Cien años de ‘ Voces’

Latitud - - News - Por Ra­món Illán Bac­ca

En es­te mes de agos­to se ce­le­bran cien años de la apa­ri­ción de la re­vis­ta Voces (1917-1920).

Es­ta pu­bli­ca­ción he­cha en Ba­rran­qui­lla, con la di­rec­ción de los ba­rran­qui­lle­ros Ju­lio Gó­mez De Cas­tro e Hi­pó­li­to Pe­rei­ra (seu­dó­ni­mo de Héc­tor Pa­rias), y con la men­to­ría de Ra­món Vin­yes, ‘el sa­bio ca­ta­lán’, fue, en su mo­men­to, la me­jor del país y po­si­ble­men­te una de las me­jo­res en His­pa­noa­mé­ri­ca. Sin em­bar­go, los 300 nú­me­ros que se pu­bli­ca­ron fue­ron edi­cio­nes res­trin­gi­das con una di­fu­sión muy lo­cal, sal­vo las re­vis­tas que se en­tre­ga­ron a unos co­la­bo­ra­do­res en el ex­te­rior y los nú­me­ros que que­da­ron.

Ade­más de la es­ca­sez de su cir­cu­la­ción, no fue tam­po­co am­plia su acep­ta­ción en nues­tro pú­bli­co, que la ta­cha­ba de eru­di­ta y ex­clu­si­vis­ta. Los del círcu­lo de co­la­bo­ra­do­res, en­tre los cua­les es­ta­ba un jo­ven Ju­lio En­ri­que Blanco, Jo­sé Fé­lix Fuen­ma­yor, y otros del ex­tran­je­ro, co­mo Jo­sé In­ge­nie­ros, Eu­ge­nio d’ors y Car­los Ri­ba, le die­ron una di­men­sión uni­ver­sal que pos­te­rior­men­te fue re­cha­za­da por cier­tos pu­ris­tas del fol­clor. Ejem­plo de es­to fue el ale­mán Ernesto Vol­ke­ning, que es­cri­bió: “En aras de su uni­ver­sa­li­dad, Voces ha­bía sa­cri­fi­ca­do el co­lo­ri­do lo­cal, un ras­go in­con­fun­di­ble que nos re­be­la su ubi­ca­ción en un puer­to del Ca­ri­be”. A es­to, los co­la­bo­ra­do­res de la re­vis­ta res­pon­dían con el si­guien­te epí­gra­fe: “Los es­pí­ri­tus me­dio­cres con­de­nan ge­ne­ral­men­te to­do lo que es­tá fue­ra de su al­can­ce”.

Así pues, la re­vis­ta te­nía cla­ra­men­te un es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo. Ya en el pri­mer nú­me­ro En­ri­que Res­tre­po, que es­cri­bía ba­jo el seu­dó­ni­mo de Gar­ci- Ordóñez de Bar­ba­rán, pu­so en dis­cu­sión la mu­sa poé­ti­ca de Ra­fael Nú­ñez. Res­tre­po co­men­ta el ver­so To­da­vía, don­de Jeho­vá se di­ri­ge a un ca­ba­llo y ex­cla­ma: “¡po­bre in­sec­to!”. Res­tre­po ano­ta: “en­ten­de­mos que, des­de Buf­fon, el ca­ba­llo se cla­si­fi­ca en­tre los ver­te­bra­dos ma­mí­fe­ros su­pe­rio­res (…) pa­ra el Dr. Nú­ñez to­das las for­mas vi­vas eran más o me­nos in­sec­tos”. Es­to, pa­ra esa épo­ca, era una osa­día im­pen­sa­ble en el res­to del país.

Las no­tas al fi­nal de ca­da nú­me­ro es­cri­tas por Vin­yes, in­for­ma­ti­vas e iró­ni­cas, tam­po­co ayu­da­ban a que la re­vis­ta fue­ra am­plia­men­te acep­ta­da. Sus crí­ti­cas a los in­te­lec­tua­les co­mo An­to­nio Gó­mez Res­tre­po, con­si­de­ra­do la ma­yor au­to­ri­dad en li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na, le­van­ta­ban otras pol­va­re­das. En una de sus crí­ti­cas, di­ce Vin­yes: “Se han es­cri­to mil ar­tícu­los so­bre Ro­dó. In­va­ria­ble­men­te, en to­dos se di­ce lo mis­mo. A la muer­te de un hom­bre más o me­nos ilus­tre to­dos los crí­ti­cos, más o me­nos ig­no­ran­tes, se sien­ten obli­ga­dos a ha­blar de la per­so­na­li­dad que no co­no­cen y de la obra que no han leí­do”.

Por otro la­do, los co­la­bo­ra­do­res lo­ca­les co­mo el mis­mo Vin­yes o Ju­lio En­ri­que Blanco eran de una di­men­sión de­fi­ni­ti­va­men­te des­ta­ca­ble, que rom­pía con los moldes na­cio­na­les. Blanco tra­du­cía a Kant del la­tín en un país do­mi­na­do por la es­co­lás­ti­ca y Mon­se­ñor Ca­rras­qui­lla. Tam­bién se pu­bli­ca­ron otras tra­duc­cio­nes de be­lle­za inigua­la­ble. Áni­mu­la Vá­gu­la, el cuen­to de Cun­ning­ha­me Graham, cu­ya tra­duc­ción fue pu­bli­ca­da en Voces, es un cuen­to ma­gis­tral, em­brión de mu­cha de la cuen­tís­ti­ca que se hi­zo pos­te­rior­men­te en His­pa­noa­mé­ri­ca.

A pe­sar de las po­lé­mi­cas, al­can­zó a lle­gar a las 60 edi­cio­nes, aun­que pos­te­rior­men­te mu­chos de es­tos nú­me­ros es­tu­vie­ron per­di­dos. En la Bi­blio­te­ca De­par­ta­men­tal so­lían con­se­guir­se po­cos ori­gi­na­les y al­gu­nas fo­to­co­pias. Sin em­bar­go, más tar­de Col­cul­tu­ra pu­bli­có una se­lec­ción he­cha por Ger­mán Vargas Can­ti­llo y, en 2003, la Uni­ver­si­dad del Nor­te pu­bli­có la edi­ción ín­te­gra de las re­vis­tas di­ri­gi­da y pro­lo­ga­da por el au­tor de es­ta co­lum­na.

Voces fue con­si­de­ra­da exó­ti­ca en nues­tro me­dio, pe­ro co­mo bien es­cri­bió En­ri­que Res­tre­po: “La cul­tu­ra co­mo ‘flor ex­tre­ma’ de to­da ci­vi­li­za­ción es un lu­jo, lu­gar co­mún, pe­ro no por co­mún me­nos evi­den­te”.

Ade­más de la es­ca­sez de su cir­cu­la­ción, la acep­ta­ción de ‘ Voces’ en nues­tro pú­bli­co no fue am­plia, pues la ta­cha­ban de eru­di­ta y ex­clu­si­vis­ta. Su círcu­lo de co­la­bo­ra­do­res le dio una di­men­sión uni­ver­sal que pos­te­rior­men­te fue re­cha­za­da por cier­tos pu­ris­tas del fol­clor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.