“Com­pon­go poe­mas pa­ra no ol­vi­dar”: Pa­tri­cia Iriar­te

Una en­tre­vis­ta con la au­to­ra de ‘Los cuar­tos de la ca­sa’, a pro­pó­si­to de su más re­cien­te poe­ma­rio.

Latitud - - Portada - Por John Bet­ter

Pa­tri­cia Iriar­te Díaz Gra­na­dos na­ció en Sin­cé (Su­cre). Co­mu­ni­ca­do­ra y Ma­gis­ter en Es­tu­dios del Ca­ri­be, ini­ció su ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca en Bogotá tra­ba­jan­do con me­dios im­pre­sos co­mo las re­vis­tas Zo­na, Cro­mos y el dia­rio La Pren­sa, aun­que la ma­yor par­te de su vi­da ha trans­cu­rri­do en Ba­rran­qui­lla. Iriar­te es una escritora pau­sa­da e ín­ti­ma, una voz evo­ca­do­ra que nos lle­va por los pa­tios, car­na­va­les, ciu­da­des, ca­sas, cuar­tos y al­mas del Ca­ri­be. La au­to­ra pre­sen­tó re­cien­te­men­te su poe­ma­rio ti­tu­la­do Los cuar­tos de la ca­sa, un re­co­rri­do guia­do por un mun­do alu­ci­nan­te en el que llue­ven man­gos, des­pe­gan avio­nes ha­cía ama­dos des­ti­nos, y en el que el fan­tas­ma de Raúl Gó­mez Jat­tin pue­de apa­re­cer en cual­quier mo­men­to y en­tre­gar­nos su co­ra­zón. La in­ti­mi­dad re­ve­la­da en es­tos poe­mas pa­re­ce ilu­mi­na­da por una lám­pa­ra de gas; en otros ins­tan­tes, los cuar­tos se ilu­mi­nan por com­ple­to y ca­da co­sa ex­pues­ta na­rra su pro­pia his­to­ria, des­de el inopor­tuno des­per­ta­dor has­ta las car­tas que nun­ca lle­ga­ron a nues­tras ma­nos.

Iriar­te, que tie­ne en su ha­ber va­rios tí­tu­los poé­ti­cos, con­ver­só con La­ti­tud.

¿Có­mo de­fi­nes es­te nue­vo P poe­ma­rio? R Co­mo el fin de una eta­pa en mi es­cri­tu­ra poé­ti­ca. En cier­ta for­ma, co­mo una puer­ta que se cie­rra pa­ra abrir otras. Has­ta aquí mis cua­tro poe­ma­rios creo que re­fle­jan una voz, una for­ma de de­cir, unos te­mas re­cu­rren­tes. Aho­ra pre­sien­to que lo que es­cri­ba de aquí en ade­lan­te se­rá dis­tin­to... y tie­ne mu­cho que ver con mi mo­men­to vi­tal, que es de cam­bios in­te­rio­res y de nue­vas bús­que­das. Con es­te li­bro se cie­rra un ci­clo y se pre­fi­gu­ra otro. Los poe­mas del ca­pi­tu­lo ti­tu­la­do Rin­cón pa­ra me­di­tar res­pon­den un po­co a eso.

‘La ca­sa des­apa­re­ci­da’, de Fi­to Páez, ha­bla so­bre la ca­sa de la in­fan­cia co­mo lu­gar que nun­ca des­apa­re­ce de la me­mo-

ria. ¿Có­mo re­cuer­das la que ha­bi­tas­te? R Es exac­to lo que di­ce Fi­to, por­que la mía no se ha ido ja­más. Siem­pre apa­re­ce de al­gu­na for­ma en mis sue­ños; abier­ta y ha­bi­ta­da por una mul­ti­tud, vi­si­ta­da por pa­lo­mas que te­jían sus ni­dos so­bre las co­lum­nas del co­rre­dor, cus­to­dia­da por ár­bo­les y re­co­rri­da por cria­tu­ras que mar­ca­ron pa­ra siem­pre mi sen­si­bi­li­dad. Pe­ro cu­rio­sa­men­te, aun­que la me­tá­fo­ra del li­bro co­mo ca­sa pue­de te­ner su arrai­go en aque­lla ca­sa de la in­fan­cia, el li­bro no la men­cio­na, no es un ho­me­na­je a ella ni a esos años de mi vi­da. Co­mo de­cía Ba­che­lard res­pec­to de esos re­cuer­dos o “di­se­ños vi­vi­dos”: “No ha­ce fal­ta que sean exac­tos, so­lo que es­tén to­na­li­za­dos por nues­tro es­pa­cio in­te­rior”.

¿Qué puer­tas abris­te en tu me­mo­ria pa­ra P es­cri­bir es­tos tex­tos? R En es­te caso no es la me­mo­ria la que ac­túa pa­ra dar vi­da a los tex­tos, son ellos los que ha­cen po­si­ble la me­mo­ria. Ca­da poe­ma es un con­ju­ro con­tra el ol­vi­do.

