To­dos ve­ni­mos del vie­jo Fuen­ma­yor

90 años atrás, en 1927, Ba­rran­qui­lla fue tes­ti­go de la pu­bli­ca­ción de ‘Cosme’, la no­ve­la de Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor que es­ta­ble­ció un diá­lo­go, des­de la li­te­ra­tu­ra, con la mo­der­ni­dad. Un en­sa­yo pa­ra en­ten­der un hi­to cul­tu­ral cos­te­ño.

Latitud - - News - Por Gui­ller­mo Te­dio

Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor (1885-1966) era un se­sen­tón cuan­do el lla­ma­do por Gi­lard ‘Gru­po de Ba­rran­qui­lla’ se reunía, en la dé­ca­da del 50, por es­tos are­na­les, al la­do de otro vie­jo, el ca­ta­lán Ra­món Vin­yes, tam­bién se­sen­tón, dos sa­bios con­se­je­ros de ese ta­ller de es­cri­to­res pa­rran­de­ros don­de es­ta­ban, en­tre otros, Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio y Ga­briel Gar­cía Már­quez, es­tos de vein­ti­tan­tos años. Y fue Ce­pe­da el que, más tar­de, acu­ña­ría la fra­se “To­dos ve­ni­mos del vie­jo Fuen­ma­yor”, en un re­co­no­ci­mien­to al ge­nio li­te­ra­rio que la­te en el vo­lu­men de poe­sía Mu­sa del tró­pi­co (1910), la no­ve­la Cosme (1927), la nou­ve­lle Una tris­te aven­tu­ra de ca­tor­ce sa­bios (1928) y el li­bro pós­tu­mo de re­la­tos La muer­te en la ca­lle (1967).

Es­te año (2017), la no­ve­la Cosme es­tá cum­plien­do

en­ton­ces 90 años y per­sis­te, a pe­sar del es­tú­pi­do si­len­cio de la crí­ti­ca, en ha­blar­les a la mo­der­ni­dad y la pos­mo­der­ni­dad. Di­vi­di­da en 40 ca­pí­tu­los cor­tos, la no­ve­la se lee con ele­va­do in­te­rés y asom­bro. Mien­tras en Co­lom­bia, en los años 20, la na­rra­ti­va —in­clu­yen­do a La vo­rá­gi­ne (1924)— in­sis­tía en los cua­dros de cos­tum­bres y en los te­mas ru­ra­les tra­ta­dos con una po­bre­za téc­ni­ca y lin­güís­ti­ca, Cosme se pro­yec­ta co­mo una na­rra­ti­va que de­ci­de tra­tar los pro­ble­mas ur­ba­nos del usu­re­ro afán ca­pi­ta­lis­ta, con un len­gua­je re­no­va­dor don­de sal­tan el hu­mor y la iro­nía.

Cosme es una no­ve­la de ex­tre­mos, que tra­ba­ja con los dos po­los so­cia­les que Fuen­ma­yor per­ci­be en una ciu­dad co­lom­bia­na sin nom­bre del Ca­ri­be (en­ten­de­mos que se tra­ta de la Ba­rran­qui­lla de co­mien­zos de si­glo XX), so­lo que es­tos dos po­los son des­cri­tos y tra­ta­dos de for­ma ca­ri­ca­tu­res­ca, en una es­pe­cie de gro­tes­co, con el fin de que me­dian­te la exa­ge­ra­ción, a ve­ces ra­ya­na en el hu­mor iró­ni­co, el lec­tor en­tien­da los ma­les­ta­res de una so­cie­dad en que una cla­se ca­pi­ta­lis­ta an­sio­sa de ga­nan­cias se ol­vi­da de los va­lo­res y el de­sa­rro­llo de una cla­se pro­le­ta­ria.

