Aní­bal Qui­jo­te es­tá de vuel­ta

Re­cor­dan­do a Aní­bal To­bón, a un año de su par­ti­da.

Latitud - - News - Por Si­gi­fre­do Eus­se Ma­rino

Aun año de la muer­te del ar­tis­ta in­te­gral, ciu­da­dano del mun­do y en­tra­ña­ble con­ter­tu­lio que fue­ra en­tre no­so­tros Aní­bal To­bón, he aquí un bre­ve tes­ti­mo­nio que me dic­ta la amis­tad cer­ca­na y una com­pli­ci­dad in­con­di­cio­nal de com­pa­ñe­ros de via­je a la de­ri­va por ideas y es­cri­tu­ras, cer­ve­zas y pro­yec­tos. Unas po­cas imá­ge­nes per­ci­bi­das, ape­nas, de su aven­tu­ra vi­tal: la de es­te irrem­pla­za­ble cro­no­pio que di­na­mi­zó la vi­da cul­tu­ral del un­der­ground ba­rran­qui­lle­ro du­ran­te in­ter­mi­ten­tes dé­ca­das del pa­sa­do si­glo y el mi­le­nio que co­rre.

DE LA AMIS­TAD AL RETROVISOR.

Des­de que ten­go me­mo­ria de ha­ber­lo co­no­ci­do, Aní­bal fue siem­pre una trom­ba vi­tal, irre­fre­na­ble y con­ta­gio­sa de crea­ti­vi­dad des­bo­ca­da.

A sus ami­gos nun­ca se nos pa­só por la ca­be­za que po­dría mo­rir­se, así sin más ni más. Im­pre­de­ci­ble co­mo era, se­ría esa qui­zá su ocu­rren­cia más sor­pre­si­va, su más osa­da do­sis de hu­mor ne­gro y so­ca­rrón. Lu­cía eterno e in­des­truc­ti­ble, de ver­dad; tan­to, que se­gui­mos sin­tien­do en­tre no­so­tros el in­flu­jo de su mul­ti­fa­cé­ti­ca pre­sen­cia, de su azo­gue ta­len­to­so, di­ver­so y crea­ti­vo; creo to­da­vía que no cree­mos del to­do que haya muer­to.

De ami­go, el más leal y de tiem­po com­ple­to que pu­die­ra uno con­ce­bir. En el fon­do, has­ta tierno po­día ser a ra­tos aun­que se ocu­pa­ra bien de di­si­mu­lar esas blan­du­ras de cor­te­za, em­pe­ña­do co­mo siem­pre es­tu­vo en man­te­ner pre­sen­te su ta­lan­te de “chi­co ma­lo de ba­rria­da del sur”, vin­di­can­te evo­ca­dor de los pa­tea­do­res de bo­la ca­lle­je­ra y los ma­lan­dros de la no­che ur­ba­na, aque­llos am­bi­va­len­tes jus­ti­cie­ros del ba­jo fon­do que ha­brían si­do sus car­na­les.

Aní­bal siem­pre qui­so ser ese per­so­na­je que cons­tru­yó me­ticu­losa­men­te pa­ra sí mis­mo: un án­gel de pe­num­bras, ubi­cuo via­je­ro por el uni­ver­so en­te­ro, es­te y otros mun­dos in­clui­dos. Eter­ni­zó qui­me­ras de ju­ven­tud en una Oni­ria per­so­nal, pró­di­ga re­ser­va de don­de sa­ca­ba siem­pre y ca­da vez una vo­lun­tad im­ba­ti­ble y las fuer­zas ti­tá­ni­cas de su ca­da día crea­ti­vo.

De esa Oni­ria su­ya –re­fu­gio en la som­bra pa­ra el re­po­so del gue­rre­ro, y de pron­to re­di­mi­do por fuer­za de sus te­na­ces ta­len­tos de ar­tis­ta me­tas­tá­si­co– sal­ta­ba de sor­pre­sa pa­ra caer his­trió­ni­ca­men­te al ojo de la luz, de la ple­na luz del día o del es­ce­na­rio en­can­di­la­do. Ser él, en­ton­ces, es­te re­en­car­na­do Qui­jo­te de 400 años en el que vino a des­do­blar­se a pla­cer y ca­da vez que qui­so, se nos hi­zo a to­dos ape­nas na­tu­ral.

