La iden­ti­dad y la cul­tu­ra se bor­dan en Pa­les­ti­na

La trans­for­ma­ción de un ele­men­to que se ha vuel­to fun­da­men­tal para la re­cons­truc­ción de me­mo­ria his­tó­ri­ca del pue­blo pa­les­tino.

Latitud - - News - Por Odet­te Yi­di Da­vid*

Alo lar­go de los años y du­ran­te mis ocho via­jes a Pa­les­ti­na na­ció y cre­ció una pro­fun­da fas­ci­na­ción por los bor­da­dos tra­di­cio­na­les que veía, to­ca­ba y ad­mi­ra­ba en las ca­lles de Cis­jor­da­nia y Je­ru­sa­lén. Me re­cor­da­ban los co­ji­nes que de­co­ra­ban mi ca­sa a mi­les de ki­ló­me­tros en el Ca­ri­be co­lom­biano, o tal vez a mi ma­dre bor­dan­do com­ple­jos mo­ti­vos to­ma­dos de un vie­jo li­bro en ára­be que pro­ba­ble­men­te una mu­jer de un cam­po de re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos en Jor­da­nia tam­bién bor­da­ba. Sin te­ner un ojo crí­ti­co for­ma­do pro­fe­sio­nal­men­te en ar­te o en mo­da, sen­tía que los tra­jes me co­mu­ni­ca­ban al­go, que po­día leer­los, y que in­vi­ta­ban a pen­sar­los no so­lo des­de la es­té­ti­ca o des­de lo efímero de la mo­da diaria, sino que se po­dían ha­cer di­ver­sas lecturas de aque­llas pren­das des­de lo so­cial, his­tó­ri­co y po­lí­ti­co.

Ini­cial­men­te, ob­ser­va­ba es­tos co­lo­ri­dos bor­da­dos en pun­to de cruz con asom­bro por la per­fec­ción de sus pun­ta­das, la ri­que­za de los di­se­ños, la ar­mo­nía de la pie­za, la cui­da­do­sa se­lec­ción y com­bi­na­ción de los co­lo­res, y la re­la­ción tan ín­ti­ma que pa­re­cía guar­dar ca­da ves­ti­do con la mu­jer que lo por­ta­ba en las an­ti­guas ca­lles de ciu­da­des pa­les­ti­nas co­mo He­brón o Belén. Los bor­da­dos tam­bién de­co­ra­ban ca­mi­nos de me­sa, cua­dros, ban­de­jas, cha­que­tas, bol­sos y cha­les, tan­to en ho­ga­res den­tro de Pa­les­ti­na co­mo en los de su ex­ten­di­da Diás­po­ra. Con el tiem­po, fui ali­men­tan­do la co­lec­ción de ves­ti­dos que mis pa­dres ha­bían em­pe­za­do a con­so­li­dar des­de la dé­ca­da de 1980 en sus via­jes a Pa­les­ti­na, y que ex­hi­bían con or­gu­llo en di­ver­sos es­ce­na­rios de in­te­gra­ción de la co­mu­ni­dad colombo-pa­les­ti­na, co­mo por ejem­plo, el Club Cam­pes­tre del Ca­ri­be. Lue­go, en

lí­nea con esa po­de­ro­sa fuer­za co­mu­ni­ca­ti­va y ex­pre­si­va que ema­na­ba de los bor­da­dos, em­pe­cé a es­tu­diar­los con ri­gu­ro­si­dad aca­dé­mi­ca para tra­tar de en­ten­der de dón­de, có­mo y por qué es­tos bor­da­dos se ha­bían con­ver­ti­do en va­lio­sas pie­zas de iden­ti­dad na­cio­nal que unían a los pa­les­ti­nos des­de sus di­ver­sas reali­da­des: aque­llos de los cam­pos de re­fu­gia­dos en Lí­bano, Si­ria y Jor­da­nia; los de Cis­jor­da­nia, Ga­za y Je­ru­sa­lén ocu­pa­da; los de den­tro de Is­rael, y los de la diás­po­ra, es­ti­ma­da en seis mi­llo­nes y re­ga­da por Eu­ro­pa, Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca.

