Es­to­nia, mi­la­gro a ori­llas del Mar Bál­ti­co

Con un pie en su pa­sa­do his­tó­ri­co, y el otro en un pro­mi­so­rio fu­tu­ro, Es­to­nia sor­pren­de a sus vi­si­tan­tes por ser mo­de­lo de una so­cie­dad li­be­ral, de­mo­crá­ti­ca y equi­ta­ti­va en la que la gen­te es lo pri­me­ro.

Latitud - - News - Por An­drea Quin­te­ro An­gu­lo

El frío nos trans­por­ta a di­ná­mi­cas cul­tu­ra­les di­fí­ci­les de ima­gi­nar pa­ra quie­nes vi­vi­mos en una ciu­dad del tró­pi­co co­mo Ba­rran­qui­lla. Via­jar a Es­to­nia, un país de 1.3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en la cos­ta orien­tal del Mar Bál­ti­co, y que com­par­te fron­te­ras con Fin­lan­dia y Ru­sia, im­pli­ca em­pa­car en la ma­le­ta to­da la pa­ra­fer­na­lia pro­pia de un via­je a la ci­ma del Eve­rest. Guan­tes, me­dias y pan­ta­lo­nes tér­mi­cos son al­gu­nas de las pren­das ne­ce­sa­rias pa­ra so­bre­vi­vir a tem­pe­ra­tu­ras que os­ci­lan en­tre los 5 y los -8 gra­dos cen­tí­gra­dos al ini­cio de la pri­ma­ve­ra. En oca­sio­nes pre­vias al via­je, mi men­te di­va­ga­ba so­bre las vi­ci­si­tu­des de la vi­da en es­te país, don­de al me­nos de­bes po­ner­te tres ca­pas de ro­pa pa­ra es­qui­var al frío en una la­ti­tud que se ca­rac­te­ri­za por te­ner in­vier­nos lar­gos y veranos cor­tos. Pe­ro lo cier­to es que, pa­ra los es­to­nios, el frío ha­ce par­te de la vi­da, es­tá en el ADN de un pue­blo cu­yos orí­ge­nes pue­den ras­trear­se 11.000 años atrás ha­cia el fi­nal de la úl­ti­ma Edad de Hie­lo.

En nues­tro mun­do glo­ba­li­za­do de hoy, la car­ta de pre­sen­ta­ción de Es­to­nia es la fa­mo­sa apli­ca­ción Sky­pe. La re­vo­lu­cio­na­ria in­ven­ción na­ció en Ta­llinn, su ca­pi­tal, con el le­ma Brin­ging peo­ple clo­ser to­get­her, whe­ne­ver they’re apart (Acer­can­do a la gen­te cuan­do sea que es­tén se­pa­ra­dos). Los es­to­nios se sien­ten or­gu­llo­sos de ello, y con ra­zón. Sky­pe in­tro­du­jo al mun­do una in­no­va­do­ra ma­ne­ra de co­mu­ni­car­nos que eli­mi­nó, de ma­ne­ra vir­tual, las ba­rre­ras geo­grá­fi­cas, e hi­zo de es­ta na­ción el ejem­plo de un mo­de­lo de eco­no­mía abier­ta, ver­sá­til y li­bre de bu­ro­cra­cia, en la que el idio­ma ofi­cial es el es­to­nio, pe­ro tam­bién idio­mas co­mo el in­glés , el ru­so —25% de la po­bla­ción es ru­sa—, y fin­lan­dés, son ha­bla­dos am­plia­men­te.

Pe­ro pa­ra en­ten­der me­jor el mi­la­gro es­to­nio hay que re­vi­sar el ori­gen de su mo­de­lo eco­nó­mi­co ac­tual. Al tra­tar­se de un país con re­cur­sos na­tu­ra­les li­mi­ta­dos, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas y el sec­tor pú­bli­co pro­veen la ma­yo­ría de pla­zas de tra­ba­jo de los es­to­nios. En es­te pa­no­ra­ma el uso crea­ti­vo de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción fue po­co a po­co cons­ti­tu­yen­do un nue­vo sec­tor de ‘in­dus­trias sin chi­me­neas’. Hoy por hoy, apli­ca­cio­nes web que per­mi­ten vo­tar de ma­ne­ra on­li­ne usan­do una tar­je­ta de iden­ti­fi­ca­ción di­gi­tal o ‘ID Card’,‘ ro­bots-en­tre­ga’ y la pres­crip­ción, vía in­ter­net de un 99% de las re­ce­tas médicas, com­po­nen el pai­sa­je del pri­mer país con un sis­te­ma que po­ne a la ciu­da­da­nía en una es­fe­ra di­gi­tal. Una do­sis de de­mo­cra­cia jo­ven y las ade­cua­das de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, han per­mi­ti­do a Es­to­nia for­jar una so­cie­dad igua­li­ta­ria sin el des­gas­te de gue­rras in­te­ri­nas o la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Al­gu­nas de las con­quis­tas de es­te ‘e-country’ (país elec­tró­ni­co), es la de­cla­ra­to­ria, en el año 2000, del ac­ce­so a in­ter­net co­mo de­re­cho hu­mano bá­si­co, por lo que no es ex­tra­ño que en cual­quier es­qui­na de Ta­llin pue­da en­con­trar una red de Wi­fi gra­tis. A la vez que ciu­da­da­nos de­cla­ran ren­ta en tan so­lo cin­co mi­nu­tos a tra­vés de una apli­ca­ción, mo­da­li­da­des co­mo los e-bu­si­ness, o ne­go­cios elec­tró­ni­cos, y el ‘ e-ban­king’ —99% de las transac­cio­nes se ha­cen vía In­ter­net, ha­cen de las fi­las, la bu­ro­cra­cia, los tran­co­nes y el uso de pa­pel en di­fe­ren­tes sec­to­res sea cues­tión del pa­sa­do—.

