Al­fre­do Gu­tié­rrez, acor­deón de vanguardia

A sus 74 años, el tres ve­ces Rey va­lle­na­to si­gue más vi­gen­te que nun­ca. Dos im­por­tan­tes fes­ti­va­les de mú­si­ca de acor­deón le rin­den ho­me­na­je en los pró­xi­mos días.

Latitud - - Portada - Por Faus­to Pé­rez Vi­lla­rreal

Asus 74 años re­cién cum­pli­dos, Al­fre­do Gu­tié­rrez tie­ne la cer­te­za de que es po­co lo que le que­da por ha­cer en la vi­da.

No va­ci­la en ase­gu­rar que las tres co­ro­nas ob­te­ni­das en el Fes­ti­val Va­lle­na­to y los dos tí­tu­los con­se­cu­ti­vos co­mo cam­peón mun­dial de acor­deón en Ale­ma­nia, no su su­pe­ran lo que, a su jui­cio, cons­ti­tu­ye su ma­yor proeza en es­te mun­do: ha­ber con­quis­ta­do el ca­ri­ño de la gen­te.

Mu­chí­si­mos años atrás, cuan­do era un ni­ño que se mon­ta­ba en los bu­ses a can­tar, acom­pa­ña­do de su acor­deón en bus­ca de di­ne­ro, so­ña­ba con bri­llar en la mú­si­ca y acu­mu­lar una in­men­sa for­tu­na. Sus ilu­sio­nes eran dar­le una lu­jo­sa man­sión y tran­qui­li­dad a su ma­dre, pa­ra que no tu­vie­ra más que la­var ro­pa aje­na, en pro­cu­ra del sus­ten­to dia­rio, en su na­ti­va Pa­lo­que­mao.

“En la ma­du­rez de mi vi­da he lle­ga­do a la con­clu­sión de que la me­ta suprema que de­be de te­ner el ser hu­mano es la tras­cen­den­cia, siem­pre ha­cien­do el bien, obran­do con bon­dad. El di­ne­ro es se­cun­da­rio, no es lo esen­cial. En ver­dad, yo a lo úni­co que as­pi­ro es a que se me re­cuer­de co­mo una per­so­na bue­na que le apor­tó ale­gría a sus se­me­jan­tes con lo úni­co que sé ha­cer bien: la mú­si­ca”.

Al­fre­do de Je­sús, el ter­ce­ro de los sie­te hi­jos de Al­fre­do En­ri­que Gu­tié­rrez Acos­ta, un acor­deo­ne­ro an­da­rie­go pro­ve­nien­te del Mag­da­le­na Gran­de, y Dio­se­li­na de Je­sús Al­man­za, ab­ne­ga­da ama de ca­sa de Pa­lo­que­mao, na­ció el 17 de abril de 1943 en la fin­ca

El com­po­si­tor, co­lec­cio­nis­ta y es­cri­tor Ju­lio Oña­te no du­da en ase­gu­rar que ‘Al­fre­do Gu­tié­rrez se atre­vió a po­ner los de­dos de su mano so­bre el te­cla­do del acor­deón don­de na­die ja­más ha­bía osa­do ha­cer­lo, por­que sen­ci­lla­men­te so­lo él fue un su­per­do­ta­do y un re­vo­lu­cio­na­rio’”.

Pal­ma­so­la, ubi­ca­da en pre­dios de Sa­ba­nas de Bel­trán, me­jor co­no­ci­da co­mo Pa­lo­que­mao, en­ton­ces co­rre­gi­mien­to de Co­ro­zal (Bo­lí­var); en la ac­tua­li­dad jurisdicción de Los Pal­mi­tos (Su­cre).

“Con el pa­so del tiem­po lo­gré for­jar un nom­bre y una ca­rre­ra; he via­ja­do por ca­si to­da Co­lom­bia y he te­ni­do de la for­tu­na de co­no­cer va­rios paí­ses. Eso me ha per­mi­ti­do con­quis­tar mu­chos co­ra­zo­nes”, evo­ca Gu­tié­rrez.

