“La me­mo­ria es el al­ma de la ar­qui­tec­tu­ra”

Una en­tre­vis­ta con el ar­qui­tec­to Juan Pablo Or­tiz.

Latitud - - Portada - Por Cla­ri­ta Spitz

Adi­fe­ren­cia de pro­yec­tos si­mi­la­res, que se han cons­trui­do pos­con­flic­to, el Centro de Me­mo­ria, Paz y Re­con­ci­lia­ción se cons­tru­yó en 2010 en me­dio de la con­fron­ta­ción in­ter­na de Co­lom­bia, ha­cien­do vi­si­ble la me­mo­ria de las más de 6.000.000 de víc­ti­mas que ha de­ja­do el con­flic­to ar­ma­do en nues­tro país. Es, ade­más, un me­mo­rial pa­ra la con­me­mo­ra­ción del Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia, don­de se enal­te­cen va­lo­res co­mo el res­pe­to a la vi­da, la no vio­len­cia, la ver­dad, la jus­ti­cia y la re­con­ci­lia­ción.

El di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, de Juan Pablo Or­tiz, fue se­lec­cio­na­do en­tre 41 pro­yec­tos pre­sen­ta­dos al con­cur­so con­vo­ca­do por la So­cie­dad Colombiana de Ar­qui­tec­tos en 2009. Al res­pec­to, afir­ma Da­río Col­me­na­res, ase­sor del con­cur­so al des­cri­bir el sen­ti­do del di­se­ño de Or­tiz: «Es una obra que emer­ge de la tie­rra y del agua pa­ra con­vo­car la me­mo­ria del do­lor que no de­bió ocu­rrir y que no de­be re­pe­tir­se; y tam­bién pa­ra evo­car la me­mo­ria de cau­sas y bús­que­das que no pue­de elu­dir­se».

Juan Pablo Or­tiz na­ció en Bo­go­tá en 1965. En 1989 se gra­duó de la Uni­ver­si­dad de los An­des, don­de ac­tual­men­te es ca­te­drá­ti­co e in­ves­ti­ga­dor. Ha si­do in­vi­ta­do co­mo con­fe­ren­cis­ta en nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des en Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co, y co­mo ju­ra­do ca­li­fi­ca­dor de va­rios con­cur­sos de ar­qui­tec­tu­ra den­tro y fue­ra de Co­lom­bia. En el año 2000 ga­nó el con­cur­so pa­ra la cons­truc­ción de la se­de del Archivo Ge­ne­ral de Bo­go­tá, por el que re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de Di­se­ño Lá­piz de Ace­ro. Ha par­ti­ci­pa­do en di­ver­sas bie­na­les a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, y fue no­mi­na­do al Pre­mio Ame­ri­cano Mies Van der Rohe Crown Hall. En di­ciem­bre de 2016, en el mar­co de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra, re­ci­bió el Pre­mio ARPAFIL, que re­co­no­ce la tra­yec­to­ria de un pro­fe­sio­nal cu­yo desem­pe­ño ha­ya con­tri­bui­do al en­gran­de­ci­mien­to ar­tís­ti­co del pa­tri­mo­nio mun­dial.

Los siguientes son apar­tes de un diá­lo­go que re­vis­ta La­ti­tud sos­tu­vo con el ar­qui­tec­to co­lom­biano.

Juan Pablo, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti es­te P pro­yec­to? R El pro­yec­to for­ma par­te del com­ple­jo tra­di­cio­nal del Ce­men­te­rio Cen­tral de Bo­go­tá, en un so­lar que fue ori­gi­nal­men­te un es­pa­cio fu­ne­ra­rio con dos si­glos de me­mo­ria, don­de es­ta­ban en­te­rra­dos más de 3.600 in­di­vi­duos. Pa­ra ex­hu­mar­los, se reali­zó la pros­pec­ción ar­queo­ló­gi­ca fu­ne­ra­ria más gran­de de Sur Amé­ri­ca. La es­truc­tu­ra más vi­si­ble, el mo­no­li­to de en­tra­da, sim­bo­li­za la «tie­rra sem­bra­da de me­mo­ria» de los des­te­rra­dos por el con­flic­to, don­de cien ven­ta­nas caen co­mo las lá­gri­mas de es­ta so­cie­dad su­mi­da en la vio­len­cia, pe­ro tam­bién co­mo fuen­tes de luz en ho­me­na­je a las víc­ti­mas, a sus sue­ños y a la bús­que­da de una so­cie­dad sin vio­len­cias y en paz. El edi­fi­cio brin­da al vi­si­tan­te una ex­pe­rien­cia de in­mer­sión, don­de su cuer­po se fun­de con el es­pa­cio de­bi­do a la fuer­za de la gra­ve­dad, muy ex­plí­ci­ta en el lu­gar. Es un um­bral sin ba­rre­ras, un es­pa­cio pú­bli­co, de­mo­crá­ti­co y abier­to. Con­si­de­ro la ar­qui­tec­tu­ra un ele­men­to trans­for­ma­dor, un len­gua­je es­cri­to en la tie­rra y no en el pa­pel, y el Centro de Me­mo­ria, Paz y Re­con­ci­lia­ción es un mo­nu­men­to a la vi­da, a las víc­ti­mas y a la es­pe­ran­za de un fu­tu­ro en paz.

