‘Twin Peaks’: vuel­ve David Lynch

Es­té­ti­ca des­qui­cia­da e in­quie­tan­te, en el mis­te­rio­so uni­ver­so ‘Lyn­chiano’.

Latitud - - Portada - Por Lau­ra Ca­mar­go

Ala pre­gun­ta so­bre quién es el di­rec­tor de ci­ne más enig­má­ti­co de los úl­ti­mos años, la res­pues­ta pro­ba­ble­men­te sea David Lynch. Al mar­gen del aval de los ga­lar­do­nes pro­pios de la in­dus­tria –ha si­do no­mi­na­do al Ós­car co­mo me­jor di­rec­tor en tres oca­sio­nes, pe­ro no ga­nó en nin­gu­na de ellas–, Lynch es un ci­neas­ta de cul­to que ha in­cur­sio­na­do con éxi­to en otros for­ma­tos co­mo el te­le­vi­si­vo, con la fa­mo­sa se­rie Twin Peaks.

Es­tre­na­da en 1990 por la ca­de­na ABC, la pro­duc­ción creó un cul­to le­gen­da­rio en­tre una au­dien­cia que vio im­pá­vi­da el fu­gaz pa­so por la pan­ta­lla chi­ca de la se­rie. En­te los adep­tos de la se­rie, que ape­nas tu­vo dos tem­po­ra­das, pue­den con­tar­se a Step­hen King y Ste­ven Spiel­berg, que no es­ca­ti­ma­ron es­fuer­zos en abo­gar por nue­vas tem­po­ra­das de la pro­duc­ción.

Pues bien, 25 años des­pués se con­fir­mó una se­cue­la con 18 epi­so­dios cu­yos de­re­chos de trans­mi­sión han si­do ad­qui­ri­dos por Net­flix, pla­ta­for­ma en la que se en­cuen­tra dis­po­ni­ble des­de abril pasado.

No obs­tan­te su po­pu­la­ri­dad, Twin Peaks po­dría ca­ta­lo­gar­se co­mo una an­ti-se­rie. Por lo ge­ne­ral las se­ries te­le­vi­si­vas se va­len de un dis­cur­so na­rra­ti­vo sen­ci­llo que per­mi­ten al es­pec­ta­dor en­ten­der con fa­ci­li­dad la tra­ma. Twin Peaks, so­bre to­do en es­ta ter­ce­ra tem­po­ra­da, nos en­tre­ga mis­te­rio­sos pa­sa­jes con cons­tan­tes flas­hes de ciencia fic­ción, es­ce­nas am­bien­ta­das en un es­pa­cio-tiem­po in­de­fi­ni­do, una di­men­sión pa­ra­le­la que, pe­se ser ca­si im­po­si­ble de des­ci­frar por com­ple­to, com­ple­men­ta los sucesos del mun­do or­di­na­rio que ocu­rren a per­so­na­jes apa­ren­te­men­te nor­ma­les, pe­ro lle­nos de os­cu­ros se­cre­tos y que se en­cuen­tran co­nec­ta­dos con el bru­tal ase­si­na­to de una ado­les­cen­te en una tí­pi­ca po­bla­ción nor­te­ame­ri­ca­na don­de to­dos se co­no­cen y, a pri­me­ra vis­ta, nun­ca pa­sa na­da.

Twin Peaks ha ins­pi­ra­do una nue­va for­ma de te­le­vi­sión que no me­nos­pre­cia al es­pec­ta­dor dán­do­le una his­to­ria mas­ti­ca­da y en la que la ex­pe­ri­men­ta­ción au­dio­vi­sual no es so­lo un lu­jo es­po­rá­di­co, sino uno de los pi­la­res de su fron­do­si­dad crea­ti­va. Otra de las cla­ves del éxi­to es el con­tras­te en­tre el sen­ti­do del hu­mor y la can­di­dez de sus per­so­na­jes y, des­de otra ori­lla, lo ex­ce­si­va­men­te cru­do y psi­co­dé­li­co de los crí­me­nes y gi­ros de la his­to­ria.

En es­ta nue­va tem­po­ra­da, el uso de efec­tos vi­sua­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción crean es­ce­nas alu­ci­nan­tes que de­jan a la au­dien­cia per­ple­ja e in­có­mo­da al no po­der ra­cio­na­li­zar lo que ve, y en oca­sio­nes ex­ta­sia­da an­te los ca­pri­chos ‘Lyn­chia­nos’ ca­pa­ces de abs­traer­la de la reali­dad.

Por su­pues­to, hay que acep­tar que no to­da la ma­gia co­rre por cuen­ta del guion y la dirección. La mu­si­ca­li­za­ción es otro ele­men­to fun­da­men­tal de es­ta se­rie. La ban­da so­no­ra ori­gi­nal crea­da por An­ge­lo Ba­da­la­men­ti y sus me­lo­días en cla­ve oní­ri­ca apor­tan una enor­me con­tri­bu­ción con­cep­tual al evo­car nos­tal­gia y dra­ma­tis­mo des­de la apertura de ca­da epi­so­dio. Por otra par­te, Lynch, que ade­más de ser mú­si­co (pu­bli­có dos ál­bu­mes: Crazy Clown Ti­me, en 2011, y The Big Dream, en 2013) es un re­co­no­ci­do me­ló­mano, ha apro­ve­cha­do pa­ra in­cluir en es­ta nue­va tem­po­ra­da ca­meos mu­si­ca­les de ar­tis­tas co­mo Ni­ne Inch Nails y Ch­ro­ma­tics. Una au­daz de­ci­sión que ha des­per­ta­do ma­yor in­te­rés por es­te pro­yec­to en el pú­bli­co jo­ven y aman­te del rock.

¿Por qué ver Twin Peaks? Por la ri­que­za de su os­cu­ra y her­mo­sa mi­to­lo­gía que, no obs­tan­te, nos de­ja en su na­rra­ti­va lle­nos de du­das y la­gu­nas por lle­nar. Quie­nes ha­yan vis­to Mul­ho­lland Dri­ve sa­brán a lo que me re­fie­ro. A Lynch no le gus­ta dar ex­pli­ca­cio­nes, y es pro­ba­ble que no siem­pre las ne­ce­si­te­mos.

Lynch, fo­to­gra­fia­do en el set de ‘Twin Peaks’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.