La no­ve­la cuen­ta, des­de su na­ci­mien­to has­ta su muer­te, la his­to­ria o la bio­gra­fía de Cosme, un fra­ca­sa­do. Na­ci­do en el ho­gar del far­ma­ceu­ta Da­mián y la bue­na se­ño­ra Ra­mo­na, y cria­do co­mo un ni­ño con­sen­ti­do, Cosme rea­li­za sus es­tu­dios de pri­ma­ria, su se­cun­da­ria, y lue­go, al arrui­nar­se su pa­dre y no po­der con­ti­nuar es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, in­ten­ta tra­ba­jar de con­ta­bi­lis­ta en la em­pre­sa del se­ñor Pe­chu­ga. Cosme se frus­tra en to­do lo que em­pren­de: en sus amo­res, en el tra­ba­jo, en sus amis­ta­des. To­dos ter­mi­nan trai­cio­nán­do­lo, apro­ve­chán­do­se de su in­ge­nui­dad. To­do el pro­ce­so edu­ca­ti­vo del jo­ven se viene a pi­que, al no pre­pa­rar­lo pa­ra en­fren­tar la vi­da y re­sol­ver sus en­cru­ci­ja­das. Su pa­dre, don Da­mián, pier­de la bo­ti­ca y lue­go la ca­sa. Es igual­men­te un fra­ca­sa­do. Mue­ren los pa­dres y Cosme que­da en la ca­lle. Al fi­nal mue­re de va­rios ga­rro­ta­zos que le pro­pi­na un aman­te ce­lo­so, el ca­pi­tán Tru­co.

In­du­da­ble­men­te, la no­ve­la Cosme se mues­tra co­mo li­te­ra­tu­ra car­na­va­li­za­da por re­unir los ras­gos del gé­ne­ro có­mi­co-se­rio. Par­ti­ci­pa del ele­men­to re­tó­ri­co de es­te gé­ne­ro, por su­pues­to, co­mo una pre­sen­cia que se de­bi­li­ta fren­te a la in­fluen­cia del fol­klo­re y la “ale­gre re­la­ti­vi­dad” de la per­cep­ción car­na­va­les­ca. De he­cho, en Cosme, la se­rie­dad re­tó­ri­ca —pro­ve­nien­te prin­ci­pal­men­te de la li­te­ra­tu­ra an­di­na— es pues­ta en ja­que en ca­da ca­pí­tu­lo. La obra se en­tien­de co­mo una no­ve­la de ini­cia­ción, de edu­ca­ción. Así, la vi­sión uni­la­te­ral de la ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra que re­gía a la edu­ca­ción en Co­lom­bia, so­bre to­do, en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX —su po­su­do em­be­le­co de cul­tu­ra he­lé­ni­ca pro­pa­ga­da por el Es­ta­do y sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos des­de la Ate­nas su­r­ame­ri­ca­na o Bogotá—, su ra­cio­na­lis­mo, mo­nis­mo y dog­ma­tis­mo son de­to­na­dos por la vi­sión car­na­va­les­ca de Fuen­ma­yor, se­gu­ra­men­te in­coa­da en esa enor­me pai­la o pla­za pa­ró­di­ca y bur­lo­na que son los car­na­va­les de Ba­rran­qui­lla, pe­ro tam­bién en la crea­ti­va e in­te­li­gen­te mi­ra­da del au­tor pa­ra per­ci­bir el in­flu­jo del di­ne­ro co­mo ele­men­to car­na­va­li­za­dor de las con­duc­tas hu­ma­nas.

Fuen­ma­yor cons­tru­ye una no­ve­la que se re­fie­re a la ac­tua­li­dad de su épo­ca, con­cre­ta­men­te a la Ba­rran­qui­lla que co­men­za­ba a ser pe­ne­tra­da por los gran­des ca­pi­ta­les fo­rá­neos, cau­san­tes de la rui­na de los pe­que­ños em­pre­sa­rios. Pu­bli­ca­da en 1927, Cosme nos ha­bla de una ciu­dad cru­za­da por las transac­cio­nes co­mer­cia­les en don­de los gru­pos eco­nó­mi­ca­men­te po­de­ro­sos lle­van a la quie­bra a los pe­que­ños ne­go­cian­tes. La ac­tua­li­dad de la obra es la vi­da co­ti­dia­na y vi­va de la ciu­dad, puer­to a la ori­lla del Mar ca­ri­be y el Río Mag­da­le­na. Es la vi­da ur­ba­na coe­tá­nea a la es­cri­tu­ra del au­tor.