Se­ma­nas atrás, su nom­bre fue te­ma de candente con­ver­sa­ción de­bi­do a que la Fun­da­ción de Le­yen­da Va­lle­na­ta re­ve­ló que el ho­me­na­jea­do de la edi­ción nú­me­ro 51 del Fes­ti­val Va­lle­na­to, en abril del año pró­xi­mo, se­rá Car­los Vi­ves.

Un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de es­tu­dio­sos del va­lle­na­to, mú­si­cos, pe­rio­dis­tas y sim­ples me­ló­ma­nos mos­tra­ron, a tra­vés de la ra­dio, la te­le­vi­sión, la pren­sa es­cri­ta y las re­des so­cia­les, su in­con­for­mis­mo por esa de­ter­mi­na­ción, pues con­si­de­ra­ron que ese ho­nor, por tra­yec­to­ria y apor­te al gé­ne­ro, de­bía re­caer en Al­fre­do Gu­tié­rrez. No obs­tan­te, el ju­glar de Pa­lo­que­mao apa­ci­guó la po­lé­mi­ca con una sen­sa­ta de­cla­ra­ción.

“Car­los tie­ne to­do el de­re­cho de ob­te­ner tan im­por­tan­te dis­tin­ción, gra­cias a su va­lio­sa la­bor de in­ter­na­cio­na­li­zar el va­lle­na­to, y que mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do pu­die­ran co­no­cer es­te her­mo­so gé­ne­ro que es el más re­pre­sen­ta­ti­vo de Co­lom­bia. Por su­pues­to que a mí me hu­bie­ra gus­ta­do ser ho­me­na­jea­do, pe­ro soy res­pe­tuo­so de lo que de­ci­dió la Fun­da­ción. Otra vez se­rá”.

Tras di­si­par­se el hu­mo de las con­tro­ver­sias, dos fes­ti­va­les de acor­deón de re­le­van­te en­ver­ga­du­ra en Co­lom­bia, el Bo­li­va­ren­se de Ar­jo­na (Bo­lí­var), y el Cu­na de Vi­lla­nue­va (La Gua­ji­ra) di­vul­ga­ron que es­te año el gran ho­me­na­jea­do es Al­fre­do Gu­tié­rrez.

El pró­xi­mo do­min­go 20 de agos­to, en Ar­jo­na, se clau­su­ra­rá la edi­ción nú­me­ro 41 de Fes­ti­val Bo­li­va­ren­se de Acor­deón con el gran ho­me­na­je a Al­fre­do Gu­tié­rrez en el Po­li­de­por­ti­vo del mu­ni­ci­pio.

Un mes des­pués, el sá­ba­do 23 de sep­tiem­bre en la ta­ri­ma Es­co­lás­ti­co Ro­me­ro de la Pla­za Si­món Bo­lí­var de Vi­lla­nue­va, los má­xi­mos ho­no­res re­cae­rán en Al­fre­do, en la jor­na­da fi­nal del tri­gé­si­mo no­veno Fes­ti­val Cu­na de Acor­deo­nes.

“Des­de ni­ño le es­cu­ché de­cir a mi abue­la ma­ter­na Ju­lia Al­man­za que a quien le van a dar siem­pre le guar­dan, y que lo que es pa´l pe­rro no se lo co­me el ga­to. De mo­do que si no se dio lo de Va­lle­du­par, aho­ra sal­go pre­mia­do por par­ti­da do­ble, en los dos fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del país des­pués del Fes­ti­val Va­lle­na­to”, afir­ma con tran­qui­li­dad el mú­si­co.

Y co­mo ape­ri­ti­vo de los re­co­no­ci­mien­tos, es­te vier­nes 18 de agos­to, en el tea­tro Jo­sé Con­sue­gra Hig­gins, los aman­tes de la mú­si­ca sa­ba­ne­ra se re­uni­rán pa­ra tri­bu­tar al ído­lo en una ve­la­da inol­vi­da­ble en la que al­ter­na­rá con su co­le­ga y ami­go Li­san­dro Me­za, otro de los úl­ti­mos ju­gla­res de nues­tro Ca­ri­be co­lom­biano.

