni­dad: «Soy dis­tin­to. Dis­tin­to de to­dos vo­so­tros que me ha­céis pa­de­cer. Po­déis per­se­guir­me en mi car­ne, no en mi al­te­ri­dad».

El fi­ló­so­fo ar­gen­tino Da­río Sz­tajnsz­raj­ber iden­ti­fi­ca tres ele­men­tos fun­da­men­ta­les en el tra­ba­jo de Bau­de­lai­re: el amor, la muer­te y la au­to­rre­fe­ren­cia; lo que no se­rá sino otro signo de la vi­da orien­ta­da co­mo una obra de ar­te. Da­vid Har­vey re­co­no­ce en la mo­der­ni­dad una ba­se que se sus­ten­ta des­de la «des­truc­ción crea­ti­va» de to­dos los es­ta­men­tos so­cia­les, sean es­tos de or­den mo­de­ra­do o ra­di­cal. Qui­zás por es­to sur­ge un ac­tor so­cial des­co­no­ci­do has­ta aho­ra, la cla­se obre­ra. Y no so­lo se­rán es­tos, tam­bién sur­gi­rán per­so­na­jes de­ve­ni­dos en mar­gi­na­les que lle­gan a la ciu­dad pa­ra ven­der el per­fu­me de su exó­ti­co en­can­to. Los pe­que­ños de­lin­cuen­tes, los vie­jos men­di­gos y las pros­ti­tu­tas, en­tre ellos se sen­tía a gus­to Char­les Bau­de­lai­re; se­rán par­te in­te­gral de su pro­yec­to, to­do pa­ra de­mos­trar que la be­lle­za sur­ge de los desechos de la ciu­dad mo­der­na: «El ar­te pu­ro, es de­cir, la sin­gu­lar be­lle­za del mal, la her­mo­su­ra de lo ho­rri­ble». El poe­ta se des­va­ne­ce co­mo un fan­tas­ma que no sa­be de qué par­te del mun­do ha sur­gi­do, co­mo aquel dis­traí­do que por an­dar avis­tan­do la bó­ve­da ce­les­te se ha ido al fon­do del abis­mo. Es­te es un as­pec­to mar­ca­do en el poe­ma «Una ca­rro­ña»: El cie­lo con­tem­pla­ba los res­tos, que se abrían ba­jo el azul co­mo una flor / creí que al acer­car­nos te des­va­ne­ce­rías / tan pe­ne­tran­te era su he­dor.

El des­tino del poe­ta me­dia en­tre la vo­ca­ción del es­cri­tor y la vi­da del hom­bre. La cul­pa, el des­va­río, la pér­di­da de las jus­ti­fi­ca­cio­nes, el or­gu­llo es­toi­co sin el ali­men­to del re­co­no­ci­mien­to so­cial y la fa­ma mues­tran so­bre to­do có­mo se for­ja la aven­tu­ra de la li­ber­tad en el re­fle­jo crea­ti­vo de un li­bro: Las flo­res del mal. Tal có­mo él lo ex­pre­sa en una car­ta del 18 de fe­bre­ro de 1866: «¿Ne­ce­si­ta­ré de­cir­le a us­ted, que tam­po­co lo adi­vi­nó, que en ese li­bro atroz pu­se to­do mi co­ra­zón, to­da mi ter­nu­ra, to­da mi re­li­gión (dis­fra­za­da), to­do mi odio? Es cier­to que es­cri­bi­ré lo con­tra­rio, que ju­ra­ré por mis gran­des dio­ses que es un li­bro de ar­te pu­ro, de pa­ro­dias, de jue­go de ma­nos y men­ti­ré co­mo un sa­ca­mue­las».