En di­ciem­bre de 2014 Es­to­nia se con­vir­tió en el pri­mer país del mun­do en ofre­cer la ‘ e-re­si­dency’, re­si­den­cias vir­tua­les que le per­mi­ten a sus ciu­da­da­nos rea­li­zar cual­quier trá­mi­te vía on­li­ne, des­de el pa­go del par­quea­de­ro pú­bli­co has­ta per­mi­sos sa­ni­ta­rios. In­clu­so la fir­ma di­gi­tal tie­ne el mis­mo va­lor que la ma­nus­cri­ta. Mien­tras al­gu­nos paí­ses tie­nen hoy en día el di­le­ma de en­trar al mun­do di­gi­tal o im­ple­men­tar un mo­de­lo de edu­ca­ción óp­ti­mo, Es­to­nia com­par­te el ran­king de la me­jor edu­ca­ción del mun­do jun­to con su país ve­cino, Fin­lan­dia. Por pa­ra­dó­ji­co que pue­da so­nar, a pe­sar de la cre­cien­te aper­tu­ra del país, los es­to­nios man­tie­nen aún cier­ta frial­dad en sus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Hay ex­cep­cio­nes, cla­ro, y en mi via­je tu­ve la for­tu­na de in­ter­ac­tuar con per­so­nas muy ama­bles y de una gran ca­li­dad hu­ma­na.

El ma­yor re­to de es­ta ven­ta­na ha­cia el Mar Bál­ti­co es­tá en dis­mi­nuir el pro­me­dio de edad de su po­bla­ción. Es­to­nia ne­ce­si­ta gen­te jo­ven y con es­pí­ri­tu li­bre que quie­ra apro­ve­char to­das las opor­tu­ni­da­des que un país de avan­za­da pue­de ofre­cer. Cen­tros aca­dé­mi­cos co­mo la Uni­ver­si­dad de Ta­llinn ofre­cen be­cas pa­ra es­tu­dian­tes de paí­ses en desa­rro­llo en di­fe­ren­tes pro­gra­mas de pre­gra­do, maes­tría y doc­to­ra­do. Be­cas que, ade­más del se­mes­tre aca­dé­mi­co, in­clu­yen ru­bros pa­ra la ma­nu­ten­ción y los pa­sa­jes aé­reos, es­to sin con­tar que, una vez en Ta­llinn, no de­be­rá preo­cu­par­se por el trans­por­te pú­bli­co, pues es gra­tis pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, in­clu­so pa­ra los extranjeros que es­tén es­tu­dian­do.

A pe­sar de ser una ciu­dad pe­que­ña, con cer­ca de 400.000 ha­bi­tan­tes, en Ta­llinn se pue­de en­con­trar una ofer­ta cul­tu­ral y gas­tro­nó­mi­ca am­plia con tea­tros ca­da cua­tro cua­dras, gen­te edu­ca­da, mu­seos con te­má­ti­cas di­ver­sas, buen ci­ne y gran va­rie­dad de co­mi­da. La ofer­ta cu­li­na­ria in­clu­ye ver­sio­nes ac­tua­li­za­das de clá­si­cos de la co­ci­na de Es­to­nia, co­mi­da ru­sa, y es­ta­ble­ci­mien­tos con co­mi­da ul­tra pi­can­te de la In­dia, que su­gie­ren có­mo es­tá ciu­dad por­tua­ria ha es­ta­do tam­bién abier­ta a la co­ci­na de in­mi­gran­tes.

