AUTO BIO GRA FÍA

Un bre­ve re­cuen­to de la vi­da del Qui­jo­te del Ca­ri­be, es­cri­to no por otro que el mis­mo pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria.

Latitud - - News - Por Aní­bal To­bón Ber­mú­dez

‘Aní­bal y el mar’, ilustración rea­li­za­da por Sa­lo­mé Sán­chez. Aní­bal, cap­tu­ra­do ba­jo el len­te de Carlos ‘Pe­lí­cano’ Lon­do­ño. En su des­di­cha pe­rio­dís­ti­ca ha si­do re­por­te­ro cró­ni­co, fo­tó­gra­fo ob­je­ti­vo, co­rres­pon­sal irres­pon­sa­ble, co­rrec­tor de en­tuer­tos, editor inau­di­to o vo­cea­dor anar­quis­ta de ‘El Na­cio­nal’, ‘As­tro­la­bio’, ‘Nue­va Voz’, ‘El Ca­ya­po’, ‘Ar­te­rror’, ‘El Va­ci­lón Li­te­ra­rio’, ‘Te­le­sol’ y no pa­re de con­tar”.

Na­ció en Ba­rran­qui­lla, Co­lom­bia, en 1950, cuan­do ya te­nía tres años. Tie­ne un hi­jo ma­yor que él y las co­sas sa­nas lo en­fer­man.

Ha na­da­do con­tra la co­rrien­te la ma­yor par­te de sus pi­ra­te­rías, y pa­la­dea­do di­ver­sas for­mas del nau­fra­gio. Es ciu­da­dano adop­ti­vo del Reino de Sue­cia, miem­bro de la in­fun­da­da Re­pú­bli­ca In­de­pen­dien­te del Ca­ri­be y crea­dor vir­tual de Oni­ria, el país del co­ra­zón.

Crea­dor en di­fe­ren­tes áreas ar­tís­ti­cas, ha si­do pre­mia­do, con­jun­ta­men­te con el gru­po ‹El Sin­di­ca­to›, en el XXVII Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les en Bo­go­tá (1978). Tam­bién ha re­ci­bi­do dos bol­sas de tra­ba­jo del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Sue­cia, por su la­bor con tí­te­res y tea­tro en ese país.

Co­mo tea­tris­ta su­fre de per­ma­nen­te es­ta­do de es­qui­zo­fre­nia, so­bre to­do en su con­di­ción de dra­ma­tur­go, di­rec­tor y ac­tor del dra­ma de to­dos los días. En su des­di­cha pe­rio­dís­ti­ca ha si­do re­por­te­ro cró­ni­co, fo­tó­gra­fo ob­je­ti­vo, co­rres­pon­sal irres­pon­sa­ble, co­rrec­tor de en­tuer­tos, editor inau­di­to o vo­cea­dor anar­quis­ta de El Na­cio­nal, As­tro­la­bio, Nue­va Voz, El Ca­ya­po, Ar­te­rror, El Va­ci­lón Li­te­ra­rio, Te­le­sol y no pa­re de con­tar.

Ju­bi­la­do de las re­vis­tas ora­les La Lu­na Ne­gra y As­tro­la­bios, man­tie­ne aún, con­tra su vo­lun­tad, Kró­ni­kas Lu­ná­ti­cas y Pa­la­bra en el Ar­te, en Ba­rran­qui­lla. Ha in­cur­sio­na­do tam­bién en la na­rra­ti­va oral y man­tie­ne un pro­yec­to lla­ma­do ‹Los monumentos ha­blan›, en el que le ha pues­to luz, co­lor y voz a di­ver­sas es­ta­tuas.

Va­ga­mun­do per­ma­nen­te, ha per­di­do la cuen­ta de los paí­ses vi­si­ta­dos o re­si­den­cia­dos. Sin em­bar­go, lle­va exac­ta me­mo­ria de los ca­fé-tea­tro que le ha to­ca­do en gra­cia di­ri­gir en va­rios paí­ses, en­tre ellos La Ca­le­ta, en Ba­rran­qui­lla - Co­lom­bia; Svar­ta Mo­nen, en Es­to­col­mo - Sue­cia; y Un ca­fé lla­ma­do de­seo, en Cu­ma­ná - Ve­ne­zue­la. En­tre 2006 y 2009, li­de­ró en Ba­rran­qui­lla Ca­za D’poe­sía, otro ca­fé-bar que se con­vir­tió en lu­gar de en­cuen­tro de ar­tis­tas, es­cri­to­res y jó­ve­nes in­tere­sa­dos en la li­te­ra­tu­ra.

Ha pu­bli­ca­do de ma­ne­ra po­co con­ven­cio­nal dos poe­ma­rios: un pan­fle­to de ol­vi­da­do nom­bre y de cu­ya im­pre­sión to­da­vía no se re­po­ne, y el li­bro-fras­co Tes­ti­mo­nio de nau­fra­gios, en Sue­cia.

Ac­tual­men­te vi­ve y des­vi­ve su co­ti­dia­ni­dad en el po­bla­do ca­ri­be­ño de Sal­gar, des­de don­de otea la reali­dad y la irrea­li­dad de la es­qui­na, del ba­rrio, de la ciu­dad, del país, del mun­do. Un des­tino mal en­ten­di­do lo ha si­tua­do co­mo te­rro­ris­ta men­tal, vin­cu­la­do al mo­vi­mien­to in ex­tre­mis de Al Ka­ra­jo.

Su fra­se fa­vo­ri­ta: ¡De de­rro­ta en de­rro­ta, has­ta la vic­to­ria fi­nal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.