Con­ven­ci­do de que una ar­qui­tec­tu­ra de ex­ce­len­cia se cons­tru­ye con ideas, el tra­ba­jo de Or­tiz se des­ta­ca por la bús­que­da de con­cep­tos e ideas fres­cas que per­mi­ten pro­yec­tar es­pa­cios ha­bi­ta­bles y res­pon­sa­bles en el uso de la ener­gía, den­tro de un mar­co de res­pe­to ha­cia las tra­di­cio­nes lo­ca­les y el pai­sa­je na­tu­ral en el que se im­plan­ta, y un uso cons­cien­te y ra­cio­nal de los re­cur­sos, a los que con­si­de­ra sa­gra­dos. Sus pro­yec­tos más des­ta­ca­dos in­clu­yen el Archivo de Bo­go­tá, los la­bo­ra­to­rios de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, los Par­ques de Re­ci­cla­je y Centro de Edu­ca­ción Me­dio Am­bien­tal de El Sa­li­tre y El Tin­tal, y los la­bo­ra­to­rios del Archivo Ge­ne­ral de la Na­ción de Mé­xi­co.

Há­ble­nos de la im­por­tan­cia de los pre­mios P en ar­qui­tec­tu­ra y, en es­pe­cial, en Co­lom­bia. ¿En qué con­sis­ten y qué se to­ma en cuen­ta pa­ra es­tos pre­mios? R Los con­cur­sos de ar­qui­tec­tu­ra son con­vo­ca­to­rias pú­bli­cas que por lo ge­ne­ral ha­ce el Es­ta­do pa­ra rea­li­zar al­gún pro­yec­to es­pe­cí­fi­co. A di­fe­ren­cia de las li­ci­ta­cio­nes, don­de se sa­be quién es el ofe­ren­te, en los

con­cur­sos no se sa­be quién es y se juz­ga el pro­yec­to co­mo tal y no a la per­so­na. Eso ha­ce que los con­cur­sos sean, real­men­te, la ma­ne­ra más de­mo­crá­ti­ca, abier­ta y trans­pa­ren­te pa­ra se­lec­cio­nar un pro­yec­to. La gran ma­yo­ría de nues­tro tra­ba­jo, ca­si to­dos los pro­yec­tos im­por­tan­tes que he­mos he­cho, de­vie­nen de esos con­cur­sos, sin los cua­les no­so­tros prác­ti­ca­men­te no exis­ti­ría­mos. Hay paí­ses co­mo Sui­za y Ale­ma­nia don­de la gran ma­yo­ría de los pro­yec­tos se ha­cen así. En La­ti­noa­mé­ri­ca, Co­lom­bia es un mo­de­lo en ese sen­ti­do. Los con­cur­sos de ar­qui­tec­tu­ra son de las ins­ti­tu­cio­nes co­lom­bia­nas que real­men­te fun­cio­nan y que se pue­den mos­trar an­te el res­to del mun­do. Ca­da vez que sal­go del país y cuen­to es­to, a to­dos mis co­le­gas les pa­re­ce loa­ble que en Co­lom­bia exis­ta esa ma­ne­ra de se­lec­cio­nar los pro­yec­tos.

Mu­chos es­cri­to­res di­cen que los cuen­tos los P bus­can a ellos. ¿Tú di­rías que los pro­yec­tos te bus­can a ti? R No, en es­te ca­so uno tie­ne que bus­car los pro­yec­tos, es­tar pen­dien­te de las con­vo­ca­to­rias pú­bli­cas. Aun­que ya en es­te mo­men­to de nues­tra ca­rre­ra nos em­pie­zan a in­vi­tar a al­gu­nos con­cur­sos pri­va­dos, nos to­ca sa­lir a bus­car los pro­yec­tos que hay, con­cur­sar co­mo cual­quie­ra, en­tre­gar los pro­yec­tos y oja­lá ha­cer el me­jor es­fuer­zo pa­ra ob­te­ner el con­tra­to.

¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra ti el pre­mio Ar­paP Fil que te otor­ga­ron en la Fe­ria del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra? R La es­co­gen­cia del Pre­mio Arpafil de­pen­de, ca­da año, de la zo­na o país in­vi­ta­do de ho­nor a la fe­ria, que en es­ta oca­sión era La­ti­noa­mé­ri­ca. Ha­ce 10 años el país in­vi­ta­do fue Co­lom­bia, y se­lec­cio­na­ron a Ro­ge­lio Sal­mo­na, quien es re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo el gran ar­qui­tec­to co­lom­biano. Sal­mo­na es a la ar­qui­tec­tu­ra lo que Ga­bo es a la li­te­ra­tu­ra. Pa­ra no­so­tros es un ho­nor que nos die­ran el mis­mo re­co­no­ci­mien­to que re­ci­bie­ra el maes­tro Sal­mo­na en 2007.