La re­vo­lu­ción de 1848 fue frus­tra­da, la muer­te y la des­truc­ción es­ta­ría a la or­den del día, a pe­sar de que so­cia­lis­tas y re­pu­bli­ca­nos se alia­ron pa­ra de­rro­car el ré­gi­men, el asun­to fa­lla­ría. Na­po­león III ha­bía dis­pues­to la mo­der­ni­za­ción de la ciu­dad pa­ra no vol­ver a re­pe­tir los des­ma­nes ca­lle­je­ros. Así aca­ba­ría siendo el úl­ti­mo rey de Fran­cia ele­gi­do por la abru­ma­do­ra ma­yo­ría, aun­que ator­ni­lla­do en el po­der a cos­ta de la cen­su­ra a la pren­sa y el po­der re­pre­si­vo de la po­li­cía. Por su par­te, el gran tes­ti­go de la mo­der­ni­dad en­car­na­ría en Bau­de­lai­re, que, se­gún Har­vey, con­ju­gó to­do lo que pudo de esa gran ciu­dad que no fue una fies­ta, y de la que re­co­rrió des­de el pa­la­cio más rim­bom­ban­te has­ta el úl­ti­mo pros­tí­bu­lo, de­jan­do en cues­tión el lí­mi­te que hay en­tre: “el ob­ser­va­dor cí­ni­co y des­com­pro­me­ti­do, por un la­do, y el hom­bre del pue­blo que en­tra­ba con pa­sión en la vi­da de sus per­so­na­jes”. A lo que tam­bién Har­vey agre­ga más ra­zo­nes so­bre el as­pec­to am­bi­va­len­te del ar­tis­ta, fren­te al tiem­po que le to­có vi­vir: “La agri­dul­ce ex­pe­rien­cia que su­pu­so la des­truc­ción crea­ti­va en las ba­rri­ca­das y el sa­queo del Pa­la­cio de las Tu­lle­rías en 1848 de­ja una con­tra­dic­ción en el sen­ti­do que tie­ne la mo­der­ni­dad pa­ra Bau­de­lai­re. Pa­ra po­der en­fren­tar­se al pre­sen­te y crear el fu­tu­ro, la tra­di­ción de­be ser de­rro­ca­da, vio­len­ta­men­te, si es ne­ce­sa­rio. Pe­ro la pér­di­da de la tra­di­ción arran­ca el an­cla de la es­pe­ran­za de nues­tro en­ten­di­mien­to y nos de­ja sin rum­bo y sin fuer­zas. El ob­je­ti­vo de los ar­tis­tas, es­cri­bía en 1860, de­be ser por ello en­ten­der lo mo­derno co­mo lo «pa­sa­je­ro, fu­gaz y con­tin­gen­te» en re­la­ción con la otra mi­tad del ar­te que se ocu­pa «de lo eterno e ina­mo­vi­ble»”. En 1871 nue­va­men­te la ciu­dad es re­mo­vi­da a san­gre y fue­go. Bau­de­lai­re ya no es­ta­ba ahí pa­ra es­cri­bir­la y re­co­rrer­la a su gus­to, tam­po­co pre­si­día el po­der Na­po­león III. El tiem­po y la sí­fi­lis ha­bían he­cho me­lla en el poe­ta. Las flo­res del mal fue la obra poé­ti­ca más in­flu­yen­te de la mo­der­ni­dad. El 31 de agos­to de 1867, an­tes del me­dio­día, re­ci­bió la tan te­mi­da y anun­cia­da vi­si­ta, tal y co­mo lo ex­pre­só en es­te frag­men­to de su poe­ma «El fin de la jor­na­da»:

Mis vér­te­bras, co­mo mi al­ma, / co­di­cian dul­ce re­po­so; / de fú­ne­bres sue­ños lleno / la es­pal­da re­cli­na­ré / y ro­da­ré en tus ve­los, / ¡oh re­fres­can­te ti­nie­bla!

Los pe­que­ños de­lin­cuen­tes, los vie­jos men­di­gos y las pros­ti­tu­tas, en­tre ellos se sen­tía a gus­to Char­les Bau­de­lai­re. Se­rán par­te in­te­gral de su pro­yec­to, to­do pa­ra de­mos­trar que la be­lle­za sur­ge de los desechos de la ciu­dad mo­der­na”.

MEPHYSTO´S HYMN TO BEAUTY

‘Las flo­res del mal’, obra pu­bli­ca­da en ju­nio de 1857.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.