Den­tro de la car­na­va­li­za­ción pre­sen­te en la no­ve­la de Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor, en­con­tra­mos un pri­mer as­pec­to que sal­ta a la vis­ta por su ca­rác­ter có­mi­co y has­ta gro­tes­co. Me re­fie­ro a los nom­bres de los per­so­na­jes. En su ma­yo­ría, los ac­to­res tie­nen nom­bres de pa­ya­sos de cir­co ba­ra­to: Pe­chu­ga, Bar­bo, Tru­co, Che­que, Tu­tú, Fre­go­lín, Bo­ca Her­ma­nos, Pa­ta­ga­to, Re­mo Lun­go... Fuen­ma­yor adop­ta un mé­to­do sen­ci­llo y qui­zás in­ge­nuo pe­ro efec­ti­vo pa­ra no­mi­nar a sus per­so­na­jes. Es el sis­te­ma que uti­li­za el pue­blo pa­ra apo­dar en la vi­da real a las per­so­nas que pre­sen­tan ta­ras fí­si­cas o éti­cas. Es in­dis­cu­ti­ble que los nom­bres que sa­len del di­rec­to­rio de Fuen­ma­yor re­mi­ten al lec­tor, de un mo­do di­rec­to y de­no­ta­ti­vo, al al­ma o esen­cia mo­ral de sus crea­tu­ras. Por lo mis­mo, sue­nan más a alias o apo­dos que a nom­bres per­te­ne­cien­tes a la ono­más­ti­ca tra­di­cio­nal.

Los nom­bres car­na­va­les­cos abun­dan: un abo­ga­do fas­ti­dio­so se lla­ma Fre­go­lín; unos acree­do­res, Bo­ca Her­ma­nos; un co­mer­cian­te avi­va­to, Pe­chu­ga; un mé­di­co y fi­ló­so­fo cí­ni­co, Pa­ta­ga­to; una bue­na e in­ge­nua se­ño­ra, ama de ca­sa, Ra­mo­na; una pros­ti­tu­ta con de­jos de da­ma fran­ce­sa, Tu­tú; un con­ta­dor, Bar­bo; un tram­po­so ca­pi­tán de bar­co, Tru­co; un cu­ra, Bal­da (man­cha); un bon­da­do­so pa­dre de fa­mi­lia, Da­mián (de­mo­nio, por con­tras­te o desave­nien­cia); un jo­ven ro­mán­ti­co, Cosme

(adorno, ma­qui­lla­je); una com­pe­ten­te cria­da, Sa­tu­ri­ta; una maes­tra sen­ti­men­tal­men­te en­fer­mi­za, Do­ra (ama­da, por con­tras­te); un con­dis­cí­pu­lo pa­tán, Man­da­rria; unos in­dí­ge­nas, Ca­mo­jo­rú, Ka­la y Ti­ti­ri­bí; un maes­tro, doc­tor Co­lón; un he­le­nis­ta (aman­te de la cul­tu­ra grie­ga), Pi­cón; un al­cohó­li­co, Che­que; una no­via di­fí­cil, Se­ve­ri­na; un no­ve­lis­ta po­bre, Re­mo Lun­go; un usu­re­ro, Bo­ca ma­yor, y su sir­vien­te, Co­ro­na­do.

Ta­les nom­bres po­drían ha­cer pen­sar al lec­tor des­pre­ve­ni­do, que se en­cuen­tra an­te per­so­na­jes no­ve­les­cos po­co se­rios, tra­ta­dos sin ar­te ni pro­fun­di­dad de sen­ti­do, pe­ro no nos en­ga­ñe­mos por­que en reali­dad estamos fren­te a un mo­do muy pro­fun­do de nom­brar y cons­truir a los per­so­na­jes. Y creo que es pre­ci­sa­men­te es­ta re­fe­ren­cia di­rec­ta de los ape­la­ti­vos al con­te­ni­do es­pi­ri­tual y mo­ral de sus por­ta­do­res, uno de los in­di­ca­do­res de la car­na­va­li­za­ción en la no­ve­la Cosme. Por esa grie­ta co­mien­za a fil­trar­se la ri­sa desa­cra­li­za­do­ra de Fuen­ma­yor.

