Geor­ge Ro­me­ro, ‘pa­pá zombi’

Con la par­ti­da del pio­ne­ro del ‘ boom’ zombi se aca­ba to­da una épo­ca del ci­ne de te­rror... ¿o so­lo es cues­tión de tiem­po pa­ra que esta re­vi­va?

Latitud - - Portada - Por Héc­tor Ro­me­ro ‘La noche de los muer­tos vi­vien­tes’, de Geor­ge Ro­me­ro, cum­ple ca­bal­men­te los pro­pó­si­tos (ca­si gra­ma­ti­ca­les) del ci­ne de “ho­rror” de los úl­ti­mos 15 años: co­mu­ni­car­se con unas imá­ge­nes y ar­gu­men­tos ho­rro­ro­sos An­drés Caicedo – 1977

Geor­ge Ro­me­ro fa­lle­ció de­jan­do un mun­do po­bla­do de muer­tos vi­vien­tes. Los zom­bis aho­ra ca­mi­nan por to­das par­tes y di­ga­mos que la cul­pa re­cae so­bre la pe­sa­da tum­ba del di­rec­tor neo­yor­quino. Tras el es­treno en 1968 de La noche de los muer­tos vi­vien­tes ( The Night of the Li­ving Dead), el gé­ne­ro del ci­ne de te­rror re­mue­ve sus ci­mien­tos y una te­rro­rí­fi­ca in­fluen­cia em­pie­za a desatar­se en torno a la cul­tu­ra po­pu­lar, crean­do un fe­nó­meno de ma­sas aún re­so­nan­te en nues­tros días. Mu­cho an­tes, en las pri­me­ras pe­lí­cu­las de te­rror, los zom­bis po­seían me­nor re­le­van­cia. Eran cria­tu­ras impopulares, se­cun­da­rias, in­mer­sas en la fau­na de mons­truos do­mi­na­dos por men­tes ma­lig­nas. Una he­rra­mien­ta del mal sin ma­yor di­fe­ren­cia con los tra­di­cio­na­les vam­pi­ros chu­pa san­gre y los hom­bres lobo. Los zom­bis ca­re­cían de una per­so­na­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y fue Geor­ge Ro­me­ro quien asig­nó los ar­que­ti­pos ac­tual­men­te re­co­no­ci­dos de es­tos muer­tos en vi­da. Lo in­tere­san­te del asun­to vie­ne sien­do que en prin­ci­pio no exis­tían atri­bu­tos o pro­pó­si­tos di­fe­ren­tes a ac­tuar co­mo so­nám­bu­los que per­se­guían e in­fec­ta­ban hu­ma­nos. ¿Cuá­les eran las mo­ti­va­cio­nes reales de los muer­tos vi­vien­tes? La in­cóg­ni­ta de sus mo­ti­va­cio­nes vo­ra­ces ha­cía de ellos cria­tu­ras más in­tere­san­tes. Qui­zá

no te­nían nin­gu­na na­tu­ra­le­za de­fi­ni­da, sal­vo la ur­gen­cia fí­si­ca de ca­zar y ma­tar. Era co­mo si de lo hu­mano so­lo que­da­ra un ins­tin­to ani­mal.

«Pa­ra mí, los zom­bis eran aque­llos mu­cha­chos del Ca­ri­be», afir­ma­ba Geor­ge Ro­me­ro. Zombi, pa­la­bra del criollo hai­tiano «Zon­bie», pro­ce­de del cul­to vu­dú prac­ti­ca­do en la is­la an­ti­lla­na. Al pa­re­cer Ro­me­ro des­co­no­cía el sig­ni­fi­ca­do re­li­gio­so y creía es­tar crean­do una nue­va es­pe­cie de mons­truos a los cua­les no sa­bía có­mo lla­mar. «De­bi­do a que esta pe­lí­cu­la se re­mon­ta a la pri­me­ra noche, na­die sa­be có­mo lla­mar­los to­da­vía. Nun­ca se les lla­ma zom­bis. Son ghouls y de­vo­ra­do­res de car­ne», afir­ma­ba Geor­ge Ro­me­ro.

En su ópe­ra pri­ma no exis­te men­ción al­gu­na del tér­mino que ya te­nía cla­ros an­te­ce­den­tes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. El ci­ne zombi po­see una his­to­ria pro­ta­go­ni­za­da por el mí­ti­co Be­la Lu­go­si, aquel ac­tor ru­mano ve­ni­do del frío, re­co­no­ci­do por per­so­ni­fi­car al con­de Drá­cu­la en de­ce­nas de pe­lí­cu­las. Pues bien, Lu­go­si pro­ta­go­ni­za la cin­ta inau­gu­ral del gé­ne­ro, Whi­te Zom­bie, de 1932. Aquí so­bre­sa­len ele­men­tos de la cul­tu­ra vu­dú y los zom­bis son me­ra uti­le­ría a las ór­de­nes de un des­pia­da­do amo.

