Ga­me of Th­ro­nes, lo in­cier­to co­mo na­rra­ti­va

Bre­ve guía pa­ra en­ten­der la in­men­sa po­pu­la­ri­dad de la se­rie de HBO.

Latitud - - Portada - Por Al­va­ro Ser­je Tui­rán

El si­guien­te ar­tícu­lo con­tie­ne gran can­ti­dad de ‘Spoi­lers’ (ade­lan­tos) de la po­pu­lar se­rie Ga­me of Th­ro­nes (Jue­go de tro­nos). Ha­ce un par de dé­ca­das es­ta ad­ver­ten­cia no era real­men­te re­le­van­te pa­ra nin­gu­na se­rie, no era gra­ve en­te­rar­se por ade­lan­ta­do del des­tino de al­gu­nos per­so­na­jes te­le­vi­si­vos. Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de Ga­me of Th­ro­nes, re­ve­lar o no la in­for­ma­ción de un ca­pí­tu­lo pue­de ser un asun­to de vi­tal im­por­tan­cia. La po­pu­la­ri­dad y com­pro­mi­so de los fa­ná­ti­cos de es­ta se­rie de HBO su­pera el fa­na­tis­mo pre­vio ha­cia cual­quier otro pro­duc­to te­le­vi­si­vo. La se­rie de­jó de ser un pro­gra­ma de TV que rein­ven­ta las clá­si­cas his­to­rias de ca­ba­lle­ría, pa­ra con­ver­tir­se en un fe­nó­meno cul­tu­ral ma­si­vo en una in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria que en ca­da emi­sión su­pera ré­cords de au­dien­cias y ven­tas en to­do el mun­do.

Des­de su es­treno en abril de 2011, Jue­go de tro­nos ha si­do ga­lar­do­na­da con 38 pre­mios Emmy, con­vir­tién­do­se en la se­rie más pre­mia­da de la his­to­ria de la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na. Co­mo si fue­ra po­co, es un pro­duc­to acla­ma­do por la crí­ti­ca que a su vez go­za de un ra­ting des­co­mu­nal: la sex­ta tem­po­ra­da de la se­rie fue vis­ta por ca­si 26 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, con­vir­tién­do­se en la se­rie más vis­ta en to­da la his­to­ria del ca­nal. El es­treno de la sép­ti­ma tem­po­ra­da arran­có con una sor­pren­den­te ci­fra de 16.1 mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes, rom­pien­do otro ré­cord pa­ra la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se. Fue tal la de­man­da del ca­pí­tu­lo que las pla­ta­for­mas de in­ter­net de HBO co­lap­sa­ron an­te la can­ti­dad de es­pec­ta­do­res que in­ten­ta­ron ver­la el día del

es­treno. De es­ta ma­ne­ra, la se­rie ba­sa­da en la sa­ga de li­bros Canción de hie­lo y fue­go de George R.R. Mar­tin, se ra­ti­fi­ca co­mo un pro­duc­to de ca­li­dad que ade­más cuen­ta con la apro­ba­ción de una au­dien­cia ma­si­va, una com­bi­na­ción ca­da vez me­nos co­mún.

Ex­pli­car el éxi­to de Ga­me of Th­ro­nes no es ta­rea sen­ci­lla. Se po­dría pen­sar fá­cil­men­te que su po­pu­la­ri­dad ra­di­ca en sus es­ce­nas de ba­ta­lla, los efec­tos es­pe­cia­les o en las al­tas do­sis de se­xo y vio­len­cia. Sin em­bar­go, lo más pro­ba­ble es que el se­cre­to de la se­rie ra­di­que en el di­se­ño de sus per­so­na­jes y en la es­cri­tu­ra de los guio­nes. En una his­to­ria en la que hay dra­go­nes, muer­tos vi­vien­tes, ár­bo­les má­gi­cos y san­grien­tas ba­ta­llas, el eje del re­la­to si­gue sien­do sus cau­ti­van­tes protagonistas y la lu­cha por el po­der. En ella hay una gran can­ti­dad de per­so­na­jes, tan­to prin­ci­pa­les co­mo se­cun­da­rios, que abar­can me­dia do­ce­na de fa­mi­lias con sus alia­dos y ene­mi­gos. Sin em­bar­go, lo que po­dría ser una con­fu­sa amal­ga­ma de nom­bres y es­cu­dos, se con­vier­te real­men­te en una his­to­ria po­li­fó­ni­ca que en­gan­cha al te­les­pec­ta­dor por me­dio de cual­quier per­so­na­je que ocu­pe el cen­tro del re­la­to, aun­que sea de ma­ne­ra pa­sa­je­ra. Ca­da per­so­na­je es­tá tan bien es­cri­to y crea­do, que a ve­ces bas­tan po­cos mi­nu­tos de fi­gu­ra­ción en la tra­ma pa­ra que el pú­bli­co se iden­ti­fi­que; y du­ran­te se­ma­nas, o in­clu­so me­ses, pien­se en su des­tino.