En­con­tra­mos que el abo­ga­do que viene pri­me­ro a no­ti­fi­car el ven­ci­mien­to de la obli­ga­ción con­traí­da por don Da­mián con hi­po­te­ca de la ca­sa, y lue­go, a eje­cu­tar la or­den de des­alo­jo, no pue­de lla­mar­se sino Fre­go­lín. El lec­tor pien­sa de in­me­dia­to en el ver­bo fre­gar, que ade­más del sig­ni­fi­ca­do bá­si­co de “es­tre­gar con fuer­za”, tie­ne el sen­ti­do fa­mi­liar y fi­gu­ra­do de “mo­les­tar, fas­ti­diar”. Igual po­de­mos de­cir del ape­lli­do Pe­chu­ga, que ade­más de sig­ni­fi­car el pe­cho del ave, fi­gu­ra­ti­va­men­te alu­de a des­ca­ro, ci­nis­mo, y por lo tan­to, le cae co­mo ani­llo al de­do a un co­mer­cian­te tram­po­so y ven­ta­jis­ta. Bo­ca Her­ma­nos, los je­fes del abo­ga­do Fre­go­lín, ha­cen ho­no­res se­mán­ti­cos a su nom­bre, al tra­gar­se, en su me­ticu­losa fun­ción de acree­do­res, los bie­nes ( la ca­sa) de don Da­mián. Otro caso es el del abo­ga­do Mr. Per­heth, re­pre­sen­tan­te de Ri­chard­son and Wi­lliam­son, la fir­ma acree­do­ra que se que­da con la bo­ti­ca de don Da­mián.

Fuen­ma­yor gui­ña el ojo so­ca­rro­na­men­te a los lec­to­res con los nom­bres Ri­chard­son and Wi­lliam­son, mos­tran­do por un la­do la pre­sen­cia de los ex­tran­je­ros (en es­te caso, es­ta­dou­ni­den­ses o in­gle­ses) en el des­po­jo de los na­cio­na­les y, por otro, el tes­ta­fe­rra­to in­tere­sa­do de los con­na­cio­na­les al ac­tuar co­mo in­ter­me­dia­rios en el des­po­jo, co­mo es el caso del se­ñor Pé­rez o Mr. Per­heth. Ade­más, el he­cho de que Ri­chard­son and Wi­lliam­son sean ape­lli­dos o nom­bres pa­tro­ní­mi­cos (el hi­jo de Ri­chard y el hi­jo de Wi­lliam) apun­ta a una con­ti­nui­dad de es­tir­pe o fa­mi­lia en la vo­ra­ci­dad del neo­co­lo­nia­lis­mo eco­nó­mi­co.

El nom­bre del pa­drino de Cosme, Pa­ta­ga­to, ex­pre­sa el sen­ti­do de un hom­bre que más que co­mo mé­di­co, se re­ve­la, en su ofi­cio de con­ver­sa­dor co­ti­diano, co­mo fi­ló­so­fo cí­ni­co, emi­sor de ver­da­des que hie­ren o de­jan los ara­ña­zos de una zar­pa de ga­to. En ver­dad, Pa­ta­ga­to es el fi­ló­so­fo de la no­ve­la. No obs­tan­te el fra­ca­so edu­ca­ti­vo de Cosme, ve­mos có­mo es Pa­ta­ga­to quien, rous­seau­nia­na­men­te, di­ri­ge la ins­truc­ción y edu­ca­ción del jo­ven. Sa­be­mos que a pe­sar de las opi­nio­nes, muy po­cas por cier­to, de don Da­mián y do­ña Ra­mo­na, so­bre su hi­jo Cosme, siem­pre se ha­ce lo que su­gie­re o pro­po­ne el doc­tor Pa­ta­ga­to, cu­yo mé­to­do de con­ven­ci­mien­to o ra­zo­na­mien­to pa­re­ce acer­car­se a la ma­yéu­ti­ca so­crá­ti­ca. Des­pués del en­tie­rro del doc­tor Pa­ta­ga­to, quien fa­lle­ce por una ba­la per­di­da en el atrio del Pa­la­cio de Jus­ti­cia (nó­te­se la iro­nía), don Da­mián co­mien­za a re­ve­lar­se tam­bién co­mo un fi­ló­so­fo ecuá­ni­me an­te el te­ma o la pre­sen­cia de la muer­te, mos­tran­do que a con­tra­pe­lo de su pu­si­la­ni­mi­dad, por lo me­nos ha apren­di­do de Pa­ta­ga­to, el di­fí­cil es­toi­cis­mo de acep­tar la muer­te sin re­van­chis­mos.

