La mu­jer del epí­lo­go

So­bre la na­rra­do­ra de ‘En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas’, Li­na, quien es el hi­lo conductor del re­la­to.

Latitud - - Portada - Por Na­dia Ce­lis

Ca­da re­en­cuen­tro con En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas im­pli­ca pa­ra mí un nue­vo des­lum­bra­mien­to. No im­por­ta cuán­to ha­ya re­co­rri­do co­mo mu­jer y lec­to­ra, me ha­llo per­ple­ja an­te la osa­día de ese pro­yec­to li­te­ra­rio, y an­te la cla­ri­vi­den­cia de esa voz cu­ya com­pren­sión no ca­be en una men­te, cu­ya con­cien­cia es sín­te­sis de tan­tas for­mas de co­no­cer, y de tan­tas vo­ces re­so­nan­do en una mis­ma con­cien­cia. Des­de esa con­cien­cia plu­ral, esa ba­rran­qui­lle­ra ex­tra­or­di­na­ria que fue Mar­vel Mo­reno, ex­pu­so los re­sor­tes más ín­ti­mos del po­der.

En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas es, por un la­do, un tra­ta­do so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro y su com­pli­ci­dad con el po­der, que la mi­ra­da de Li­na de­ve­la al ha­cer­nos tes­ti­gos de las trá­gi­cas re­la­cio­nes ín­ti­mas de sus tres ami­gas de in­fan­cia. Le­yen­do en sus cuer­pos si­len­cia­dos, mu­ti­la­dos o in­ci­ne­ra­dos, y a la luz de la sa­bi­du­ría de su abue­la y sus tías, los efec­tos de la se­xua­li­dad y el ‹amor› ba­jo la do­mi­na­ción pa­triar­cal, Li­na desa­rro­lla una vi­sión des­car­na­da de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na que le per­mi­te co­nec­tar la his­to­ria de sus ami­gas a la de Ba­rran­qui­lla, y a la de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal, sin­te­ti­za­da en sus vi­cios y fa­la­cias en es­ta ciu­dad del Ca­ri­be.

En el epí­lo­go de es­ta obra, Li­na apa­re­ce fi­nal­men­te co­mo na­rra­do­ra en pri­me­ra per­so­na. Des­cu­bri­mos así el ma­tiz au­to­bio­grá­fi­co que ex­pli­ca la pro­xi­mi­dad y pro­fun­di­dad de la mi­ra­da de esa ba­rran­qui­lle­ra en­ton­ces ra­di­ca­da en Pa­rís. Nos en­te­ra­mos ade­más de que Li­na es­cri­bió una no­ve­la de­nun­cian­do la opre­sión de las mu­je­res de Ba­rran­qui­lla. Vía es­te al­ter ego, Mar­vel Mo­reno se si­túa co­mo he­re­de­ra de «nues­tras abue­las», quie­nes lle­ga­ron a es­ta ciu­dad «tra­yen­do a lo­mo de mula, en un her­vi­de­ro de pol­vo, sus mue­bles y año­ran­zas de las ciu­da­des más an­ti­guas del li­to­ral Ca­ri­be», y co­mo an­te­ce­so­ra de sus co­te­rrá­neas en Pa­rís, jó­ve­nes, nos di­ce, aje­nas a la su­mi­sión, se­xual­men­te li­bres y, sin em­bar­go, in­ca­pa­ces pa­ra el amor y lo sa­gra­do, aún sin lo­grar re­con­ci­liar­se con el ero­tis­mo y la vi­da (pág. 282-283).

El ca­mino ha­cia la sa­bi­du­ría des­de la cual Li­na re­cons­tru­ye la his­to­ria de las mu­je­res de su tiem­po es, con­fir­ma es­te epí­lo­go, un re­co­rri­do do­lo­ro­so, cu­yos efec­tos so­bre su pro­pia his­to­ria se de­du­cen del de­sen­can­to de la voz fi­nal y del cuer­po de Li­na, quien su­fre una ra­ra en­fer­me­dad. Fru­to de su ab­so­lu­ta con­cien­cia so­bre la vio­len­cia y su sin­sen­ti­do, el mun­do de Li­na es una de­nun­cia de­ses­pe­ra­da de la coop­ta­ción de nues­tros cuer­pos y de­seos, de nues­tros afec­tos y re­la­cio­nes, y de nues­tro de­re­cho a ser, por las je­rar­quías im­pues­tas con las con­ven­cio­nes de gé­ne­ro, cla­se y ra­za. El epí­lo­go re­gis­tra tam­bién el ges­to úl­ti­mo en el cual Li­na, y Mo­reno, siem­bran su es­pe­ran­za de re­con­ci­lia­ción y li­be­ra­ción co­lec­ti­va: una con­cep­ción del in­di­vi­duo en co­ne­xión y no en com­pe­ten­cia con los y las otras, emu­la­da por esas múl­ti­ples vo­ces que Li­na re­pre­sen­ta, y por la es­cri­tu­ra mis­ma, en­ten­di­da co­mo puen­te con las con­cien­cias de sus lec­to­res.