¿Có­mo sien­tes que las nue­vas tec­no­lo­gías P han in­fluen­cia­do la ar­qui­tec­tu­ra? R La tecnología ha cam­bia­do mu­cho la ma­ne­ra de ha­cer es­te ofi­cio, crean­do he­rra­mien­tas nue­vas que per­mi­ten ha­cer de ma­ne­ra más efi­cien­te los do­cu­men­tos de cons­truc­ción. Qui­zás tam­bién en la vi­sua­li­za­ción, con pro­yec­cio­nes que brin­dan una me­jor idea de los edi­fi­cios an­tes de es­tar cons­trui­dos. Pe­ro en esen­cia la ar­qui­tec­tu­ra si­gue sien­do una ciencia, una téc­ni­ca-ar­te que de­vie­ne en gran par­te de la me­mo­ria. La me­mo­ria es el al­ma de la ar­qui­tec­tu­ra.

¿Por qué la me­mo­ria? P R La ar­qui­tec­tu­ra es un ar­te de la me­mo­ria. Aris­tó­te­les de­cía que la me­mo­ria es el es­cri­bano del al­ma, y al­go pa­re­ci­do pa­sa con la ar­qui­tec­tu­ra, el al­ma de la ar­qui­tec­tu­ra la es­cri­be la his­to­ria, la es­cri­be la me­mo­ria. Qui­zás al­gu­na vez en la vi­da, si uno tie­ne di­ga­mos la for­tu­na o la ca­pa­ci­dad, pue­de apor­tar en al­go a ese gran len­gua­je que se ha ve­ni­do cons­tru­yen­do des­de ese mo­men­to.

A ni­vel personal, ¿en qué P mo­men­to de tu vi­da su­pis­te que que­rías ser ar­qui­tec­to? R Eso que di­cen que des­de chi­qui­to ha­bía so­ña­do con ser ar­qui­tec­to y que ha­cía di­bu­ji­tos de ca­si­tas y eso, en mi ca­so es pu­ro cuen­to. Eso pa­ra mí no fue así de ro­mán­ti­co. Mi pa­dre fue ar­qui­tec­to. Yo no sa­bía qué es­tu­diar, un des­pis­ta­do to­tal, en­ton­ces di­je, voy a es­tu­diar lo que es mi pa­pá, y me me­tí a es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra ¡y me en­can­tó!, se con­vir­tió en la gran pa­sión de mi vi­da. Ejer­zo es­te ofi­cio más o me­nos des­de el año 97 o 98. Ape­nas me gra­dué, me me­tí, jun­to con mi her­mano, en la aven­tu­ra de ser em­pre­sa­rios y me de­di­qué al di­se­ño de za­pa­tos du­ran­te ca­si 8 años. El ne­go­cio se em­pe­zó a da­ñar por la apertura, la caí­da de Venezuela y otra se­rie de co­sas. Pe­ro de nue­vo tu­ve la opor­tu­ni­dad de vol­ver a mi ofi­cio y aquí es­toy fe­liz ha­cien­do edi­fi­cios. Eso fue, en par­te, gra­cias a dos bue­nos ami­gos que me lla­ma­ron pa­ra ha­cer­me so­cio de ellos, Gian­car­lo Maz­zan­ti y Ro­dri­go Ru­bio. Nos se­pa­ra­mos en 2000 cuan­do ga­né el con­cur­so del Archivo de Bo­go­tá. Ahí fue cuan­do arran­qué co­mo Juan Pablo Or­tiz Ar­qui­tec­tos.

¿Qué si­gue aho­ra? P R En el gru­po so­mos 10 ar­qui­tec­tos. En es­te mo­men­to es­ta­mos ha­cien­do el pro­yec­to más im­por­tan­te que he­mos he­cho has­ta aho­ra, el Pro­yec­to Mi­nis­te­rios, que es to­da la re­vi­ta­li­za­ción del fren­te del Par­que del Ter­cer Mi­le­nio, en el centro de Bo­go­tá. Di­ga­mos que, en es­te ca­so, el tra­ba­jo del ar­qui­tec­to se pa­re­ce mu­cho al de un di­rec­tor de or­ques­ta sin­fó­ni­ca, hay que di­ri­gir una gran or­ques­ta y po­ner­la a so­nar bien.

La ar­qui­tec­tu­ra es un ar­te de la me­mo­ria. Aris­tó­te­les de­cía que la me­mo­ria es el es­cri­bano del al­ma, y al­go pa­re­ci­do pa­sa con la ar­qui­tec­tu­ra, el al­ma de la ar­qui­tec­tu­ra la es­cri­be la his­to­ria, la es­cri­be la me­mo­ria”. Pa­ra el ar­qui­tec­to Juan Pablo Or­tiz, la gran ar­qui­tec­tu­ra pue­de ser un len­gua­je trans­for­ma­dor.

RO­DRI­GO DÁ­VI­LA

Vis­ta noc­tur­na del Centro de Me­mo­ria, Paz y Re­con­ci­lia­ción, cons­trui­do en 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.