En­tre los ele­men­tos que ha­cen na­rra­ti­va­men­te efi­cien­tes a los protagonistas de la se­rie es que to­dos tie­nen un ob­je­ti­vo cla­ro. Pa­ra la ma­yo­ría, se tra­ta de re­cla­mar el Trono de hie­rro y go­ber­nar los sie­te reinos; pa­ra otros es la ven­gan­za, el re­co­no­ci­mien­to, ga­nar un lu­gar más cer­cano al po­der o sim­ple­men­te la su­per­vi­ven­cia. Es­ta cla­ri­dad en las mo­ti­va­cio­nes de los per­so­na­jes ha­ce que sea fá­cil pa­ra el pú­bli­co con­ver­tir­se en alia­do o enemi­go de los cla­nes en dis­cor­dia. In­mer­sos pro­fun­da­men­te en su lu­cha, a los es­pec­ta­do­res de la se­rie les cues­ta tra­ba­jo juz­gar­los cuan­do in­clu­so los per­so­na­jes fa­vo­ri­tos de­ben acu­dir a sus peo­res pa­sio­nes pa­ra so­bre­vi­vir. Es en esas si­tua­cio­nes ex­tre­mas es­tos per­so­na­jes se vuel­ven real­men­te com­ple­jos e in­tere­san­tes, ya que to­dos se ven obli­ga­dos a ape­lar a una es­ca­la de va­lo­res úni­ca en la que na­die es to­tal­men­te bueno y na­die es to­tal­men­te ma­lo (con cla­ras ex­cep­cio­nes, co­mo los des­pre­cia­bles Ram­sey Bol­ton y Jof­frey Ba­rat­heon).

Ga­me of Th­ro­nes po­ne en cons­tan­te cri­sis la tra­di­cio­nal di­vi­sión en­tre “bue­nos” y “ma­los”. To­dos los per­so­na­jes se mue­ven de un la­do a otro en un vai­vén mo­ral y emo­cio­nal que man­tie­ne a la au­dien­cia ator­ni­lla­da a su si­lla. Per­so­na­jes ado­ra­dos por la au­dien­cia, co­mo Ty­rion Lan­nis­ter, son cul­pa­bles de ac­tos tan te­rri­bles co­mo el ase­si­na­to de su pro­pio pa­dre; por su par­te, Ar­ya, la me­nor del clan Stark, se ha con­ver­ti­do en una ase­si­na a san­gre fría em­pe­ña­da en ven­gar la muer­te de su fa­mi­lia. Ro­les odia­dos por el pú­bli­co co­mo el de la te­mi­ble Cer­sei Lan­nis­ter o Theon Grey­joy, han re­sul­ta­do em­pá­ti­cos al en­fren­tar si­tua­cio­nes co­mo la muer­te de sus se­res que­ri­dos o la tor­tu­ra a ma­nos de peo­res vi­lla­nos. In­clu­so, per­so­na­jes me­no­res que con­si­de­ra­mos “des­agra­da­bles”, co­mo El Sa­bue­so o la bru­ja Me­li­san­dre, han ad­qui­ri­do re­le­van­cia y com­ple­ji­dad al mos­trar ines­pe­ra­dos mo­men­tos de he­roís­mo.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te de los per­so­na­jes de Jue­go de tro­nos es su cons­tan­te po­si­bi­li­dad de evo­lu­ción. Has­ta ha­ce al­gu­nos años las his­to­rias de la te­le­vi­sión se ba­sa­ban en su­je­tos uni­di­men­sio­na­les que no cam­bia­ban mu­cho con el pa­so del tiem­po. En­fren­ta­ban se­ma­na a se­ma­na un nue­vo re­to, pe­ro se man­te­nían in­mu­ta­bles an­te las si­tua­cio­nes que de­bían su­pe­rar. Sin em­bar­go, en la se­ries con­tem­po­rá­neas los protagonistas se ven afec­ta­dos por di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, y tal co­mo ocu­rre en la vi­da real, de­ben ver­se com­pe­li­dos a cam­biar pa­ra se­guir ade­lan­te. La evo­lu­ción de los per­so­na­jes an­te los ojos del es­pec­ta­dor ge­ne­ra un gra­do de em­pa­tía in­sos­pe­cha­do. De lo­bos a ove­jas, vi­lla­nos co­mo Ja­mie Lan­nis­ter, un cla­ro an­ta­go­nis­ta des­de los pri­me­ros ca­pí­tu­los, se ha trans­for­ma­do po­co a po­co un fa­vo­ri­to del pú­bli­co a pe­sar de sus pe­ca­dos del pa­sa­do.

