Las pro­ta­go­nis­tas de Mar­vel Mo­reno

So­bre las mu­je­res que se en­cuen­tran re­tra­ta­das en ‘En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas’, to­das da­mas de Ba­rran­qui­lla, dis­tin­tas en­tre ellas, pe­ro de la mis­ma cla­se so­cial.

Latitud - - Portada - Por Pa­tri­cia Gon­zá­lez Gó­me­zCás­se­res

Mar­vel Mo­reno uti­li­za a las da­mas de Ba­rran­qui­lla, mu­je­res ca­sa­das, y a ve­ces viu­das, apén­di­ces de cón­yu­gues, in­te­gran­tes de la cla­se di­ri­gen­te de la ciu­dad, co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción. Es una es­cri­to­ra que se ob­se­sio­na por des­cri­bir la fra­gi­li­dad fe­me­nil y el sis­te­ma que las ani­qui­la, pe­ro es­ta es­tra­te­gia le per­mi­te crear y per­pe­tuar el mun­do mí­ti­co en el que ellas vi­ven y a la vez pre­sen­tar las tre­tas que de­sa­rro­llan pa­ra so­bre­vi­vir.

En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas, no­ve­la pu­bli­ca­da ha­ce trein­ta años, tie­ne co­mo es­ce­na­rio la ciu­dad de Ba­rran­qui­lla y Puer­to Co­lom­bia/pra­do­mar, lu­gar de asue­to de los pri­vi­le­gia­dos, du­ran­te los pri­me­ros 50 años del si­glo XX. El mun­do que se re­pre­sen­ta es­tá res­trin­gi­do a per­so­na­jes de la cla­se al­ta y los lu­ga­res que fre­cuen­ta la so­cie­dad de Ba­rran­qui­lla: el ba­rrio El Pra­do don­de vi­ven, el Country Club don­de se en­cuen­tran y el Ho­tel El Pra­do, don­de lle­gan los ex­tran­je­ros, to­dos ilus­tres y adi­ne­ra­dos.

Es ob­vio, en to­da su na­rra­ti­va, el afán por des­cri­bir el mun­do an­qui­lo­sa­do en el que se mue­ven las mu­je­res. To­das ellas vi­ven vi­das res­trin­gi­das por las re­glas de la so­cie­dad, y tar­de o tem­prano se adap­tan. Es­tán lle­nas de mie­dos, lo que les im­pi­de sa­lir de las cua­tro pa­re­des de al­go­dón don­de las han co­lo­ca­do fí­si­ca­men­te pa­dres, ma­ri­dos y ma­dres cas­tra­do­ras en su la­bor de guar­dia­nas. Ese con­fort fí­si­co que go­zan es­tá acom­pa­ña­do por un cer­co emo­cio­nal de alam­bre de púas que las ma­ce­ra.

Mo­reno co­lo­ca a ca­si to­dos sus per­so­na­jes fe­me­ni­nos en pa­pe­les clá­si­cos y tra­di­cio­na­les. Mu­chas son «rei­nas del ho­gar», con hi­jos cui­da­dos por otras mu­je­res, sin mu­cha edu­ca­ción for­mal, no mu­cho más allá de la es­cue­la su­pe­rior, de don­de sa­len pa­ra ser pre­sen­ta­das en so­cie­dad y «ca­zar» un ma­ri­do acau­da­la­do que las cui­de. Con pla­ta, via­jes y ves­ti­men­tas ne­ce­sa­rias pa­ra exis­tir en ese lim­bo cul­tu­ral y so­cial, las mu­je­res se tues­tan al sol, co­mo igua­nas. To­das bus­can y se en­tre­gan «al amor» co­mo me­ta fi­nal de sus vi­das, amor que se dis­tor­sio­na muy rá­pi­da­men­te des­pués del ma­tri­mo­nio por los com­por­ta­mien­tos de sus con­sor­tes. To­das se opo­nen a de­jar el ma­ri­do in­fiel, al ma­ri­do que les pe­ga y las hu­mi­lla. Las ra­zo­nes son va­rias: o por el «qué di­rán», o por­que di­cen amar­los a pe­sar del abu­so do­més­ti­co, o por mie­do a es­tar so­las, o por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, o por­que el divorcio es una des­gra­cia so­cial, o fi­nal­men­te, por el os­tra­cis­mo de una «di­vor­cia­da».

