Mag­ni­ci­dios

Latitud - - News - Por Ra­món Illán Bac­ca

Mag­ni­ci­dio es, se­gún la aca­de­mia de la len­gua, «Muer­te vio­len­ta a una per­so­na muy im­por­tan­te por su car­go o po­der». En la pe­que­ña ter­tu­lia se­ma­nal, con mis viejos ami­gos, se pu­so el te­ma de cuál ha­bía si­do el más re­le­van­te. La dis­cu­sión de si lo eran los ase­si­na­tos de Lin­coln, Ken­nedy, Mahat­ma Gandhi, el del ar­chi­du­que Fran­cis­co Fernando de Aus­tria o el de Gai­tán, Ra­fael Uri­be Uri­be, Ga­lán, o las eje­cu­cio­nes de Ba­beuf y Ro­bes­pie­rre alar­ga­ban in­de­fi­ni­da­men­te el te­ma. To­dos los ar­gu­men­tos eran sa­ca­dos de re­vis­tas de his­to­ria co­mo Clío, Cre­den­cial y otras. Al fin se lle­gó al con­sen­so de que era el ase­si­na­to de Ju­lio Cé­sar el más so­na­do, es­tu­dia­do, fil­ma­do, más pues­to en es­ce­na y des­bor­da­do, con las cons­tan­tes y pro­fu­sas bio­gra­fías re­cu­rren­tes so­bre el ‹dic­ta­tor› ro­mano.

El filme Ju­lio Cé­sar, ba­sa­do en la obra de Sha­kes­pea­re, con Mar­lon Bran­do co­mo Mar­co An­to­nio, y Ja­mes Ma­son co­mo Bru­to, gra­vi­tó to­do el tiem­po en la con­ver­sa­ción, lo que de­mues­tra que gran par­te de nues­tra cul­tu­ra es Made in Holly­wood.

Las fra­ses «Y tú tam­bién, hi­jo mío» o «Et tu Bru­tus», que pro­nun­ció Ju­lio Cé­sar al re­co­no­cer entre sus ase­si­nos a Mar­co Ju­nio Bru­to, hi­jo de una de sus aman­tes, se ha he­cho po­pu­lar an­te la in­gra­ti­tud de una per­so­na que­ri­da. Uno de los con­cu­rren­tes, un ex­se­mi­na­ris­ta, las ci­tó en la­tín. Otro lo co­rri­gió re­cor­dan­do que la fra­se ha­bía si­do di­cha en grie­go, pe­ro no pu­do re­cor­dar có­mo era en ese idio­ma. Qui­se lu­cir­me y di­je que Bor­ges te­nía un mi­ni­cuen­to en don­de un es­tan­cie­ro re­co­no­ce entre los ase­si­nos que sa­can los pu­ña­les pa­ra ma­tar­lo a uno de sus ahi­ja­dos y ex­cla­ma: «Pe­ro che, ¿y tú tam­bién?», y ter­mi­na­ba Bor­ges «y así se re­pi­tió una es­ce­na».

Pa­ra qué di­je eso. Sa­lie­ron a re­lu­cir los compu­tado­res y no so­lo no apa­re­ció esa fra­se sino un tex­to de «Fra­ses que Bor­ges nun­ca di­jo».

Apren­dí la lec­ción: nun­ca hay que ci­tar a Gar­cía Már­quez o a Bor­ges sin te­ner el tex­to en­fren­te, pues si no los ex­per­tos te ani­qui­la­rán.

Cam­bié de te­ma y plan­teé ha­blar so­bre los mag­ni­ci­dios no lo­gra­dos, co­mo el aten­ta­do del 25 de sep­tiem­bre de 1828 con­tra Bo­lí­var.

De los me­jo­res es­cri­tos so­bre el he­cho se cuen­tan Los sep­tem­bri­nos y El Pro­me­teo criollo, de Alberto Mi­ra­món, li­bros que al­gu­na vez tu­ve en mi bi­blio­te­ca pe­ro que las mu­dan­zas y la vi­da los ex­tra­via­ron. En el pri­me­ro de los li­bros tra­za­ba per­fi­les de los con­ju­ra­dos Luis Var­gas Te­ja­da, Ma­riano Os­pi­na Rodríguez y Flo­ren­tino Gon­zá­lez, y tam­bién el de Ma­nue­li­ta Sáenz, ‹la li­ber­ta­do­ra del Li­ber­ta­dor›, co­mo la bau­ti­zó Bo­lí­var.

En el se­gun­do de los li­bros se re­cal­ca­ba la hon­da tris­te­za en que ca­yó Bo­lí­var, la cual pre­ci­pi­tó su muer­te. En la co­rres­pon­den­cia con Ma­nue­li­ta se en­cuen­tra esa on­da de­pre­si­va, pe­ro en sus car­tas a Páez, Mon­ti­lla y otros, ami­gos y alia­dos, no lo ex­pre­sa, pe­ro se pre­sien­te.

«Vá­mo­nos, vo­lan­do, aquí no nos quie­ren», le di­jo Bo­lí­var a su cria­do, mien­tras es­te sos­te­nía «el po­ci­llo con la in­fu­sión de ama­po­las con go­ma», nos di­ce Gar­cía Már­quez al co­mien­zo de El ge­ne­ral en su la­be­rin­to. En la no­ve­la se nos pre­sen­ta a un Bo­lí­var aními­ca­men­te muer­to.

Otro gran apor­te li­te­ra­rio, no his­tó­ri­co, nos lo da el no­ve­lis­ta ba­rran­qui­lle­ro Jai­me Man­ri­que en su li­bro Nues­tras vi­das son los ríos (2006), una es­tu­pen­da bio­gra­fía no­ve­la­da de Ma­nue­li­ta Sáenz. El li­bro, ori­gi­nal­men­te es­cri­to en in­glés, re­la­ta las me­lan­có­li­cas re­lec­tu­ras que ha­ce Ma­nue­li­ta en su des­tie­rro en Pai­ta, Pe­rú, de las amar­gas car­tas del Li­ber­ta­dor des­pués del aten­ta­do.

Ano­to que la te­sis de que Bo­lí­var se con­vir­tió des­pués del aten­ta­do en prác­ti­ca­men­te un muer­to en vi­da me la sos­tu­vo el his­to­ria­dor Claudio Ro­paín ha­ce mu­chos, lar­guí­si­mos años, te­sis que he re­vi­vi­do mien­tras es­cri­bía es­te ar­tícu­lo.

Vá­mo­nos, vo­lan­do, aquí no nos quie­ren’, le di­jo Bo­lí­var a su cria­do, mien­tras es­te sos­te­nía ‘el po­ci­llo con la in­fu­sión de ama­po­las con go­ma’, nos di­ce Gar­cía Már­quez al co­mien­zo de El ge­ne­ral en su la­be­rin­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.