Cuan­do es­ta po­si­bi­li­dad de evo­lu­ción se mez­cla con ele­men­tos de los gé­ne­ros clá­si­cos de ca­ba­lle­ría y fan­ta­sía, apa­re­ce otro gran acier­to de Jue­go de tro­nos: la po­si­bi­li­dad de sub­ver­tir y rom­per efi­cien­te­men­te los arquetipos del gé­ne­ro. Es así co­mo la prin­ce­sa inocen­te, en­car­na­da por Dae­nerys, se ha con­ver­ti­do en una vio­len­ta rei­na. El enano, des­ti­na­do a ser el bu­fón de la cor­te, ha so­bre­vi­vi­do las prue­bas más du­ras pa­ra trans­for­mar­se en una pie­za cla­ve de la lu­cha por King’s Lan­ding. To­dos es­tos ele­men­tos cons­tru­yen un com­ple­jo es­pec­tro de emo­cio­nes que man­tie­ne a la au­dien­cia com­pro­me­ti­da con la se­rie, de­seo­sa de sa­ber qué va a pa­sar. En ese sen­ti­do, la com­ple­ji­dad de los per­so­na­jes, su evo­lu­ción y la ma­ne­ra en que se alejan de las ideas tra­di­cio­na­les del bien y el mal, le apor­tan al­go úni­co a la his­to­ria y a sus protagonistas: la abru­ma­do­ra sen­sa­ción de que cual­quier co­sa les pue­de pa­sar. En Jue­go de tro­nos es im­po­si­ble sa­ber ha­cia dón­de va la his­to­ria, es una se­rie en la que la in­cer­ti­dum­bre es su ma­yor fuer­za na­rra­ti­va. Los cons­tan­tes gi­ros dra­má­ti­cos, las trai­cio­nes, las alian­zas ines­pe­ra­das, e in­clu­so, los erro­res que han co­me­ti­do al­gu­nos de los protagonistas, ha­cen im­po­si­ble an­ti­ci­par cual­quier desen­la­ce.

Mien­tras en otros shows te­le­vi­si­vos los hé­roes o cier­tos per­so­na­jes re­le­van­tes son in­to­ca­bles, en la se­rie de HBO na­die tie­ne el fu­tu­ro ase­gu­ra­do y ca­da vi­da pa­re­ce pen­der de un hi­lo. Des­de la de­ca­pi­ta­ción de Ned Stark al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da has­ta la muer­te de to­do el clan Frey en la sép­ti­ma, es­ta se­rie ha com­pro­ba­do una y otra vez que na­die es­tá se­gu­ro en la lu­cha por el Trono de hie­rro. So­lo res­ta en­ton­ces se­guir acom­pa­ñan­do a es­tos per­so­na­jes en sus vi­ci­si­tu­des y triun­fos, odián­do­los y amán­do­los, ro­gan­do por la ven­gan­za o la re­den­ción y es­pe­rar que los fa­vo­ri­tos de turno su­peren un ca­pí­tu­lo más pa­ra se­guir lu­chan­do por so­bre­vi­vir al jue­go de tro­nos.

Ga­me of Th­ro­nes po­ne en cons­tan­te cri­sis la tra­di­cio­nal di­vi­sión en­tre “bue­nos” y “ma­los”. To­dos los per­so­na­jes se mue­ven de un la­do a otro en un vai­vén mo­ral y emo­cio­nal que man­tie­ne a la au­dien­cia ator­ni­lla­da a su si­lla”.

El éxi­to de ‘Ga­me of Th­ro­nes’ se pue­de ex­pli­car en la cui­da­do­sa es­cri­tu­ra de su li­bre­to.

Pós­ter de la sép­ti­ma tem­po­ra­da de la se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.