La gua­ya­be­ra, ga­lan­te­ría al vien­to

His­to­ria bre­ve de una pren­da icó­ni­ca del Ca­ri­be.

Latitud - - Portada - Por To­más Rodríguez Ro­jas

Se­gún la tra­di­ción oral cu­ba­na, a la an­ti­gua Vi­lla de Ya­ya­bo, lo­ca­li­za­da en la pro­vin­cia de San­cti Es­pí­ri­tu, en el cen­tro sur de Cu­ba y a cua­tro­cien­tos ki­ló­me­tros de La Habana, lle­ga­ron los esposos José Pérez Rodríguez y En­car­na­ción Nú­ñez Gar­cía pro­ce­den­tes de Es­pa­ña, quie­nes le­van­ta­ron su re­si­den­cia en la ri­be­ra del río Ya­ya­bo. Des­pués co­men­za­ron a ven­der unas ca­mi­sas muy sin­gu­la­res. Eran unas pren­das lar­gas y de vi­vos co­lo­res, aun­que de un so­lo tono, sin cue­llo y con gran­des bol­si­llos a la­do y la­do de la par­te in­fe­rior.

La pren­da lla­mó la aten­ción entre los na­tu­ra­les de la re­gión, quie­nes de in­me­dia­to co­men­za­ron a lu­cir­la con ver­da­de­ro en­tu­sias­mo. Co­mo bien sa­be­mos de la enor­me fa­ci­li­dad de los na­ti­vos del Ca­ri­be la­ti­noa­me­ri­cano pa­ra asig­nar nom­bres y so­bre­nom­bres, pron­to las ca­mi­sas fue­ron iden­ti­fi­ca­das co­mo ya­ya­be­ras, por aso­cia­ción de ideas con el río Ya­ya­bo.

Con el tiem­po las ca­mi­sas irrum­pían con nue­vas ga­las que las tor­na­ron más vis­to­sas y ele­gan­tes. Pri­me­ro fue el cue­llo, lue­go los pu­ños, más tar­de las aber­tu­ras a la­do y la­do de la par­te in­fe­rior. Y siem­pre los dos bol­si­llos gran­des, que en oca­sio­nes eran cua­tro.

Si te­ne­mos en cuen­ta que la zo­na de San­cti Es­pí­ri­tu es fa­mo­sa por sus ex­ten­sos gua­ya­ba­les, en­ton­ces las ca­mi­sas, ade­más de vis­to­sas se tor­na­ron úti­les, pues los na­ti­vos guar­da­ban la olo­ro­sa fru­ta en los bol­si­llos. Cam­bió la pren­da y tam­bién cam­bió el nom­bre, por­que los ha­bi­tan­tes de la zo­na co­men­za­ron a lla­mar­la gua­ya­be­ra.

Pri­me­ro fue­ron ya­ya­be­ras por el río Ya­ya­bo. Des­pués gua­ya­be­ras por la fru­ta y la aso­cia­ción so­no­ra. Del cam­po pa­sa­ron a las ciu­da­des entre los sec­to­res po­pu­la­res. Lue­go en­tra­ron sin li­cen­cia en los even­tos so­cia­les y cul­tu­ra­les de al­to co­turno y fi­nal­men­te se en­tro­ni­za­ron en las ce­re­mo­nias ofi­cia­les.

Sin em­bar­go, exis­ten otras ver­sio­nes. Al­gu­nos es­tu­dio­sos del te­ma sos­tie­nen que la vis­to­sa ca­mi­sa na­ció en el ar­chi­pié­la­go de las Fi­li­pi­nas y pa­re­ce ser una com­bi­na­ción de pren­das es­pa­ño­las y chi­nas. Lue­go arri­ba a las An­ti­llas en una ca­ra­be­la es­pa­ño­la pro­ce­den­te del ar­chi­pié­la­go orien­tal. Tu­vo gran aco­gi­da en Cu­ba, don­de va ad­qui­rien­do ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias más acor­des con el con­tex­to de la is­la.

Otra fuen­te afir­ma que en la an­ti­gua vi­lla de Ya­ya­bo, las mu­je­res con­fec­cio­na­ron es­tas ca­mi­sas pa­ra co­mo­di­dad de sus ma­ri­dos du­ran­te las lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les en los du­ros ca­ña­du­za­les. In­clu­so las ador­na­ron con dos bol­si­llos en la par­te in­fe­rior, pa­ra que ellos guar­da­ran allí ta­ba­cos y go­lo­si­nas des­ti­na­dos a mi­ti­gar la fa­ti­ga.