La idea que dio ori­gen a La noche de los muer­tos vi­vien­tes ( The Night of the Li­ving Dead) par­tió de ha­cer una adap­ta­ción ins­pi­ra­da en I Am Le­gend ( Soy le­yen­da), no­ve­la de cien­cia fic­ción del au­tor es­ta­dou­ni­den­se Ri­chard Mat­he­son. La obra, am­bien­ta­da en un mun­do post-apo­ca­líp­ti­co sa­cu­di­do por una pan­de­mia que ge­ne­ra una trans­for­ma­ción en los hu­ma­nos, trans­cu­rre en un pla­ne­ta di­vi­di­do en dos ban­dos: quie­nes en vi­da contrajeron la bac­te­ria, y los vam­pi­ros, los muer­tos que re­su­ci­ta­ron. Pa­ra el ro­da­je del filme, Ro­me­ro tu­vo que en­fren­tar­se a las li­mi­ta­cio­nes del pre­su­pues­to, que no cum­plía con las as­pi­ra­cio­nes del guion, ade­más la ne­ga­ti­va del di­rec­tor de caer en los con­ven­cio­na­lis­mos im­pe­ran­tes en un gé­ne­ro usual­men­te do­mi­na­do por con­des y cria­tu­ras ex­tra­va­gan­tes.

Sin mu­cho ro­deo, cam­bia­ron los vam­pi­ros por muer­tos vi­vien­tes y mo­di­fi­ca­ron los pro­pó­si­tos del ar­gu­men­to de la no­ve­la pa­ra eva­dir acu­sa­cio­nes de pla­gio. El pun­to de­ter­mi­nan­te ra­di­ca­ba en la al­te­ra­ción de los he­chos. El di­rec­tor jun­to a su guio­nis­ta tras­la­dó la his­to­ria a un pun­to ini­cial cuan­do la epi­de­mia ape­nas em­pe­za­ba a pro­pa­gar­se y omi­tie­ron la idea pre­sen­te en la no­ve­la so­bre cam­bios so­cia­les y la re­sis­ten­cia, pa­ra fi­jar­se en los efec­tos de­vas­ta­do­res. Prin­ci­pios que re­for­za­ban el con­cep­to de la su­per­vi­ven­cia, el mie­do y la re­la­ción entre se­res hu­ma­nos.

Con un pre­su­pues­to no su­pe­rior a 114.000 dó­la­res, Geor­ge Ro­me­ro se tras­la­dó jun­to a su re­du­ci­do equi­po de tra­ba­jo a una gran­ja del con­da­do de Evans City (Pen­sil­va­nia) pa­ra dar ini­cio al ro­da­je de la que se­ría su pe­lí­cu­la más co­no­ci­da y con la cual al­can­za­ría un des­ta­ca­do lu­gar en la his­to­ria del ci­ne. La noche de los muer­tos vi­vien­tes se con­ver­ti­ría en un éxi­to in­me­dia­to por­que el pú­bli­co nun­ca an­tes ha­bía pre­sen­cia­do un filme pa­re­ci­do.

La for­ma de trans­mi­tir el mie­do co­mo un mal co­lec­ti­vo y un pe­li­gro que ace­cha a cual­quier ciu­da­dano mo­di­fi­ca­ría las ba­ses del ci­ne de te­rror. El sen­ti­do romántico an­tes im­pe­ran­te en es­te ti­po de pe­lí­cu­las in­fluen­cia­das por la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca y la tra­di­ción oral que­da­ría re­du­ci­da por la vio­len­cia per­tur­ba­do­ra y el mor­bo. Ya na­die mi­ra­ría el cam­po de un ce­men­te­rio con los mis­mos ojos.

A su vez, los es­pec­ta­do­res no pa­ra­ban de pre­gun­tar­se de dón­de dia­blos ve­nían aque­llos se­res. Na­die pa­re­cía te­ner una res­pues­ta, ni el pro­pio Ro­me­ro, quien así se re­fe­ría a la pro­ce­den­cia de sus muer­tos vi­vien­tes: «No me im­por­ta lo que son. No me im­por­ta de dón­de vi­nie­ron. Pue­den ser cual­quier desas­tre. Po­drían ser un te­rre­mo­to, un hu­ra­cán, lo que sea. En mi men­te, no re­pre­sen­tan na­da pa­ra mí, sal­vo un cam­bio glo­bal de al­gún ti­po».