Apa­re­ce en es­te li­bro Mei­ra Del­mar, au­to­ra P que te ob­se­sio­na, ¿ejer­ció ella al­gu­na in­fluen­cia en tu obra?, ¿qué ha­cer pa­ra que su le­ga­do no se pier­da? R Creo que Mei­ra de­jó su im­pron­ta en mí des­de que leí, sien­do to­da­vía una ado­les­cen­te, el poe­ma Ele­gía. Lue­go co­no­cí a otras poe­tas que tam­bién me cau­ti­va­ron y la de­jé un tiem­po, pe­ro cuan­do me de­jé con­quis­tar de nue­vo por su pa­la­bra ex­qui­si­ta ya no la aban­do­né más. Co­mo poe­ta me en­se­ñó a pu­lir el ver­so has­ta lle­gar­le al al­ma. Aho­ra, pa­ra pre­ser­var su le­ga­do hay to­da­vía mu­cho por ha­cer, una de esas co­sas, pu­bli­car­la ma­si­va­men­te. Tan­to de ella co­mo de Ami­ra de la Ro­sa y Mar­vel Mo­reno ha­bría que ha­cer ti­ra­jes ge­ne­ro­sos, gra­tui­tos y acom­pa­ña­dos de lec­tu­ras orien­ta­do­ras que ayu­den a apre­ciar­las y en­ten­der­las.

Has tra­ba­ja­do en el cam­po del re­por­ta­je P mu­si­cal, pu­bli­cas­te un li­bro so­bre To­tó La Mom­po­si­na. ¿Hay al­gún pro­yec­to de es­te ti­po a fu­tu­ro? R Me gus­ta­ría ac­tua­li­zar esa bio­gra­fía en un pro­yec­to trans­me­dia que pon­ga en evi­den­cia su ac­ti­vi­dad cons­tan­te y los diá­lo­gos que ha es­ta­ble­ci­do con las mú­si­cas del Ca­ri­be, Eu­ro­pa y Afri­ca, ade­más de de­ve­lar las ra­mi­fi­ca­cio­nes mu­si­ca­les y cul­tu­ra­les que ella y su fa­mi­lia han ido ex­ten­dien­do por va­rios paí­ses del mun­do. Pa­ra mí To­tó si­gue sien­do un personaje fas­ci­nan­te, con mu­cha te­la que cor­tar. Ac­tual­men­te li­de­ras un pro­yec­to de pro­mo­ción de lec­tu­ra en los par­ques de Ba­rran­qui­lla y el Atlán­ti­co. ¿Có­mo es­tá res­pon­dien­do la gen­te a esa pro­pues­ta? R Pues fí­ja­te que he­mos te­ni­do una res­pues­ta sor­pren­den­te, es­pe­cial­men­te de los ni­ños, que no tie­nen pro­ble­ma al­guno en de­jar por un mo­men­to sus jue­gos y en­tre­gar­se a las ac­ti­vi­da­des que les pre­sen­ta el me­dia­dor o me­dia­do­ra de lec­tu­ra. Los adul­tos han si­do más re­ti­cen­tes pe­ro po­co a po­co los va­mos se­du­cien­do, por­que es­tán vien­do que la lec­tu­ra pue­de ser al­go pla­cen­te­ro y di­ver­ti­do, to­tal­men­te com­pa­ti­ble con el dis­fru­te de es­tos nue­vos par­ques, más ama­bles, ilu­mi­na­dos y en ge­ne­ral, se­gu­ros.

Se ha ha­bla­do mu­cho de la P hos­ti­li­dad de es­ta ciu­dad con la cul­tu­ra. ¿Crees que es­to es­tá cam­bian­do de al­gu­na for­ma, a juz­gar por la cre­cien­te ac­ti­vi­dad cul­tu­ral y el au­men­to de pú­bli­co en cier­tos eventos? R No creo que la hos­ti­li­dad ha­ya ce­di­do en tér­mi­nos de que ha­ya más apo­yo, o la ciu­dad cuen­te con po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les se­rias y pre­su­pues­tos dig­nos. Lo que pa­sa es que la gen­te se mul­ti­pli­ca pa­ra ha­cer mu­cho con muy po­co, y los ar­tis­tas, los ges­to­res, los qui­jo­tes ¡no se que­dan quie­tos!

Mei­ra de­jó su im­pron­ta en mí des­de que leí el poe­ma ‘Ele­gía’. Lue­go co­no­cí a otras poe­tas que tam­bién me cau­ti­va­ron y la de­jé un tiem­po, pe­ro cuan­do me de­jé con­quis­tar de nue­vo por su pa­la­bra ex­qui­si­ta ya no la aban­do­né más. Co­mo poe­ta me en­se­ñó a pu­lir el ver­so has­ta lle­gar­le al al­ma”. Por­ta­da del poe­ma­rio de Iriar­te, pu­bli­ca­do por Edi­to­rial Le­tra a Le­tra.

Iriar­te, el es­pa­cio in­te­rior co­mo geo­gra­fía poé­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.