El pro­fe­sor Es­te­ban Pi­char­do, en su Dic­cio­na­rio de vo­ces y fra­ses cu­ba­nas, sos­tie­ne que en al­gu­nas zo­nas ur­ba­nas de la Is­la la pa­la­bra gua­ya­ba es si­nó­ni­mo de men­ti­ra. Allí lla­man gua­ya­be­ros, va­le de­cir, men­ti­ro­sos, a los hom­bres que en­ga­tu­sa­ban a las jó­ve­nes con fan­ta­sías de to­do ca­li­bre. Las tar­des lu­mi­no­sas, que en el Ca­ri­be lo son ca­si to­dos los días del año, cuan­do los se­ño­res en men­ción lu­cían las lla­ma­ti­vas ca­mi­sas, se tor­na­ban más fan­ta­sio­sos. Se­gún esta ver­sión así nace el nom­bre de la pren­da, pues con su­ma fre­cuen­cia la lu­cían los gua­ya­be­ros, tan pa­re­ci­dos en la ma­ne­ra de ser con los pa­chu­cos me­xi­ca­nos y los ba­ca­nes del Ca­ri­be co­lom­biano.

De to­das ma­ne­ras, la au­tén­ti­ca gua­ya­be­ra cu­ba­na es con­fec­cio­na­da en te­la de lino blan­co o bei­ge, aun­que hoy las con­fec­cio­nan de dis­tin­tos co­lo­res: azules, ama­ri­llas y ma­rro­nes, siem­pre en to­nos ba­jos. Lle­van dos hi­le­ras de bor­da­dos en el pe­cho y tres más en la es­pal­da, ca­da una con un bo­tón no muy gran­de en la par­te su­pe­rior. Al prin­ci­pio no te­nían bol­si­llos. Lue­go les in­ser­ta­ron dos en la par­te in­fe­rior, des­pués dos más en la par­te su­pe­rior. En ma­te­ria de bol­si­llos aho­ra las con­fec­cio­nan se­gún el gus­to.

La vis­to­sa ca­mi­sa co­mien­za a ga­nar po­pu­la­ri­dad du­ran­te el go­bierno del ge­ne­ral José Miguel Gómez, 1909 -1913, quien era na­tu­ral de la pro­vin­cia de San­cti Es­pí­ri­tu. Fue tan­ta la no­to­rie­dad de la pren­da y tan arrai­ga­do el sen­ti­do de per­te­nen­cia de los cu­ba­nos por ella, que el pre­si­den­te Ra­món Grau San­mar­tín de­cre­tó, en 1944, que a par­tir de ese mo­men­to se­ría el tra­je de ga­la en las ce­re­mo­nias ofi­cia­les. Así fue, has­ta cuan­do Fi­del Cas­tro en­tro­ni­za el uni­for­me ver­de oli­va que le res­tó ale­gría y co­lo­ri­do a las men­cio­na­das ce­re­mo­nias. Por­que se­gún el go­bierno so­cia­lis­ta la po­pu­lar ca­mi­sa fue em­ble­má­ti­ca du­ran­te va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes co­rrup­tas y an­ti­pa­trio­tas.

Uno de los pre­cur­so­res en la exal­ta­ción de la sin­gu­lar ca­mi­sa co­mo sím­bo­lo de iden­ti­dad y per­te­nen­cia cu­ba­na fue Juan Cris­tó­bal Ná­po­les Fajardo, poe­ta po­pu­lar cu­bano co­no­ci­do co­mo ‹el Cu­ca­lam­bé›, quien fi­gu­ra entre los más re­le­van­tes de­ci­me­ros de la Is­la. Así des­cri­be a la gua­ya­be­ra en so­no­ros ver­sos:

¡Oh, gua­ya­be­ra! Ca­mi­sa de ale­gre bo­to­na­du­ra. Cua­tro bol­si­llos, fres­cu­ra de caña bra­va y de bri­sa. Fuis­te gue­rre­ra mam­bis­ta con más de un bo­tón san­grien­to cuan­do el he­roi­co al­za­mien­to y por eso la ban­de­ra tie­ne al­go de gua­ya­be­ra que vis­te al ga­lán del vien­to.

To­más Rodríguez Ro­jas: miem­bro Co­rres­pon­dien­te de la Aca­de­mia Hispanoamericana de Le­tras y Cien­cias.

FLICKR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.