Ka­mel Zouaoui, el fue­go mís­ti­co de la na­rra­ción

El na­rra­dor ar­ge­lino vi­si­ta Ba­rran­qui­lla in­vi­ta­do al fes­ti­val de cuen­te­ros ‘El Ca­ri­be cuen­ta’.

Latitud - - Latitud - Por Nés­tor De León

An­tes de ini­ciar el mís­ti­co ri­tual de la na­rra­ción, el fran­co­ar­ge­lino Ka­mel Zouaoui ne­ce­si­ta en­cen­der el fue­go, tal co­mo lo ha­cían sus an­ces­tros en las mon­ta­ñas de la an­ti­gua Ar­ge­lia. Por eso es­te con­teur –que man­tie­ne un pie en el pa­sa­do y otro en la con­tem­po­ra­nei­dad– an­tes de em­pe­zar a sol­tar el ‹hi­lo do­ra­do› de sus his­to­rias, en­cien­de una ve­la, co­mo en una es­pe­cie de rem­pla­zo o su­ce­dá­neo de la gran fo­ga­ta en torno a la cual se reunía la tri­bu des­pués del du­ro jor­nal pa­ra es­cu­char al ‹que di­ce›, al que cuen­ta, al con­ta­dor de his­to­rias re­ves­ti­do con la ma­gia de las pa­la­bras.

Pro­vis­to de una ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca in­na­ta, Zouaoui se trans­for­ma fren­te a los in­cré­du­los ojos del pú­bli­co con so­lo un mo­vi­mien­to su­til del ros­tro, o con un cam­bio sú­bi­to de po­si­ción o de tono de voz, o con el más mí­ni­mo cam­bio de ac­ce­so­rio, que bien po­dría ser un som­bre­ro o un tur­ban­te, to­do de­pen­de de la ca­rac­te­ri­za­ción del mo­men­to. Su do­mi­nio na­tu­ral del es­pa­cio y de la si­ner­gia de su cuer­po lo con­vier­ten en una es­pe­cie de ca­ma­león ur­bano ha­bi­tua­do a mi­me­ti­zar­se a su an­to­jo.

Es­te na­rra­dor de his­to­rias que es­ta­rá pre­sen­te en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Cuen­te­ros El Ca­ri­be cuen­ta, que tie­ne lu­gar en Ba­rran­qui­lla del 27 de agos­to al 2 de sep­tiem­bre, na­ció en 1973 en una pe­que­ña ciu­dad de obre­ros y mi­ne­ros ubi­ca­da en el cen­tro de Fran­cia. En Saint- Etien­ne, Zouaoui se fas­ci­nó des­de muy ni­ño por las ar­tes es­cé­ni­cas. Cuando tu­vo la opor­tu­ni­dad de asis­tir al cir­co por pri­me­ra vez que­dó en­gan­cha­do de tal for­ma que ca­da vez que la car­pa caía, el pe­que­ño Ka­mel se que­da­ba llo­ran­do a un la­do de la ca­rre­te­ra, es­pe­ran­do el turno pa­ra el via­je, por­que en ese mo­men­to su sue­ño era es­ca­par­se con el cir­co y viajar por el mun­do.

A los nue­ve años em­pe­zó a ha­cer tea­tro en la es­cue­la y pron­to em­pe­zó a desa­rro­llar las ca­pa­ci­da­des que lo con­ver­ti­rían en ‹el que di­ce›, en el ave­za­do con­teur que lo­gró des­cu­brir la pro­fun­da

sa­bi­du­ría de la tra­di­ción oral de su pue­blo.

A pe­sar de que su his­to­ria es­tá pla­ga­da de via­jes, des­pe­di­das y del des­arrai­go fa­mi­liar pro­pio de los in­mi­gran­tes que de­ja­ron atrás Ar­ge­lia en bus­ca de otra tie­rra y otros sue­ños, Zouaoui se ga­nó en Pa­rís un lu­gar en la es­ce­na del tea­tro, la co­me­dia y la ac­tua­ción, y fue así co­mo ob­tu­vo un pa­pel en la pe­lí­cu­la Ren­gai­ne, di­ri­gi­da por Ra­chid Djaï­da­ni (se­lec­cio­na­da en la Quin­ce­na del Fes­ti­val de Ci­ne de Can­nes en 2012).