El mun­do del bor­da­do pa­les­tino con to­das sus com­ple­ji­da­des pron­to se fue re­ve­lan­do an­te mis in­cré­du­los ojos; pues a pe­sar de que el bor­da­do es una técnica uni­ver­sal com­par­ti­da por mi­llo­nes de per­so­nas, pue­blos, cul­tu­ras y te­rri­to­rios, en Pa­les­ti­na el bor­da­do tras­cen­dió su lu­gar de na­ci­mien­to y de­sa­rro­llo, su pro­pó­si­to tra­di­cio­nal, y en­ta­bló un diá­lo­go vi­tal con el de­ve­nir his­tó­ri­co y las ex­pe­rien­cias na­cio­na­les del pue­blo pa­les­tino de las ul­ti­mas dé­ca­das.

En la Pa­les­ti­na de prin­ci­pio de si­glo XX, el ar­te del bor­da­do tra­di­cio­nal era una prác­ti­ca so­cial in­sig­ne de la mu­jer pa­les­ti­na cam­pe­si­na y be­dui­na a tra­vés de la cual ella po­día em­be­lle­cer su ves­ti­do y ex­pre­sar im­plí­ci­ta­men­te su iden­ti­dad. Ca­da ves­ti­do era único e irre­pe­ti­ble, y re­fle­ja­ba los in­tere­ses y ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de su crea­do­ra. Ca­da al­dea en Pa­les­ti­na te­nía una gra­má­ti­ca es­pe­cial al mo­men­to de bor­dar; los di­se­ños, mo­ti­vos y co­lo­res usa­dos no eran alea­to­rios sino que res­pon­dían a con­ven­cio­nes so­cia­les his­tó­ri­cas que pa­sa­ban de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Por ejem­plo, mu­je­res de re­gio­nes fa­mo­sas por sus vi­ñe­dos, co­mo la ciu­dad de He­brón, bor­da­rían mo­ti­vos de ho­jas de uva; mu­je­res de Ya­fa, fa­mo­sa por sus na­ran­jas, bor­da­rían mo­ti­vos flo­ra­les y na­ran­jos; mien­tras que las mu­je­res del de­sier­to bor­da­rían mo­ti­vos geo­mé­tri­cos an­te la es­ca­sez de fau­na y flo­ra en su en­torno. Hi­los azu­les eran usa­dos por mu­je­res viu­das o sin ca­sar, pues era un co­lor aso­cia­do con el due­lo, mien­tras que mu­je­res ca­sa­das uti­li­za­ban hi­los rojos que evo­ca­ban sen­ti­mien­tos de ale­gría. El ves­ti­do es­ti­lo tú­ni­ca, o thoub, era la única for­ma so­cial­men­te acep­ta­da de ves­tir para la mu­jer de co­mu­ni­da­des no ur­ba­nas de Pa­les­ti­na a prin­ci­pio del si­glo XX, pues era lo su­fi­cien­te­men­te mo­des­to y a su vez ofre­cía fle­xi­bi­li­dad para rea­li­zar las la­bo­res del cam­po. Las ni­ñas pa­les­ti­nas apren­dían a bor­dar de sus ma­dres en­tre los 6 y 8 años, y se es­pe­ra­ba que en su ado­les­cen­cia em­pe­za­ran a bor­dar su ajuar de no­via, pues, se­gún la creen­cia po­pu­lar, uti­li­zar un ves­ti­do he­cho por otra mu­jer traía ma­la suer­te a la pro­me­ti­da. De es­ta for­ma, ca­da mu­jer ex­hi­bía en su ves­ti­do y con or­gu­llo su lu­gar de pro­ce­den­cia, su es­ta­tus ma­ri­tal, po­si­ción so­cio-eco­nó­mi­ca, des­tre­za e in­tere­ses per­so­na­les. La re­la­ción del bor­da­do con la tie­rra era in­cues­tio­na­ble y esen­cial: es­te for­ma­ba par­te in­te­gral del paisaje geo­grá­fi­co y cul­tu­ral de Pa­les­ti­na.

