Vuel­ve la ma­gia de Oma­ra Por­tuon­do

El es­pe­ra­do re­torno de la ‘no­via del fi­lín’, en el Ba­rran­qui­jazz 2017.

Latitud - - Portada - Por Ra­fael Bas­si La­ba­rre­ra

Vuel­ve Oma­ra Por­tuon­do a Ba­rran­qui­lla. Re­cor­de­mos que la ‘no­via del fi­lín’ es­tu­vo en nues­tra ciu­dad en 1996 en el Pri­mer Fes­ti­val de Bo­le­ros Puer­ta de Oro, que or­ga­ni­za­ba el ra­dio pe­rio­dis­ta Eras­mo Padilla. Jun­to a ella es­tu­vo en­ton­ces una nu­tri­da de­le­ga­ción cu­ba­na en­ca­be­za­da por el Maes­tro Jo­sé Lo­yo­la, pre­si­den­te del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Bo­le­ros de Cuba, y la pre­sen­cia de los bo­le­ris­tas Mun­di­to Gon­zá­lez y Anais Abreu.

Pe­ro tam­bién Oma­ra ha vi­si­ta­do nues­tra ciu­dad en dos car­na­va­les (1995 y 1998) co­mo ju­ra­do del Fes­ti­val de Or­ques­tas del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla. La­men­ta­ble­men­te, en nin­gu­na de esas vi­si­tas el pú­bli­co ba­rran­qui­lle­ro tu­vo la for­tu­na de dis­fru­tar con el en­can­to y el ta­len­to de la di­va del Bue­na Vis­ta So­cial Club.

En 1995 pu­di­mos apre­ciar a Oma­ra en com­pa­ñía del pia­nis­ta Jo­sei­to Gon­zá­lez en el Bar Res­tau­ran­te La Pla­zi­ta y en el Es­ta­dio To­más Su­ri Sal­ce­do, acom­pa­ña­da por el Gru­po Ira­ke­re. Uno de los hi­tos im­por­tan­tes lue­go de esa vi­si­ta fue la gra­ba­ción de un dis­co de Oma­ra con Chu­cho Val­dés. En 1998, mien­tras es­tu­vo de pa­so en Ba­rran­qui­lla con Elia­des Ochoa y el Cuar­te­to Pa­tria, Elia­des y Oma­ra re­ci­bie­ron la no­ti­cia de que ha­bían ga­na­do el Pre­mio Grammy.

Asi­mis­mo en 2009 la Por­tuon­do es­tu­vo en Ba­rran­qui­jazz acom­pa­ña­da por Ro­ber­to Fon­se­ca en el piano, Felipe Ca­bre­ras en el ba­jo y Sua­mi Ju­nior en la gui­ta­rra, y re­gre­só en 2010 pa­ra con­ver­sar con He­ri­ber­to Fio­ri­llo en la inau­gu­ra­ción del Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes.

Siem­pre se­rá un pri­vi­le­gio po­der asis­tir a una pre­sen­ta­ción de la en­can­ta­do­ra di­va cu­ba­na. El 10 de sep­tiem­bre de 2009, en el Ho­tel del Prado, tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con la eter­na no­via del fi­lín.

Co­men­za­mos ha­blan­do de su dis­co Ma­gia Ne­gra, gra­ba­do en el año 1958, en La Habana. Allí se en­cuen­tra una ex­ce­len­te ver­sión del clá­si­co Ca­ra­van, de Du­ke Elling­ton y Juan Ti­zol.

—“Ese fue un dis­co gra­ba­do con la Or­ques­ta de Ju­lio Gu­tié­rrez, el au­tor del fa­mo­so bo­le­ro que di­ce / En la vi­da hay amo­res que nun­ca pue­den ol­vi­dar­se/… y tan­tas co­sas más. Ellos tra­ba­ja­ban en el Ho­tel Na­cio­nal y yo tam­bién. En el ba­jo es­ta­ba Salvador Vi­var, Ju­lio en el piano, un ar­gen­tino en el acor­deón y se agre­gó tam­bién Jua­ni­to Már­quez. To­do el dis­co fue idea de ellos. Creo que Salvador pu­so el di­ne­ro pa­ra ha­cer el dis­co y lue­go Álvarez Güe­des lo co­mer­cia­li­zó. Ese fue mi pri­mer dis­co co­mo so­lis­ta”.

En el dis­co La No­via del Fi­lín se en­cuen­tra la de­li­cio­sa des­car­ga La Úl­ti­ma No­che, de Bobby Co­lla­zo, ¿qué re­cuer­da de esa gra­ba­ción?:

—“Sí, la can­to con Te­re­si­ta Gar­cía. Cier­to, es­tá en el dis­co La no­via del fi­lín. Allí en el es­tu­dio de gra­ba­ción es­ta­ban to­dos los del Bue­na­vis­ta: Ru­bén, Ca­chai­to, el Gua­ji­ro Mi­ra­bal, Agua­je Ra­mos, to­dos. Ellos es­ta­ban gra­ban­do con Juan D’mar­cos Gon­zá­lez. La co­pro­duc­to­ra de La no­via del fi­lín fue la pia­nis­ta En­ri­que­ta Al­man­za”.