En 2010 co­no­ció Ar­ge­lia, la tie­rra de sus an­ces­tros, des­pués de la muer­te de su abue­la en 2008, acon­te­ci­mien­to que dio pa­so a la gé­ne­sis de su eta­pa de con­teur (na­rra­dor). «Cuando lle­gué me enamo­ré de Ar­ge­lia. Em­pe­cé la na­rra­ción oral por­que ne­ce­si­ta­ba co­nec­tar de otra ma­ne­ra con mi abue­la», di­jo en al­gu­na oca­sión.

Su abue­la ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en la es­co­gen­cia de su vo­ca­ción de­fi­ni­ti­va. Ka­mel la re­cuer­da can­tan­do en las bo­das mien­tras él la es­cu­cha­ba em­be­le­sa­do. «Las mu­je­res de mi país can­tan al exi­lio, no al mie­do o a la tris­te­za, pe­ro cam­bian la me­mo­ria oral de don­de vie­nen», afir­ma.

Ese ni­ño que al­gún día fue, que vio y es­cu­chó has­ta los diez años ese mag­ní­fi­co co­ro de cua­ren­ta mu­je­res reu­ni­das can­tan­do en un es­pa­cio sa­gra­do, que es ve­da­do pa­ra los hom­bres, por­que te­nía el tan­tán que uti­li­za­ban pa­ra mar­car el rit­mo de las can­cio­nes, re­cuer­da co­mo «cuando ellas can­ta­ban, sus ca­ras cam­bia­ban. Cuando es­tu­ve en Ar­ge­lia to­dos esos so­ni­dos, esas mi­ra­das que ellas te­nían se abrie­ron, y to­do lo que es­ta­ba a mi al­re­de­dor se re­co­nec­tó con sus vo­ces».

Ka­mel nos ade­lan­tó apar­tes de su es­pec­tácu­lo ‹Los pa­seos de un lo­co sa­bio›, una es­pe­cie de tri­lo­gía de las gran­des aven­tu­ras de Nas­re­di­ne Hod­ja o Nas­ru­dín, per­so­na­je mí­ti­co de la tra­di­ción po­pu­lar su­fí. Re­cien­te­men­te com­pu­so un pu­ña­do de his­to­rias que de­no­mi­nó Mi­ra bien el mar, cuen­tos que nos ha­blan acer­ca de los exi­lios uni­ver­sa­les.

Pa­ra Ka­mel, la na­rra­ción es un ac­to que te acer­ca al otro de una ma­ne­ra di­rec­ta. «La na­rra­ción pi­de tu ener­gía per­so­nal y te per­mi­te acer­car­te de ver­dad. Lo que ha­ce nues­tro ar­te es la sin­ce­ri­dad con la cual in­ten­ta­mos acer­car­nos a los otros», ex­pre­sa.

La ve­la se con­su­mió una vez más, por lo tan­to el con­teur vuel­ve a ser él mis­mo pa­ra de­jar el es­ce­na­rio, no va­cío, sino col­ma­do con ese se­cre­to que so­lo co­no­cen los pa­la­bre­ros, los griots, los djé­li, en úl­ti­mas, los eter­nos con­ta­do­res de his­to­rias que abren el al­ma pa­ra po­der lle­nar los co­ra­zo­nes de los que los es­cu­chan.

Pro­vis­to de una ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca in­na­ta, Zouaoui se trans­for­ma fren­te a los in­cré­du­los ojos del pú­bli­co con so­lo un mo­vi­mien­to su­til del ros­tro, o con un cam­bio sú­bi­to de po­si­ción o de tono de voz, o con el más mí­ni­mo cam­bio de ac­ce­so­rio, que bien po­dría ser un som­bre­ro o un tur­ban­te”.

Ka­mel Zouaoui en ac­ción. El na­rra­dor oral fran­co-ar­ge­lino es­ta­rá en Ba­rran­qui­lla.

“La na­rra­ción es un ac­to de acer­ca­mien­to que de­man­da tu ener­gía per­so­nal”, afir­ma Zouaoui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.