Co­lec­tro y El Ca­ri­be­funk, nue­vas SO­NO­RI­DA­DES cos­te­ñas

Mú­si­cos ba­rran­qui­lle­ros y car­ta­ge­ne­ros con ba­ses ro­que­ras ex­por­tan nues­tro fol­clor a Eu­ro­pa.

Latitud - - News - Por Ós­car López Lobo

El Ca­ri­be mu­si­cal es un coctel afro­di­sía­co de sen­sa­cio­nes di­ver­sas, con múl­ti­ples ma­ti­ces cro­má­ti­cos, sin fron­te­ras, con una ca­pa­ci­dad ex­pan­si­va ili­mi­ta­da e im­po­si­ble de ig­no­rar. De ese cri­sol han sa­li­do ge­nios mu­si­ca­les que asom­bra­ron al pú­bli­co con sus cons­truc­cio­nes mu­si­ca­les, com­bi­nan­do gé­ne­ros que die­ron luz a nue­vas so­no­ri­da­des.

Lu­cho Ber­mú­dez, Pa­cho Ga­lán con su me­re­cum­bé, y más re­cien­te­men­te el Joe Arro­yo, quien siem­pre sor­pren­dió con su pro­pues­ta, mez­cla de so­ni­dos hai­tia­nos y de otras is­las ca­ri­be­ñas con la sal­sa, la cum­bia, el sou­kous y el son, rit­mos con los que cons­tru­yó de­ce­nas de pie­zas mu­si­ca­les eternas y gé­ne­ros con su nom­bre co­mo mar­ca so­no­ra re­gis­tra­da, tal co­mo el ‘Joe­són’, son so­lo al­gu­nos de los mú­si­cos que han de­ja­do hue­lla en la me­mo­ria so­no­ra de nues­tra re­gión.

En la úl­ti­ma dé­ca­da nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos cos­te­ños cu­yos ini­cios pue­den ras­trear­se en la es­té­ti­ca y las pro­gre­sio­nes mu­si­ca­les de rit­mos co­mo el rock y el me­tal, ha­cen par­te de dis­tin­tos pro­yec­tos en­fo­ca­dos en so­ni­dos fol­cló­ri­cos y afro­ca­ri­be­ños con evidentes ba­ses ro­que­ras, elec­tró­ni­cas y fun­ke­ras que han ele­va­do el lis­tón de ca­li­dad, re­sig­ni­fi­can­do y es­par­cien­do a otras fron­te­ras nues­tro sal­pi­cón so­no­ro cos­te­ño.

Co­lec­tro, de Ba­rran­qui­lla, y los car­ta­ge­ne­ros de El Ca­ri­be­funk son dos de es­tas ban­das que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar gi­ras en Eu­ro­pa, ex­por­tan­do re­no­va­das pro­pues­tas de nues­tro acer­vo mu­si­cal.

¿Pe­ro có­mo ex­pli­car la exis­ten­cia de una nue­va ge­ne­ra­ción de mú­si­cos que be­ben de las fuen­tes del rock y el fol­clor pa­ra crear su pro­pia pro­pues­ta? Pa­ra el pe­rio­dis­ta Ricardo Rodríguez Vi­ves, editor cul­tu­ral de El Meridiano de Cór­do­ba, «Ca­da músico pue­de ar­güir di­fe­ren­tes mo­ti­vos, pe­ro an­tes de em­bar­car­se en el rock ya ha­bía na­ci­do ca­ri­be. El ele­men­to afri­cano, esen­cial­men­te el rit­mo y los can­tos pre­sen­tes en el bu­lle­ren­gue, las ban­das de po­rro, etc., eran fa­mi­lia­res a sus oí­dos des­de ni­ños, aun­que ha­yan in­cur­sio­na­do en el rock. Con los años y la prác­ti­ca cons­tan­te al músico se le abre una se­rie de po­si­bi­li­da­des que lo lle­van a bus­car la ex­pe­ri­men­ta­ción. Mu­chos de es­tos mú­si­cos que en sus ini­cios ex­plo­ra­ron el rock y el me­tal ad­qui­rie­ron de esos gé­ne­ros la ve­lo­ci­dad y téc­ni­ca y los pa­tro­nes de gé­ne­ros co­mo el rock pro­gre­si­vo, co­mo pa­re­ce ser el ca­so de Co­lec­tro y El Ca­ri­be­funk».

DE LA RE­BEL­DÍA A LA GO­ZA­DE­RA

Co­lec­tro y El Ca­ri­be­funk son ban­das pa­ra go­zar, pa­ra bai­lar sin im­por­tar pre­fe­ren­cias mu­si­ca­les. Ha­cen mú­si­ca pa­ra to­dos, pe­ro tam­bién pa­ra el de­lei­te dia­léc­ti­co de mú­si­cos. Jor­ge Ma­rio Sar­mien­to, productor mu­si­cal y di­rec­tor del es­tu­dio Chan­clet 2.0, ex­pli­ca la apro­xi­ma­ción a la cum­bia y el rock de es­tas agru­pa­cio­nes co­mo una cues­tión con «pun­tos en co­mún, pe­ro que po­see gran­des di­fe­ren­cias. No obs­tan­te exis­ten si­mi­li­tu­des ar­mó­ni­cas con el blues, gé­ne­sis del rock. Emo­ti­va­men­te am­bos son la­men­tos dis­fra­za­dos de ale­gría».

Si bien mu­chos coin­ci­den que hay una es­pe­cie de lla­ma­do a las raí­ces, a re­en­con­trar­se con el uni­ver­so mu­si­cal fol­cló­ri­co de nues­tra re­gión y del Gran Ca­ri­be, hay que te­ner en cuen­ta que la fu­sión de lo fol­cló­ri­co con la re­bel­día del rock y la téc­ni­ca de­pu­ra­da del me­tal po­ne en diá­lo­go gé­ne­ros dis­tin­tos que se im­bri­can pa­ra crear al­go nue­vo.

