Aven­tu­ra por el tró­pi­co elec­tró­ni­co

Una plé­ya­de de ar­tis­tas cos­te­ños bus­can ha­cer­se camino por la sen­da del fol­clor y la elec­tró­ni­ca, pe­ro ¿quién po­drá ayu­dar­los?

Latitud - - Portada - Por Lau­ra Ca­mar­go

Po­cos ne­ga­rían que gran par­te del en­can­to de la mú­si­ca cos­te­ña es­tá en la ca­den­cia con­ta­gio­sa de sus com­pa­ses, men­sa­je­ros de nues­tro pre­cia­do le­ga­do mul­ti­cul­tu­ral. Tal vez sea por es­to que cuan­do pen­sa­mos en me­lo­días ca­ri­be­ñas no pen­sa­mos en tér­mi­nos de rit­mos sin­te­ti­za­dos. Pe­ro los tiem­pos cam­bian, y ya in­mer­sos en dé­ca­das de pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, los ar­tis­tas na­ci­dos en cer­ca­nía de nues­tro Mar Ca­ri­be han en­con­tra­do en las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les un me­dio pa­ra crear pai­sa­jes so­no­ros.

Si nos da­mos a la ta­rea de re­vi­sar la co­se­cha de ar­tí­fi­ces que co­que­tean con el gé­ne­ro elec­tró­ni­co en las cos­tas co­lom­bia­nas, ex­po­nen­tes co­mo el dúo Mi­tú, los Sys­te­ma So­lar, Hum­ber­to Per­nett y Bom­ba Es­té­reo, se cuen­tan en­tre los más po­pu­la­res. Pe­ro una mi­ra­da a fon­do al es­pec­tro mu­si­cal nos per­mi­te en­con­trar­nos con un se­llo in­de­pen­dien­te de­di­ca­do a es­ta co­rrien­te mu­si­cal. Se tra­ta de Da­le! dis­cos, ini­cia­ti­va del jo­ven pro­duc­tor Ós­car Al­ford, ba­rran­qui­lle­ro ra­di­ca­do en Bo­go­tá des­de ha­ce al­gu­nos años.

En el ca­tá­lo­go de Da­le! dis­cos se en­cuen­tran los Son Bro­ders, du­pla con­for­ma­da por Jo­sé Re­bim­bas, cu­yo es­ti­lo os­ci­la en­tre el la­tin­techno y el pop. Ac­tual­men­te el dúo pro­mo­cio­na Ti­me to Dan­ce, su se­gun­do EP lan­za­do a co­mien­zos del pre­sen­te año, cu­yas can­cio­nes fue­ron gra­ba­das con un te­cla­do Ca­sio y que re­me­mo­ran his­to­rias de la pis­ta de bai­le que na­cie­ron en la cos­ta Ca­ri­be. Con una on­da más mi­ni­ma­lis­ta, el ba­rran­qui­lle­ro DJ Juan Ál­va­rez, co­no­ci­do pro­mo­tor de la es­ce­na emer­gen­te con fes­ti­va­les co­mo ‘Con­trol’, el cual di­fun­de a re­pre­sen­tan­tes lo­ca­les del so­ni­do elec­tró­ni­co, nos en­tre­ga A Sig­nal Ou­ter Spa­ce, pu­bli­ca­do con el se­llo Cu­bek. Se tra­ta de un­tra­ba­jo en so­li­ta­rio lleno de me­lo­días sen­ci­llas y adic­ti­vas, idea­les pa­ra dis­fru­tar de ma­dru­ga­da jun­to al mar. De igual ma­ne­ra, su co­te­rrá­neo Os­car Al­ford – que ha tra­ba­ja­do a ni­vel de pro­duc­ción con Si­des­tep­per, Ghet­to Kum­bé y Pe­dri­na y Río–, se va­le del for­ma­to del Disc Joc­key pa­ra aden­trar­se en la sel­va ca­ri­be­ña, te­jien­do una es­té­ti­ca que enal­te­ce la ma­gia de lo abo­ri­gen. Con una ad­mi­ra­ble ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir tex­tu­ras y at­mós­fe­ras hip­nó­ti­cas, Al­ford atrae, a pe­sar de apar­tar­se por com­ple­to de las es­truc­tu­ras tí­pi­cas del pop.

Otro que tam­bién se va­le de sin­te­ti­za­do­res pa­ra dar for­ma a su con­cep­to ins­pi­ra­do en lo an­ces­tral es Jo­sé Ma­ru­lan­da, que usa el alias de El Tras­te y se va­le de sam­ples de per­cu­sión (tam­bo­res), que mez­cla con arre­glos he­chos por compu­tado­ra pa­ra en­tre­gar un hí­bri­do en­tre el acid hou­se y el techno- ghet­to, tam­bién nu­tri­do por la cum­bia. Su ex­pe­ri­men­to, que él mis­mo de­no­mi­na Co­lom­bian acid, bien pue­de leer­se co­mo una ver­sión ac­tua­li­za­da –e in­clu­so fu­tu­ris­ta– de rit­mos fol­clo­ri­cos. De he­cho su re­cien­te EP se ti­tu­la Mú­si­ca Crio­lla y fue pu­bli­ca­do en 2016 a tra­vés del se­llo Eto­ro

Una de las pro­pues­tas más no­ve­do­sas de es­te lis­ta­do es qui­zá la de Wav Gon, DJ cos­te­ño que se en­fo­ca en la re­sig­ni­fi­ca­ción de ma­ni­fes­ta­cio­nes de la cul­tu­ra po­pu­lar, to­man­do la cham­pe­ta y las ca­den­cias afri­ca­nas, y mez­clán­do­las con efec­tos so­no­ros co­mo el au­to- tu­ne, la dis­tor­sión y al­gu­nos to­ques de psi­co­de­lia di­gi­tal. No tie­ne aún un ál­bum pu­bli­ca­do, pe­ro sus pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo re­sul­tan di­ver­ti­das y me­mo­ra­bles e in­vi­tan a revisitar him­nos que mar­ca­ron el de­ve­nir de es­tas la­ti­tu­des tro­pi­ca­les.