Los nom­bres con los que Fuen­ma­yor bau­ti­za a sus per­so­na­jes —co­mo ya di­je, más pa­re­ci­dos a alias o so­bre­nom­bres— con­tri­bu­yen a crear en el lec­tor la idea de en­con­trar­se en un cir­co, don­de el di­rec­tor del es­pec­tácu­lo ha­ce re­pre­sen­tar la far­sa de la co­ti­dia­ni­dad an­ti­he­roi­ca de sus pa­ya­sos, car­na­va­li­za­dos por los va­lo­res de cam­bio, los unos vic­ti­ma­rios, los otros víc­ti­mas.

La no­ve­la Cosme tam­bién de­ja fluir la ri­sa cuan­do se quie­re po­ner nom­bre a la es­cue­la de la se­ño­ri­ta Do­ra. Ca­ro­li­ta, miem­bro de la “aris­to­crá­ti­ca co­fra­día del san­to le­ño” (pág. 36), pro­po­ne el nom­bre de Co­le­gio de Je­sús, Ma­ría, Jo­sé y el Asno Sa­gra­do. Es­te nom­bre es re­cha­za­do y en su lu­gar se le da el su­ge­ri­do por el obis­po: Co­le­gio de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, ape­la­ti­vo con el cual que­da con­for­me Ca­ro­li­ta pues, se­gún su in­ter­pre­ta­ción, el se­ñor obis­po ha­bía aten­di­do gen­til­men­te su de­seo de que no se de­ja­se fue­ra al bu­rri­to pues en “Sa­gra­da Fa­mi­lia en­tran to­dos...” (pág. 38), in­clu­yen­do el bu­rro sa­gra­do.

El bar­co ca­pi­ta­nea­do por Tru­co se lla­ma Zan­ga­man­ga, es de­cir, “tre­ta, as­tu­cia”. El se­ñor Pe­chu­ga, en com­pli­ci­dad con el ca­pi­tán Tru­co, ha lle­va­do a Cosme al bu­que co­mo con­ta­dor de a bor­do, con el fin de am­pa­rar­se en la in­ge­nui­dad del jo­ven y ro­bar a sus an­chas en el im­por­te de los ser­vi­cios del bar­co. Por su­pues­to, Cosme, Qui­jo­te en la de­fen­sa de los va­lo­res au­tén­ti­cos, se opo­ne a lle­var una con­ta­bi­li­dad frau­du­len­ta y es re­ti­ra­do del car­go. De mo­do que el nom­bre de Zan­ga­man­ga ex­pre­sa las tre­tas y frau­des que se rea­li­zan en el bar­co.

En reali­dad, los nom­bres, en su fun­ción de más­ca­ras, son la ex­pre­sión con­cre­ta de ca­rac­te­rís­ti­cas car­na­va­les­cas mu­cho más en­glo­ban­tes co­mo el con­tac­to li­bre y fa­mi­liar, las desave­nien­cias, las pro­fa­na­cio­nes y las ex­cen­tri­ci­da­des de que nos ha­bla Mi­jail Baj­tin en sus es­tu­dios so­bre el car­na­val en la

‘Cosme’ es una no­ve­la que tra­ba­ja con los dos po­los so­cia­les que Fuen­ma­yor per­ci­be en una ciu­dad co­lom­bia­na sin nom­bre del Ca­ri­be ( la Ba­rran­qui­lla de co­mien­zos de si­glo XX), so­lo que es­tos dos po­los son des­cri­tos y tra­ta­dos de for­ma ca­ri­ca­tu­res­ca, en una es­pe­cie de gro­tes­co, con el fin de que me­dian­te la exa­ge­ra­ción, el lec­tor en­tien­da los ma­les­ta­res de una so­cie­dad en que una cla­se ca­pi­ta­lis­ta an­sio­sa de ga­nan­cias se ol­vi­da de los va­lo­res y el de­sa­rro­llo de una cla­se pro­le­ta­ria”.