Si bien la vi­da noc­tur­na de Ta­llinn es más tran­qui­la que la de otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas, los even­tos de­di­ca­dos a la mú­si­ca y las ar­tes es­tán a la or­den del día. Anual­men­te se ce­le­bra The Ta­llin mu­sic week que atrae a mú­si­cos y ar­tis­tas de to­da Eu­ro­pa, y pa­ra los aman­tes del sép­ti­mo ar­te, la ciu­dad cuen­ta con un ex­cén­tri­co fes­ti­val en in­vierno lla­ma­do Black Nights Film Fes­ti­val. Su di­rec­to­ra, Tii­na Lokk, me con­ta­ba que nun­ca pen­só que su fes­ti­val se con­ver­ti­ría en un even­to ca­te­go­ría A, a la al­tu­ra de fes­ti­va­les co­mo el de Ber­lín, Can­nes y Lo­carno.

Un re­co­rri­do im­per­di­ble que atrae a turistas en to­das las épo­cas del año es el fa­mo­so Old town o cas­co an­ti­guo de la ciu­dad. Cons­trui­do por los cru­za­dos ale­ma­nes a fi­na­les de la Edad Me­dia, es uno de los pue­blos me­die­va­les me­jor con­ser­va­dos de Eu­ro­pa. A me­di­da que se re­co­rre se pue­den ob­ser­var her­mo­sas mu­ra­llas in­tac­tas por el pa­so del tiem­po y ca­lle­jue­las con pi­sos em­pe­dra­dos, al me­jor es­ti­lo de Ga­me of Th­ro­nes. Otro lu­gar im­per­di­ble pa­ra vi­si­tar es el Par­que Na­cio­nal de Lahe­maa, con­si­de­ra­do el pri­mer en­torno ver­de co­mo par­que es­ta­tal de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca. Geo­grá­fi­ca­men­te Es­to­nia es un país pri­vi­le­gia­do, la mi­tad de su te­rri­to­rio es­tá ro­dea­do de bos­ques, li­mi­ta al nor­te con el gol­fo de Fin­lan­dia, y cuen­ta con más de mil qui­nien­tas is­las en el Bál­ti­co, mo­ti­vos que ha­cen que el ai­re de es­ta na­ción sea con­si­de­ra­do el más lim­pio del mun­do.

Lle­gar a Ta­llinn toma 13 ho­ras de vue­lo, sin con­tar el tiem­po de es­pe­ra en­tre los ae­ro­puer­tos de Pa­rís o Frank­furt, des­de don­de se ha­ce co­ne­xión. Así que si lle­gó tan le­jos, no que­rrá per­der­se la opor­tu­ni­dad de to­mar un Ferry y cru­zar en dos ho­ras y me­dia el Mar Bál­ti­co pa­ra arri­bar a Hel­sin­ki, la ca­pi­tal de Fin­lan­dia. Si su es­pí­ri­tu via­je­ro se lo per­mi­te, pue­de aven­tu­rar­se y to­mar un bus que en 6 ho­ras lo lle­va­rá a San Pe­ters­bur­go, Ru­sia. Otro des­tino pa­ra co­no­cer y dis­fru­tar.

Du­ran­te el via­je lla­mó siem­pre mi aten­ción el si­len­cio pe­ren­ne de Ta­llinn, tan le­jano del bu­lli­cio de pi­tos y mú­si­ca de las ciu­da­des co­lom­bia­nas. En ge­ne­ral Es­to­nia pa­re­ce ser un lu­gar apro­pia­do pa­ra los aman­tes del si­len­cio y la vi­da del cam­po, un pa­raí­so pa­ra la in­tros­pec­ción y la con­tem­pla­ción de una na­tu­ra­le­za aún vir­gen pe­ro cu­yas in­cle­men­cias cli­má­ti­cas exi­gen cier­ta ac­ti­tud es­toi­ca y de co­mu­nión con la vi­da na­tu­ral. Es­to, y el he­cho de ser un país que se en­cuen­tra a la van­guar­dia de mu­chas otras na­cio­nes eu­ro­peas, cons­ti­tu­ye el se­llo dis­tin­ti­vo de una na­ción con un pie en el pa­sa­do y otro en el fu­tu­ro, en la ver­sión di­se­ña­da de su pro­pia uto­pía.

Mien­tras al­gu­nos paí­ses tie­nen hoy en día el di­le­ma de en­trar al mun­do di­gi­tal o im­ple­men­tar un mo­de­lo de edu­ca­ción óp­ti­mo, Es­to­nia com­par­te el ran­king de la me­jor edu­ca­ción del mun­do jun­to con su país ve­cino, Fin­lan­dia”.

Ta­llinn, ca­pi­tal de Es­to­nia, al­ber­ga 400.000 ha­bi­tan­tes, un ter­cio de la po­bla­ción del país.

El pai­sa­je bu­có­li­co del país, so­lo apto pa­ra ami­gos de la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.