Ese mo­men­to es el na­ci­mien­to del pro­yec­to Bue­na Vis­ta So­cial Club. Nun­ca pen­só Oma­ra Por­tuon­do que can­tar a dúo con Com­pay Se­gun­do el fa­mo­so Vein­te Años de Ma­ría Te­re­sa Ve­ra con un gru­po de mú­si­cos cu­ba­nos di­ri­gi­dos por Juan de Mar­cos Gon­zá­lez sig­ni­fi­ca­ría su

en­tra­da vic­to­rio­sa en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal pa­ra con­ver­tir­se en la di­va del Bue­na Vis­ta So­cial Club.

Al res­pec­to, Oma­ra re­cor­da­ba: —“Su­ce­de que Juan D’mar­cos es­ta­ba ha­cien­do un dis­co pa­ra par­ti­ci­par en los Pre­mios Grammy. Y es­ta­ban es­pe­ran­do a unos afri­ca­nos pa­ra ha­cer un dis­co con mú­si­cos cu­ba­nos, pe­ro por pro­ble­mas de in­mi­gra­ción los afri­ca­nos no pu­die­ron via­jar. Y en­ton­ces Juan D’mar­cos pro­pu­so que se apro­ve­cha­ra la pre­sen­cia de los mú­si­cos y se gra­ba­ra con Com­pay Se­gun­do, Elia­des Ochoa y otros can­tan­tes. Fue­ron a bus­car a Ibrahim Fe­rrer, pe­ro se mos­tró re­nuen­te, adu­cien­do que es­ta­ba re­ti­ra­do. Fi­nal­men­te fue, can­tó sus co­sas sim­pá­ti­cas co­mo El Pla­ta­nal de Bar­to­lo. Me pi­dió que can­ta­ra con él un bo­le­ro. En­ton­ces gra­bé Vein­te años con Com­pay y lue­go a los dos días con Ibrahim, sin ne­ce­si­dad de en­sa­yos. Ibrahim arran­có y des­pués en­tré... / yo no quie­ro que las flo­res se­pan los tor­men­tos/, aque­llo fue muy lin­do”.

Co­mo ar­tis­ta Oma­ra siem­pre ha en­con­tra­do la for­ma de es­tar en la ci­ma mu­si­cal cu­ba­na. Re­cor­de­mos que ella po­pu­la­ri­zó La era es­tá pa­rien­do un co­ra­zón, una de las can­cio­nes em­ble­má­ti­cas de la Nue­va Tro­va.

“Ima­gí­na­te, yo lle­gué a can­tar con la gen­te de la Tro­va, tu­ve el ho­nor de pre­sen­tar­me con Mi­guel Ma­ta­mo­ros, Car­los Em­ba­le, can­té con la Or­ques­ta Ara­gón y la Or­ques­ta de En­ri­que Jo­rrín en los Fes­ti­va­les del Cha­cha­chá. Sa­len es­tos mu­cha­chi­tos con su pe­lo lar­go y sus can­cio­nes de ju­ven­tud. Es­ta­ba en una ac­ti­vi­dad y des­pués de ter­mi­nar mi ac­tua­ción, si­guió Sil­vio Ro­dri­guez y can­tó La era; en­ton­ces le di­go a Mar­tín Ro­jas que era mi gui­ta­rris­ta, esa es la canción que me fal­ta pa­ra lo que te­ne­mos que ha­cer en la Ca­sa de las Amé­ri­cas. Y to­da­vía la si­go can­tan­do”.

Un exa­men rá­pi­do de su dis­co­gra­fía nos mues­tra la ver­sa­ti­li­dad de es­ta ar­tis­ta que ha gra­ba­do con des­ta­ca­dos mú­si­cos cu­ba­nos co­mo Adal­ber­to Álvarez, la Or­ques­ta Ara­gón, Chu­cho Val­dés, Juan Pa­blo Torres, Or­ques­ta Jo­rrín, Los Van Van...

“Lo de Adal­ber­to es una bo­ni­ta his­to­ria. Bueno, Adal­ber­to te­nía su gru­po Son 14 en San­tia­go de Cuba con el can­tan­te Ti­bu­rón Mo­ra­les y se de­sin­te­gra ese co­lec­ti­vo. En­ton­ces Adal­ber­to con­for­ma un nue­vo gru­po y pa­ra su pri­me­ra gra­ba­ción, que con­tó con la pro­duc­ción de Frank Fer­nán­dez, me in­vi­tó a can­tar a mí. Ahí can­té Vein­te años con Frank Fer­nán­dez en el piano y mu­chos so­nes co­mo De ma­dru­ga­da por esas ca­lles.