li­te­ra­tu­ra. Uno de esos mo­men­tos de con­tac­to li­bre y fa­mi­liar se pre­sen­ta cuan­do, por ser 31 de di­ciem­bre, es de­cir, un día tí­pi­ca­men­te car­na­va­les­co, Cosme re­ci­be el per­mi­so de su pa­dre y del doc­tor Pa­ta­ga­to de sa­lir a di­ver­tir­se (“a ha­cer bar­ba­ri­da­des”, se­gún Cosme) has­ta las do­ce de la no­che. El jo­ven ha aban­do­na­do así la vi­da ofi­cial, no car­na­va­les­ca, ha­bi­tual, pa­ra pe­ne­trar en un mun­do in­ver­ti­do, en una vi­da al re­vés; ha sus­pen­di­do su vi­da nor­mal pa­ra en­trar al mun­do car­na­va­les­co de la no­che de año nue­vo. Nó­te­se que la mis­ma fe­cha se va a ex­pre­sar con una fies­ta en la que pe­re­ce el año vie­jo y se da ini­cio a uno nue­vo, pre­ci­sa­men­te la muer­te y la vi­da, el mo­rir y el re­na­cer: en úl­ti­ma ins­tan­cia, el ri­to de la in­des­en­tro­ni­za­ción pues a año muer­to, año pues­to, en el de­ve­nir del tiem­po hu­mano. Nues­tro an­ti­hé­roe, de tre­ce años, va a pa­rar a un ba­rrio hu­mil­de, a una ca­sa don­de es re­ci­bi­do, se­ría me­jor de­cir, cap­tu­ra­do, por ocho mu­je­res, una de las cua­les “se pre­ci­pi­tó so­bre él inun­dán­do­lo en cin­tas, ga­sas, co­lo­res y per­fu­mes”. Cosme es en­ga­ña­do con la pro­me­sa in­si­nua­da de re­la­cio­nar­lo con Ma­ri­qui­ta, “una chi­cue­la tam­bién muy em­pe­re­ji­la­da”, “cu­yo nom­bre ya re­pe­tía Cosme en sus aden­tros con ado­ra­ción”. Así, es en­ce­rra­do con can­da­do en un cuar­to, pa­ra que le ha­ga com­pa­ñía a una an­cia­na y a un ni­ño re­cién na­ci­do. La an­cia­na y el re­cién na­ci­do son me­tá­fo­ras del año vie­jo y el año nue­vo. Así, las di­ver­sio­nes de Cosme, el 31 de di­ciem­bre, con­sis­ten en co­rrer de un la­do pa­ra otro, aten­dien­do al ni­ño que es­ta­lla en chi­lli­dos ca­da vez que de­ja de me­cer la ha­ma­ca, y so­co­rrer a la an­cia­na que es un mar de ex­cre­men­tos he­dion­dos por unos cho­ri­zos des­com­pues­tos que se ha­bía co­mi­do. Si el lec­tor de­ci­de con­ti­nuar con la me­tá­fo­ra del año an­ciano y el año ni­ño, ten­drá que so­por­tar to­das las con­se­cuen­cias de es­ta ho­mo­lo­ga­ción. Así, se tra­ta de un año nue­vo pu­jan­te, chi­llón, re­cién na­ci­do, que exi­ge aten­ción in­me­dia­ta, y de un año vie­jo dia­rrei­co, in­fec­to, mo­les­to­so y fé­ti­do.

Estamos en­ton­ces an­te uno de los en­vi­le­ci­mien­tos car­na­va­les­cos. Se ha in­ver­ti­do el mun­do. Los ha­bi­tan­tes de “una ca­sa de hu­mil­de as­pec­to” han to­ma­do de sir­vien­te a Cosme, per­te­ne­cien­te a un es­tra­to su­pe­rior. Ha ha­bi­do igual­men­te una in­ver­sión del mie­do je­rár­qui­co. Por te­mor a la des­pó­ti­ca an­cia­na, Cosme se ve obli­ga­do a aten­der­la en su es­pan­to­sa dia­rrea.