Lo cier­to es que a fi­na­les de los años 60 la Gue­rra Fría es­ta­ba en su pun­to más gla­cial y el ci­ne de te­rror en­con­tra­ba ins­pi­ra­ción en la in­mi­nen­te de­vas­ta­ción nu­clear que se co­ci­na­ba a fue­go len­to. La in­mi­nen­cia de una ca­tás­tro­fe de ni­ve­les apo­ca­líp­ti­cos trans­for­mó a los vam­pi­ros en mons­truos ra­diac­ti­vos y en el re­fle­jo del cli­ma po­lí­ti­co del mo­men­to. Es­te con­tex­to so­cial en­tre­ga­ba va­gas e hi­po­té­ti­cas res­pues­tas al ori­gen del fe­nó­meno de los muer­tos vi­vien­tes que re­gre­sa­ban de sus tum­bas por la con­ta­mi­na­ción ató­mi­ca. La ima­gi­na­ción del pú­bli­co mu­chas ve­ces su­pe­ra­ba la mis­ma del pro­pio Geor­ge Ro­me­ro, ma­ti­zan­do su pe­lí­cu­la con in­ter­pre­ta­cio­nes cons­pi­ra­do­ras y crí­ti­cas a una so­cie­dad cie­ga por el con­su­mo. Los zom­bis éra­mos los hu­ma­nos, ca­da quien per­si­guien­do sus os­cu­ros de­seos. En el fon­do no pa­re­cía exis­tir un men­sa­je cla­ro, qui­zás uno: los hu­ma­nos son igual de pe­li­gro­sos que los muer­tos.

Trans­cu­rri­dos al­gu­nos años del boom zombi, Geor­ge Ro­me­ro in­ten­tó des­ha­cer el es­pec­tro de su pri­me­ra pe­lí­cu­la, con­si­guien­do so­la­men­te re­pe­tir­se, a ve­ces en un re­fle­jo des­fi­gu­ra­do de sí mis­mo, otras bur­lán­do­se de su pro­pia crea­ción. De la fór­mu­la pa­ten­ta­da sa­lie­ron tra­ba­jos se­cun­da­rios que con­ser­va­ron des­te­llos lú­ci­dos e ins­tan­tes bri­llan­tes que ser­vían de se­mi­lla pa­ra sem­brar en el sub­cons­cien­te de ca­da es­pec­ta­dor la idea de un pla­ne­ta ace­cha­do por muer­tos vi­vien­tes. La apa­ri­ción de otros tí­tu­los sin ma­yor re­le­van­cia co­mo Zombi ( Dawn of the Dead, 1978), El día de los muer­tos ( Day of the Dead, 1985), y La tie­rra de los muer­tos vi­vien­tes ( Land of the Dead, 2005), así lo confirman.

Los zom­bies se to­ma­ron las sa­las de ci­ne, las se­ries de te­le­vi­sión, los au­to­ci­ne­mas, las te­le­no­ve­las, las can­cio­nes de ra­dio, las ca­lles. En ma­si­vas mar­chas, em­pe­za­ron a ca­mi­nar sin rum­bo y no de­tu­vie­ron sus pa­sos.

Sin te­mor a que se sa­cu­da en su tum­ba, de Geor­ge Ro­me­ro po­de­mos afir­mar que no fue un gran ci­neas­ta, pe­ro sí un pio­ne­ro con una so­la idea que siem­pre lle­vó a la ci­ma. Ro­me­ro in­ven­tó al zombi mo­derno y en cier­ta me­di­da par­te del te­rror con­tem­po­rá­neo, y dio lec­cio­nes de có­mo ha­cer ci­ne ba­ra­to y ma­si­vo. Sin su pre­sen­cia el gé­ne­ro de te­rror es­ta­ría huér­fano de di­rec­to­res de la al­tu­ra de John Car­pen­ter, Wes Cra­ven, Pe­ter Jack­son, Paul W. S. An­der­son. Las ma­las in­fluen­cias tam­bién ha­cen es­cue­la y le dan lec­cio­nes al ci­ne.

Geor­ge Ro­me­ro, el ‘pa­pá zombi’ que con sus fil­mes re­vo­lu­cio­nó el gé­ne­ro de pe­lí­cu­las de te­rror.

Pós­ter de ‘La noche de los muer­tos vi­vien­tes’, el icó­ni­co filme de Geor­ge Ro­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.