En 1948 ocu­rre la gran ca­tás­tro­fe del pue­blo pa­les­tino: la crea­ción del Es­ta­do de Is­rael su­pu­so una vio­len­ta dis­rup­ción y re­or­ga­ni­za­ción de la vi­da tra­di­cio­nal de los pa­les­ti­nos con res­pec­to a su tie­rra his­tó­ri­ca. La mi­tad de la po­bla­ción na­ti­va de Pa­les­ti­na fue ex­pul­sa­da y 531 al­deas fue­ron des­trui­das, co­mo tam­bién gran par­te del le­ga­do ma­te­rial cul­tu­ral pa­les­tino. Las for­mas de ex­pre­sión ar­tís­ti­cas y cul­tu­ra­les fue­ron al­te­ra­das; en es­pe­cial el bor­da­do, que an­te la pér­di­da de su gran ins­pi­ra­ción, la tie­rra pa­les­ti­na, de­be adap­tar­se y rein­ven­tar­se en nue­vos en­tor­nos y ser­vir a otros pro­pó­si­tos. Las mu­je­res cam­pe­si­nas em­pie­zan a bor­dar des­de los cam­pos de re­fu­gia­dos di­ri­gi­das por coope­ra­ti­vas que bus­can pro­veer­les re­cur­sos eco­nó­mi­cos y pre­ser­var la he­ren­cia pa­les­ti­na. Los di­se­ños de los ves­ti­dos dejan de re­fle­jar la iden­ti­dad lo­cal de ca­da al­dea para ex­pre­sar uni­dad y con­cien­cia na­cio­nal de Pa­les­ti­na co­mo un to­do al que to­dos desean re­tor­nar. Apa­re­cen mo­ti­vos en los ves­ti­dos co­mo ban­de­ras pa­les­ti­nas, la pa­la­bra Je­ru­sa­lén o Pa­les­ti­na en ára­be, o el Do­mo de la Ro­ca.

Así, a fi­na­les del si­glo XX, los bor­da­dos se adap­tan y rein­ven­tan ele­men­tos cul­tu­ra­les sim­bó­li­cos que im­preg­nan a las for­mas de ves­tir tra­di­cio­nal con un nue­vo sig­ni­fi­ca­do que va de la mano con el dis­cur­so na­cio­nal en evo­lu­ción. Los hi­los del bor­da­do tra­di­cio­nal pa­les­tino, o ta­triz en ára­be, son en­ton­ces esos co­nec­to­res de la diás­po­ra pa­les­ti­na con la tie­rra an­ces­tral per­di­da, con la pa­tria, e in­clu­si­ve con la no­ción a ve­ces idí­li­ca y ro­mán­ti­ca de lo que fue­ran las ciu­da­des y al­deas pa­les­ti­nas an­tes de 1948.

Ca­da ves­ti­do era único e irre­pe­ti­ble, y re­fle­ja­ba los in­tere­ses y ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de su crea­do­ra. Ca­da al­dea en Pa­les­ti­na te­nía una gra­má­ti­ca es­pe­cial al mo­men­to de bor­dar; los di­se­ños, mo­ti­vos y co­lo­res usa­dos no eran alea­to­rios sino que res­pon­dían a con­ven­cio­nes so­cia­les his­tó­ri­cas que pa­sa­ban de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción”.

Ven­ta de tra­jes tra­di­cio­na­les en Pa­les­ti­na.

El bor­da­do se fue trans­for­man­do con el pa­so de los años en Pa­les­ti­na, has­ta ser un ele­men­to de iden­ti­dad cul­tu­ral.

Odet­te Yi­di, du­ran­te uno de sus via­jes a Pa­les­ti­na, vis­tien­do un tra­je tra­di­cio­nal. *Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra Ára­be de Co­lom­bia

Mues­tra iti­ne­ran­te ‘Hi­los que ha­blan’, ex­hi­bi­da en el Mu­seo Ma­pu­ka.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.