El bu­que Zan­ga­man­ga bien po­dría re­pre­sen­tar otra pla­za car­na­va­les­ca. No se ol­vi­de que Zan­ga­man­ga sig­ni­fi­ca “tre­ta y as­tu­cia”. El bar­co com­por­ta en­ton­ces un es­pa­cio don­de flu­yen los va­lo­res de cam­bio por en­ci­ma de las ca­li­da­des. Allí Tru­co, “ca­pi­tán ce­san­te pe­ro acau­da­la­do, pues no per­dió el tiem­po en el ofi­cio de man­dar bu­ques”, prac­ti­ca sus ar­ti­ma­ñas pa­ra se­guir en­ri­que­cién­do­se en com­pli­ci­dad con su car­nal de tie­rra, el se­ñor Pe­chu­ga. En es­te bu­que hay cier­to ai­re car­na­va­les­co de con­tac­to li­bre y fa­mi­liar en el que Che­que, un vie­jo ma­rino, se de­di­ca a to­mar gran­des can­ti­da­des de al­cohol y ha­ce con­fi­den­cias a Cosme, la se­ño­ri­ta Tu­tú co­que­tea con el jo­ven y tie­ne re­la­cio­nes de he­cho y de le­cho con el ca­pi­tán Tru­co, quien al fi­nal de la no­ve­la, ce­lo­so, ma­ta a Cosme de va­rios ga­rro­ta­zos.

Re­cien­te­men­te (2016), con pró­lo­go del pro­fe­sor y crí­ti­co li­te­ra­rio Or­lan­do Araú­jo Fon­tal­vo y por con­ve­nio edi­to­rial de va­rias uni­ver­si­da­des, en­tre ellas la del Nor­te, se aca­ba de pu­bli­car una nue­va edi­ción de Cosme. En el pró­lo­go di­ce Araú­jo Fon­tal­vo: “No es exa­ge­ra­do afir­mar que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el in­te­rés de la crí­ti­ca co­lom­bia­na por su obra re­sul­ta prác­ti­ca­men­te pós­tu­mo. Se de­be, de ma­ne­ra in­con­tes­ta­ble, a la ejem­plar con­tri­bu­ción de in­ves­ti­ga­do­res ex­tran­je­ros —em­pe­zan­do por el crí­ti­co fran­cés Jac­ques Gi­lard—, el ha­ber sen­ta­do las ba­ses pa­ra arre­ba­tar del ol­vi­do la fi­gu­ra im­pres­cin­di­ble del «vie­jo» Fuen­ma­yor, un au­tén­ti­co «re­lo­je­ro en su ta­ller», una sen­si­bi­li­dad de otra épo­ca, «ca­paz de ver el po­bla­do ( la Ba­rran­qui­lla de sus años mo­zos) con una mi­ra­da de post­gue­rra». Lo di­ce en otros tér­mi­nos Gar­cía Már­quez: “Un es­cri­tor pa­ra quien na­da im­por­ta lo ac­ce­so­rio, lo or­na­men­tal; que sa­be ir­se al fon­do, a la esen­cia de lo nues­tro, pa­ra en­tre­sa­car úni­ca­men­te lo que tie­ne va­lor universal”.

Fuen­ma­yor cons­tru­ye una no­ve­la que se re­fie­re a la ac­tua­li­dad de su épo­ca, con­cre­ta­men­te a la Ba­rran­qui­lla que co­men­za­ba a ser pe­ne­tra­da por los gran­des ca­pi­ta­les fo­rá­neos, cau­san­tes de la rui­na de los pe­que­ños em­pre­sa­rios. Pu­bli­ca­da en 1927, ‘Cosme’ nos ha­bla de una ciu­dad cru­za­da por las transac­cio­nes co­mer­cia­les en don­de los gru­pos eco­nó­mi­ca­men­te po­de­ro­sos lle­van a la quie­bra a los pe­que­ños ne­go­cian­tes”.

Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor, ini­cia­dor de la na­rra­ti­va mo­der­na en la no­ve­la co­lom­bia­na.

Por­ta­da de la nue­va edi­ción de ‘Cosme’, pu­bli­ca­da en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.