Ese mun­do frus­tran­te en el que vi­ven sus per­so­na­jes fe­me­ni­nos se con­vier­te en un mun­do mí­ti­co que la au­to­ra quie­re per­pe­tuar. La ciu­dad

que se re­pre­sen­ta es ca­si utó­pi­ca, sus­pen­di­da en el tiem­po co­mo La Ha­ba­na de los cin­cuen­ta. Hay una di­co­to­mía den­tro de ese mun­do cómodo, ca­si per­fec­to, que pau­la­ti­na­men­te se pu­dre con la pa­la­bra de los per­so­na­jes y que a la vez se sal­va lím­pi­do en la me­mo­ria. Una me­mo­ria co­lec­ti­va de la ciu­dad que que­da vi­va y pul­san­te co­mo una nu­be ne­gra an­tes del aguacero.

Pe­ro a pe­sar de to­da esa re­pre­sión pa­triar­cal, en el Ca­ri­be co­lom­biano exis­te una so­cie­dad ma­triar­cal ce­rra­da que de­fien­de las for­ta­le­zas bá­si­cas tra­di­cio­na­les. Los ob­je­ti­vos se con­si­guen a tra­vés de la pa­cien­cia, la su­mi­sión apa­ren­te, la in­fi­de­li­dad, los se­cre­tos y la men­ti­ra. El ren­cor, odio y la ven­gan­za in­va­den a la ma­yo­ría de los per­so­na­jes, hom­bres y mu­je­res. En una pri­me­ra lec­tu­ra pa­re­ce que Mo­reno in­ten­ta­ra des­cri­bir un mun­do don­de la mu­jer es víc­ti­ma del pa­triar­ca­do, pe­ro la tra­ma es mu­cho más pro­fun­da. Exis­te la com­pli­ci­dad de una cla­se, la cual le otor­ga el po­der pú­bli­co y so­cial al pa­dre, mien­tras se te­jen redes de po­de­res fe­me­ni­nos que ri­gen ho­ga­res don­de im­pe­ran privilegios y don­de se crean po­de­ro­sas alian­zas. Son privilegios de do­ble fi­lo, las mu­je­res son ri­cas y se po­se­sio­nan del oro en/de la jau­la que las en­cie­rra.

La au­to­no­mía fe­me­ni­na se al­can­za den­tro del mun­do mar­ve­liano a tra­vés de dos ele­men­tos, la li­be­ra­ción se­xual y el di­ne­ro. La ex­plo­ra­ción se­xual de sus pro­ta­go­nis­tas se lle­va a ca­bo sin cul­pa y en bús­que­da de sa­tis­fac­ción. La trans­gre­sión se­xual es acep­ta­da y en es­te sen­ti­do sí hay una afir­ma­ción de los de­re­chos fe­me­ni­nos, el de­re­cho al pla­cer. Cuan­do lle­gan a pla­ce­res in­ten­sos, siem­pre hay per­so­na­jes «sal­va­jes», in­dios o ne­gros, que lo­gran em­pu­jar­las al éx­ta­sis. Ob­via­men­te son pla­ce­res efí­me­ros, tem­po­ra­les y prohi­bi­dos que se des­ha­cen muy pron­to. No pa­re­ce exis­tir ple­ni­tud se­xual fe­me­ni­na, sino trans­gre­sio­nes cas­ti­ga­das y ol­vi­da­das pau­la­ti­na­men­te.

En la no­ve­la En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas la au­to­ra atri­bu­ye a su pro­ta­go­nis­ta Do­ra una al­ta sen­sua­li­dad por «la san­gre re­vuel­ta» que trae. Co­mo lo ex­pli­có su ma­dre, Do­ña Eu­la­lia del Va­lle, ca­sa­da con «un pe­dia­tra cu­ya ma­dre mes­ti­za vi­vía to­da­vía des­cal­za en Usia­cu­rí, un pue­blo pol­vo­rien­to: …el des­tino se ha­bía en­sa­ña­do con ella al lle­var­la a mez­clar su san­gre a la de una ra­za con­de­na­da por la Bi­blia, trans­mi­tién­do­se a su úni­ca des­cen­dien­te los os­cu­ros y las­ci­vos de­mo­nios con­tra los cua­les de na­da ser­vía la religión, la vi­gi­lan­cia o su pro­pio ejem­plo, por­que allí es­ta­rían siem­pre es­pe­ran­do la pri­me­ra bre­cha, el pri­mer des­cui­do pa­ra sa­lir in­si­dio­sa­men­te arras­tran­do a Do­ra a la per­di­ción». (Pág. 34)