En­tre los pro­yec­tos apa­dri­na­dos por Da­le! dis­cos se en­cuen­tra Sa­mād­hi Soundsys­tem, nom­bre ba­jo el cual el jo­ven per­cu­sio­nis­ta y com­po­si­tor Se­bas­tián Ma­ren­co com­bi­na la mú­si­ca au­tóc­to­na con co­rrien­tes de

la mú­si­ca elec­tró­ni­ca co­mo el Tran­ce. Su EP ti­tu­la­do Cua­tro Ele­men­tos –con­for­ma­do por las can­cio­nes Tie­rra, Agua, Ai­re y Fue­go–, su­gie­ren una bús­que­da por re­pro­du­cir la esen­cia de ca­da uno de es­tos ele­men­tos te­rri­ge­nas a tra­vés de un acer­ca­mien­to li­sér­gi­co, orien­ta­do por una mar­ca­da es­pi­ri­tua­li­dad que pre­ten­de ha­llar sin­to­nía con el cos­mos.

Por su par­te, el car­ta­ge­ne­ro Fe­de­ri­co Ro­drí­guez, co­no­ci­do co­mo Dria­do, cie­rra es­ta se­lec­ción de ar­tí­fi­ces cos­te­ños de la es­ce­na elec­tró­ni­ca. Ex­pe­ri­men­ta­dor me­ló­di­co, aun­que se au­to­de­fi­ne más bien co­mo un au­tor mul­ti­me­dia, pues tam­bién es ilus­tra­dor y edi­tor au­dio­vi­sual, Dria­do nos pre­sen­ta un uni­ver­so vi­sual car­ga­do de co­lo­res ale­gres y una fau­na de per­so­na­jes que in­clu­yen ani­ma­les tro­pi­ca­les, una es­té­ti­ca si­mi­lar a la de su mú­si­ca que in­vi­ta a la des­in­hi­bi­ción y en apa­rien­cia si­mu­la el caos, pe­ro que en­cie­rra un tras­fon­do op­ti­mis­ta y lleno de vi­da.

Des­pués de bos­que­jar es­te aba­ni­co de jó­ve­nes pro­pues­tas que des­va­ne­cen los lí­mi­tes en­tre los sonidos an­ces­tra­les y los idea­dos por me­dio de má­qui­nas, y cu­yas can­cio­nes pue­den ex­plo­rar­se de for­ma gra­tui­ta en re­des so­cia­les y en pla­ta­for­mas en lí­nea co­mo Sound­cloud, You­tu­be o Band­camp, es per­ti­nen­te cues­tio­nar­nos qué tan­to so­por­te y aten­ción re­ci­ben los nue­vos mú­si­cos de par­te de los en­tes gu­ber­na­men­ta­les en­car­ga­dos de fo­men­tar la cul­tu­ra en las ciu­da­des del Ca­ri­be co­lom­biano; cuán dis­pues­tas es­tán, por ejem­plo, las emi­so­ras ra­dia­les a con­si­de­rar sus can­cio­nes y even­tual­men­te in­cluir­las en sus pro­gra­ma­cio­nes ha­bi­tua­les; y qué tan abierto o in­tere­sa­do se en­cuen­tra el pú­bli­co en ge­ne­ral por co­no­cer la la­bor de ta­les ar­tis­tas. Pa­ra que el acon­te­cer crea­ti­vo de una re­gión pros­pe­re y si­ga evo­lu­cio­nan­do no bas­ta so­lo con las ga­nas y el es­fuer­zo de quie­nes es­tán dis­pues­tos a re­pre­sen­tar el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, al­gu­nas con­di­cio­nes mí­ni­mas, tan­to lo­gís­ti­cas co­mo hu­ma­nas, son ne­ce­sa­rias pa­ra que las ideas lle­guen a buen puer­to y con­ti­núen su ex­pan­sión. La an­te­rior des­crip­ción de la mo­vi­da elec­tró­ni­ca de nues­tro Ca­ri­be, nos de­ja co­mo con­clu­sión que más que una fal­ta de ar­tis­tas ex­po­nen­tes, la es­ce­na de la van­guar­dia elec­tró­ni­ca cos­te­ña se en­cuen­tra huér­fa­na de apo­yo y es­ce­na­rios de di­fu­sión.

In­ter­ven­ción vi­sial de Fe­de­ri­co Ro­drí­guez, Dria­do.

‘Mú­si­ca crio­lla’, EP de El tras­te pu­bli­ca­do por el se­llo Eto­ro.

Por­ta­da del EP de Son Bro­ders

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.