Co­mo si se ini­cia­ra en es­te epí­lo­go, la no­ve­la iné­di­ta de Mo­reno, El tiem­po de las ama­zo­nas, na­rra los ha­llaz­gos y fra­ca­sos en torno al se­xo y el amor de va­rias con­tem­po­rá­neas de Li­na –tres pri­mas ba­rran­qui­lle­ras en Pa­rís– y de las «jo­ven­ci­tas car­ní­vo­ras» de la si­guien­te ge­ne­ra­ción.

Ha­ce po­co me en­con­tré, in­da­gan­do en los ar­chi­vos de Gar­cía Már­quez en Aus­tin, con su res­pues­ta a la car­ta en la que su ami­go Pli­nio le ex­po­nía, des­de su pers­pec­ti­va, las con­di­cio­nes de la rup­tu­ra de su ma­tri­mo­nio con Mar­vel Mo­reno. Aun­que Ga­bo em­pie­za por re­co­no­cer que siem­pre hay dos la­dos en to­da rup­tu­ra amo­ro­sa, no du­da en atri­buir la cri­sis ma­tri­mo­nial a los pro­ble­mas men­ta­les que, se­gún él, ya ha­bía re­co­no­ci­do en Mar­vel. La his­to­ria del in­ten­to de re­pa­rar ese ma­tri­mo­nio que lle­vó a Mo­reno a Eu­ro­pa es fic­cio­na­li­za­da tam­bién en la no­ve­la iné­di­ta, don­de el pro­ta­go­nis­ta mas­cu­lino su­fre un fre­ne­sí psi­có­ti­co y, en su afán de co­brar la pre­sun­ta des­leal­tad de su mu­jer, se abo­ca a re­du­cir­la fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te. Co­mo la mu­jer del epí­lo­go de En di­ciem­bre..., la voz fo­ca­li­za­do­ra en El tiem­po de las ama­zo­nas re­cu­rre a la fic­ción au­to­bio­grá­fi­ca. Así, ve­mos a la es­cri­to­ra su­frir la mis­ma tram­pa que atra­pa­ra a sus per­so­na­jes, y a tan­tas mu­je­res aún hoy. La ve­mos tam­bién es­ca­par, ti­ri­tan­do en pleno in­vierno pa­ri­sino, de­ci­di­da a su­pe­rar el trau­ma de ha­ber amado.

Si las mu­je­res fué­se­mos juz­ga­das por el com­por­ta­mien­to de los se­res a los que ama­mos, cuán­tas no me­re­ce­ría­mos el epí­te­to de de­men­tes. In­tu­yo que otros son los pro­ble­mas men­ta­les a los que se re­fe­ría Ga­bo, pues lo co­mún es que se nos trate de lo­cas, no cuan­do aguan­ta­mos las mi­cro­agre­sio­nes co­ti­dia­nas que per­mi­ten a nues­tros hom­bres se­guir­se sin­tien­do en con­trol, sino cuan­do nos re­be­la­mos o po­ne­mos en evidencia la vio­len­cia im­plí­ci­ta en sus amo­res po­se­si­vos y nar­ci­sis­tas, o los alar­des y ala­ri­dos con los que ellos se apre­su­ran a con­tro­lar cual­quier ex­pre­sión de exis­ten­cia pro­pia en ‹sus› mu­je­res. Es en­ton­ces cuan­do ‹pro­vo­ca­mos› la fu­ria ‹pasional› que nos ha­ce víc­ti­mas de gol­pes, vio­la­cio­nes o fe­mi­ni­ci­dios.

La obra de Mo­reno es un tes­ti­mo­nio tan­to de nues­tras ba­ta­llas ín­ti­mas, co­mo de la po­si­bi­li­dad de ci­ca­tri­zar las he­ri­das per­so­na­les y co­lec­ti­vas que de­be­mos al afán de do­mi­nar que de­fi­ne la mas­cu­li­ni­dad, y que co­rrom­pe al amor.

Mar­vel Mo­reno se fue a vi­vir a Pa­rís en 1969 y nunca más vol­vió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.