Munch, co­mo nun­ca an­tes se ha­bía vis­to

Una mues­tra ex­hi­bi­da en el Munch Museet de la ca­pi­tal no­rue­ga de­ve­la obras nun­ca an­tes vis­tas del ar­tis­ta no­rue­go au­tor de ‘El gri­to’.

Latitud - - News - Por Es­te­fa­nía Me­jía / Os­lo, No­rue­ga

Ha­cia el bos­que (Mot Skon­gen), nom­bre de la mues­tra col­ga­da en el Munch Museet en Tø­yen, Os­lo, ex­hi­be cer­ca de 150 obras iné­di­tas del ex­pre­sio­nis­ta y sim­bo­lis­ta no­rue­go Ed­vard Munch (1863 - 1944). A pri­me­ra im­pre­sión la ex­hi­bi­ción des­cres­ta por su va­rie­dad, y es que re­unir tal can­ti­dad de obras de­bió ser una ta­rea ti­tá­ni­ca, más si se tie­ne en cuen­ta que Munch fue un ar­tis­ta pro­lí­fi­co, lo su­fi­cien­te­men­te ge­ne­ro­so co­mo pa­ra do­nar a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca de la ca­pi­tal no­rue­ga sus más de 20.000 crea­cio­nes y ex­pe­ri­men­tos con pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, li­to­gra­fía, xi­lo­gra­fía, di­bu­jo, fo­to­gra­fía y ci­ne.

Pre­ci­sa­men­te el Munch Mus­set (Mu­seo de Munch), un mo­derno edi­fi­cio di­se­ña­do por los ar­qui­tec­tos Gun­nar Foug­ner y Ei­nar My­kle­bust que abrió sus puer­tas en 1963, cien años des­pués del na­ci­mien­to del ar­tis­ta, es el lu­gar que más obras del ar­tis­ta no­rue­go po­see. En sus bo­de­gas re­po­sa un sun­tuo­sa do­na­ción he­cha por el ar­tis­ta en 1940, que in­clu­ye des­de mo­bi­lia­rio has­ta he­rra­mien­tas y do­cu­men­tos que ha­bían es­ta­do ocul­tos a la vis­ta del pú­bli­co, has­ta aho­ra.

El re­co­rri­do de la ex­po­si­ción ini­cia fren­te a El Sol (So­len, 1909), obra que mues­tra al as­tro rey ilu­mi­nar con sus ra­yos si­mé­tri­cos una mar en­mar­ca­do en­tre ro­cas. Po­dría ese mar ser una de aque­llas es­co­rren­tías gla­cia­res en las que el agua sa­la­da entra has­ta el co­ra­zón de las tie­rras del nor­te. Los es­can­di­na­vos les lla­man fjords. Pe­ro el mar no es lo que nos in­tere­sa aquí, o si­quie­ra el pai­sa­je nór­di­co que la ins­pi­ra. El sol, so­bre­na­tu­ral, ocu­pa el cie­lo co­mo el mo­nar­ca ab­so­lu­to que do­mi­na los de­más ele­men­tos. Ca­si re­li­gio­sa, es una ima­gen que se ele­va icó­ni­ca y om­ni­pre­sen­te por va­rios lu­ga­res de Os­lo, en es­pe­cial su ver­sión más cé­le­bre: el mural ori­gi­nal en el sa­lón de asam­bleas de la Uni­ver­si­dad de Os­lo. Pe­ro, co­mo era cos­tum­bre en Munch, sus obras tie­nen más de una ver­sión, y es El Sol en óleo so­bre lien­zo la pin­tu­ra que co­mien­za un re­co­rri­do que se aso­ma en­tre luz y pai­sa­jes pa­ra con­du­cir­nos Ha­cia el bos­que.

En­tre las obras ex­hi­bi­das van apa­re­cien­do an­te nues­tros ojos una de las on­ce ver­sio­nes de Ce­los (Sja­lu­si, 1895); una de las seis ver­sio­nes de La Ni­ña En­fer­ma (Det sy­ke barn,

1925); Ma­don­na (1894); y la des­ga­rra­do­ra Gri­to (Skrik, 1893) en su se­gun­da ver­sión al óleo de 1910, in­ter­na­cio­nal­men­te re­co­no­ci­da co­mo ícono de la an­sie­dad y de­ses­pe­ra­ción hu­ma­nas, obra ‘re­vic­ti­mi­za­da’ ade­más por los in­fa­mes y me­diá­ti­cos ro­bos de la que ha si­do ob­je­to en las úl­ti­mas dé­ca­das.

So­bre el ori­gen de es­te mu­seo, va­le la pe­na ano­tar que fue el mis­mo Munch, en 1927, quien dis­cu­tió la po­si­bi­li­dad de abrir un es­pa­cio de­di­ca­do a su obra con Jens Thiis, el en­ton­ces di­rec­tor de la Nas­jo­nal­ga­lle­riet, pe­ro no se­ría sino has­ta 1946 –dos años des­pués de la muer­te del ar­tis­ta–, que se apro­ba­ra su cons­truc­ción. El Mu­seo de Munch abrió fi­nal­men­te sus puer­tas en 1963, des­pués de ca­si dos dé­ca­das di­fí­ci­les de post-gue­rra en las que las fi­nan­zas de Os­lo tu­vie­ron otras prio­ri­da­des.

