Shuf­fle De­mons, el jazz co­mo ‘re­la­jo’ se to­ma las ca­lles

La agru­pa­ción, que se pre­sen­ta­rá en Ba­rran­qui­jazz a la ca­lle, pro­me­te una des­car­ga de jazz li­bre, bai­le, funk, poe­sía, y so­los con­ta­gio­sos.

Latitud - - News - Por Adria­na Díaz Al­fa­ro

The Shuf­fle De­mons es una agru­pa­ción ca­na­dien­se que des­bor­da ener­gía y ale­gría en ta­ri­ma con su jazz-fu­sión, una pro­pues­ta con la que han te­ni­do una im­por­tan­te e in­no­va­do­ra ca­rre­ra. Su re­co­no­ci­mien­to se re­mon­ta a los años de con­for­ma­ción de la ban­da, con el sen­ci­llo Spa­di­na Bus de 1986, mo­men­to que ele­vó su repu­tación co­mo uno de los gru­pos re­ve­la­ción de aquel en­ton­ces en la mú­si­ca y el en­cla­ve bohe­mio de To­ron­to.

La agru­pa­ción lle­ga­ría por pri­me­ra vez a la es­ce­na con una elec­tri­zan­te fu­sión mu­si­cal in­de­pen­dien­te que in­cluía sonidos de Sun Ra, Char­les Min­gus, Run DMC y Beas­tie Boys, con una mu­si­ca­li­dad in­creí­ble­men­te só­li­da y un per­for­man­ce a la ho­ra de to­car en el que el en­tre­te­ni­mien­to vi­sual, los tru­cos y acro­ba­cias cau­ti­van a sus es­pec­ta­do­res.

“So­mos un gru­po agra­da­ble, lleno de una mu­si­ca­li­dad que res­pal­da nues­tras pa­ya­sa­das de es­ce­na­rio con una in­ter­pre­ta­ción fe­no­me­nal de al­gu­nos de los mú­si­cos más ta­len­to­sos de Ca­na­dá. To­ca­mos una mez­cla de jazz funk, hard bop jazz y rap jazz, usa­mos tra­jes es­pec­ta­cu­la­res pin­ta­dos a mano y nos en­can­ta des­fi­lar a tra­vés de la au­dien­cia”, ma­ni­fies­tan los miem­bros de Shuf­fle De­mons.

La ban­da fue fun­da­da por el sa­xo­fo­nis­ta y ba­rí­tono Ri­chard Un­der­hill y el ba­te­ris­ta Stich Wyns­ton en sep­tiem­bre de 1984, y lla­mó la aten­ción des­de sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes en las es­qui­nas del cen­tro de To­ron­to por su ves­tua­rio y su re­per­to­rio ecléc­ti­co que re­co­pi­la­ba te­mas de te­le­vi­sión y pe­lí­cu­las, no­ve­da­des pop, can­cio­nes de rap y me­lo­días de jazz ori­gi­na­les y stan­dards. “He­mos te­ni­do di­fe­ren­tes mú­si­cos a lo lar­go de los años. Nues­tro con­cep­to bus­ca ex­plo­rar con li­ber­tad un nue­vo te­rri­to­rio mu­si­cal, lo que nos ha per­mi­ti­do atraer a al­gu­nos de los me­jo­res mú­si­cos de Ca­na­dá” , afir­ma Un­der­hill.

En el trans­cur­so de su ca­rre­ra, el gru­po ha lan­za­do ocho CDS, dos vi­deos, ga­na­do va­rios pre­mios mu­si­ca­les, así co­mo gi­ras na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, in­clu­yen­do 25 tours en Ca­na­dá, 5 en Es­ta­dos Uni­dos y 16 en Eu­ro­pa. Mé­xi­co, Pa­na­má, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Bra­sil, In­dia, Chi­na, Ja­pón, Tai­lan­dia, Co­rea del Sur, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Aru­ba y Cu­ba, se cuen­tan en­tre los paí­ses en los que han to­ca­do en gran­des es­ce­na­rios de fes­ti­va­les, tea­tros y clu­bes.

A pe­sar de la con­tro­ver­sia que en mu­chas oca­sio­nes ha ge­ne­ra­do su pro­pues­ta vi­sual, pa­ra Ri­chard Un­der­hill, “nues­tra gra­cia siem­pre ha si­do el ca­li­bre de nues­tra mu­si­ca­li­dad. Pa­ra no­so­tros es so­lo par­te de un gran pa­que­te que bus­ca lla­mar la aten­ción de la vis­ta, así co­mo la de los oí­dos. Po­ner­nos los tra­jes nos per­mi­te ir a un lu­gar don­de so­mos li­bres de ha­cer más de lo que po­día­mos, lo que ha­ce que val­ga la pe­na el per­for­man­ce. No mu­chos mú­si­cos tie­nen la opor­tu­ni­dad de ser se­ria­men­te irre­ve­ren­tes y por eso es un pri­vi­le­gio to­car con Shuf­fle De­mons”.

La agru­pa­ción Shuf­fle De­mons se pre­sen­ta el vier­nes 15 de sep­tiem­bre en la Pla­za de La Paz.

La ban­da lla­mó la aten­ción des­de sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes en las es­qui­nas del cen­tro de To­ron­to y su re­per­to­rio con no­ve­da­des pop, can­cio­nes de rap y me­lo­días de jazz ori­gi­na­les y stan­dards”.

La tro­pa de los Shuf­fle De­mons, en una de­mos­tra­ción de su vi­bran­te mú­si­ca y sus com­pa­ses co­lo­ri­dos.

Des­de Ca­na­dá, fu­sión y un ale­gre per­for­man­ce en es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.