“En res­pues­ta al ca­ri­ño de la gen­te so­lo pue­do ofre­cer mis can­cio­nes y to­das mis ener­gías. En ca­da pre­sen­ta­ción, bien sea pom­po­sa o sen­ci­lla, doy lo me­jor de mí. Siem­pre me es­me­ro por de­jar una ima­gen de un mú­si­co tre­men­dis­ta”, se­ña­la Al­fre­do.

El po­rro Ma­ja­gual, el pa­sa­je La pa­lo­ma gua­ru­me­ra, la gua­ra­cha Som­bre­ri­to pa­na­me­ño, el jo­ro­po La to­ra­da, el gua­ra­ré Fes­ti­val en Gua­ra­ré, el son Chi­qui­ta, pe­ro cum­pli­do­ra, to­dos de su pro­pia au­to­ría; el pa­se­bol Ojos ver­des, de Ru­bén Da­río Sal­ce­do; la cum­bia La ca­chu­cho­na, de Cé­sar Castro; el pa­seo La ca­ña­gua­te­ra, de Isaac Ca­rri­llo; el me­ren­gue El com­pa­dre To­más, de Ra­fael Es­ca­lo­na, y la pu­ya La fies­ta de los pá­ja­ros, de Ser­gio Mo­ya Mo­li­na, son sim­ples re­fe­ren­cias de los abun­dan­tes ai­res me­ló­di­cos abor­da­dos por Al­fre­do Gu­tié­rrez, y que re­afir­man sus cua­li­da­des de ar­tis­ta ver­sá­til.

Lean­dro Díaz, ‘El Cie­go Ma­ra­vi­llo­so’, re­fi­rién­do­se en cier­ta oca­sión a co­mo el acor­deón era pe­que­ño pa­ra las ma­nos de Al­fre­do Gu­tié­rrez, afir­mó: “En es­te país no hay otro co­mo Al­fre­do en la eje­cu­ción del acor­deón”.

Au­tén­ti­ca au­to­ri­dad en ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción ju­gla­res­ca, el com­po­si­tor, co­lec­cio­nis­ta y es­cri­tor Ju­lio Oña­te no du­da en ase­gu­rar que “Al­fre­do Gu­tié­rrez se atre­vió a po­ner los de­dos de su mano so­bre el te­cla­do del acor­deón don­de na­die ja­más ha­bía osa­do ha­cer­lo, por­que sen­ci­lla­men­te so­lo él fue un su­per­do­ta­do y un re­vo­lu­cio­na­rio”.

La mú­si­ca de acor­deón ha te­ni­do de­ce­nas de ju­gla­res que han bri­lla­do con luz pro­pia a lo lar­go de la his­to­ria. Y en­tre tan­tas fi­gu­ras le­gen­da­rias, de an­tes y de aho­ra; ac­ti­vas, re­ti­ra­das o fa­lle­ci­das, Al­fre­do Gu­tié­rrez com­pen­dia los as­pec­tos ar­tís­ti­cos, téc­ni­cos y re­pen­tis­tas que ca­rac­te­ri­zan al mú­si­co com­ple­to: com­po­ne, arre­gla, eje­cu­ta, can­ta y tie­ne iden­ti­dad pro­pia, con una sor­pren­den­te ca­pa­ci­dad de imi­tar, con su acor­deón, el so­ni­do del río pa­ra ani­dar­lo en los co­ra­zo­nes de quie­nes lo es­cu­chan.

Al­fre­do Gu­tié­rrez, el acor­deón co­mo ex­plo­ra­ción mu­si­cal.

Ju­gla­ría e irre­ve­ren­cia, el se­llo de Al­fre­do Gu­tié­rrez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.