Acer­ca de su reunión en 1997 jun­to a Chu­cho Val­dés en el dis­co Desafíos, del se­llo es­pa­ñol Nu­be Ne­gra, co­mu­nión mu­si­cal his­tó­ri­ca de voz-piano que mues­tra a Oma­ra en su ple­ni­tud co­mo in­tér­pre­te del fi­lín, la ar­tis­ta evo­ca­ba: —“A Chu­cho lo co­noz­co des­de ni­ño. Su pa­dre Be­bo to­ca­ba en la or­ques­ta del Tro­pi­ca­na. Me cuen­ta Chu­cho que le di­jo a su pa­dre, “oye que sim­pá­ti­ca es­tá la mu­la­ta esa”. Y Be­bo le res­pon­dió, “te la voy a pre­sen­tar, pe­ro te ad­vier­to que es­toy in­tere­sa­do en esa mu­cha­cha”. Mi­re us­ted, pa­dre e hi­jo enamo­rán­do­se de la mis­ma mu­jer”.

Oma­ra Por­tuon­do es una in­ter­pre­te que afir­ma que no se de­be can­tar por can­tar y cree que el can­tan­te es un co­mu­ni­ca­dor que lle­va un men­sa­je y que pa­ra trans­mi­tir­lo de­be co­no­cer las cau­sas que lo pro­du­je­ron e in­cor­po­rar las su­yas pro­pias. So­bre la recopilación del CD Lá­gri­mas ne­gras: can­cio­nes y bo­le­ros, la cu­ba­na re­cor­da­ba: “Lá­gri­mas Ne­gras es al­go muy re­pre­sen­ta­ti­vo de la cul­tu­ra cu­ba­na. A mí me en­can­ta la Tro­va Tra­di­cio­nal, al igual que la Rum­ba. Yo bai­lé en el Tro­pi­ca­na. Me gus­ta el ba­llet, la dan­za con­tem­po­rá­nea. He ac­tua­do en pe­lí­cu­las cu­ba­nas. Hay una obra que se lla­ma Ce­ci­lia Val­dés. Tra­ba­jé en la pe­lí­cu­la ba­sa­da en esa obra. Allí ha­go el pa­pel de Mer­ce­des Aya­la, la due­ña del bur­del don­de iban los mu­cha­chi­tos blan­cos a bai­lar con las mu­la­tas. Ahí tra­ba­je con la actriz Dey­si Gra­na­dos. Des­pués par­ti­ci­pé en una cin­ta so­bre An­to­nio Ma­ceo ha­cien­do el pa­pel de Ma­ria­na Gra­ja­les, ma­dre sim­bó­li­ca de Cuba. Tam­bién mi voz se es­cu­cha en va­rias pe­lí­cu­las co­mo La be­lla de la al­ham­bra”.

Oma­ra Por­tuon­do es un her­mo­so ser hu­mano. Una mu­jer sen­ci­lla, mo­des­ta, fá­cil pa­ra ha­cer amis­ta­des. De he­cho, aquí en Ba­rran­qui­lla tie­ne mu­chas amis­ta­des. Con hu­mil­dad, Oma­ra con­fie­sa que to­da­vía sien­te mie­do es­cé­ni­co: —“Siem­pre, an­tes de una sa­li­da a es­ce­na, ten­go sen­sa­cio­nes te­rri­bles que re­sul­tan muy di­fí­ci­les esos pri­me­ros mo­men­tos. Creo que eso es par­te de mi for­ma de ser, de mi sen­si­bi­li­dad”.

En la no­che del pró­xi­mo vier­nes 15 de sep­tiem­bre ten­dre­mos nue­va­men­te la opor­tu­ni­dad de apre­ciar el buen can­tar de Oma­ra en una ve­la­da mu­si­cal que pro­me­te ser his­tó­ri­ca, y a la que se su­ma la par­ti­ci­pa­ción de la can­tao­ra es­pa­ño­la Mar­ti­rio, en com­pa­ñía del gui­ta­rris­ta Raúl Ro­drí­guez, al igual que la pre­sen­ta­ción del gru­po de jazz del trom­pe­tis­ta Te­rell Staf­ford.

Oma­ra Por­tuon­do afir­ma que no se de­be can­tar por can­tar y cree que el can­tan­te es un co­mu­ni­ca­dor que lle­va un men­sa­je y que pa­ra trans­mi­tir­lo de­be co­no­cer las cau­sas que lo pro­du­je­ron e in­cor­po­rar las su­yas pro­pias”.

Oma­ra Por­tuon­do, al­ma Ca­ri­be.

Ibrahim Fe­rrer y Oma­ra, gra­ban­do pa­ra el Bue­na Vis­ta So­cial Club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.