El pri­vi­le­gio de ac­ce­der adon­de el res­to de la hu­ma­ni­dad no ha­bía po­di­do ir –las bo­de­gas ocul­tas del Mu­seo de Munch– lo tu­vo el es­cri­tor no­rue­go Karl Ove Knaus­gård, con­si­de­ra­do una ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal por su con­tro­ver­sial se­rie au­to­bio­grá­fi­ca Min Kampf (Mi Lu­cha), pa­ro­dia del tí­tu­lo de la bio­gra­fía de Adolf Hitler, Mein Kampf. Knaus­gård, ade­más de de­cla­rar­se ad­mi­ra­dor de Munch des­de su ado­les­cen­cia, es­tu­dió ar­te y li­te­ra­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Ber­gen, y fue su cu­ra­du­ría la ex­cu­sa pa­ra sa­car a la luz las has­ta aho­ra des­co­no­ci­das imá­ge­nes, sin li­mi­tar­se a pa­tro­nes tem­po­ra­les o bio­grá­fi­cos, sino a la ins­pi­ra­ción y las emo­cio­nes de un ar­tis­ta que nun­ca en­con­tró la paz in­te­rior. La fór­mu­la que une a uno de los au­to­res más re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te de No­rue­ga jun­to al ar­tis­ta plás­ti­co más cé­le­bre del país es­can­di­na­vo, han he­cho de Ha­cia el bos­que la ex­hi­bi­ción de es­te ve­rano de 2017. Ade­más de la ex­hi­bi­ción, el li­bro Ha­cia el bos­que: Munch se­gún Knaus­gård, ha si­do pu­bli­ca­do por el au­tor no­rue­go, en co­la­bo­ra­ción con el Munch Museet. En es­te, re­fle­xio­na so­bre la vi­da y las obras de Munch, y tam­bién abor­da cues­tio­nes más ge­ne­ra­les so­bre el ar­te y la vi­da.

Gra­cias a Knaus­gård, nue­vas ver­sio­nes de obras ya co­no­ci­das, pro­du­ci­das ba­jo téc­ni­cas y ma­te­ria­les dis­tin­tos a los ori­gi­na­les, han sa­li­do a la luz. Así mis­mo, obras iné­di­tas por pri­me­ra vez tie­nen su en­cuen­tro con el pú­bli­co. La apre­cia­ción de las obras se­lec­cio­na­das, a tra­vés de los ojos del es­cri­tor, nos re­la­tan una vi­sión ar­que­tí­pi­ca del mun­do de Munch, gra­cias a una na­rra­ti­va lle­na de per­so­na­jes, si­tua­cio­nes y pai­sa­jes en las que cual­quie­ra po­dría re­co­no­cer­se y sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do.

Po­dría de­cir­se in­clu­so que Knaus­gård eli­gió or­de­nar la ex­hi­bi­ción pa­ra ser dis­fru­ta­da co­mo un re­co­rri­do que pro­po­ne una his­to­ria, di­vi­di­da en cua­tro ac­tos se­gún las emo­cio­nes pre­sen­tes en sus te­má­ti­cas y téc­ni­cas, y que él con­si­de­ró afi­nes en­tre sí. El pri­mer ac­to, ‘Luz y pai­sa­je’ ( Lys og lands­kap), es un re­co­rri­do lu­mi­no­so por 19 óleos que ini­cia ba­jo el im­po­nen­te So­len. Le si­gue, se­gun­do ac­to, el ex­pre­sio­nis­mo me­lan­có­li­co y so­li­ta­rio de ‘Sko­gen’ (el bos­que). A par­tir de aquí, las obras se van mo­vien­do des­de los afli­gi­dos pai­sa­jes na­tu­ra­les y fan­tas­ma­gó­ri­cos ex­te­rio­res, has­ta ver­ti­gi­no­sos mun­dos que re­ve­lan dis­tin­tos es­ta­dos de cons­cien­cia, caó­ti­cos, an­sio­sos, y mu­chas ve­ces cru­dos e in­com­ple­tos, co­mo en ‘Caos y ener­gía’ ( Kaos og ener­gi). En el cuar­to ac­to, ‘Los otros’ ( De an­dre), fi­na­li­za con una mi­ra­da ín­ti­ma y, en mu­chas oca­sio­nes afec­ti­va, so­bre ros­tros y fi­gu­ras de per­so­na­jes con los que Munch com­par­tió, amó, y dis­cu­tió so­bre ar­te du­ran­te su vi­da. La úl­ti­ma obra, an­tes de sa­lir del bos­que, es Sol de me­dia­no­che ( Mid­som­mer­natt, 1942), con­sa­gran­do la idea del sol co­mo la mí­ti­ca es­tre­lla que, po­de­ro­sa y om­ni­po­ten­te, ob­ser­va a la tie­rra in­clu­so du­ran­te las ho­ras de la no­che en el ve­rano nór­di­co.

Gra­cias a Knaus­gård, nue­vas ver­sio­nes de obras ya co­no­ci­das, pro­du­ci­das ba­jo téc­ni­cas y ma­te­ria­les dis­tin­tos a los ori­gi­na­les, han sa­li­do a la luz. Así mis­mo, obras iné­di­tas por pri­me­ra vez tie­nen su en­cuen­tro con el pú­bli­co”.

El es­cri­tor no­rue­go Karl Ove Knaus­gård, cu­ra­dor de la ex­po­si­ción en el Mu­seo de Munch.

Ed­vard Munch, pin­cel de la an­gus­tia con­tem­po­rá­nea.

Con ‘Gri­to’ (Skrik, 1893), Munch ex­pre­só la an­sie­dad del mun­do mo­derno.

‘Ma­don­na’, lien­zo de 1894.

Ce­los (Sja­lu­si), obra de 1895 que com­po­ne la mues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.