Lo in­tere­san­te de la ci­ta an­te­rior es que Mo­reno no so­lo to­ca la opre­sión fe­me­ni­na en esa ciu­dad de su in­fan­cia, sino que tam­bién quie­re de­mos­trar la com­pli­ci­dad de las ma­dres cas­tra­do­ras per­pe­tuan­do hi­jas su­mi­sas. Do­ra es­tá con­de­na­da des­de su con­cep­ción por su ma­dre, por te­ner san­gre mes­ti­za, co­mo si eso la pre­de­ter­mi­na­ra a lle­var com­por­ta­mien­to las­ci­vo. Por ello, cuan­do Do­ra se enamo­ra y pier­de la can­ta­le­tea­da vir­gi­ni­dad, su ma­dre asu­me que su per­di­ción es par­te de su ta­ra san­guí­nea. La trans­gre­sión pue­de ser cas­ti­ga­da co­mo si fue­ra el pe­ca­do ori­gi­nal, o pue­de ser ol­vi­da­da si la jo­ven se so­me­te.

No hay re­bel­día abier­ta en nin­guno de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos de Mar­vel Mo­reno. En­tre las abue­las, pi­to­ni­sas la­ten­tes de la ter­ce­ra edad, y las jó­ve­nes so­ña­do­ras, Mar­vel Mo­reno nos da una ga­ma de mu­je­res en el pro­ce­so de la vi­da. El infierno que en­fren­tan en su re­co­rri­do se re­du­ce al ma­ri­do y a la pro­vin­cia in­to­le­ran­te en las que le to­có vi­vir. La sa­li­da con­lle­va una rup­tu­ra pro­du­ci­da ya sea por la viu­dez y/o el tras­la­do al ex­tran­je­ro. La sa­li­da rom­pe los he­chi­zos y abre la puer­ta de la to­rre bom­bar­dea­da. Las mu­je­res de Mo­reno se ha­cen li­bres cuan­do lo­gran con­tro­lar su pa­tri­mo­nio, cuan­do son in­de­pen­dien­te­men­te ri­cas, cuan­do no hay un hom­bre que las con­tro­le. Ellas vi­ven co­mo Woolf, con la ne­ce­si­dad de un cuarto pro­pio y una es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

To­das las pro­ta­go­nis­tas de Mar­vel Mo­reno pa­re­cen apa­ren­te­men­te con­ce­bi­das des­de una vi­sión pa­triar­cal y oc­ci­den­tal de lo fe­me­nino. Pe­ro co­mo den­tro de ese mun­do pa­triar­cal oc­ci­den­tal ellas tam­bién son de­fi­ni­das co­mo ca­ren­cia y au­sen­cia se­xual (Freud, La­can), es cu­rio­so que las mu­je­res de Mar­vel con­si­gan su po­der a tra­vés de la se­xua­li­dad, en­gran­de­cién­do­la a Ma­yús­cu­las. Al po­ner én­fa­sis en el pla­cer se­xual fe­me­nino se con­tra­di­ce to­do el mun­do fe­me­nino freu­diano y la­ca­niano que con­ci­be a la mu­jer co­mo la ca­ren­cia del fa­lo, el hue­co don­de no se pro­yec­ta el de­seo, el ser que no tie­ne ins­tru­men­to pa­ra la es­cri­tu­ra.

A cam­bio, sus pro­ta­go­nis­tas bus­can su com­pla­cen­cia se­xual aun trans­gre­dien­do las nor­mas es­ta­ble­ci­das por la so­cie­dad en la que vi­ven. La for­ta­le­za de la mu­jer mar­ve­lia­na es­tá en su ca­rác­ter se­xual; es un ser se­xua­do que no acep­ta la cas­tra­ción. No es de ex­tra­ñar en­ton­ces que Mo­reno co­lo­que el ar­ma fe­me­ni­na en lo que «ellos» di­cen que no exis­te (el pla­cer se­xual sin fa­lo). Ellas se es­ta­ble­cen me­re­ce­do­ras del pla­cer se­xual, lo que Mar­vel Mo­reno ha­ce so­te­rra­da­men­te a tra­vés de la lla­ma­da «tre­ta del dé­bil». Pre­sen­tan­do un mun­do fe­me­nino, apa­ren­te­men­te tra­di­cio­nal, de mu­je­res ca­sa­das y dó­ci­les que lo­gran in­ver­tir los pa­pe­les de po­der y arras­trar a sus cón­yu­gues a la lo­cu­ra o muer­te.

Mar­vel Mo­reno, Luz Ma­ri­na Zu­lua­ga y Car­men Yu­ne.

Fies­ta del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla en el Country Club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.