Pa­ra Funk­cho Sa­las, vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta de El Ca­ri­be­funk, agru­pa­ción in­te­gra­da por An­drés Mor­de­cai, Yamil Cha­gui y el va­lle­cau­cano Ju­nior Va­len­cia, ac­tual­men­te de gi­ra por Fran­cia y Es­pa­ña, «el rock me ha re­ga­la­do la téc­ni­ca de la gui­ta­rra eléc­tri­ca, y me ha per­mi­ti­do en­ten­der las di­ná­mi­cas de es­truc­tu­ras mu­si­ca­les uni­ver­sa­les. Pe­ro la mú­si­ca es en sí ese uni­ver­so de ele­men­tos. He tra­ta­do de lle­nar­me de to­das las mú­si­cas pa­ra cons­truir con cri­te­rio con ele­men­tos con­tex­tua­les que sus­ten­ten una his­to­ria».

Por su par­te, Gon­za­lo Prie­to, vo­ca­lis­ta de Co­lec­tro, agru­pa­ción que aca­ba de fi­na­li­zar una gi­ra en Londres, a la que pre­ce­dió una se­rie de pre­sen­ta­cio­nes en el mí­ti­co fes­ti­val de Glas­ton­bury, en Es­co­cia, cree que «la cues­tión del rock siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te, pe­ro con nues­tra mú­si­ca que­re­mos ha­cer bai­lar al me­ta­le­ro, al roc­ke­ro pe­ro tam­bién al va­lle­na­te­ro, al grin­go y al eu­ro­peo. Nues­tros ‘riffs’ son uni­ver­sa­les, son par­te de dis­tin­tos gé­ne­ros, pe­ro en esen­cia so­mos una ban­da de ro­que­ros que ha­ce mú­si­ca pa­ra bai­lar», en­fa­ti­za.

El pa­sa­do ‘me­ta­le­ro’ de Co­lec­tro es bien co­no­ci­do. Mien­tras que Gon­za­lo Prie­to, Al­bert ‘el Zur­do’ Pa­la­cio y Moisés Var­gas, voz, gui­ta­rra y ba­jo, res­pec­ti­va­men­te, ha­cían par­te de la ban­da de me­tal gó­ti­co Ab­sa­lom; Do­nal­do Ba­rrios, ba­jis­ta, y Alex He­rre­ra, ba­te­ris­ta, li­de­ra­ban el gru­po de jazz con­tem­po­rá­neo Pie­dras y Pa­los. Un día de­ci­die­ron re­unir­se y ex­pe­ri­men­tar.

«Na­ci­mos en un país ca­ri­be­ño don­de des­de la in­fan­cia es inevi­ta­ble no es­cu­char esa mu­si­ca­li­dad hí­bri­da que in­clu­ye esa he­ren­cia afri­ca­na, y el funk es el gé­ne­ro con el que de­ja­mos to­do en el es­ce­na­rio pa­ra ha­cer bai­lar a un pú­bli­co que se sa­cu­de al rit­mo de un ba­jo que va en ar­mo­nía con los la­ti­dos del co­ra­zón», se­ña­la Funk­cho Sa­las, de El Ca­ri­be­funk.

La ver­sa­ti­li­dad de los ar­tis­tas mu­si­ca­les de la re­gión es tal vez úni­ca, y la ex­pe­ri­men­ta­ción entre gé­ne­ros da pa­so a nue­vas so­no­ri­da­des que hoy re­co­rren al mun­do de la mano de Co­lec­tro y El Ca­ri­be­funk, gru­pos cos­te­ños que se su­man a las ya re­co­no­ci­das Bom­ba Es­té­reo y Sys­te­ma So­lar.

«Que­re­mos asu­mir la mú­si­ca fol­cló­ri­ca del Ca­ri­be co­lom­biano pa­ra lle­var­la a un con­cep­to con­tem­po­rá­neo. No es­ta­mos re­en­cau­chan­do can­cio­nes ni res­ca­tan­do clá­si­cos del Ca­ri­be o Áfri­ca, no. Ha­ce­mos nues­tras pro­pias in­ter­pre­ta­cio­nes», afir­ma Gon­za­lo Prie­to, de Co­lec­tro.

En ese lla­ma­do a las raí­ces, a re­en­con­trar­se con el uni­ver­so mu­si­cal fol­cló­ri­co de nues­tra re­gión y del Gran Ca­ri­be, la fu­sión de lo fol­cló­ri­co con la re­bel­día del rock y la téc­ni­ca de­pu­ra­da del me­tal po­ne en diá­lo­go gé­ne­ros dis­tin­tos que se im­bri­can pa­ra crear al­go nue­vo”.

FOTOS: CÉ­SAR GUE­RRE­RO

Los ba­jis­tas de Co­lec­tro Do­nal­do Ba­rrios y Moisés Var­gas, con Gon­za­lo Prie­to, al fon­do, en una de sus cua­tro pre­sen­ta­cio­nes en el fes­ti­val Glas­ton­bury, en Es­co­cia. El gru­po ba­rran­qui­lle­ro es el crea­dor de un nue­vo ti­po de gé­ne­ro mu­si­cal lla­ma­do ‘Co­le­te­ra’.

El Ca­ri­be­funk, de Car­ta­ge­na, ac­tual­men­te de gi­ra en Eu­ro­pa has­ta agos­to. A la de­re­cha, Co­lec­tro, en el car­tel del Fes­ti­val de Glas­ton­bury, en Es­co­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.