Fue por los años 90 cuan­do tu­ve ver­da­de­ro con­tac­to con Aní­bal To­bón, de quien sa­bía de an­tes (cuan­do él ya an­da­ba pa­to­nean­do Eu­ro­pa), por sus an­dan­zas tea­tra­les de los co­mien­zos en Be­llas Ar­tes y por su hon­da im­pron­ta en aquel gru­po ‘El Sin­di­ca­to’ que, des­de el Ba­rrio Aba­jo de Ba­rran­qui­lla, hi­zo his­to­ria pa­ra el ar­te co­lom­biano. En un via­je que me cu­po en suer­te ha­cer por fes­ti­va­les tea­tra­les del ve­rano nór­di­co eu­ro­peo, yo es­tu­ve ave­ri­guan­do sus coor­de­na­das por en­car­go de Ya­di­ra Fe­rrer, ami­ga mía en­tra­ña­ble y com­pa­ñe­ra de ofi­cios pe­rio­dís­ti­cos des­de nues­tros años de uni­ver­si­dad.

Pe­ro no lo en­con­tré ya por los rin­co­nes es­can­di­na­vos don­de an­du­ve y por don­de él ya ha­bía pa­sa­do. Ha­bía re­cuer­dos su­yos en Es­to­col­mo de cuan­do hi­zo de tra­duc­tor si­mul­tá­neo ba­jo las lu­ces pa­la­cie­gas de la en­tre­ga del Nó­bel li­te­ra­rio a Gar­cía Már­quez (1982), y tam­bién el va­go re­ca­do de que se ha­bía in­ter­na­do por paí­ses de la Unión So­vié­ti­ca de en­ton­ces, an­tes de que ca­ye­ra el mu­ro de Ber­lín.

So­lo de re­gre­so por tren, con es­ca­la en París y sien­do hués­ped tem­po­ral del exi­lia­do pe­rio­dis­ta Ju­lio Ola­ci­re­gui y de Efraín Cor­tez (el ‘Pin­tor del Ba­rrio Aba­jo’), es­te co­mún ami­go nos pu­so so­bre la pis­ta co­rrec­ta del mo­men­to: Aní­bal To­bón te­nía un círcu­lo de ar­te y bohe­mia ( léa­se ta­ber­na), en la pin­to­res­ca e his­tó­ri­ca Cu­ma­ná, en Ve­ne­zue­la; don­de, ade­más, era tre­men­da­men­te re­co­no­ci­do y po­pu­lar por obra y gra­cia de que asu­mía el rol de Cris­to en la pro­ce­sión dra­ma­ti­za­da del via­cru­cis en ca­da Se­ma­na San­ta.

Ya por en­ton­ces, Cu­ma­ná que­da­ba por fue­ra de mi iti­ne­ra­rio, por obra y fuer­za de un ago­ta­do bol­si­llo de mo­chi­le­ro en epí­lo­gos de via­je, pe­ro cum­plí la mi­sión: a Ya­di­ra: muy cu­pi­des­ca­men­te y “sin cul­pa”, le en­do­sé las se­ñas ve­ne­zo­la­nas del Aní­bal-cris­to de Cu­ma­ná. Lo de­más fue his­to­ria pa­tria: el vie­jo amor que “no se ol­vi­da ni se de­ja” –co­mo can­ta el bo­le­ro– hi­zo lo su­yo: Aní­bal vino has­ta La Can­de­la­ria en Bo­go­tá, pe­ro pron­to am­bos es­ta­ban cum­plien­do un apla­za­do sue­ño com­par­ti­do: ve­nir­se a Sal­gar, a la som­bra del Cas­ti­llo, fren­te al Mar Ca­ri­be de to­dos los en­cuen­tros y to­dos los amo­res. Y en­ton­ces, tam­bién Ca­za de Poe­sía, su otro com­par­ti­do her­vi­de­ro de pro­yec­tos de ar­te e in­te­lec­to, don­de pron­to flo­re­ció, a la sil­ves­tre, una cre­cien­te co­fra­día cul­tu­ral, li­bre­pren­sa­do­ra y sen­ti­pen­san­te, sin ba­rre­ras ge­ne­ra­cio­na­les ni con­cep­tua­les posibles.

Aní­bal To­bón, es­pí­ri­tu li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.