Una re­be­lión re­tró­gra­da

Re­se­ña de ‘El dis­cí­pu­lo’, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la del di­rec­tor ru­so Ki­rill Se­re­bren­ni­kov, que se es­tre­na el 31 de agos­to en las sa­las de ci­ne co­lom­bia­nas.

Latitud - - News - Por Mi­guel Án­gel Ló­pez

Cuan­do es­ta­bas en la ado­les­cen­cia, ¿re­cuer­das las ra­zo­nes por las que te re­be­la­bas? Tal vez que­rías que prohi­bie­ran las co­rri­das de to­ros, que las mu­je­res tu­vie­ran igual­dad de de­re­chos o sim­ple­men­te que el uni­for­me de tu co­le­gio no fue­ra tan es­tric­to.

Sí, cla­ra­men­te es una edad en la que las per­so­nas tien­den a ir­se con­tra el or­den en el cual han cre­ci­do. Pe­ro, ¿te ima­gi­nas un jo­ven que, por el con­tra­rio, ma­ni­fies­ta su in­con­for­mi­dad con­tra la so­cie­dad li­be­ral en la que se crió?

De es­to se tra­ta la pe­lí­cu­la del di­rec­tor ru­so Ki­rill Se­re­bren­ni­kov El dis­cí­pu­lo, que lle­ga­rá a las sa­las de ci­ne el pró­xi­mo 31 de agos­to.

Ve­ni­na­min es un es­tu­dian­te de co­le­gio que en­con­tró en el cris­tia­nis­mo or­to­do­xo un mo­de­lo de vi­da. En me­dio de su con­ver­sión, le em­pie­za a cues­tio­nar a su fa­mi­lia, com­pa­ñe­ros y pro­fe­so­res las con­duc­tas so­cia­les que lo ro­dean.

¿De­be­rían las ni­ñas te­ner permiso de uti­li­zar bi­ki­nis? ¿Es co­rrec­to brin­dar edu­ca­ción se­xual en los co­le­gios? ¿Es apro­pia­do en­se­ñar la teo­ría de la evo­lu­ción en la cla­se de cien­cias na­tu­ra­les? En úl­ti­mas, ¿por qué te­ner un es­ta­do lai­co cuan­do exis­te la pa­la­bra de Dios?

Su di­rec­tor, quien es bu­dis­ta, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta que el pro­pó­si­to de su pe­lí­cu­la es crear una re­fle­xión en torno al fa­na­tis­mo. La re­li­gión da res­pues­ta. «El ar­te con­sis­te en ha­cer pre­gun­tas», se­ña­ló.

Co­mo él mis­mo ex­pli­có, su po­si­ción per­so­nal es en con­tra de cual­quier ti­po de os­cu­ran­tis­mo, el cual se ve re­fle­ja­do en su pro­ta­go­nis­ta, que siem­pre vis­te de ne­gro, mien­tras los de­más se que­dan en blan­co y co­lo­res cla­ros.

Pe­ro, ¿por qué or­ga­ni­zar la his­to­ria de es­ta ma­ne­ra? Bá­si­ca­men­te por­que en su con­cep­to re­fle­ja la si­tua­ción de paí­ses co­mo Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos, que si bien se con­si­de­ran lai­cos, cuen­tan con la fuer­te pre­sen­cia de la Igle­sia en di­fe­ren­tes ni­ve­les de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te en la edu­ca­ción.

En ese or­den de ideas, Ve­ni­na­min se con­vier­te en un re­fle­jo de esa iro­nía: des­pués de lu­char por la libertad de pen­sa­mien­to, ¿po­drían re­sur­gir jó­ve­nes que deseen volver a los tiem­pos más con­ser­va­do­res?

Así es la his­to­ria que plan­tea la pe­lí­cu­la, un caos en el mi­cro­cos­mos de un ado­les­cen­te, muy si­mi­lar al de cual­quier otra per­so­na, pe­ro es­ta vez a fa­vor de la Bi­blia.

Sin em­bar­go, aunque es cla­ra la po­si­ción crí­ti­ca del au­tor; muy al es­ti­lo de A san­gre fría, del pe­rio­dis­ta Truman Ca­po­te, la de­li­ca­de­za de su ro­da­je man­tie­ne a los es­pec­ta­do­res en cons­tan­te con­fu­sión fren­te a quién es el hé­roe y quién el an­ta­go­nis­ta, pues­to que lo­gra po­si­cio­nar­se en los za­pa­tos de una per­so­na que se en­con­tró en la re­li­gión. Sin cri­ti­car­lo, sin jus­ti­fi­car­lo.

El guion es­tá ba­sa­do en una obra de tea­tro de Ma­rius von Ma­yen­burg, y na­ce del des­cu­bri­mien­to del au­tor ori­gi­nal de que los pa­sa­jes de las Es­cri­tu­ras po­drían ser ma­lin­ter­pre­ta­dos si se leen fue­ra de con­tex­to.

Por es­ta ra­zón, la ten­sión de la pe­lí­cu­la se ha­ce más fuer­te cuan­do ve­mos que los ar­gu­men­tos re­li­gio­sos uti­li­za­dos por el pro­ta­go­nis­ta co­mien­zan a te­ner sen­ti­do en las per­so­nas que lo ro­dean. Su ma­dre, sus com­pa­ñe­ros y sus pro­fe­so­res se que­dan sin res­pues­ta fren­te a la cla­ri­dad con la que ex­po­ne sus ideas y lo co­mien­zan a apo­yar, mien­tras que su pro­fe­so­ra atea, de­fen­so­ra de la cien­cia, que­da co­mo una ig­no­ran­te.

La pre­gun­ta es: ¿tie­ne sen­ti­do lo que di­ce? Si los con­ven­ció a ellos, ¿pue­de que ten­ga al­go de ra­zón? El ma­yor lo­gro de es­ta obra es el lle­var­nos a cues­tio­nar las co­sas que apa­ren­te­men­te tie­nen sen­ti­do en nues­tro con­tex­to ac­tual.

Aunque, más allá de las re­fle­xio­nes, lo que te man­ten­drá pe­ga­do a tu asien­to du­ran­te la pe­lí­cu­la es ver has­ta dón­de lle­va­rán las creen­cias ex­tre­mis­tas a Ve­ni­na­min, pe­ro para eso ten­drán que lle­gar has­ta el fi­nal de la cin­ta.

Ve­ni­na­min es un es­tu­dian­te que en una so­cie­dad li­be­ral se pre­gun­ta si de­be­rían volver los va­lo­res con­ser­va­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.